Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 76: La ansiedad de Aquasteed

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


— ¡Achoo!

—Oh, princesa Tiararose, ¿ha atrapado un resfriado?

—Me duele un poco la garganta…

Es el final de la primavera, y Tiararose parecía haberse enfermado.

Las flores de verano comienzan a crecer y, todos los días, las hadas salen bajo el cálido sol para jugar felices.

Los árboles del bosque dan frutos, y los peces en el mar crecen cada vez más. En lo alto del cielo, el sol los observaba.

Ésta, es la estación más próspera del año en Marineforest.

Tiararose se puso un fino chal mientras su sirvienta, Philliane, le servía té.

—Le puse algo de miel dentro.

—Gracias.

Una fragancia dulce y gentil se elevó de la taza cuando la aceptó, y su corazón se relajó.

Ella es Tiararose Lapis Marineforest, la princesa del reino. Tiene un cabello rosado esponjoso y ojos suaves. Algunos dirían que luce inofensiva, pero, en realidad, era la villana del juego “El Anillo de Lapis Lazuli”.

—Prepararé la cama para que pueda descansar.

—Sí.

Mientras bebía, Philliane comenzó los preparativos para que pudiera dormir. No habría ningún problema si su brillante sirvienta se encarga.

—Aun así, es algo temprano para dormir…

Era un buen momento para un té por la tarde. El sol se sentía cálido y gentil. Para ser honesta, en realidad, era el tiempo perfecto para una siesta. Por supuesto, como no se sentía bien, no sería una verdadera siesta.

Continuó bebiendo, mientras la sirvienta seguía con los preparativos.

Ahora que lo pienso, ha pasado tiempo desde que me resfrié.

De pequeña, solía enfermarse, pero, en los últimos años estuvo muy saludable. Philliane la cuida estrictamente, así que tenía una vida saludable en la que, rara vez, se enfermaba.

—Dicen que los resfriados duran más tiempo en los adultos, así que debería acostarse antes de que empeore.

Habiendo terminado los arreglos, Tiararose se metió en la cama con rapidez. Sus cortinas de seda estaban abiertas, permitiendo que la cálida luz del sol entrara en el cuarto.

Como estaba cómoda, comenzó a sentirse somnolienta de inmediato.

—Ahh, es muy cálido…

—Princesa, traeré al doctor para que la revise antes de la cena.

—Gracias, Philliane.

Tiararose abrazó su almohada con gentileza y se durmió.

♦ ♦ ♦

El interior del cuarto era blanco, y había una ventana abierta que le permite la entrada a una pequeña corriente de aire. Todos los muebles están hechos de madera y por las hábiles manos de grandes artesanos, lo que sirve para resaltar la elegancia del maestro.

Por supuesto, se trata de la oficina de Aquasteed, aunque actualmente muestra lo opuesto a la calma.

— ¿Tiara está resfriada? ¡¿Se encuentra bien?!

Una vez que confirmó que Tiararose se había dormido, Philliane se acercó a reportarle al príncipe. Él se puso frenético con las noticias de la salud de su esposa, y, de inmediato, comenzó a hacer preguntas, tales como “¿Tiene apetito? ¿Está pálida?”.

Philliane rió al verlo.

—Sólo es un resfriado ligero. Creo que estará mejor mañana. Llamé a un doctor para que la revise más tarde.

—Ya veo…

—Ahora está durmiendo por completo.

Después de escuchar de los síntomas de Tiararose, Aquasteed suspiró de alivio.

—Aun así, ella no debería presionarse. Altera sus horarios de los próximos días.

—Ciertamente.

Aunque no era grave, estaba preocupado.

La persona que realizó la orden es el esposo de Tiararose, el príncipe heredero de Marineforest, Aquasteed. Él tiene cabello azul oscuro y un cuerpo delgado. Su rostro apuesto, usualmente, tiene una expresión seria, pero siempre es amable y dulce frente a Tiararose.

—Príncipe Aquasteed, como ha terminado la mayor parte del trabajo del día… ¿Por qué no va a ver cómo se encuentra? —Sugirió Elliot, luego de ver lo preocupado que estaba.

—Es cierto…no, necesito salir primero.

Él es el ayudante de Aquasteed y también maneja su horario. Tiene ojos gentiles y cabello color sepia. Aunque no está unido románticamente a nadie, es bastante popular con las sirvientas del castillo.

Como asumió que su maestro querría ver a su esposa de inmediato, se sorprendió al escuchar la respuesta.

Hasta ahora, Aquasteed no había priorizado otra cosa que no fuera Tiararose.

— ¿A dónde va?

—Con Grail. Regresaré pronto.

—Entendido.

En realidad, quería ir con Tiararose…sin embargo, hay algo más que quiere verificar desesperadamente. Así que dejó el resto del trabajo con Elliot y salió de su oficina.

Como es el Rey Hada del Cielo, el palacio de Grail está en el cielo, así que Aquasteed era el único ser humano que podía entrar, ya que tiene la bendición del Rey Hada. Incluso su ayudante no puede acompañarlo.

Por supuesto, hay excepciones. Grail puede ofrecer invitaciones a otras personas.

El aire era claro y el cuarto, lleno de muebles, es blanco. Una de las paredes del palacio es de vidrio, permitiendo que se pueda observar al reino desde el cielo.

—Aquasteed, ¿qué sucede?

Por supuesto, quien le dio la bienvenida fue Grail. Él tiene su cabello de un azul degradado suelto que le llega hasta los hombros. Sus ojos son dorados y posee la autoridad de un rey. Al mismo tiempo, su rostro es tan hermoso que uno podría confundirlo con una mujer. En cualquier caso, todos quedan encantados al verlo.

—Tengo algo que preguntarte.

— ¿A mí? No creo que haya sucedido algo importante… —dijo Grail, mientras inclinaba su cabeza con una expresión confundida. Como controla los cielos, su arma es la información: escuchando los sonidos del viento, aprende lo que está sucediendo en el reino.

Actualmente, todo estaba en paz. No hay ningún problema.

— ¿Qué sucede? —Preguntó con un tono divertido. Pero Aquasteed le miró con seriedad.

—Es sobre Tiara.

— ¿Tiararose?

Grail recordó entonces que había escuchado de las hadas decir que ella está en cama con un resfriado. Sin embargo, es algo ligero y no debería darle dificultades.

Quizás, era algo que no sabía, así que abrió su boca para preguntar…pero entonces, el viento comenzó a soplar y, un remolino de pétalos y hojas descendió.

El recién llegado tiene un cabello hermoso y largo con una complexión fuerte. En su cintura lleva un abanico, y una estola alrededor del cuello. Como Aquasteed y Grail, sus ojos son de color dorado. Se trata de Keith, el Rey Hada del Bosque.

Como había bendecido a Tiararose, los está visitando porque estaba preocupado por ella.

— ¿Qué sucedió? ¿Qué le pasó a Tiararose?

—Keith…ni siquiera pediste permiso para entrar…

— ¿A quién le importa eso?

Grail suspiró. Habría preferido que Keith le mandara una advertencia de antemano.

Con eso, ambos se giraron hacia Aquasteed.

—Entonces, ¿qué pasó con Tiara?

—Está enferma…y me preguntaba si podría ser por el poder del rey del cielo estrellado.

—Ya veo.

Ambos Reyes asintieron a la explicación.

El poder del rey del cielo estrellado pertenecía a Aquasteed. Como el primer rey, Pheles Marineforest también podía usarlo. Sin embargo, era inmenso, y una gran carga para el cuerpo humano.

Por eso, el poder está dentro del Anillo del Rey del Cielo Estrellado, el cual, fue creado por Aquasteed y es usado por Tiararose. Él estaba preocupado de que estuviera afectando su salud…

Después de todo, la esposa de Pheles, Liliarge, se convirtió en un monstruo por el poder del anillo.

Era imposible que no se preocupara.

—Estás pensándolo demasiado, Aquasteed. Su salud no tiene nada que ver con el poder del rey.

—Sí…es cierto. No hay perturbaciones en tu poder o en el de Tiararose.

Grail y Keith insistieron que era una coincidencia, y sólo un resfriado.

—Ya veo. Eso es bueno. Si algo le sucediera a Tiara por mi poder…

No tendría nada más que arrepentimientos. Así que está muy aliviado por su respuesta. Ahora no quería hacer nada más que regresar con ella.

—Entonces, deberías irte, —Grail rió, sintiendo sus pensamientos —Estás preocupado por ella, ¿verdad? También iré a visitarla. Deberías apresurarte en regresar.

—Quizás iré a visitarla más tarde.

—Discúlpenme entonces. Y gracias.

♦ ♦ ♦

Después de dejar el templo de Grail, Aquasteed se dirigió al cuarto de Tiararose. Pero, cuando alcanzó la habitación, ella no estaba allí.

— ¿Tiara?

Al principio, se preocupó porque no estuviera descansando a pesar de estar enferma. Pero entonces, se dio cuenta de que, probablemente, estuviera en otro cuarto.

Este lugar es el que usaba con Aquasteed, el príncipe heredero. Probablemente, está en otra habitación para que él no pudiera enfermarse también y ella pudiera descansar sin problemas.

Así que se retiró de inmediato y fue al segundo cuarto a su derecha, las habitaciones privadas de Tiararose. Entró en silencio, haciendo la menor cantidad de ruido posible, y se acercó a la cama para observar a su esposa.

Sin embargo, Tiararose abrió los ojos y le sonrió.

—Príncipe Aqua…

— ¿Te desperté?

—No, dormí un rato, pero luego desperté. El sol se siente muy bien en este cuarto, es cómodo sólo estar acostada —le dijo, asegurándole que ya se sentía mejor.

—Ya veo. Pero no te presiones demasiado.

—Sí. Lamento preocuparte.

—No es nada. Han pasado muchas cosas últimamente, es probable que estés cansada.

Aquasteed se sentó y acarició su cabello con gentileza. Entonces, besó su frente.

—Recupérate pronto —le susurró en su oído.

— ¡Eso haré…!

—Oh, estaba muy preocupado por ti.

—Príncipe Aqua, está exagerando…

Él sonrió y Tiararose sintió su corazón latir con fuerza. Su voz profunda, susurrando en su oreja, provocaba esto.

En ese momento, alguien golpeó la puerta. Después de dar su permiso, Philliane se asomó.

—Por favor, discúlpenme.

— ¿Qué sucede, Philliane?

—La señorita Olivia ha llegado a visitarla. Cuando le dije que no se sentía bien, pidió verla.

Lo más probable es que estuviera en el castillo por algún negocio. En esas ocasiones, ella siempre visita a Tiararose. Ambas toman té y pasan algo de tiempo juntas.

—Príncipe Aqua, ¿le importa si hablo un rato con ella?

—Por supuesto que no me importa. ¿Pero, realmente, te encuentras bien?

—Sí.

Tiararose decidió que se reuniría con Olivia un rato. Philliane fue a buscarla de inmediato, y cuando entró acompañada por un delicioso aroma, los ojos de la princesa brillaron.

Olivia hizo una reverencia rápida al entrar.

—Princesa Tiararose, príncipe Aquasteed, es un honor.

—Ah, es bueno ver que se encuentra bien, señorita Olivia.

—Señorita Olivia, bienvenida. Lamento tener que saludarla de esta manera, pero, por favor, disfrute de su visita —dijo Tiararose. Olivia puso una mano en su boca y asintió. Estaba pensando en lo maravilloso que era que el héroe se preocupe por la villana, al punto de permanecer a su lado.

Tenía la repentina urgencia de golpear el suelo por la emoción, pero logró contenerse. Si se emociona de más, su nariz comenzaría a sangrar.

En cuanto a esta chica, era la villana de la secuela de “El anillo de Lapis Lazuli”.

Tiene su largo cabello sujeto con un accesorio hecho de hilos. Sus anteojos cuadrados están coloreados y cubren su rostro. Es la hija de un duque y suele excitarse demasiado.

Al igual que Tiararose, tiene recuerdos de su vida anterior, cuando fue japonesa.

—Estoy aliviada de verla mejor de lo que esperaba.

—Sí, probablemente, sólo estaba algo cansada. Me mejoraré pronto.

—Sí, mis mejores deseos —Olivia sonrió aliviada. Entonces, le ofreció el baumakuchen que trajo envuelto.

Tiararose no pudo ocultar su felicidad.

—Estoy segura de que me sentiré mejor una vez que coma eso.

—Princesa Tiararose…oh, tengo una idea. ¿Por qué no sale de viaje como parte de su recuperación? Puede usar la villa que yo uso siempre.

— ¿Una villa?

La sugerencia de Olivia sonaba bien para Tiararose.

Sin embargo, si era para recuperarse, tomaría varios días. Aquasteed tenía mucho trabajo, y estaría muy ocupado para acompañarla. Dicho eso, Tiararose no tenía ganas de ir sola.

Es una invitación maravillosa, pero no creo que funcione.

Estaba a punto de decir esto, cuando Aquasteed se le adelantó.

—Es genial. Ajustaré mi horario para poder ir también.

—Pero, príncipe Aqua, estoy segura de que está muy ocupado… ¿Está seguro?

—Por supuesto. Lo más importante es que te mejores, Tiara.

Como ya se había dado por vencida, estaba muy feliz de escucharle decir eso.

Al ser el príncipe y princesa herederos, usualmente, era muy difícil que salieran. Sería complicado hacer el tiempo para ello, pero Aquasteed no mostró nada de esto en su expresión.

—En ese caso, haré los preparativos. Levi regresará más tarde para confirmar la fecha.

—Gracias, señorita Olivia.

Y, de esa manera, se decidió que Tiararose y Aquasteed viajarían juntos.

| Índice |

2 thoughts on “Villana mimada por el príncipe vecino – Capítulo 76: La ansiedad de Aquasteed

  1. MajioAkira says:

    Me parece raro que describan a los personajes cuando siempre se esta mencionando las caracteristicas que los identifican. gracias por la novela me limpia el alma y la mente UwU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *