Vida en prisión de la villana – Capítulo 24: La asistente está realmente ocupada

Traducido por Den

Editado por Sharon


Sofía, la asistente personal de la hija primogénita de la casa ducal Ferguson, Rachel, estaba bastante ocupada con la ausencia de su señor.

Incluso sin tener que brindarle cuidado personal a Rachel, aún quedaban muchas cosas por hacer.

Por supuesto, no sólo se trata de tareas domésticas como limpiar una habitación.

Un secreto muy bien guardado es que la limpieza en realidad no está entre una de las prioridades de la lista de las tareas de una doncella, y había un departamento especializado y encargado de la lavandería, por lo que no hay mucho trabajo para un asistente cuando su maestro está fuera.

Bueno, generalmente ese es el caso, pero Sofía siempre estaba ocupada. Para las personas que trabajaban en los otros departamentos dentro de la casa, uno de los grandes misterios es qué podría estar haciendo yendo de un lado a otro cuando Rachel no está.

—Bueno, supongo que es normal que los encargados se lo pregunten. Como puedes suponer, Helena en la lavandería me preguntó recientemente: “¿Por qué tiene tanto trabajo que hacer?”

Escuchando la historia de Lisa, Sofía también asintió.

—Uno no pensaría que la asistente de una familia noble revisaría libros de cuentas de una empresa comercial.

Sofía y Lisa estaban revisando los ingresos y los gastos del último mes para la Compañía Gato Negro. No es como si creyeran que había algo fuera de lugar, solo que revisar los libros todos los meses para verificar que no haya ningún error se había convertido en una práctica común.

De verdad. Estar cerca de Rachel significaba ser arrastrada a sus secretos. Sofía y todos los demás junto con Rachel tienen negocios como miembros de Los Gatos Negros de la Noche Oscura, incluso cuando su señora no estaba.

♦ ♦ ♦

Mientras las dos doncellas estaban observando intensamente las montañas de documentos que las rodeaban, Mimosa y Meia entraron.

—Tenemos algunas buenas y malas noticias. ¿Cuál te gustaría escuchar?

Las palabras de Mimosa hicieron que Sofía y Lisa se miraran la una a la otra, antes de que Lisa le insistiera a que continuara.

—¿Por qué las estás separando? Sólo danos un resumen.

—Tan hostil Lisa… La buena noticia es que recibimos una entrega del Reino de Zenoya: han llegado cuatro cajas de máscaras de barro.

Con la excepción de la indiferente Sofía, todos alzaron las manos al aire.

El barro de Zenoya era muy popular en este país, conocido por sus tremendos efectos en el embellecimiento de la piel, y dado que tiene que entregarse en el extranjero, normalmente cuesta muchas monedas de oro una sola botella.

Este es el caso tanto de los nobles como de los comerciantes más grandes… No es algo que comprarías a menos que seas una casa con mucho dinero, pero Rachel pagaba los gastos solo por la comodidad de sus subordinados. Sin embargo, debido a que se obtiene en los huecos de las entregas regulares, pueden comprarlo a casi el precio local regular.

Ofrecer al campamento de mujeres estos cosméticos de alto valor, mientras le da a los hombres un extraño licor extranjero a precios baratos, era solo una de las habilidades que Rachel usó atrapar sus corazones. La presión no es la única forma para que las personas hagan lo que quiera.

Por cierto, como también cuentan con el apoyo general de las estaciones fronterizas, pueden traer todos estos productos sin tener que declararlos al país… el público en general llamaría  esto “contrabando”.

Si no fuera algo que todas las mujeres jóvenes quisieran usar, podría venderse en la Compañía Gato Negro a un precio bastante alto. Es una ventaja clasificada como recuerdos del extranjero. No hay nada de lo que estar triste al respecto.

Dentro de esta atmósfera vertiginosa, Mimosa agregó:

—En cuanto a las malas noticias, con la llegada de esta entrega, nuestra red de información en el extranjero ha crecido significativamente… Todos, por favor, esperen…

Todos, incluída Sofía esta vez, agacharon la cabeza.

♦ ♦ ♦

La Compañía Gato Negro es una tienda de tamaño medio ubicada en las calles secundarias de la ciudad. A pesar del hecho de que tiene numerosos clientes que consisten en nobles y ciudadanos significativamente ricos debido a sus productos extranjeros de alta calidad, es una tienda que podía pasarse por alto fácilmente.

En realidad, no es un comercio tan grande ya que uno de sus servicios es llevar productos extranjeros directamente a la casa del cliente, así que no hay una gran razón para que alguien visite la tienda directamente. Sin embargo, aquellos que lo saben, comprenden que es una tienda de alta gama que se especializa en clientes de alta cuna. Esa es la evaluación dada por aquellos que conocen la Compañía Gato Negro.

Pero, Sofía y el resto te dirían algo completamente diferente.

Si bien su reputación pública no es técnicamente incorrecta, tampoco envuelve la historia completa.

Rachel es la inversora principal de la empresa comercial, y la compra y venta de productos de gran valor no es su función principal.

Mientras parece un negocio legítimo y con fondos crecientes, las sucursales en el extranjero en realidad recopilan información y la transmiten a Rachel a través de los productos. Dentro del Capitolio, mienten e invaden a las familias poderosas, aprenden sobre sus circunstancias internas y llevan información que podría ser útil para la casa del duque y la familia real.

Naturalmente, priorizan esas entidades hostiles hacia la casa ducal Ferguson y Rachel. Desde la cena del príncipe Elliot hasta cómo Margaret organiza sus cosméticos en su cómoda, todo lo que Rachel necesita hacer es preguntar y lo averiguarán.

Por supuesto parecería estúpida pidiendo algo así, así que nunca habían recibido esa orden.

Sofía es responsable de administrar a los miembros de la Compañía Gato Negro y las tropas de Rachel dentro de la mansión del duque, dentro del palacio real y de otras casas nobles en las que Rachel ha influido. Por supuesto que está ocupada.

Para empeorar las cosas, ahora tiene que investigar la información entrante al exterior, y tomar decisiones sobre los documentos en la ausencia de Rachel… No importa cuántos cuerpos tenga, no será suficiente.

Mientras bebía el té que Meia le había preparado, Sofía dejó escapar un largo suspiro.

—¿Quizás, esto podría ser el castigo divino por recibir el salario de tres personas…?

—Al menos nuestro trabajo no se supone que sea trabajar como una doncella…

Incluso con todas trabajando juntas, su cansancio era evidente en sus rostros.

Sofía estaba a cargo.

Meia era responsable de las políticas interiores.

Lisa era responsable de la economía doméstica.

Mimosa era responsable de los asuntos externos.

Heidi era responsable del trabajo en el Palacio Real.

Estas cinco doncellas junto con el rostro del presidente de la Compañía Gato Negro, Campbell, el jefe Waters del inframundo, un caballero anónimo, un cortesano y un funcionario del Palacio Real, formaban los diez miembros ejecutivos de Los Gatos Negros de la Noche Oscura.

Estas diez personas lideran juntas para impulsar a la organización hacia adelante a través de sus tareas. Si tuviera que incluir el final de la línea de comando, aquellos que realizan su trabajo sin saber para qué sirve, entonces la cuenta de los miembros de los Gatos Negros de la Noche Oscura sería de cientos.

—¿Qué pasa con esa joven doncella de allí? ¿Estará bien?

—Mi lady dijo que podríamos ponerla a trabajar, pero no hay datos clasificados que  podríamos divulgar si preguntara.

—En primer lugar, los rangos inferiores realmente no saben de nosotros. Algunos de los subordinados de Waters en realidad lo malinterpretan y nos tratan como una organización criminal.

—Waters pensó que también estábamos para eso al principio, pero después mi lady lo llevó a otra habitación durante cinco minutos, y regresó como un dulce gatito…

—Mi lady no puede ocultar su propia esencia criminal cuando está trabajando…

—No dudaré en lanzarte a la señorita.

♦ ♦ ♦

Después de terminar todo el trabajo de tabulación, Sofía escribió una nota para el mayordomo Jonathan y salió de la habitación con Lisa. Con las recientes lluvias, las calles todavía estaban húmedas y mohosas, pero con el sol, era el escenario perfecto para caminar.

—Qué maravillosa ubicación, una doncella regular rara vez podría salir y disfrutar de un día como este.

—En efecto… pero dado que la señorita me hace salir para completar sus tareas, no se siente especial en absoluto…

—Supongo. Los callejones a medianoche ya estaban en el nivel de un paseo marítimo cuando me convertí en una mujer joven…

Ambas chicas se dirigieron hacia la Compañía Gato Negro para entregar su informe habitual.

Entrando sin permiso en la oficina del presidente, encontraron a un anciano de aspecto amable que revisaba los documentos en su escritorio, y a un hombre de aspecto malvado con los pies en alto. Cuando miró hacia la puerta, sopló una bocanada de humo de su cigarro en el aire.

Cuando Sofía entró en la habitación, se sentó casualmente en el borde de un sofá, se cruzó de piernas, y pateó al hombre de mediana edad para que se levantara de su silla haciendo que se tropezara.

—Te dije que no fumaras aquí cuando venga, Waters.

—¡Eres repentinamente violenta, hermana!

No importa cómo lo veas, un hombre de 40 años y de aspecto malvado que llama a una joven todavía en sus veinte como “hermana” está mal. Pero ni siquiera el amable jefe de la Compañía Gato Negro, que todavía estaba trabajando en su escritorio, ni Lisa, que se había sentado tranquilamente, parecían estar perturbados por el incidente. Hoy era cuando el informe habitual se entregaba y cuando tenía lugar la reunión ejecutiva de los Gatos Negros de la Noche Oscura.

Mirando el informe que los dos hombres habían redactado, Sofía lo guardó dentro del sobre que llevaba el que había terminado. Luego le pasó el sobre a Lisa.

—Bueno, entonces, Lisa se infiltrará junto con Campbell.

—Entendido. El carro ya ha sido preparado.

El carro que lleva los suministros y los informes a Rachel siempre se mezcla con las otras entregas que se llevan al Palacio Real a diario.

Por supuesto, eso sólo era camuflaje. Naturalmente la Compañía Gato Negro enviaba su propio carro regularmente. De hecho, todos los suministros enviados se dirigen a la cocina, y cuando no hay nada que entregar, se desvía a Rachel. Ese era el caso de hoy, y, como tal, los subordinados de Rachel esperarían en la parte de atrás.

Las personas bajo su influencia ya se habían mezclado considerablemente dentro del Palacio Real y alrededor del príncipe Elliot, especialmente entre los guardias y caballeros asignados a las guardias. El carro de la Compañía Gato Negro solo ha sido objeto de inspecciones muy básicas cuando transportaba un surtido de golosinas.

—Si Lisa se molesta en ir ella misma… ¿Hay algo entre manos?

En respuesta a la pregunta de Campbell, Sofía sacó un nuevo documento.

—Para esta reunión… ¿Hm?

Campbell y Waters se sentaron uno frente al otro mirando el periódico… Pero sus miradas serpenteantes finalmente llegaron al final de la página, y ambos soltaron un suspiro.

—No, pero…

—Iré como siempre he ido… A la mazmorra. Lo haré.

Después de haber tenido en cuenta esa reacción, Sofía sacó una lista indiferentemente y comenzó a hablar.

—Campbell, por favor prepárame y entrégame todos estos materiales.

—Entiendo eso… Pero, ¿qué pasa con las personas en cuestión? ¿Podemos manejar la instalación?

—Haremos que vengas bajo el estandarte de la casa del duque y el nombre de la señorita. Esa persona probablemente vendrá.

Sofía usa el nombre de su señorita a su propia conveniencia simplemente por la confianza que Rachel tiene en ella.

—Entonces, en cuanto a mí… ¿quieres que llame a estas personas?

Waters también estaba revisando su lista que Sofía le había entregado, con los nombres de personas a investigar. Todos estaban entre los mejores…  Y ninguno de ellos vendría por un cambio radical.

—Creo que todavía tenemos algo de tiempo, pero convéncelos de alguna manera.

—Eso es fácil de decir, hermana. Pero todos estos tipos son importantes en mi industria, ¿no sería mejor hablar con mis colegas?

—También lo he estado pensando. Por ahora intenta hacer una cita, y si eso no funciona, contáctame.

Waters comenzó a sentirse un poco nervioso, al recordar que Sofía también había intervenido en su reclutamiento.

De todas formas, ante una propuesta de unos sirvientes nobles de otro mundo, Waters mantuvo la mirada dudosa en su rostro.

—¿Por qué, hermana? ¿Su viejo tiene mil monedas de oro apiladas en alguna parte?

—No. Pero si tienes éxito, mi lady inclinará con gusto la cabeza ante ti.

—¡¿Qué?!

Campbell y Waters se sorprendieron por lo que escucharon, pero pronto se pusieron rígidos como un par de viejos soldados astutos.

Así sería.

Incluso sin ninguna promesa de matrimonio, una casa ducal es superada solo por el rey y/o familia real en términos de prestigio, por lo que una hija en esa posición inclinando la cabeza ante un plebeyo dejaría a ese plebeyo con un buen nivel de fama entre sus pares. Dada la diferencia de estatus y el honor de un noble, es algo que no debería suceder incluso si le dieras la vuelta al cielo y al infierno.

De todos modos, si se hacía, cualquiera que preguntara se animaría.

—¡¿De verdad?!

—Hablo en serio. Mi lady no es alguien que mantenga su orgullo en alto en vano.

—Puede ser… Pero, aún así, ¿ya has recibido su permiso?

Sofía respondió inmediatamente a la pregunta de Waters en un tono que sonó casi vigorizado.

—Lisa lo solicitará después de esto.

—¿Eh? ¿Yo?

Al no haberle dicho a la persona intermediaria, Waters y Campbell se quedaron boquiabiertos ante lo increíblemente inesperado que era esto.

—Tú… ¿Qué vas a hacer si prometes algo que tu jefe odie…?

Cuando Waters finalmente pudo formular la pregunta, Sofía respondió siendo clara.

—Oh, por supuesto, lo que prometo sucederá. Si mi lady se queja de ello, entonces siéntete libre de pisar su cabeza mientras hace un dogeza[1] para ti.

Todos, además de Sofía, se pusieron rígidos ante sus palabras.

—Está sensación de distancia con mi lady…, no es algo que pueda imitar…

—Qué… Más que amigos de la infancia parecéis hermanas adoptivas.

—Normalmente te contendrías un poco más…

Las tres personas lo grabaron en sus corazones una vez más.

Dentro de Los Gatos Negros de la Noche Oscura, Rachel no era la única peligrosa.

♦ ♦ ♦

Despidiendo el carruaje después de salir de la Compañía, Sofía extendió los brazos hacia el cielo y comenzó a caminar.

—Cielos… Hoy trabajé demasiado.

Solo quedaba un poco más por hacer hoy. Pero si hablabas de mañana, entonces la conmoción comenzaría una vez más a primera hora.

Se detuvo en los cruces, dirigiéndose hacia la mansión… Pero entonces se detuvo lentamente.

—Regresar a la mansión así… Pero no quiero que mi trabajo se acumule.

Una parte de Sofía quería dejar esos documentos aún pendientes a sus numerosos subordinados astutos.

Sofía terminó girando a la derecha, yendo en la dirección opuesta a la encrucijada. Más allá de eso había una tienda que descubrió recientemente, donde tenían un increíble pastel de gasa y un té aromático de buena calidad.

—Trabajé más que suficiente hoy, así que un pequeño descanso para el té debería valer la pena.

Al fin y al cabo, Sofía es una subordinada talentosa y astuta. Es por eso que tenía toda la intención de cargar el costo de este té a su compañía.

♦ ♦ ♦

—Oh, ¡maldición!

Una doncella estaba limpiando un jarrón cuando de repente soltó un grito, y una compañera que estaba de puntillas limpiando el polvo de un cuadro en una pared cercana, terminó perdiendo el equilibrio.

—¿Qué sucede Theodora?

—Lisa se fue temprano, ¡pero olvidé darle esa carta!

— ¿Carta? ¿Para la señorita?

Rachel generalmente es muy amigable con sus sirvientes, pero aún así, es un poco inusual que una doncella soltera le escriba una carta personal mientras está encerrada en el calabozo.

—¿De qué se trata? ¿Estás pidiendo días libres?

—¡Es mucho más importante que eso! —La doncella que llevaba gafas, Theodora, apretó el puño para enfatizar su punto—. ¡Había preparado una carta de admiradora, escrita en torno del concepto de Sykes invirtiendo la situación de su señor, que esperaba que sucediera en su próximo trabajo! Ah, a pesar de que había puesto todo mi corazón en esa carta… ¡He fallado! —la doncella soltó otro grito, sacudiendo su trapo sucio mientras su compañera casi deja caer el plumero, encogiéndose de hombros.

—¿Estás tan emocionada por una novela que la señorita escribió para matar el tiempo? Además el contenido… Tus pasatiempos son de fujoshi…

—¡¿Qué has dicho?! ¡Todas las mujeres son fujoshis!

—¡¿Me estás juntando contigo?!

Ambas doncellas continuaron con su disputa hasta que la doncella principal pasó por allí.


[1] Dogeza es un elemento de la etiqueta tradicional japonesa que implica arrodillarse directamente en el suelo e inclinarse para postrarse mientras se toca la cabeza contra el suelo. Aunque antiguamente se consideraba un muy formal, en la actualidad es considerado desprecio por uno mismo, por lo que no es utilizado con frecuencia.

| Índice |

One thought on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 24: La asistente está realmente ocupada

  1. ~Alu~ says:

    Todas las mujeres son fujoshi?? bueno… yo no shippeo a todos con todos, pero no puedo negar que una parte de mí esté algo podrida…

    Gracias por el cap, Black cat me dejó sorprendida y satisfecha. Me recordó a cierta protagonista con sus muñecas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *