Al límite – Capítulo 72: Un chico de ojos amables

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Al día siguiente, Han Dong se quedó en su habitación sin salir de casa.

Por la tarde, Yu Ming fue a visitarlo, y encontró que la muestra general de la cama de madera había sido terminada, solo estaba esperando que se aplicará la pintura.

Han Dong había trabajado todo el día y estaba tan cansado como un perro muerto, y todavía tenía que salir a comprar pintura.

—¿Por qué tienes tanta prisa? ¿No es lo mismo dormir en el sofá?

Han Dong agitó su mano. 

—No lo entiendes, hice un trigrama para mí ayer, y me mostró que perdía esta cama. Si no hago horas extras, me temo que no podré dormir.

Después de decir eso, salió apresuradamente.

Como resultado, en menos de diez minutos, Han Dong regresó con las manos vacías de nuevo, con una cara algo constreñida.

—¿Por qué no lo compraste? —Preguntó Yu Ming.

—Esa cadena de tiendas de enfrente es demasiado oscura. Quiero gastar trescientos yuanes por un litro de aceite de cera para madera. Entonces, pregunté y, adivina qué, esa cadena de tiendas tiene las acciones de nuestra compañía, así que el dinero con que pagaría sería devuelto al señor Wang. Maldita sea, ¿puedes comprarlo por mí? ¿Puedes ir al mercado mayorista?

—¿Entonces, por qué has vuelto?

—Para obtener mi pase de autobús.

—El mercado mayorista está muy cerca, ¿cuánto cuesta un taxi?

El mal humor de Han Dong se mostró en sus cejas. 

—Recuerda, el Maestro no aceptará ni un centavo más.

—Yu Ming…

Como resultado, dos horas más tarde, cuando Han Dong volvió de nuevo, todavía tenía las manos vacías.

—¿Por qué no lo compraste de nuevo?

—Dejé pasar varios autobuses que venían repletos de personas, y cuando llegué a la tienda, estaba cerrada.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, se celebró una ceremonia de firma con el tema “De Yi a Zhong” en un club de Pekín.

Los líderes principales de la Compañía Zhong Ding estaban presentes, los famosos directores estaban reunidos, y los amigos de Yilu también se acercaron para apoyar la ceremonia, el interior del salón estaba lleno de estrellas, y la alfombra roja estaba llena de flores.

Li Shang hizo una aparición de alto perfil en un traje antiguo chino, y el centro de atención fue directamente a Fang Yun, la primera hermana mayor a su lado.

En especial los delgados leggings de colores brillantes, que mostraban sus envidiables piernas largas al máximo, ganaron mucha atención durante un tiempo.

Fang Yun encontró su propio asiento y lo tomó, mientras que Liang Shang fue arrastrado por Liang Jing al lado de Wang Zhong Ding y el Director He.

El Director He es uno de los directores más famosos de China, también es el candidato a director de reservas para el éxito de taquilla anual invertido por Zhong Ding, además es famoso por desenterrar nuevos talentos.

Él y Liang Jing habían trabajado juntos tres veces, y tenían una buena amistad.

El Director He sonrió y coqueteó con Liang Jing. 

—¿Este es ese ‘nuevo favorito’ tuyo?

Liang Jing le dio un vistazo a Wang Zhong Ding antes de decir: 

—Director He, te equivocas en eso, no es mi ‘nuevo favorito’, debería ser el ‘nuevo favorito’ del Señor Wang.

—Ja, ja, ja. Sí, sí, sí, debería ser del Señor Wang, del Señor Wang —el director se rió mientras evaluaba a Li Shang, sus ojos estaban llenos de aprecio—. El joven es realmente bueno, tiene mucha esencia, ¡y no tiene miedo escénico!

Wang Zhong Ding no había visto a Li Shang durante mucho tiempo, y estaba muy feliz de verlo con un mejor espíritu.

—¿Cómo va el rodaje últimamente? ¿Sigue yendo bien? —Preguntó Wang Zhong Ding.

Li Shang asintió. 

—Sí, va bien. El equipo me está cuidando bien.

Wang Zhong Ding había escuchado un poco sobre Li Shang siendo abusado verbalmente por el director en el set.

Ahora, Li Shang mantuvo la boca cerrada, probablemente, porque no era bueno contando, o tal vez tenía miedo de que Wang Zhong Ding cuestionara su habilidad, en todo caso, sus modales eran encomiables.

¡Si este fuera Han Dong, tendría suerte de no estrangular al director hasta la muerte mientras camina sonámbulo! Una vez que pensó en Han Dong, la mirada de Wang Zhong Ding giró a lo largo de la gran alfombra roja hasta la puerta, sin encontrar la sombra de Han Dong.

¿A dónde se había ido? Han Dong había estado sufriendo durante mucho tiempo, y tenía que lidiar con ello en una ocasión tan importante como hoy.

Si no podía permitirse el lujo de tomar un taxi, tenía que esperar el autobús, así que pasaría mucho tiempo en la carretera de nuevo.

Para cuando Han Dong llegó a la entrada del club, todos ya habían entrado.

Aun así, Han Dong todavía miraba al este y al oeste, y charlaba con quienquiera que atrapara.

Era difícil sentarse en el piso designado, pero la puerta del ascensor se abrió y una pequeña belleza entró llorando, así que se sentó con los demás de nuevo.

—Me regañó… delante de… tanta gente… también me dijo que me vistiera mejor… mejor… ah… —la pequeña belleza lloró y se quejó, Han Dong escuchó durante mucho tiempo y finalmente lo entendió.

Esta belleza es la pequeña artista trabajadora de la compañía N-Line, fue entrenada durante tres o cuatro años antes de que pudiera elegir su propia ropa y comida.

En la actualidad, se había unido a un grupo de teatro, que todavía interpretaba papeles secundarios, y esta vez, también estaba aquí con el grupo para asistir a la ceremonia de firma.

Para no parecer demasiado desaliñada, se había esforzado en pedir un préstamo para comprar una línea de veinte mil dólares.

Como resultado, sólo porque estaba vestida más elegante que su compañero actor principal, fue señalada por el asistente de dirección y regañada para que se perdiera.

Los veinte mil dólares se fueron directamente al desagüe y ella ni siquiera pisó una esquina de la alfombra roja.

De hecho, este tipo de cosas son comunes en el círculo, ¿a quién le importaría si fuera una persona común? Pero Han Dong es el primer hombre “duro” de la capital, el maestro de la virtud, ¿cómo puede tolerar que una mujer llore delante de él? Sin decir una palabra, sacó directamente, del bolsillo de su abrigo, la pequeña rosa de madera tallada, que estaba destinada a ser entregada a la heroína del evento de hoy -la diosa Yilu.

Como resultado, la empujó a la pequeña belleza con una mano simple, sin olvidarse de dar una feroz caricia en el dorso de la mano suave y tierna de alguien, con el tono de un ídolo del drama que poseía el héroe, “Idiota, sólo sabe llorar.”

La pequeña belleza preguntó: 

—Por cierto, ¿cómo te llamas?

Han Dong no respondió, sólo extendió su dedo índice y lo movió pretenciosamente dos veces. “No tienes que saber quién soy”.

La pequeña belleza salió del club, sólo para encontrar que la rosa tallada en madera tenía el número de teléfono de Han Dong escrito en ella… Para cuando Han Dong llegó a la entrada del salón, la ceremonia de firma ya había comenzado.

—¿Qué otra cosa significa caminar por la alfombra roja? ¿No ves que la alfombra roja ya ha sido retirada?

El guardia de seguridad de la puerta tenía una mirada impaciente en su cara.

Han Dong tampoco fue amable. 

—¿Entonces, puedes dejarme entrar?

—Puedes entrar, pero entra por la pequeña puerta de al lado, ¡no molestes a los líderes del podio!

Así, Han Dong se sumergió de una manera tan desagradable.

Aunque era discreto, dos de los presentes lo vieron.

Naturalmente, Wang Zhong Ding no necesitó decir mucho, y Han Dong podía sentir que su mirada intentaba cortarlo por la mitad.

Aunque Li Shang era agradable, su mirada estaba fija en el escenario, pero instantáneamente captó la figura de Han Dong.

Extraño… ¿por qué está aquí? Li Shang no podía entenderlo, ¿no sólo los artistas firmados podían participar? 

—Aquí tenemos al Señor Wang hablando en el escenario.

Con un estallido de aplausos, Wang Zhong Ding caminó hacia el escenario y entregó la caja de regalo en la bandeja de la dama con la etiqueta a Yilu. 

—En nombre de todos los miembros de la Compañía de Cine y Televisión Zhong Ding, me gustaría darle la bienvenida a la compañía.

La edecán ayudó a Yilu a abrir la caja de regalo, dentro había un brillante reloj de pulsera, todos sabían que a Wang Zhong Ding le gustaba coleccionar relojes, pero esta era la primera vez que regalaba su reloj favorito.

—Gracias, gracias…

El anfitrión dejó hablar a Yilu, ella estaba tan emocionada que se atragantó un poco.

—Lo siento, estoy un poco…

Fang Yun gruñó fríamente, fuera del escenario, su cara estaba tan mal como podía estar.

Li Shang extendió su mano, permitiendo a Fang Yun pellizcar sus dedos.

El mismo gruñido frío fue también a Han Dong.

¿Una pieza de reloj era para estar tan emocionado? Gracias a mí, todavía te trato como a una diosa.

Tiene miles de relojes en esa oficina, tal vez, todos sean míos en el futuro, ¡aun así tengo que pensarlo antes de llorar! Después de la ceremonia de firma, Wang Zhong Ding salió con una cara sombría, seguido por Feng Jun, que no pudo evitar escupir, 

—¡Este Han Dong no tiene remedio! ¡Originalmente, no sentía nada por Li Shang, pero desde que lo tengo, siento más y más que es un talento!

—Basta, me duele la cabeza sólo de pensar en él.

El tono de Wang Zhong Ding era frío y duro.

Feng Jun se calló con buen sentido.

Los dos caminaron hasta la entrada del club y vieron a muchos artistas esperando sus coches al otro lado de la calle, cuando un viejo mendigo harapiento apareció de la nada, llevando un cuenco roto y pasando al lado de cada artista, inclinándose y haciendo reverencias, era muy lamentable.

Pero nadie le prestó atención, mirando hacia abajo y jugando con su teléfono, fingiendo mirar a otro lado, siendo rápidamente bloqueado por su asistente por miedo a frotar su ropa… Justo entonces, Han Dong, que pasaba por allí, sacó una docena de dólares de su bolsillo y se los metió al viejo mendigo en secreto.

Muchas estrellas están dispuestas a donar millones delante de la cámara, pero puede que no estén dispuestas a dar unos pocos dólares detrás de la cámara.

Pero nadie esperaba que alguien como Han Dong, que se negaba a irse incluso después de comer el buffet hasta que vomitaba, tomara la iniciativa de sacar dinero, y fue el único que lo hizo.

Esta escena no fue menos impactante para el corazón de Wang Zhong Ding que ver una foto en blanco y negro de sí mismo.

Han Dong no sólo ofreció los billetes, sino que también ofreció, lleno de preocupación por las manchas de barro del viejo mendigo, directamente a su oreja y dijo: 

—Nosotros también hicimos este negocio, sepan que no es fácil…

El viejo mendigo primero se congeló, y luego agarró la mano de Han Dong con emoción.

—Realmente, no esperaba encontrarme con un compañero aquí… 

Feng Jun no pudo evitar murmurar: 

—¡No puedo verlo! ¿Cómo puedes seguir teniendo esta amabilidad?

El administrador de la casa club se acercó a su lado 

—Tiene un buen corazón, hace un momento una niña pequeña estaba llorando, a nadie le importó, pero él la consoló con solo unas pocas palabras.

—¿Es difícil decir qué llegó tarde por esto? 

Feng Jun dirigió su mirada a Wang Zhong Ding, que también cambió su rostro.

—Creo que se puso cachondo y quiso aprovecharse de la niña. —Er Lei fue sincero otra vez.

Como resultado, el gerente, una vez más, le dio un no. 

—Al principio pensé lo mismo, pero luego escuché a la niña preguntarle cómo se llamaba, y se fue sin decir nada.

Hoy en día, no hay mucha gente como esta, especialmente en su círculo, y la sostienen y la aprecian.

—La actividad principal de la empresa es proporcionar una amplia gama de productos y servicios a sus clientes.

Cuando levantó la vista, vio que era el coche que Wang Zhong Ding solía tomar.

—Sube —dijo Wang Zhong Ding.

Han Dong fingió no haberlo escuchado.

Wang Zhong Ding se bajó y arrastró a Han Dong al coche con una mano.

Esta escena fue vista por Liang Jing, que acababa de salir de la entrada del club e inmediatamente cambió su expresión.

| Índice |

One thought on “Al límite – Capítulo 72: Un chico de ojos amables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *