Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 68: La boda de Akari

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


— ¿Las estrellas de Marineforest?

Todos jadearon ante las palabras del caballero. Nunca había sucedido algo como esto, ni siquiera escucharon que sucediera en el pasado.

Tiararose pensó con fuerza, intentando comprender cómo pudo pasar. Pero Liliarge gritó antes de que pudiera llegar a una conclusión.

— ¡Pheles debe haberse vuelto inestable…! Si esto continúa, no sólo serán las estrellas, ¡la tierra se verá afectada! Rápido…debemos apresurarnos y purificar el anillo —dijo Liliarge, mientras le rogaba a Tiararose. Era claro con sólo mirarla que la situación era mala.

—Pero, que las estrellas desaparezcan…reina Lilia, ¿qué le sucederá a Marineforest?

—No lo sé. Pheles nunca antes estuvo en tan mal estado…pero sí…creo que se volverá inhabitable.

— ¿Inhabitable…?

Todos se quedaron sin aliento.

Marineforest es un país grande y rico con la protección de las hadas. Tomaría mucho tiempo el volverlo inhabitable para la población. Quizás, el Sol seguiría a las estrellas desaparecidas. Tal vez, el agua se secará y las plantas dejarían de crecer.

No hay fin a las posibilidades.

Tiararose y Aquasteed asintieron entre ellos. Estaban de acuerdo en que necesitaban hacer algo de inmediato.

—Príncipe Aqua…

—Está bien, Tiara. Mi padre está ahí. Nuestro país no es tan débil como para correr peligro por algo como esto.

La princesa se preguntaba si no sería mejor regresar de inmediato. Tembló preocupada, pero Aquasteed sonrió.

—Está bien. Los cambios de la naturaleza son una cosa, pero si afecta la vida de las personas, causará un gran caos.

Tiararose lo escuchó con cuidado y asintió. Akari y Olivia estaban con ellos, así que, como miembros de la realeza, no podían mostrar su pánico. Ella reprimió sus ganas de hablar con Aquasteed sobre el asunto, y levantó la mirada.

—Señorita Akari, Señorita Olivia, no queremos aumentar el nivel de caos. ¿Podrían contener las noticias por ahora?

—Por supuesto.

—Lo entiendo.

Tiararose les pidió mantenerse en silencio, ambas accedieron de inmediato. Estaba aliviada, ya que ahora podría pensar en lo que debían hacer. Al mismo tiempo, necesitaba apoyar a Aquasteed y Liliarge para que pudieran actuar.

Debemos asegurarnos de que Lapis Lazuli ayudará si lo peor sucede.

Consideró escribir una carta a su padre, el Primer Ministro, explicándole la situación. Como Akari también tenía conocimiento, seguro se ofrecería a ayudar.

Había cosas que necesitaba hacer, como alguien que fue enviada desde Lapis Lazuli para casarse.

Debemos dejarle Marineforest a Su Majestad y hacer lo que podamos desde aquí.

Pero también…

—Reina Lilia, ¿no sería mejor que regrese con el rey Pheles?

—Tiara…no, las cosas no mejorarán aunque regrese. No hay razón si no tenemos el objeto purificado.

Y así, Liliarge declaró que se quedaría hasta el final de la boda de Akari. Marineforest era importante, pero estaba más preocupada por Pheles. Tiararose también lo estaba, por eso le sorprendió la fuerza de la primera reina.

Yo también debo ser fuerte como princesa de Marineforest.

—Elliot, necesitamos más información. Y tendremos que modificar nuestros horarios basado en lo que sabemos.

—Trabajaré en eso de inmediato.

El caballero que les trajo el mensaje regresó antes. Tiararose y los demás entraron al carruaje y hablaron en el camino de regreso.

Aquasteed y Elliot estaban en el asiento del conductor, discutiendo asuntos urgentes.

Estuvieron pensando en lo sucedido durante todo el viaje. Todos los que tenían conocimiento del juego estaban aquí, pero ninguno sabía acerca de un evento como este, así que no tenían idea de lo que estaba pasando.

Akari lucía preocupada, pero intentó mantenerse positiva.

—Estará bien —dijo con una risa —por ahora tenemos que purificar el anillo y regresar al héroe a la normalidad. Es algo salido de un juego otome, ¿verdad?

—Señorita Akari…esto no es un juego, es la realidad.

—Lo sé. Aun así, ¡seguramente hay una forma de llegar al final feliz!

Tiararose suspiró exasperada, pero tenía que admitir que su energía les animaba. Como parte de la realeza, su ansiedad se extendería a su gente si la demostraba.

—Por ahora, debemos hacer lo que podamos. Haré los preparativos para regresar a Marineforest tan pronto como la boda termine.

—Sí…gracias Señorita Akari. Y Señorita Olivia…

—Regresaré con ustedes. Levy, arregla las cosas para regresar de inmediato.

—Como desee.

Por ahora, no sabían nada, así que debían enfocarse en intentar reunir información sobre Marineforest. Quizás cada una podría comprender algo diferente desde su propia perspectiva.

En cualquier caso, decidieron que debían prepararse para regresar de inmediato después de la ceremonia.

♦ ♦ ♦

—Pensando en la boda que está por comenzar…quizás es algo desvergonzado de mi parte, pero estoy emocionada.

—Sí. Aunque está el asunto de Marineforest, creo que, por ahora, deberíamos felicitar a Akari.

Tiararose y Olivia estaban relajándose con té, antes de la boda. En este momento, Akari se estaba preparando, y en cuanto estuviera lista, se moverían a un lugar diferente.

Philliane se estaba encargando de Liliarge, así que sólo el mayordomo de Olivia les servía. Aquasteed estaba hablando con Elliot sobre el viaje de regreso, por ello no estaba.

—Supongo. Akari no podrá visitar Marineforest con tanta regularidad una vez que esté casada.

—Sí, eso es cierto —dijo Olivia mientras bebía su té —la extrañaré.

Tiararose asintió de acuerdo. Ella es la esposa de Aquasteed, el Príncipe Heredero, así que no puede viajar con tanta facilidad.

—Pensándolo de ese modo, el matrimonio no involucra sólo cosas buenas…

—Señorita Olivia…creo que cambiará de opinión cuando encuentre a alguien con el que quiere estar.

— ¿Realmente lo cree?

Olivia parecía del tipo que prefería quedarse sola, si eso significa que puede viajar a sus lugares favoritos. Pero es la hija de un duque en Marineforest, así que no sería sorprendente que recibiera ofertas de matrimonio. La persona misma lo encontraba difícil de imaginar.

—El segundo hijo de un conde… —murmuró.

—No veo cuál es el problema —dijo Levy, viéndola.

— ¿Levy?

—No puedo acceder a una propuesta que hará sufrir a Olivia.

—Oh…gracias. Bueno, entonces, si alguna vez estoy en peligro de casarme con alguien mayor al primer hijo de un conde, debes ayudarme.

—Ciertamente.

Aun así, Tiararose podía ver que, para ella, viajar con Levy y visitar lugares famosos del juego era lo que la hacía feliz en el presente. Levy no sólo era brillante como mayordomo, también está bien entrenado y es un guardia confiable. Incluso un grupo de guardias de palacio no podrían vencerlo.

Aun así, ¿realmente debería darle una orden como esa?

Ambos parecían serios, lo que la puso ansiosa. Quería que Olivia se casara algún día, pero, al parecer, mientras el mayordomo estuviera por alrededor, sería difícil…Tiararose estaba algo preocupada.

♦ ♦ ♦

La boda de Akari y Hartnight tomaría lugar en la Gran Catedral, justo como en el juego. Había ventanas de vidrio teñidas de diferentes colores y candelabros que brillaban como las estrellas. El gran órgano de cola acompañaba la melodía del coro.

—Oh, qué hermoso…

Es igual que en el juego..

Akari estaba en un vestido blanco puro cubierto con encaje. Hartnight vestía un frac blanco y sepia.

Me alegra que puedan casarse y ser felices.

Aunque aliviada, no podía evitar recordar lo sucedido entre ella y la pareja. Hartnight solía ser su prometido, pero se enamoró de Akari, y aunque las cosas no sucedieron como en el juego…al final, alcanzaron su final feliz.

Después de todo, Akari es la heroína y Hartnight el objetivo de captura. Y ahora, se están casando.

—Tiara —le susurró Aquasteed, mientras pensaba en el juego

— ¿Príncipe Aqua?

Ella inclinó su cabeza, preguntándose qué sucedía la verlo con una expresión preocupada.

—Es sólo que, como es su boda, estoy algo preocupado. Debes tener malos recuerdos.

—Estoy bien. Ahora no quiero nada más que el que ambos sean felices.

—Ya veo…

Tiara es fuerte.

En la mente de Aquasteed, Tiararose era la víctima que fue maltratada y que se enfrentó a la cancelación repentina de su compromiso. Se le había propuesto poco tiempo después, pero todavía tenía sentimientos encontrados con toda la situación.

No podía evitar preguntarse si, de encontrarse en su lugar, él hubiese sido tan fuerte. Y aunque lo fuera…

Dudo que pudiera sentirme feliz por ellos.

Es sorprendente que pudiera perdonar a alguien que la había herido tanto. Tiene un gran corazón y es rápida en bendecir a los demás, es por eso que las Hadas del Bosque, que no habían amado a nadie hasta ahora, la bendijeron.

—Además, como resultado de ello puedo estar contigo, príncipe Aqua. Creo que soy la persona más feliz del mundo. Así que no hay problema —dijo Tiararose con una sonrisa.

—Realmente no soy competencia para ti. Y estoy seguro de que yo soy el más feliz de ambos —dijo Aquasteed y le sonrió con gentileza.

Lucía tan apuesto que Tiararose no pudo evitar sonrojarse. Lo veía todos los días y, sin embargo, él seguía siendo capaz de acelerar su corazón.

—No me mires así aquí…no podré contenerme, ¿sabes?

— ¡Oh! Príncipe Aqua…

Están en la boda de Akari. Rápidamente, Tiararose sacó su pañuelo para ocultar su sonrojo. En ese momento, la pareja comenzó el intercambio de votos y anillos.

—Hartnight Lapis Lazuli Lactomut, ¿promete cuidar de este país, amar y apoyarse el uno al otro, en la salud y en la enfermedad?

—Lo prometo.

—Akari Tetoleyete, ¿promete cuidar de este país, amar y apoyarse el uno al otro, en la salud y en la enfermedad?

—Sí, lo prometo.

Después de estas palabras, Hartnight juró su amor a Akari, quien devolvió el juramento.

Tiararose suspiró al verlos felices. Había visto esta escena en el juego varias veces, pero era conmovedor verlo en la vida real.

—Juro usar el poder de la Oración Sagrada para hacer de este mundo un lugar que desborde de felicidad y amor. ¡Por eso, todos los presentes, por favor envíenle su amor al mundo!

— ¡¿A-Akari?!

Hartnight se sorprendió al escuchar estas palabras, ya que no lo habían practicado. Tiararose no pudo evitar reír ante la acción digna de Akari.

La novia es una ciudadana de Lapis Lazuli, pero este era el mundo del juego que amaba. Ella quiere protegerlos a todos.

—Ella nunca cambia —rió Aquasteed. Olivia, parada no muy lejos, miraba con sus ojos brillando.

¡Sí! ¡No te contengas!”, parecía estar diciendo.

Akari aceptó el anillo de Hartnight y lo miró con adoración, antes de que se besaran.

Ella cerró los ojos con fuerza y ofreció una plegaria. Al mismo tiempo, la audiencia también juntó sus manos y cerró sus ojos, orando con amor por el mundo.

—Por favor ora conmigo, príncipe Hartnight.

—Sí —asintió, y puso sus manos sobre las de ellas.

—Oro por la gran productividad de Lapis Lazuli. Y ¡convierto este poder en algo Sagrado para purificar lo que está sucio y manchado! —Declaró Akari. Justo entonces, su hermoso cabello negro comenzó a flotar en el aire, mientras la rodeaba una luz blanca.

Esta vista mística atrajo la atención de todos en el salón.

Era un pilar de luz hecho con el poder de la Oración Sagrada. Akari pensó con nostalgia en la primera vez que despertó este poder.

La luz purificadora salió disparada por el techo de la Gran Catedral y llovió sobre el reino. Esto, por supuesto, incluyó a Philliane y Liliarge, que esperaban en el cuarto de invitados, y el anillo que llevaban.

La luz era tan brillante que todos entrecerraron los ojos al verla.

—Así que esta es la Oración Sagrada…

—Nuestro país está a salvo.

Palabras de elogio surgieron por todo el salón.

—Eso fue impresionante. La Oración Sagrada es muy poderosa.

—Ahora el anillo que le daremos a Pheles está purificado.

—Oh, eso es bueno.

Tiararose y Aquasteed habían planeado irse a Marineforest tan pronto como la ceremonia estuviera completa. Usualmente, habrían visitado a la familia de Tiararose por unos días, pero eso tendrá que esperar.

Las estrellas se habían desvanecido del cielo, pero la gente no estaba herida aún, y tampoco lo reportaron a otros países. Primero regresarían para encontrarse con Pheles, antes de decidir el curso de acción para el futuro.

La princesa de Marineforest estaba aliviada de que la ceremonia hubiera terminado sin problemas. Sólo necesitaban esperar a que terminara, y a que los recién casados dejaran el edificio…pero entonces, Akari abrió la boca y dijo:

—Muy bien, lo que sigue es…

— ¿Akari? ¿No ha terminado?

—No, todavía no arrojé el ramo.

— ¿El ramo…?

¡Señorita Akari, por favor váyase de inmediato!

Tiararose comenzó a sentir un dolor de cabeza al observarlos hablar. Como fue invitada por ser parte de la realeza, estaba en primera fila y podía escucharlos hablar.

Aquí no existe la costumbre de arrojar el ramo, así que Hartnight no tenía idea de lo que hablaba. A diferencia de Japón, la mayoría de las mujeres ya estaban casadas o comprometidas.

Tiararose se preguntó si no era una situación de amabilidad mal ubicada, pero entonces, vio que Akari miraba directamente a Olivia

— ¡¿Qué?! ¡¿Eso sig…?!

— ¿Tiara?

—Oh, no es nada. Hay una vieja tradición en la cual la esposa tira el ramo, y se supone que la persona que lo atrapa será la próxima en tener un feliz matrimonio.

—Ya veo. Así que es por eso…

Aquasteed sabía que Olivia no estaba comprometida y, por las palabras de su esposa, entendió que Akari planeaba intervenir.

Sin embargo, la música ya estaba sonando, señalando su retirada. Claramente no había dicho nada durante las prácticas…Akari siempre es tan libre. Tiararose miró a Olivia y se preguntó qué sucedería a continuación.

La hija del duque aplaudía emocionada mirando el ramo. Era claro que lo hizo su objetivo.

¿No hará más improbable su boda con el segundo hijo de un conde el atrapar el ramo de la Oración Sagrada?

Probablemente, terminará recibiendo propuestas de matrimonio de príncipes e hijos de duques.

Pero, como el pasatiempo de Olivia es viajar, su objetivo es casarse con alguien que le permitiera hacer lo que quisiera.

— ¡La chica que atrape el ramo se volverá muy feliz! —Declaró Akari con fuerza, mientras lo tiraba en el aire. Parecía haberlo tirado al azar, pero en realidad lo arrojó hacia Olivia.

Un grito alegre salió de las chicas que escucharon sus palabras, y todos los ojos se movieron al ramo. Sin embargo, ¿podrían vencer a Olivia, quien está en modo de batalla?

No sé si alguna vez vi a Olivia con tanto fuego antes… 

Generalmente, es bastante enérgica, pero también luce tranquila. Ha jugado el papel de una dama perfecta y sonriente durante la ceremonia, hasta este punto. Pero ahora, sus brazos estaban elevados hacia el ramo que se dirigía hacia ella.

Justo cuando estaba por descender elegantemente en el aire, y sus manos iban a atraparlo…falló.

— ¿Huh?

— ¿Hm?

— ¿Oh?

Tiararose, Akari y Olivia…las tres parecían confundidas.

El ramo había estado frente a los ojos de Olivia. No era posible que otra señorita pudiera agarrarlo.

¿Qué significa esto?

Los ojos de las tres escanearon a la multitud…y lo vieron.

—Levy lo atrapó…

— ¿Cuál es el problema de ese mayordomo? —Preguntó Tiararose.

—No lo entiendo —dijo Aquasteed.

| Índice |

7 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 68: La boda de Akari

  1. Yinett says:

    Siiii!!!! Yo quería que Levi lo atrapara desde el principio (es eso raro de mi parte?) Es que yo quiero que Olivia que quede con Levi y así pueden viajar juntos todo lo que quieran, no es cierto? (Además se ve que Levi la adora)
    Muchas gracias por el cap.

Responder a Mcv Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *