Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 64: Un Invitado Adorable

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


Su pelaje, negro y esponjoso, y sus pequeños cuernos, eran muy lindos. También parecía tener un accesorio alrededor del cuello, que parecía algo elegante.

Tiararose y Aquasteed no sabían si podían denominarlo un animal, pero aun así, no podían quitar sus ojos de él.

¿Es un hada? ¿Los cuernos sugieren que, en realidad, podría ser un animal aterrador? Sin embargo, viendo lo lindo que es, no podían estar seguros de que fuera posible.

— ¿Ese es…el animal que salvaste?

—Lo es. Estoy feliz de ver que parece estar bien.

Le había preocupado que estuviera débil por el agua, así que estaba aliviada.

Tiararose se apresuró a la ventana, estaba por abrirla…cuando Aquasteed la detuvo.

—Tiara, no deberías hacerlo, no tenemos la garantía de que no sea peligroso —dijo, mientras tiraba de su mano preocupado. Entonces, se movió frente a ella y abrió la ventana para invitar al animal adentro.

Tiararose pensó que huiría de nuevo, pero entró sin mostrar señales de miedo o aprensión.

—Nunca había visto algo como esto. ¿Es un hada?

—Yo también lo desconozco. Es claro que no es ordinario. Pero un hada…no estoy seguro.

—Es muy extraño.

Aquasteed lo miró con sospecha, pero no mostró señales de atacar o hacer algo. Estaba aliviado, no obstante, seguía sin querer que Tiara se acercara.

Sin embargo, sus preguntas se desvanecieron rápidamente.

—Aquasteed, Tiararose. ¡Por favor, ayúdenme!

— ¡¿El animal habló?!

Sus redondos ojos, estaban algo húmedos, pero no lloró. Los estaba observando fijamente, con determinación.

—Si esto continúa, Pheles se convertirá en algo malo. Quiero detenerlo…por favor, ¿podrían ayudarme?

— ¿El rey Pheles?

Al escuchar un nombre inesperado, Tiararose estaba sorprendida.

Pheles Marineforest.

Fue el primer rey y el fantasma que vivía en la habitación sellada debajo del castillo. Había ayudado a Aquasteed a crear el Anillo del Cielo Estrellado.

¿Pero, cómo está relacionado con el rey?

No había animales allí abajo. Aquasteed debía de estar pensando lo mismo, porque preguntó:

— ¿Quién eres?

El animal dio un paso atrás y se inclinó.

—Soy Liliarge Marineforest. Pueden llamarme Lilia.

—… ¿Parte de la realeza?

Sólo la Familia Real tenía el apellido ‘Marineforest’.

Sin embargo, en la historia de la Familia Real, nunca habían escuchado ese nombre. La única posibilidad era que se tratara de la esposa de Pheles, ya que su nombre no se encontraba en los registros oficiales.

La suposición de Aquasteed terminó siendo correcta.

—Soy su esposa.

—Oh, no tenía idea, su Alteza Real…qué grosero de mi parte.

—No, Tiararose. Gracias por ayudarme.

Rápidamente, Tiararose cayó de rodillas, pero Liliarge sonrió y le dijo que estaba bien. Aquasteed también estaba de rodillas, ella los miró preocupada.

—Aquasteed, ¿cómo está tu salud? Ahora que has despertado tu poder como rey, lo más probable es que te sea difícil controlar tu gran poder mágico.

—Es verdad que siento un incremento en mi magia, pero estoy bien. Gracias por su preocupación.

—Ya veo…eso es bueno.

Tiararose vio cuán amable era Liliarge, suspiró aliviada de que no se trate de un animal peligroso. Al mismo tiempo, se preguntó por qué la esposa de Pheles tenía esa forma.

Los dos habían vivido hace mucho tiempo. Tiararose se preguntó si Liliarge también estaba atrapada en esa figura, como un fantasma.

O quizás había estado tan desesperada de ayudar a Pheles, que terminó convirtiéndose en un animal…

Realmente, debe amar al rey Pheles…

Justo como Aquasteed la amaba. Debe haber sido Liliarge quien estaba tirando de su Anillo. En ese caso, Tiararose sintió que debía ayudar a los primeros reyes, tanto como pudiera.

— ¿Oh? —Repentinamente, Liliarge se giró hacia la mesa y exclamó: — ¿Qué es esto…? Es muy lindo.

—Es un dulce llamado galletita. ¿Le gustaría alguno?

— ¡¡Me encantaría probarlo!!

La galletita tenía una cubierta con la forma de una flor y era muy hermosa.

Anteriormente, sólo se cocinaban las galletitas. Pero Tiararose había popularizado este estilo, y ahora el resto de los cocineros podía hacerlas.

Tiararose tomó a Liliarge y la bajó en una silla. Entonces, le extendió el dulce. Liliarge la aceptó con su pata mullida, y disfrutó observarla por unos momentos, antes de ponerla en su boca.

—Ahh, ¡pensar que existe algo tan delicioso…!

—Estoy feliz de que le guste.

—Supongo que las mujeres de todas las edades disfrutan de los dulces.

Al observarlas comer con felicidad, Aquasteed sonrió. Entonces, notó que había algo de suciedad en el vestido de Tiararose. Se preguntó cómo había sucedido, luego cayó en la cuenta de que provenía de Liliarge.

—Tiara.

— ¿Qué?

—Quizás deberíamos permitirle a la reina Liliarge algo de descanso. Estoy seguro de que está cansada.

— ¡Oh, es verdad…! Lo lamento. Como estaba afuera, sería bueno poder tomar un baño.

Aquasteed asintió.

—Prepararé un baño de inmediato —dijo Tiararose, mientras se acercaba al cuarto de baño conectado a su cuarto.

♥ ♥ ♥

Mientras Tiararose y Liliarge se bañaban, Aquasteed le dijo a Elliot que terminara la búsqueda del animal. Después de eso, regresó directamente a su trabajo diario. Pero ahora tenía más que hacer.

Llamó a Elliot y Philliane para advertirles que era probable que su horario cambiara. También les contó de Liliarge. Aunque ambos eran ayudantes, las cosas se moverían con mayor facilidad si sabían lo que sucedía.

—La esposa del rey Pheles…

—Sí. Tiara y yo participaremos en la boda. En el peor de los casos, Elliot, tendré que pedirte que te quedes y te hagas cargo de este asunto.

—Ya veo…no es algo que cualquiera pueda hacer.

Mientras, Philliane iría con Tiararose, y le ordenó que preparase un cuarto para que Liliarge pueda vivir con comodidad.

—Todo depende de lo que Tiararose piense, pero podría ser mejor que permanezcan juntas en lugar de preparar un nuevo cuarto.

—Sí, le preguntaré al respecto.

Después de todo, Liliarge era muy importante. Él querían evitar que otros la notaran.

Mientras Aquasteed se preguntaba qué podría hacer, Tiararose y Liliarge terminaron su baño. Como Tiararose ya se había bañado antes, así que sólo necesitaba cambiar su vestido.

El pelaje de Liliarge era muy suave, además, ahora tenía un lindo listón alrededor de su cuello.

— ¡Príncipe Aqua! Philliane y Elliot también, están justo a tiempo.

— ¿Hmm?

—Acabo de escucharlo de la reina Lilia. La tumba de los padres del rey Pheles…está en Lapis Lazuli. ¿Estaría bien si la reina viene conmigo a la boda de Akari?

De acuerdo con Liliarge, uno de los objetos de poder de su familia fue enterrado con ellos. Cree que si lo obtiene podría ayudar a que el poder de Pheles se vuelva más estable.

—Dicho eso, Pheles no está en buenos términos con sus padres. Quiero atraer tan poca atención como sea posible.

—Ya veo…entonces, alteraremos nuestro horario para que pueda tener tiempo.

—Gracias, Aquasteed.

Liliarge sonrió gentilmente. Entonces, Aquasteed extendió un mapa y le preguntó si sabía la ubicación específica. Ella levantó su pequeño cuerpo sobre la mesa, e inclinó su cabeza, mientras miraba el mapa.

—…Lo lamento, no sé la ubicación. Pero creo que está cerca del castillo.

—No, no hay necesidad de disculparse. Quizás si tuviéramos un mapa antiguo…Elliot.

—Sí, ahora mismo.

Elliot dejó el cuarto para conseguir el mapa de la biblioteca de la Orden de Caballeros.

Philliane preparó algo de té y macarrones para que pudieran relajarse, mientras esperaban. Tal y como predijo, los ojos de Liliarge brillaron cuando los vio.

Parece que ahora hay dos Tiararose, pensó Philliane, y rió.

♥ ♥ ♥

Mientras Liliarge estaba ocupada comiendo, Elliot regresó con el mapa. Se apresuró a extenderlo en la mesa, pero el castillo de Lapis Lazuli no estaba en él.

Sí, era un mapa de la tierra antes de que Lapis Lazuli se formara como país. Sin embargo, este debería ser el más cercano al tiempo de Liliarge.

—Lo lamento, no lo sé…sin embargo, no debe ser tan lejos de Marineforest.

—Lo entiendo. Si es la tumba de la realeza, entonces, debería haber algunos rastros. Elliot, adelántate e investiga.

—Entendido.

Como no era su país, no podían enviar demasiadas personas a investigar. Sin embargo, dado el tiempo que le tomaría, no podían ir hacia Lapis Lazuli sin la información.

♥ ♥ ♥

En este momento, Tiararose y Aquasteed se encontraban dentro de un maravilloso carruaje. Liliarge estaba con ellos.

Como nadie había visto un animal o hada como ella antes, mientras viajaban, la reina pretendía ser un peluche.

Ahora estaban atravesando Marineforest, en su camino al reino de Lapis Lazuli.

—Ohh, el mar es tan hermoso. Estuve en Marineforest mucho tiempo, ¡es la primera vez que viajo al extranjero! —Exclamó Liliarge, felizmente.

Estaba murmurando para sí misma, mientras observaba el escenario.

—Príncipe Aqua, ¿no es bueno que la reina Lilia se esté divirtiendo?

—Sí, me hace muy feliz escuchar que, después de todo este tiempo, sigue amando su país.

Es probable que Marineforest hubiera estado cubierta de mucha más belleza natural en ese entonces, pero Liliarge seguía amándolo.

Había lindos y deliciosos dulces que no existían antes. La ciudad es hermosa, y las personas estaban sonriendo.

—Gracias por cuidar tan bien del país —dijo, luciendo muy feliz.

Como parte de la Familia Real que ayudó a construirlo, esas palabras fueron realmente especiales para Aquasteed.

—Espero que, más tarde, podamos mostrarle más de Marineforest.

—Sí, en efecto.

Los tres observaron el escenario y disfrutaron del viaje.

| Índice |

2 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 64: Un Invitado Adorable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *