Viviré con humildad y confianza – Capítulo 85 

Traducido por Shaey

Editado por Sakuya


Como disculpa por confundirlo, le envié al hermano de Aoi algunos suplementos de proteínas de alta calidad.

Aparentemente, la chica que le gustaba se llamaba simplemente “Mari”. Debí haberlo comprobado antes. Es un buen chico, así que me dijo que no era mi culpa y que no me preocupara, y Aoi-chan no estaba enfadada, conmigo en lo más mínimo, así que las cosas se arreglaron por ahora.

Debido a la fuerte oposición de todos a su alrededor, el hermano de Aoi dejó de escribir canciones. Sin embargo, todavía ha estado tocando la guitarra. Un día, Aoi-chan me llamó y me dijo:

—Mi hermano ha comenzado una extraña actuación de comedia de guitarra…

¡Mantente fuerte, Aoi-chan!

De todos modos, la vida pasó y un día recibí una invitación para una fiesta de inauguración de una de las empresas asociadas del Grupo Kaburagi.

—Recuerdo haber declinado la invitación la última vez. Padre, madre, vayan vosotros.

—Sí, pero la última vez que me reuní con el presidente Kaburagi hablamos y, cuando te mencioné, me dijo que te llevara la próxima vez.

Desde que le di ese muñeco mapache ha estado hablando de mí como si fuera una especie de padre protector. La primera vez que lo escuché fue a través de alguien en el Pivoine:

—He oído que te llevas muy bien con tu padre, señorita Reika.

Es la primera vez que oigo hablar de ello. Vaya sorpresa.

Todos los de la clase alta saben que es un viejo amigo, pero, recientemente, padre protector también se ha añadido a la lista. Lo encuentro ofensivo.

Al final, es sólo la presunción de mi padre. Lo del broche es cierto, pero los rumores sobre el padre protector no se mantienen. Y por una buena razón. Todo es infundado.

—Todavía estoy en la escuela secundaria, así que voy a declinar por ahora.

—Sí, pero ya le he dicho que ibas a ir. Así que ven con nosotros, ¿sí?

¿JAHH?

¿¡Obligarme a ir a una fiesta de Kaburagi de todas las cosas!?

—Reika —Mi madre intervino—. ¡Masaya podría estar en esta fiesta! ¿Qué tal si le mostramos tu nuevo vestido?

Sin embargo, eso era lo que más quería evitar. Mi madre estaba demasiado animada con todo el asunto. Y también tengo mis exámenes de fin de curso. ¿En lugar de eso tengo que jugar a la niña encantadora para ella?

—Está bien —dijo mi padre—. Me aseguraré de escoltarte, Reika.

¿Qué demonios está diciendo este mapache?

—No, le diré a mi hermano que lo haga, por favor.

¡Hmph! ¿¡Piensas que parecer deprimido es suficiente para que yo sienta lástima por ti!?

♦ ♦ ♦

Durante un tiempo consideré decirle a Kaburagi que iría, pero al final decidí no hacerlo. Para empezar, no sé si vaya a r, y si dijera “¿y qué?” no sabría qué responder.

De todos modos, el día de la fiesta llegó en un abrir y cerrar de ojos.

♦ ♦ ♦

Las fiestas corporativas son muy aburridas. Cuando era pequeña evitaba tantas como me fuera posible, pero supongo que veré más y más de éstas a partir de ahora. Qué dolor, cielos. Por cierto, Kaburagi no vino.

Mi hermano me acompañó mientras mantenía una sonrisa en mi rostro. Algunos de los padres de los compañeros de Pivoine se encontraban aquí, así que tuve una conversación cortés. La mayoría hablaban de lo maravillosos que eran sus hijos.

Mis dos padres estaban haciendo básicamente lo mismo en otros lugares.

—¿Cansada, Reika?

—Todavía estoy bien.

—¿Sí? Sólo será un poco más, así que aguanta.

Apoyada por el suave estímulo de mi hermano, me animé para otro encuentro y saludo.

—Buenas noches. Soy Kisshouin Reika.

En ese momento, una voz llamó por detrás.

—Gracias por venir, Takateru-kun.

—Presidente Kaburagi. Gracias por la invitación de esta noche.

¿¡Presidente Kaburagi!? ¿¡El padre de Kaburagi!?

Me di la vuelta a toda prisa.

¡¡¡DOKKINNN!!!

El padre de Kaburagi era un señor increíblemente elegante. Siempre he evitado a su familia, así que es la primera vez que lo veo.

Probablemente tenga la edad de mi padre… ¿¡por qué demonios es tan diferente!? ¡Su vientre no está sobresaliendo para nada! Incluso sus patas de gallo le hacen ver refinado en lugar de viejo. No sólo eso, ¡sus ojos parecen tan agudos y generosos! ¡Es una avalancha de carisma! ¡¡¡TAN GENIAL!!! Y, oh por dios, es muy alto.

Es como el Concierto del Emperador Beethoven.

Completamente diferente a su hijo. ¡Este hombre es un verdadero emperador!

Era tan asombroso que no pude evitar mirarlo fijamente por un tiempo.

—Esta es mi hermana menor, Reika. Vamos Reika, es el presidente Kaburagi.

—Buenas noches, Reika-san. Gracias por venir esta noche.

El elegante señor me sonrió. ¡Oh no! ¡Este no es el momento de estar divagando!

—Muchas gracias por su invitación esta noche. Soy Kisshouin Reika —respondí educadamente, suprimiendo los salvajes latidos de mi corazón.

Mierda, por favor que deje una buena impresión al menos con él.

—No hay necesidad de ser tan educada. Estás en el año de Masaya, ¿no? Espero que no te haya causado problemas.

—No, en absoluto. Masaya-sama es una persona asombrosa y talentosa.

No estamos lo suficientemente cerca para eso.

—He oído que tú también lo estás haciendo bien, Reika-san. Tu padre debe estar orgulloso de ti. Escuché que siempre horneas dulces para tu amado padre. Ah, y también hubo un peluche recientemente. Dios, desearía tener una hija. Tengo envidia de tu padre.

¡Padre, estás exagerando demasiado! Qué diablos has estado diciendo de mí. Es tan aterrador que ni siquiera puedo pensar en ello.

—Presidente Kaburagi, gracias por lo de antes.

Hablando del diablo.

—Ah, es usted, presidente Kisshouin. Estaba hablando con los niños de los que usted y su encantadora esposa están tan orgullosos. Reika-san es realmente una joven encantadora. No esperaba menos de su amada hija.

—Jaja, gracias, presidente Kaburagi.

Oi, se supone que tienes que decir “nos halagas”, mapache.

Junto al gordito mapache, el padre de Kaburagi se veía aún más fresco que de costumbre. Tengo que reconocer que mi madre es bastante sorprendente por no sentirse decepcionada cuando su marido está al lado de este tipo.

Después de eso, el mapache comenzó a compartir historias secretas y muy exageradas sobre lo bien que se lleva con su hija.

Que alguien me salve.

El presidente Kaburagi, de gran corazón, siguió los delirios del mapache con una sonrisa.

Al final de todo, el presidente Kaburagi me dijo:

—Espero que nos encontremos de nuevo, Reika-san.

Otra vez con una sonrisa deslumbrante.

Wow… Deslumbrante…

Espe-, este no es el momento para esto, ¡Reika!

Juraste mantenerte alejada de la familia Kaburagi, así que, ¿qué estás haciendo familiarizándote…?

¡Tengo que volver al camino!

♦ ♦ ♦

Unos días después en el salón, Kaburagi se acercó a mí y se rio.

—Lo escuché de mi papá, pero no sólo tienes un complejo de hermano, sino que además un complejo de padre, ¿no es así?

¡¡MAPACHEEEEEEEEEEEE!!!

| Índice |

One thought on “Viviré con humildad y confianza – Capítulo 85 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *