Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 12: El odio en sus ojos


—¡¡Eliza-sama!!

Como si acabara de salir de debajo del agua, de repente, mis cinco sentidos se aclararon. La primera cosa que vi fue el pálido rostro de Kamil, y el cielo azul tras de él. Al mismo tiempo, escuché a docenas de personas haciendo alboroto, cosa que no me permitía entender lo que decían.

Mi cabeza duele mucho. Especialmente si me muevo. Me pregunto si sufrí una concusión¹. Es bastante probable, ya que caí de mi caballo.

—…… ¿Kamil?

—Nadie ha muerto, tampoco hay heridos. Eres la única excepción. Supongo que es debido a que alguien gemía de dolor rogando para que no los mataran.

Inmediatamente me dio un informó directamente de la situación, probablemente tratando de tranquilizarme. Por ahora, es suficiente que yo sepa acerca de esto. Kamil me limpió la frente con un paño húmedo con las yemas de los dedos, y me miró en silencio. Me sentía exhausta, como si hubiera estado corriendo con todas mis fuerzas.

Fui transportada sin darme cuenta de ello, parece que he estado acostada en un tramo llano de tierra cerca del río, fuera de la aldea Cyril. A juzgar por la posición del sol, no parece que haya pasado demasiado tiempo.

En la parte superior, mi corazón sigue latiendo como loco, y a pesar de que me había golpeado en la espalda, no podía sentir ningún dolor allí. Sólo había permanecido consciente durante varios segundos tras haber sido golpeada con esa roca en mi frente, pero dejar el pueblo en todo ese caos …… probablemente tomó un mínimo de diez minutos. No sé qué sucedió durante ese tiempo, pero parece que no ocurrió nada grave o chocante.

Como si me estuviesen rodeando, los soldados descansaban a mi alrededor. Podía oír los gritos agudos de los niños, pero era demasiado molesto girar mi cuello.

—Ahh, Charlie es realmente una estúpida.

—¿Qué pasa, de repente?

Después de que terminara de limpiar mis heridas, Kamil suspiró abruptamente. En este incidente, me pregunto si de verdad ha ocurrido algo que le haga llamarme estúpida.

—Has estado agarrándote con fuerza. Esto dolerá más tarde.

Kamil señaló mi mano izquierda, que acababa de limpiar … Aunque, si pienso en ello, en lugar de dolor parece que más bien una sensación de incomodidad. Probablemente había utilizado demasiada fuerza cuando estaba hundiendo mis uñas en la tierra antes. Realmente no tengo nada que decir en respuesta para rebatir el hecho de que soy estúpida, ya que fue una herida bastante tonta en realidad.

—Voy a ir a lavar este paño. Aunque los soldados te vigilarán y no estarás sola, definitivamente no puedes hacer lo que quieras ahora mismo, ¿de acuerdo?

—…… Incluso sin que me digas eso, no puedo ni ponerme en pie ahora mismo. Me comportaré y descansaré justo aquí.

Vi a Kamil salir con el paño, y finalmente dejé salir un suspiro. En la espalda, los dedos y la frente, el dolor fue disminuyendo gradualmente, y como el caos en la villa Cyril había sido resuelto sin un solo herido, pude respirar con tranquilidad.

Cuando caí de mi caballo, en combinación con su fatiga y tensión acumuladas, los soldados habían perdido completamente su dirección, pues no tenían liderazgo.

Si hubieran abusado de su poder militar y sus armas, podrían haber afectado a otros que no estaban conectados con la persona que había arrojado la roca. Si eso hubiera ocurrido, el dominio habría sido puesto en peligro. Sólo porque uno de los aldeanos había arrojado una roca, eso no sería razón para atacar indiscriminadamente a otros aldeanos del mismo dominio.

Después de cuatro años de esfuerzo por parte del conde, la energía y la fuerza de voluntad que padre había hecho desaparecer en la gente finalmente regresaba. Sin embargo, la gente todavía tenía un sentido de la desconfianza para la nobleza, y especialmente porque era un Kaldia, su odio hacia mí continuó.

El pueblo había sobrevivido a la infernal destrucción hecha por el hombre que era mi padre, pero no sería extraño si hubieran intentado vengarse de mí y matarme, este territorio se mantiene actualmente en un equilibrio muy frágil.

En serio, es bueno que nadie haya muerto… No, puede que haya una persona que será asesinada.

En el otro lado de los soldados que estaban descansando, había un niño que había estado gritando y tratando de escapar de sus restricciones, causando un alboroto. Incluso el probablemente no podría predecir las acciones de ese niño. El comportamiento temerario de los niños debía ser suprimido por los adultos, pero la no consideración de los huérfanos había sido su fracaso.

Para cuando Kamil regresó, mi dolor de cabeza se sentía ligeramente mejor, y yo era de alguna manera capaz de sentarme por mí misma. Me puse de pie gracias a la fuerza del brazo de Kamil, y le pedí que me llevara al niño que estaba llorando y gritando. Aunque frunció el ceño, Kamil me prestó su brazo sin decir nada.

El que me arrojó la roca había sido un huérfano del pueblo de Cyril. El padre era desconocido, ya que la madre había quedado embarazada durante “trabajo forzado”, y la madre del niño había estado tan molesta por ello que se había suicidado poco después de dar a luz.

Evadí mi mareo y náuseas, y miré directamente a los ojos turbios del niño. Los soldados mantenían presionados los brazos del niño, y era bastante delgado, estaba en mal estado. El cuerpo desnutrido del niño parecía aún más joven que el mío. En sus ojos oscuros, había una intención asesina inconquistable y un desesperado deseo de liberarse de los adultos.

—¿Tiraste la roca simplemente porque soy la hija de una Kaldia? ¿O tienes alguna otra razón?

—¿Por qué habría otra razón? ¡Habría sido mejor si tú hubieras muerto también hace cuatro años!

Gritó hasta que la voz se volvió áspera y ronca, sonando mucho más débil de lo que debía sonar en un niño. Cuando pensé en cómo este era un legado que mi padre me había dejado, sentí que tenía ganas de reír de la situación repugnante.

Para evitar que el niño furioso se resistiera, los soldados habían clavado sus brazos en el suelo. Aunque el niño flaco parecía una rama de árbol marchita en el suelo, pero no había miedo en absoluto. Qué decidido.

—¿Qué, crees que es gracioso? Entonces eras sólo un bebé, ¿así que piensas que lo que hizo tu maldito padre no tiene nada que ver contigo?

Su voz bajó por el suelo. Es casi elogiable el hecho de que sean tan claras la malicia y la intención asesina. Si no fuera por los soldados de alrededor, él tendría una posibilidad de actuar en realidad.

—¿Es así, realmente?

—Mientras bebías tu leche y dormías todos los días, ¿cuántas personas crees que murieron?

No debería tener nada que ver conmigo. Después de todo, cuando yo tenía dos años, estaba siendo cómodamente resucitada por esa desagradable excusa de un señor. Incluso eso es un crimen, hasta el punto de ser odiado y que la gente piense que habría sido mejor si yo hubiera muerto. Es tan infantil que es hilarante. Bueno, es lo que se espera de un niño que ni siquiera ha llegado a los diez todavía.

En este mundo se utiliza el sistema de extensión de la complicidad de un crimen para los miembros de la familia del criminal. Para los criminales hediondos, toda la familia sería ejecutada, e incluso los bebés en diferentes hogares, si eran nietos o sobrinos, se incluirían. Bajo esa lógica, es realmente extraño que yo todavía esté viva.

– Pero, ¿qué pasa? Aunque actualmente estoy viva como una excepción a la norma, no tengo ninguna intención de cometer suicidio o de ahogarme en la culpa, o de permitir que me maten las personas de mi dominio.

—72.

—………… ¿Eh?

—Desde el momento en que nací, conozco a unas 72 personas en este ámbito que han muerto. 23 murieron mientras eran enviados como “trabajo” a otros territorios, 11 murieron por causas naturales y 6 desaparecieron. ¿Qué hay de ello?

Si él realmente insiste en que las personas que han muerto desde que nací son responsabilidad mía, lo aceptaré por el momento.

Primero había recordado los recuerdos de mi vida anterior un poco antes de cumplir uno. Cosas horribles como el asesinato, todo lo podrido que conocía el hombre eran ideales absurdos. Viví un año viendo cómo las vidas de las personas se malgastaban como si fueran desechables.

Después de eso, yo encontré la cicuta venenosa en el borde del estanque cerca del jardín. La sopa para la familia del señor del dominio había sido colocada en un rincón de la cocina para refrescarse después de que fuera preparada, y había solamente dos cocineros de los siete originales en la cocina, así que entrar sin ser vista fue algo simple. Los ingredientes que el padre había recolectado para su propia degustación, estaba prohibido que los cocineros del pueblo ni siquiera pensaran en degustarlos, y cualquier persona atrapada no sería perdonada, acabaría siendo asesinada.

Después de haber obtenido el veneno, y de haber dudado acerca de usarlo durante un tiempo, unas 40 personas más murieron. Podría decirse que sí, es mi crimen, pero ¿quién lo sabrá?

—¡Eso es, eso es!

—Estoy viva. El hecho de que estoy viva significa que no quiero morir. Déjame preguntarte. ¿Por qué crees que todavía no te he matado?

Solté el brazo de Kamil con el que me apoyaba y saqué la daga ceremonial de mi cintura. A pesar de que es una hoja delgada decorativa, todavía era lo suficientemente afilada como para cortar a través de la piel de una persona.

En esos oscuros ojos oscuros, vi miedo por primera vez.


  • Concusión¹: Normalmente es provocado por un fuerte golpe en la cabeza que te hace perder la consciencia

♥ ❤ ♥

| Índice |

4 thoughts on “Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 12: El odio en sus ojos

  1. Catora says:

    Por algun motivo, las letras se ven negras en el modo oscuro, y es un poco molesto al mlmento de leer… ¿por que ya no son blancas en el modo oscuro?

    • Tanuki says:

      Es porque antes del modo oscuro usábamos otro color de fuente, gracias por avisar ya vi que varios capítulos siguen con el viejo formato. Lo intentare arreglar pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *