Vida en prisión de la villana – Capítulo 9: El príncipe descubre el plan de la noble dama

Traducido por Den

Editado por Sharon


Después de que la tetera comenzara a hacer ruido sobre el fuego de la lámpara, vertió el agua caliente en la taza que ya contenía algunas hojas de té. Luego, giró el reloj de arena y cubrió la taza con una cubretetera[1] antes de hurgar en una de las cajas de madera.

—¿Debería comer galletas o debería ir a por la tarta seca…? Es un gran problema.

Colocando el dorso de su dedo bajo sus labios, Rachel comenzó a preocuparse… Y la mirada fría del príncipe Elliot se detuvo en su rostro bien presentado.

—Rachel… ¡¿Realmente es el único problema?!

—¡Oh cielos, Su Alteza! En este punto del vapor, ¿hay algún otro problema más urgente?

Habían pasado algunos días. Lo que Elliot vio cuando regresó a la prisión con la cabeza fría fue… a Rachel preparándose elegantemente para la hora del té.

No importa cómo lo vea, no estaba reflexionando en absoluto.

—De ninguna manera, ¿no tienes nada que decir?

A las palabras del príncipe, Rachel se llevó la mano a la barbilla y pensó por un momento.

—¡Ah…! ¿Todavía no he elegido una taza?

—¡¿Por qué me importaría un error tan pequeño?!

—No está bien, no está bien, toda la arena ha caído mientras estaba pensando.

—¡No pierdas el interés en la pregunta del príncipe! ¡¿No puedes escuchar correctamente?!

Cuando le gritaron por ignorarlo, Rachel hizo una sonrisa alegre cuando el aroma de sus preparaciones le hizo cosquillas en la nariz. Comió un pedazo de pastel de un mordisco, probó un pedazo de pastel de brandy cargado de muchas frutas secas, y soltó un suspiró de placer después de servir y beber una taza de su té recién hecho.

—Después de todo, las nueces y las bayas del té de león son lo mejor para pasteles de té… Una gran respuesta.

—Oye… Date la vuelta en esta dirección si estás satisfecha. Bastarda, ¿hasta cuándo planeas ignorar los comentarios del príncipe?

Al escuchar el tono de Elliot volverse caliente como el magma hirviendo, Rachel miró al príncipe con el tenedor todavía en la mano. Tragó lo que tenía en la boca, alzando las cejas, y luego apuntó directamente hacia Elliot con un extremo de su tenedor.

—Su Alteza… esa cosa principesca, ¡no debe permitir que sus asistentes se burlen de usted por eso! ¡Unos compañeros tan groseros deben ser señalados con intensidad [2], no convocados! ¿Lo entiende? ¿Me lo promete?

—¡¿Haaaaah?!

Mientras sermoneaba a su ex-prometido con una cara engreída, Rachel se sirvió una segunda taza.

Hacia la inusual suposición que obtuvo en respuesta, Elliot se quedó boquiabierto… Y luego, cuando sus sentidos volvieron, una vena azul apareció en su frente.

—¿Debería un prisionero estar viviendo un estilo de vida donde puede parlotear con líneas de farfulleo extremadamente elegantes…? ¡¿Ahh?!

—¡Bien! Te haré saber que estoy despierta. Incluso si hablara dormida, solo Su Alteza era suficiente para despertarme. [3]

Rachel tenía un contraataque para cada comentario.

—¡Ya es suficiente, bastarda! ¡No sólo has intimidado a Margaret desde las sombras, ¿sino que ahora eliges negarte a reflexionar sobre tus acciones como una idiota?!

—¡Así es! Total, mientras estoy encerrada en una prisión, ¿por qué tengo que seguir jugando a ser un personaje serio por cada cosa que Su Alteza dice?  ¿Por qué la carga de la desgracia del príncipe está siendo liberada sobre un prisionero? ¿Esto está bien? ¡Sea consciente de sus palabras y acciones apropiadas para alguien de su posición! ¡¿No debería tener más cuidado con su entorno?!

—¡¿Eh?! L-Lo siento… ¿Hm?

Había algo mal con el razonamiento de Rachel…

Fue más o menos aquí que Rachel logró acabar su tercera taza de té, y Elliot se dio cuenta de que lo había convencido para que encontrara fallas en sí mismo.

Den
” expresion=”sonrisa”]

—Espera, ¡¿ahora mismo no es tu malentendido?!

—¿Tu reacción no es un poco lenta?

—¡¿No puedes callarte?! ¡Se trata de ti! [5] Encerrada en una prisión subterránea, ¿no se ha enfriado tu cabeza un poco? —le gritó Elliot mientras la apuntaba con el dedo. —¡¿Cómo se supone que la hija de un duque soporte este calabozo subterráneo oscuro y húmedo?! Ya han pasado diez días desde que te encerré aquí. ¿De qué manera los preparativos que has hecho han convertido esto en algo más que una residencia temporal? ¡Incluso si extiendes tu estadía, ¿no estás siendo ruidosa?!

La persona que le había dirigido todo eso, comentó lo bueno que estaba el té y, colocando a un lado la bebida preparada como si fuera un hombre sabio, se sumergió entre los suaves cojines de su sofá y abrió un libro. Mirando la portada, parecía ser una revista que reunía varias fotos e historias de moda.

Elliot fue completamente ignorado y no recibió respuesta. Parece que estaba un poco oscuro en ese momento, así que encendió un poco la lámpara sobre su mesa.

—¡Oyeeeee!

—Algunas personas no se pueden callar… Cuando alguien está leyendo un libro, deberías estar en silencio, ¿no te han informado los responsables de tu educación sobre eso?

—¡¿Nadie te ha dicho antes que escuches lo que las personas dicen hasta el final y no hagas otra cosa…?!

—Si es así, entonces está bien. No te estaba escuchando desde el principio.

—¿Cómo te las arreglas así?

Con su libro todavía abierto, Rachel miró a Elliot.

—Su Alteza… ¿Qué ve en mi vida aquí que me haría hacer tanto ruido?

Elliot intentó mirar dentro de la prisión.

Una alfombra gruesa y de patrones geométricos yacía sobre el suelo duro y frío.

Mientras pensaba en sentarse, había un sofá acolchado que sería impropio para él debido a su posición como príncipe.

Claramente las tazas de té anteriores estaban hechas con hojas de lujo. Además, una lámpara que nunca parece quedarse sin líquido a pesar de que se utiliza constantemente.

Cualquier falla en el contenido podría dejarse al sesgo, ya que también había algunos manjares extranjeros enlatados raros que se almacenaban para comer.

No pudo obligarla a soportar el entorno lúgubre, y en su lugar está viviendo como un aristócrata pobre de clase baja.

Teniendo en cuenta los últimos diez días… Esa mujer es una hikikomori.

—Ja, jajaja… Ciertamente parece que estás disfrutando bastante de este calabozo.

—¿Verdad?

—¡Sin embargo…! ¿No sabes que el mundo avanza constantemente mientras estás atrapada en este lugar? Para ti con tu gran orgullo, disculparte sería una humillación, pero ¿no es mejor pensar en los méritos y deméritos de permanecer en prisión?

Cuando los ojos de Elliot la miraron mientras intentaba expresar su punto, Rachel había vuelto silenciosamente a hojear su revista.

—Bueno, los he considerado correctamente.

—¿Oh?

—Ciertamente, no puedo salir cuando quiera, y me quedaré seguramente atrás de todo el mundo.

—¡Ves, es así!

—Pero…

—¿Hm?

Mientras Elliot hacia una mueca dudosa, Rachel no había despegado los ojos de la revista y hablaba con voz suave.

—Mientras permanezca en el calabozo, la anulación de nuestro compromiso seguirá siendo válida. Por lo tanto, no tengo que participar en la educación de reina. Eso implica que todos los profesores responsables no hacen nada estos días. Si la anulación de nuestro compromiso se cancela cuando salga de esta prisión, entonces seré arrastrada inmediatamente a la oficina de educación. No es una broma. ¿Debería arriesgarme con tal peligro?

Mientras Rachel hablaba, Elliott intentó pensar.

Conocía a los profesores a cargo de la educación de reina de Rachel. Cuando era pequeño, ellos lo regañaban continuamente porque se aburría y trataba de escapar de su entrenamiento espartano… No, hicieron uso de la fuerza para tratar de hacer que su príncipe actuara como un príncipe…

Nunca había visto a Rachel siendo educad, pero conocía los rostros de los profesores y podía imaginar cómo eran las clases.

No hay libertad de acción, no hay manera de pasar el tiempo como quisieras. Y mientras estás atrapado en un escritorio agobiante, tienes a una gran cantidad de profesores ladrándote como muchos perros furiosos.

Elliot se preguntó qué sería mejor…

♦ ♦ ♦

Sykes estaba vigilando la condición de los caballos en el establo cuando notó que Elliot caminaba por el patio trasero.

—Su Alteza, ¿acaba de regresar de visitar a Rachel?

—Ah…

Sykes inclinó la cabeza hacia un lado al verlo en un estado que parecía carecer por completo de energía, y continuó cepillando los caballos.

—¿Cómo fue? ¿Vio a Rachel mostrar un poco de reflexión?

—No… De alguna manera, no ha reflexionado en absoluto… En este caso, no reflexionará.

—¿Eh?

Sykes estaba cada vez más preocupado por el comportamiento apático de Elliott, pero fue entonces cuando George salió corriendo del palacio.

—¡Bien, te encontré! ¡Su Alteza!

—George.

—Oh, George. ¿Qué pasa?

La tez de George cuando entró corriendo se veía mal. Aunque al principio pensaron que estaba sin aliento por correr hasta allí, no parecía ser eso.

—¿Pasó algo?  —preguntó Elliot. George comenzó a sacudir vigorosamente la cabeza como un pájaro carpintero.

—En la oficina de Su Alteza, no estaba convencido del encarcelamiento de mi hermana…

George comenzó a hablar a regañadientes cuando el dolor al respirar interrumpió sus palabras. Skyes le acarició la espalda.

—Ah… ¿Es así?

Elliot suspiró.

Hasta ahora había otras personas, cortesanos y aristócratas que no estaban convencidos y declararon que las acciones de Elliot eran por capricho y sus condenas inválidas.

—Bueno, no se puede evitar. Iré a discutir con ellos directamente. ¡Vamos!

Elliot intentó recomponerse y se dirigió de regreso a su oficina… Cuando estaba de espaldas, George soltó información adicional de su garganta reseca.

—La duquesa Somerset y las otras damas a cargo de la educación de mi hermana han irrumpido… ¡Siguen gritándoles a todos con una voz chillona y seguimos teniendo dificultades para responder!

Los pies de Elliot se detuvieron completamente, y después de hacer un espléndido giro de 180 grados en el lugar, regresó hacia Sykes y George.

—¡Bien, vamos por un distracción!

—¡¿Eh?! Eso, las personas que vinieron a protestar…

—¡¿Te vas!? ¡¿Aunque el sol pronto se pondrá?!

—¡No te preocupes! ¡Solo nos olvidaremos de todo mientras montamos a caballo! ¡Qué, si se pone el sol, podemos quedarnos fuera de la villa!

Elliot se unió a sus ayudantes y corrió en caballos. hacia los suburbios cuando el sol comenzó a enrojecerse en el horizonte.

—Su Alteza… Incluso si intenta huir, ellos volverán a venir…

—¡No estamos huyendo! ¡Por casualidad, solo salimos a correr a caballo!


[1] Es una tela que pones en la tetera para evitar que el té se enfríe. En América hay algo similar, pero son más para las pizzas.

[2] El autor no utilizó un verbo aquí, usa un efecto de sonido. El efecto es para apuntar con intensidad como hace Phoenix Wright, un abogado del videojuego Ace Attorney. Así que cada vez que dice que señala con intensidad, imagínenla golpeando su mesa y señalando como un abogado certificado.

[3] La palabra farfulleo en la línea anterior y hablar dormido es lo mismo aquí (寝言)

[4] Siento que ahora es un buen momento para señalar que Elliot siempre se refiere a Rachel con kisama (貴様), una versión extremadamente grosera de “tú” y sinónimo de “bastardo”.

| Índice |

3 thoughts on “Vida en prisión de la villana – Capítulo 9: El príncipe descubre el plan de la noble dama

  1. Alex says:

    Han pasado 10 dias desde que encarcelaron a Rachel y el principe estupido no se le ha ocurrido nada mas ademas de no traerle comida cpmp metodo para hacerla salir de la celda. Es un total inepto que ni siquiera es capaz de rodearse de un grupo de asesores que le den ideas para resolver la situacion. Se merece todo lo que le esta pasando y mas. Es el villano mas patetico que recuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *