Bajo el roble – Capítulo 67: Una belleza borracha

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Momentos antes, los caballeros, que llevaban sus vasos y hacían ruidos, la miraban ahora como sorprendidos con los ojos muy abiertos.

Ante el peso de sus miradas, Max sintió que su autoestima disminuía y enseguida bajó la mirada hacia suelo.

Pensaba que les pareció que ese tipo de traje tan elegante no le sentaba nada bien, tal y como ella esperaba, y por eso la miraban tan intensamente. Al sentirse curiosamente escudriñada por sus miradas, sintió que un sudor frío le recorría la nuca.

Max se detuvo en sus movimientos y esperó a que el joven la alcanzara. Yurixion la saludó con una amplia sonrisa antes de hablar.

—¡Oh, Dios mío! Tu vestido, es realmente maravilloso —le dijo y los ojos de Max se iluminaron ante su cumplido.

—¿R-Realmente es a-así?

Max miró al chico con una expresión insegura pero esperanzada en su rostro. Al mirarlo a los ojos, Max concluyó que Yurixion no parecía estar mintiendo.

Yurixion asintió con furia, mientras sus grandes y brillantes ojos la miraban fijamente.

—¡Parece una elfa antigua! El vestido blanco le sienta muy bien. Antes me deslumbraba la belleza, ¡pero hoy estoy ciego! —le dijo Yurixion emocionado y Max se sonrojó ante el exagerado elogio.

El chico procedió a deshacerse en elogios con entusiasmo hacia ella cuando iba a devolverle el cumplido, que a él también le quedaba bien la ropa.

—Eres la esposa de sir Calypse, el caballero número uno del mundo. Por un momento, ¡me quedé hipnotizado! Incluso el arrogante Nimfish se sonrojaría de celos ante tu belleza.

En un momento de alegría, Max pudo sentir cómo sus mejillas se enrojecían hasta la nuca. Le pareció gracioso porque no era posible que el joven viera una belleza que no existía en el mundo. Yurixion no dejó de hacerle cumplidos mientras caminaban hacia su mesa.

Max se sentó inmediatamente en la silla cuando llegaron, luchando contra el deseo de cerrarle la boca a Yurixion, pero el chico no se avergonzó y siguió hablando.

Yurixion procedió a ofrecerle alegres elogios, tal vez sin sentir ninguna vergüenza, mientras sacaba una silla directamente a su lado.

—Es un desperdicio. Si hubiera participado en el baile real de esta manera, ¡habría cautivado a todos los caballeros y sus esposas se reunirían furiosamente fuera del palacio!

—G-Gracias —respondió Max tímidamente.

Miró el plato redondo que tenía delante, murmurando esas palabras con una voz que apenas podía sacar de su boca. A su alrededor, el silencio de los caballeros la hacía sentir muy incómoda y torpe.

Se reía de las exageraciones del chico sobre su aspecto, pero en su interior, el sudor se derramaba secretamente bajo su vestido.

Yurixion comenzó a darle algo de comida a toda prisa.

—Mi señora, estaré a su lado para asistirla. ¿Tiene alguna comida favorita? Todas son deliciosas, pero están especialmente asadas. —Max se sintió aliviada de que el tema se hubiera normalizado, suspiró y miró alrededor de la habitación buscando la cara de su marido.

—Gracias. Por cierto, ¿dónde está sir C-Calypse? —preguntó Max.

—Sir Calypse sigue en la sala de conferencias. Todavía estamos planeando y discutiendo los movimientos de los monstruos con algunos de los caballeros.

—¿Los m-movimientos de los m-monstruos? —Esto despertó el interés de Max.

—De repente, los monstruos del noroeste comenzaron a moverse hacia el sur.

Ante el repentino sonido de una voz que provenía de su espalda, Max giró la cabeza. Sir Nirta, que iba vestido con ropa sencilla, se encontró con su mirada. Estaba de pie justo detrás de ella y la miró de arriba abajo. Max se dio cuenta de que lo hacía con una expresión extraña en su rostro, y no tardó en tumbarse en una silla junto a ella después de haber hecho esto.

—Los trolls están mostrando signos de moverse hacia el Anatorium, así que el líder está discutiendo las contramedidas con el mago. En primer lugar, nos han dicho que comamos juntos porque luego va a ser una larga discusión —respondió Nirta en un tono premonitorio e inmediatamente las cejas de Max se fruncieron.

La inesperada historia nubló el rostro de Max.

Hebaron continuó su discurso mientras Max procesaba la nueva información, al tiempo que llenaba su copa de vino de una manera que descartaba la formalidad.

Max dejó caer el tenedor y decidió escuchar sus palabras.

—Por eso los goblins eran más grandes de lo esperado. Pasé mucho tiempo explorando las montañas del norte porque parecía que algo había sucedido con el ecosistema de los demonios —Hebaron dijo a la multitud y mientras los caballeros empezaban a susurrar entre ellos, los jadeos llenaron de repente la sala.

—¿D-Demonios en A-anatol? ¿Quieres decir que e-ellos v-viniendo? —preguntó Max de repente.

—Sería mejor decir que empezaron a moverse hacia el sur a que venían hacia aquí. Es sólo una suposición, pero según el testimonio de los cazadores de monstruos que se encontraron con la montaña…

Max lanzó una mirada sombría a Nirta en ese momento. Él cerró bruscamente la boca cuando vio el oscurecimiento de su rostro y decidió dar por terminada la conversación. Se rascó torpemente la nuca y añadió en tono definitivo.

—He dicho muchas cosas inútiles. No hay que preocuparse, señora. Aunque vengan los demonios, Anatol está tan segura como una lata de hierro, mientras haya Caballeros Remdragon.

Max apenas podía relajarse incluso con su seguridad. Le vinieron a la mente las horrendas imágenes de los guardias y leñadores que resultaron gravemente heridos en la incursión de los hombres lobo. A medida que aumente el número de demonios, estas cosas ocurrirán más a menudo.

Max introdujo una mano en el bolsillo de su capa para aferrarse a la piedra de maná oculta en ella. La determinación que tenía de aprender magia se hizo más fuerte. Sería mejor que nada, aunque no fuera de gran ayuda.

Concentrémonos en estudiar para mañana, se dijo Max con firmeza.

Yurixion comenzó a hablar alegremente de nuevo junto a Max, como si quisiera animar el ambiente apagado.

—Querida señora, no tenga la cara tan oscura y pruebe estas deliciosas comidas. El jabalí asado del cocinero es realmente excelente. La piel es crujiente y la carne es jugosa y extremadamente suave y húmeda. Si corta la carne en trozos grandes y la moja en una espesa salsa de camaleón, se sentirá tan atraída que no podrá concentrarse en otras cosas. ¡Me atrevo a decir que ni siquiera notará si uno de nosotros cae muerto en este momento!

—Gracias. Bueno, se ve re-realmente bien —respondió Max.

—¿Verdad? La paloma con infusión de nuez moscada y las galletas de canela fritas también son increíbles. Pruébelas.

Yurixion llenó su plato de comida. Max se metió la comida en la boca poco a poco ante su sugerencia. Estaba realmente tan bueno como él decía. Max se olvidó de sus preocupaciones y comenzó a deleitarse con su deliciosa comida. Nirta, que la miraba mientras bebía, llenó su vaso de vino.

—Me voy a atragantar bebiendo todo este vino yo solo. Tomemos una copa juntos —le dijo Nirta mientras empujaba su copa hacia ella que ahora estaba llena de vino.

—Gracias.

Sintiéndose conmovida por su raro acto de amabilidad, Max se tomó el vino de un solo trago.

Cuando Nirta lo vio, enarcó una ceja y volvió a llenar la copa de vino.

—Parece que te gusta beber. Toma otro trago.

Max se dio cuenta de repente de lo tonta que parecía, y le dijo a Nirta que, en realidad, nunca disfrutaba bebiendo más de una o dos copas en una comida, pero cerró los ojos y bebió de golpe porque no quería recibir sus miradas de decepción como la de antes.

Cuando el calor de su interior comenzó a extenderse, Max se sintió cómoda. Se relamió ante la agradable sensación de embriaguez creciente y siguió bebiendo el vino que Hebaron le servía. Su forma de beber parecía de repente un espectáculo e invitaba a los curiosos a entrar uno por uno para ofrecerle comida y alcohol.

Aunque la forma en que parecían alimentarla como a una especie rara la molestó ligeramente, Max no pudo negarse y siguió bebiendo.

Se preguntó cuántas veces se llevó el vaso a los labios, y poco a poco sus ojos empezaron a apagarse hasta el punto de sentirse extraña. Empezó a tener hipo mientras agarraba el vaso con las manos con fuerza. Su cuerpo se sentía flácido y tembloroso, la habitación ante sus ojos bailaba.

No sabía por qué, pero de repente quiso despejar su cabeza y recuperar la sobriedad. Tal vez su aspecto había parecido extraño para que un caballero interviniera e impidiera que la mano de Nirta vertiera más alcohol en su vaso.

—Sir Nirta, deje de llenar la copa. Creo que la dama ya está lo suficientemente borracha.

—Bueno, estoy b-b-bien —respondió Max.

Su lengua estaba torcida y su pronunciación no era clara. Normalmente, habría cerrado la boca de inmediato por lo avergonzada que estaba de su tono de borracha, pero de alguna manera no se sentía tan avergonzada como para tartamudear. Atrapada en su estado de embriaguez, Max decidió terminar todo el licor restante en su vaso de una vez y valientemente extendió su vaso hacia Nirta.

—Un trago más, p-por favor.

—Bebes muy bien. Está bien. Vamos, toma otro trago —Nirta la felicitó.

El tono de Nirta se volvió más amistoso con ella. Era agradablemente satisfactoria su forma de hablar a un compañero de bebida, así que Max bebió más alegremente. Sonriendo sin parar y agitando su cuerpo a diestro y siniestro, gracias al alcohol que se derramó, sus mangas se humedecieron, pero todo en ella se sentía bien.

Entonces oyó que alguien estallaba en carcajadas al verla.

—Eso es bastante adorable. Pensaba que eras una mujer de carácter sombrío y recatado.

Max giró la cabeza hacia el lado de donde provenía el sonido y respondió con un grito.

—¡No soy recatada! Puede que no seas c-capaz de n-negarlo, pero…

Suspiró mientras engullía el vino que le dio Nirta. De repente, su agradable estado de ánimo desapareció rápidamente y fue sustituido por la melancolía en un instante.

—Pero eso es p-porque no estoy acostumbrada a t-tratar con g-gente. No hablo m-muy bien y no sé qué decir. A-Además, están t-todos c-crecidos para n-nada. Da un p-poco de m-miedo al e-enfrentarlos. Si miras, parecen más p-poderosos de lo necesario. ¡Es todo más i-intimidante, yo no soy la c-culpable, sino el o-otro, eres tú! T-Todos, por favor, b-bajen un poco su altura.

Los caballeros miraron sin comprender su absurda petición y sus incoherentes palabras. El único que rompió a reír fue Hebaron, lord Nirta.

—¿Por qué, crees que la altura es inútil? Para el combate, un cuerpo grande es totalmente beneficioso. El tuyo es demasiado pequeño. ¿Qué hiciste de pequeña para no crecer? —preguntó Nirta a Max.

—¿Está el señor Nirta borracho? —respondió Max.

Sin inmutarse por su repentina voz alta, su vaso fue llenado de nuevo por el gran caballero.

—Todavía no es demasiado tarde. Crecerás como un pino si bebes y comes tanto como yo —le dijo Nirta.

—Bueno, ¿deberíamos? Yo… Oh, ¿puedo todavía ser un p-poco más g-grande, puedo? —Max respondió con una sonrisa.

—Si creces más alta, puedes ser más valiente y audaz. —Max lo miró con ojos esperanzados. Hebaron se jactó con una gran sonrisa.

—Llevo bebiendo desde los 13 años y he crecido tanto.

—¡No sabía que había tal secreto en la altura de sir Nirta!

Incluso Yurixion, que se sentó a su lado y se llevó la carne a la boca, vertió una gran cantidad de alcohol en la copa y comenzó a engullirlo.

Los caballeros de los alrededores que miraban la sesión de bebida empezaron a apartar la mirada, como si se avergonzaran de ellos.

Max no entendía por qué tenían esa cara de incomodidad. Ladeó la cabeza distraídamente, preguntándose qué iban a hacer a continuación, pero en lugar de eso se encontró llevando su boca de nuevo al vaso. En ese momento, una gran mano se extendió repentinamente sobre su hombro y le arrebató el vaso.

Max miró hacia atrás con asombro.

Sus ojos se encontraron con Riftan, que estaba de pie con una expresión temible. Su cara se puso roja y sus ojos la miraban fijamente. A juzgar por su mirada entrecerrada, y murmurando violentamente hacia ella, Max se dio cuenta de que estaba enfadado.

—Ahora, ¿qué demonios estás haciendo? —le preguntó Riftan.

—Crecer más a-alto —Max respondió con un hipo.

Riftan miró una vez más la habitación antes de abrir la boca y sus ojos feroces volaron hacia los caballeros.

—¿Se puede saber quién emborrachó a mi mujer?

—Ella es bastante buena bebiendo, así que yo sólo… —contestó Hebaron.

Hebaron se rascó la nuca y puso excusas, y el rostro de Riftan se volvió aún más gélido.

—Mi mujer ha tenido suficiente de beber —anunció Riftan.

Apretó los dientes y bajó el vaso hasta que golpeó la mesa. Luego miró amenazadoramente alrededor del salón, donde se había hecho el silencio, y anunció con una voz suave y fría

—Comed bien y seguid bebiendo. Porque vais a gastar mucha energía en el entrenamiento acrobático de mañana.

Los caballeros gimieron por lo bajo al unísono.

Entonces Riftan salió del restaurante, arrastrando a Max con él e ignorando los gruñidos de los otros caballeros.

De repente, las piernas de Max se sintieron débiles, y Riftan la levantó y la sostuvo, notando su malestar. Ella rodeó obedientemente su cuello con los brazos mientras Riftan la sostenía. Había pensado en irse a la cama porque se le cerraban los ojos.

Riftan intentó bajarla cuando llegaron a su habitación, pero Max enterró su cara en la nuca de él y pareció no oír su profundo suspiro mientras él se esforzaba por llevarla a la cama. Entonces sintió que el cuerpo de Riftan se estremecía y se ponía rígido.

A Max, que estaba felizmente embriagada por la sensación de la bebida y el sueño, no le importó lo más mínimo. Engulló su peculiar olor corporal y le besó el cuello impulsivamente en la parte palpitante de su pulso.

—Oye… —Riftan respiró sorprendido.

Como para calmar a un animal enfurruñado, Max sonrió y le alisó el pelo. Cerró suavemente los ojos mientras se contoneaba con las manos sobre su pecho.

—Max, no querrás dormir, ¿verdad?

Max gimió y se enterró más en sus brazos. Riftan miró su figura y se preocupó.

—¿Cuánto has bebido? Maldita sea, no estás fastidiando a nadie, pero ¿por qué estás vestida así?

Por fin consiguió depositar su cuerpo en la cama y le subió la falda que se había remangado.

Max se levantó para facilitarle que la desnudara. En cuanto le quitó el vestido, apoyó la cabeza en una almohada y empezó a dormir a pierna suelta. Mirando su figura, Riftan apretó los dientes una vez más.

—Cuando llegue la mañana ya verás.

| Índice |

2 thoughts on “Bajo el roble – Capítulo 67: Una belleza borracha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *