Vida en prisión de la villana – Capítulo 18: El duque está desconcertado por la situación

Traducido por Den

Editado por Hotaru y Sharon


A pesar de que su hija había sido encarcelada, el duque Ferguson estaba ocupado con su trabajo como de costumbre.

Normalmente, si un criminal aparecía en una familia, especialmente en una noble, los otros miembros deberían mostrar un mínimo de moderación y actuar con discreción.

Sin embargo, con el caso de Rachel, sólo había una condena unilateral por parte del príncipe, y el duque nunca admitiría la culpa por algo así. Más bien, debido a que el juicio final del rey no se había dictado todavía, era su deber luchar activamente contra los cargos y reclamar inocencia.

Su hijo menor, George, estaba del otro lado, pero su padre, Dan, aún era el cabeza de la familia. Y no importaba lo que dijera su hijo, se negaba a retroceder.

Por eso no le faltaba información de la cantidad de visitantes que entraban.

Entonces, casi por casualidad, durante una pausa de las ocupadas idas y venidas de los invitados del duque, la doncella personal de Rachel, Sofía, llegó a su oficina como si estuviera allí para atenderlo.

—Disculpe, maestro.

En ese momento, había otras dos doncellas esperando pacientemente junto a la puerta que conducía al pasillo. Sofía caminó sola hacia adelante, haciendo una reverencia profunda y respetuosa.

—Se trata del asunto de mi señorita.

—Ah, el estado actual de Rachel.

Terminó de firmar un documento antes de descansar su mano y mirar a la subordinada de su hija que acababa de entrar…

Aunque, para ser más precisos, debería ser la subordinada de su esposa, pero parece que cualquier sirviente apegado a su hija termina teniendo sus lealtades sesgadas a una cierta preferencia personal.

Completamente despreocupada por el conflicto interno dentro del duque, Sofía dio un paso adelante más tranquila que nunca.

—Sí.

—Um, ¿cómo está ella?

—Según el informe, a mi señorita le está yendo bien.

La joven mujer terminó su informe y le dio las gracias.

El duque, a su vez, la miró durante 10 segundos.

—¿Eso es todo…? —dijo confundido al darse cuenta de que no diría nada más, incluso si esperaba, y ella en su lugar le respondió completamente seria.

—Sí. Ese es el resumen.

—¡No, no, no! No, ese es un resumen demasiado conciso. ¿Qué se supone que debo entender con solo eso?

—Creo que entendería que le está yendo bien.

—¿Eso es todo? ¿No hay nada más? Si hay otros detalles, por favor, dilos.

—Está bien… Entonces, los entregaré más tarde.

Pareciendo poco  convencida, Sofía se dio la vuelta.

—Lisa, ¿podrías traer el informe diario del vigilante al maestro?

—Sí.

—Meia por favor llama al médico principal Monton lo más pronto posible.

—Sí… ¿Sofía, debería llamar al gran médico a cargo de la cirugía cardíaca? ¿O el joven de la medicina de psicosomática[1]?

—¡¿Por qué estás preguntando algo tan estúpido?! ¿El maestro no dijo que quería saber los detalles de los últimos registros de la actividad de nuestra señorita? Es obvio que deberías llamar a ambos. Ten sentido común.

—Sí.

Después de dar instrucciones a sus compañeras doncellas, se dio la vuelta e hizo otra reverencia.

—Maestro, cuando esté revisando el informe diario, hágalo con un pulso estable y después de acostarse en la cama.

Las palabras de la doncella entraron por un oído y salieron por el otro, al duque solo le importaba una cosa.

Sentido común… ¿Qué? 

Una vez logró volver a la realidad, tosió un poco y cambió las instrucciones.

—Espera. Está bien mientras Rachel tenga buena salud… Preferiría no estar confinado en mi cama en este momento…

¿Qué estás haciendo y qué clase de resultados estás obteniendo…? 

Las cosas están sucediendo en tiempo real en este momento, pero no había duda de que sería mejor para su salud mental no hacer preguntas como esa.

Pensando así, el duque terminó la discusión.

Es el resultado normal después de considerar sus prioridades.

De ninguna manera estaba posponiendo la apertura de la Caja de Pandora.

¿Verdad…? 

Después de sacudir la cabeza y toser un poco, el preocupado duque decidió consultar con la doncella de su hija sobre los asuntos actuales.

—Umm, más que eso… Su Majestad pronto debería regresar de su tour. Estoy seguro que estará trabajando en este caso para decidir su culpabilidad. Quizás, deberíamos comenzar a trabajar en algunas contramedidas…

Entonces, ¿qué piensas? 

Antes de que el duque pudiera decir algo más, el informe de Sofía hizo que sus palabras se quedaran atrapadas en su garganta.

—Si se trata de Su Majestad, entonces no volverá por un tiempo.

—¿Eh…?

¿Por qué esta doncella, que en primer lugar ni siquiera debería conocer el cronograma de inspección, de repente dice algo así? Sofía le ofreció una explicación al duque, que no tenía absolutamente idea de lo que su subordinado estaba diciendo.

—El compromiso entre mi señorita y Su Alteza Elliot se debió a los fuertes deseos de Su Majestad la Reina. Debido a esto, hicimos un resumen de los eventos que han sucedido desde la destrucción del compromiso y confiamos en un mensajero de la familia Nauman para que lo enviara en secreto mientras Su Majestad estaba en su inspección.

—Inadvertidamente…

Lejos de conocer su cronograma, pudo precisar exactamente dónde y cuándo estarían allí. De hecho, tenía los medios para contactarlos. ¿Qué pasa con esta historia inusual?

—En total, les escribimos una nota diciendo: “Los gatos están jugando felizmente” y su grupo terminó quedándose en las aguas termales dentro del territorio del conde Fracker. Hasta que se organice la situación y se decida nuestra política de avance, creo que no deberían regresar a la ciudad—. Pero, entonces, la doncella inexpresiva parecía estar pensando en algo y agregó: —¿Quizás tiene miedo que mi señorita pueda dar los pasos equivocados para desahogarse?

El duque se rió de la suposición de la doncella. Fue una risa muy pequeña y tranquila.

—N-No… no importa lo grande que sea el fuego que Rachel cree, no hay forma de que afecte al grupo de Su Majestad. Asustado de que Rachel involucre a la realeza, ¡es ridículo! Jajaja…

—No, en realidad, Su Alteza el archiduque… Perdón, no es nada.

—¿El archiduque? ¡¿Qué pasa con el archiduque?! ¡¿Qué pasa con el archiduque Vivaldi?!

—Por favor no se preocupe. Ya todo está solucionado.

—¡¿Es absurdo preocuparse?! ¡¿Qué ha hecho Rachel?!

—Está todo bien. No es nada serio.

—¡¿Está bien?! ¡¿Qué ha hecho Rachel?!

—De mi boca, es un poco…

—¡¿Cómo se supone que eso hará que suene como si todo estuviera bien?!

—Por cierto maestro.

Después de superar el pánico del duque, Sofía le presentó un folleto sin ningún contexto.

—Ya que últimamente ha estado acumulando ansiedad, ¿qué tal si usted y su esposa se van de viaje a unas aguas termales?

—¿De quién crees que es la culpa…? ¡¿Quién crees que me puso en este estado en este momento?

—Cierto. Mientras esté visitando las aguas termales, podría terminar tropezando con Su Majestad mientras están allí.

Las palabras casuales de Sofía dejaron al duque atónito.

—¿Estás diciendo que deberíamos discutir las medidas finales lejos de la escena del crimen…?

—Todo sucedió de esta forma. Qué coincidencia.

La doncella continuó hablando con una cara absolutamente inexpresiva.

—En cualquier caso, el palacio real no está al tanto del hecho de que el grupo de Su Alteza se ha desviado de su cronograma. Si el maestro se fuera en este momento hacia las mismas aguas termales, entonces nadie habría podido predecir que se encontraría con Su Majestad en el mismo lugar.

Hasta qué lugar la mano de mi hija alcanza si la extiende debajo de la mesa…

El duque pudo sentir un escalofrío crecer en su espalda cuando pensó en ello.

Mi hija está creciendo de una forma que no esperaba y creando un incidente mayor. Alguien, ayuda. 

Es cierto que la propuesta de Sofía sería una buena forma de salvar a Rachel.

El palacio real no sabe nada y ese grupo sin habilidades del príncipe nunca se cuestionaría la razón por la que el grupo de inspección regresa tarde. Ni siquiera pensarían en impedir que el duque llegue a su destino.

Pero, si iba a bailar en el escenario que su hija había colocado, había algunas cosas que aún tenían que confirmarse.

—¿Y qué pasa con la situación aquí…? Si me marcho, ¿George no tomaría el control de esta casa?

Sin el duque y la duquesa, naturalmente la responsabilidad recaería en George, el hijo mayor. Si Rachel buscara ayuda, no podría contar con su propia casa para recibir ayudar.

Pero, ya que ella era la que proponía la excursión, seguramente debió haber pensado en eso. Esto era evidente por la mirada fría todavía plasmada en el rostro de Sofía, que demostraba que esto estaba dentro de sus cálculos.

—También hay algunas cosas convenientes que solo pueden obtenerse cuando el maestro no está aquí.

—¿Es así?

—Incluso si el maestro y la señora fueran a salir de excursión, no sería extraño que designaran un sustituto por un corto período de tiempo mientras está fuera. Puede nombrar un suplente fuera de sus familiares ya que el joven maestro todavía es menor de edad. Y cuando se trata de gestionar asuntos internos…

El duque y la doncella se miraron fijamente a los ojos… Y luego ambos se giraron hacia la pared, hacia el mayordomo que había sido tan fino como el aire hasta ahora. Al ver que sus ojos se habían concentrado en él, dejó caer los documentos que tenía en sus manos con una cara que parecía que acababa de tener un ataque al corazón… pero, sin preocupaciones. Sin preocupaciones.

—Ya veo…

—Sí. Sólo es un sirviente, pero si el maestro le ha confiado todos los derechos…

—No puede desviarse de la política que establecí, y George no puede ordenarle.

—No importa lo que el joven maestro diga: “Viola mis instrucciones” o “Consúltelo con el maestro”, él siempre puede responder eso. Y con la cabeza del joven maestro, sería difícil para él consultar cualquier reclamo con el maestro mientras está viajando.

—Hmm. Estará bien solo para una oficina gubernamental.

Mientras ellos comenzaron a reír con frialdad como si todo se hubiera resuelto, un mayordomo que lloraba habló mansamente.

—Um, ¿en verdad estaré solo y a cargo…?

—No te preocupes Jonathan. Sofía también estará aquí, y si George se vuelve demasiado ruidoso, simplemente puedes pedirle a Martha que lo encierre en su habitación.

Esa aterradora doncella principal solía ser la niñera de George, quien aún no había crecido lo suficiente como para que ella no pudiera levantarlo por el cuello de la camisa.

Den
Esa mansión está llena de mujeres aterradoras…

Sharon
¿Qué les darán de comer…?

Los hombros del mayordomo cayeron al darse cuenta que no había forma de evitar esto, pero el duque se estaba sintiendo especialmente ligero de repente y se marchó llamando alegremente a su esposa.

—¡Iseria, nos vamos de vacaciones a las aguas termales de inmediato!

—¡Dan, ¿qué está pasando tan de repente?! ¡Ahora mismo no debería ser el momento para tal cosa!

—¡Nos vamos porque precisamente es este momento!

♦ ♦ ♦

Mientras recogía algunos documentos que se habían caído al suelo, el mayordomo miró débilmente a la doncella con ojos severos.

—Si toda esta ansiedad me mata, ¿podría solicitar una indemnización laboral?

—¿Hmm? Por favor, consúltelo con el maestro.


[1] Psicosomática: que afecta a la mente.

| Índice |

One thought on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 18: El duque está desconcertado por la situación

  1. Lilo says:

    Es excelente, me encantó esta historia. Eso sí a no ser que llegue un verdadero hombre a la historia espero que la protagonista mejor esté solita que mal acompañada. Mil gracias pie su trabajo, hace mucho no me divertía así con una historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *