Bajo el roble – Capítulo 68: Elogios raros

Traducido por Aria

Editado por Yusuke


Max se despertó con los llantos de un gato. Abrió de mala gana sus pesados párpados y se estremeció al ver la brillante luz que entraba por la ventana y que le provocaba un dolor de cabeza intenso. Gimió dolorosamente mientras se sentaba, sujetando su palpitante cabeza entre las manos.

Sentía el estómago pesado como si estuviera lleno de arena y le dolía la cabeza como si alguien le hubiera estado clavando el cráneo toda la noche. Frunció el ceño ante el inusual malestar y de repente vio aparecer ante sus ojos un vaso lleno de agua.

Max levantó lentamente la cabeza.

Con un rostro sombrío, Riftan la miró y se dio cuenta por primera vez de que había tres gatitos posados en sus piernas que parecían haber recuperado totalmente su energía.

—Despierta, borracha —le dijo Riftan.

Max se puso rígida cuando los recuerdos de la noche anterior inundaron sus pensamientos. Riftan le entregó el vaso de agua que ella recibió avergonzada.

—Lo de ayer fue muy digno de ver. No sabía que mi mujer fuera tan bebedora —Riftan le habló en voz baja.

—¡Oh, no! A-ayer fue la primera vez que b-bebí así —Max respondió con voz débil.

Riftan le dirigió a Max una mirada dubitativa antes de sentarse en la cama junto a ella. Lo sintió respirar profundamente, como si quisiera calmar su ira.

Max se sintió aún más ansiosa por sus acciones. Enterró su rostro hinchado en las sábanas, pero de alguna manera la suave voz de Riftan llegó directamente a sus oídos, con más claridad que sus gritos.

—Te diré algo, Maxi, si te veo borracha entre los chicos grandes una vez más, haré que no puedas caminar durante un tiempo.

Max lo miró con asombro.

Se dio cuenta de que estaba más sorprendida por el hecho de que sus palabras no parecían asustarla en absoluto que por la amenaza en sí. Ella creía que él no puede hacerle nada y que no iba a hacerle daño.

—¿Entiendes lo que intento decirte?

Le preguntó, pero refunfuñó suavemente en cuanto vio que ella no mostraba miedo. Sólo parecía molesto porque ella no se tomaba en serio sus palabras.

—N-No volveré a hacer e-eso —prometió Max.

—Parece que lo dices por decir.

Con ojos insatisfechos, miró su miserable cuerpo, y pronto dio un profundo suspiro de cansancio.

—Voy a pedirle a la criada que te traiga un té de hierbas que es bueno para aliviar la resaca, así que descansa. Terminemos de hablar por la noche.

—R-Riftan —Max le llamó débilmente.

—Ahora mismo, tengo que ocuparme de un trabajo prioritario — espondió Riftan, levantándose lentamente de su asiento.

Se sacudió el gato de las botas, lo puso en la cama junto a Max y salió de la habitación. Max se apresuró a sostener en sus brazos a los gatos que estallaban en lágrimas de desconsuelo. El grito agudo se sentía como una aguja que atravesaba su cerebro.

Mientras calmaba a los gatos en sus brazos, Rudis entró en la habitación con una bandeja de tetera.

—¿Cómo se siente, señora? —Rudis la saludó.

—Estoy b-bien, no es nada —contestó Max.

De hecho, se sentía fatal, pero la escena de ayer le parecía mucho peor que la patética resaca que tenía. Max calmó su adolorido estómago sorbiendo té caliente mientras trataba de mantener su dignidad frente a Rudis.

—Tendré un poco de agua de baño para ti. Te sentirás mejor si te lavas con agua caliente y calmas tu estómago con la papilla de huevo especial del chef —le dijo Rudis con una sonrisa.

Max asintió a su consideración con agradecimiento, aliviada por las atentas palabras de la criada.

—Lo haré.

Rudis llamó a Max después de un rato, y fue recibida por una bañera llena de agua caliente. Max se quitó la ropa y se dirigió a la bañera. En el calor del agua caliente, se empapó y se lavó el pelo con una mezcla de hierbas.

Disfrutó del baño caliente hasta que sintió que el agua se volvía tibia. Más tarde, Max se puso un vestido nuevo y esponjoso.

Rudis le trajo a Max una espesa papilla hervida con cebada, patatas, cebollas y huevos para que ésta la disfrutara mientras se acicalaba.

Después de que Max desayunara esas sabrosas gachas, se sentó frente al fuego y abrió un libro para leer. El té de hierbas fue efectivo para alejar su resaca y su dolor de cabeza desapareció, así que pudo mirar su estantería y elegir un libro para leer.

—¿Debo sacar a los gatos? —preguntó Rudis a Max.

La sirvienta debió de verla pasar las páginas con concentración, y le preocupó que los gatos la interrumpieran.

Max negó con la cabeza, no quería echar a los animalitos de la habitación.

—Oh, no. E-Ellos no me molestan. N-no me i-importa si se quedan —respondió Max.

Entonces, Rudis sonrió cuando uno de los gatos ronroneó y se frotó contra ella. Se inclinó para frotar la oreja del gato.

—El gato negro es muy tranquilo. El gato blanco y el rayado, en cambio, parecen muy juguetones. Empezará a moverse en cuanto encuentre su valentía. Estoy segura de que, cuando crezca, será un gran cazador de ratones —le dijo Rudis al gato. Max respiró secretamente aliviada al ver su suave expresión. Le preocupaba que el trabajo de Rudis hubiera aumentado. Sin embargo, Rudis ya parecía estar obsesionada con los gatitos.

—Oh, les puse nombre a-ayer. El n-negro es Roy, el blanco es R-Rola, y el gato de rayas grises es R-Ron.

Max se dio cuenta mientras hablaba de que Rudis cerraba los ojos como para memorizarlos, y susurraba los nombres de los gatos con una mirada feliz.

—Voy a tener que enseñarles a todos a cazar ratones. Parece que a todos les gusta su nueva familia. Para ellos, los estándares del chef son excepcionalmente fuertes. Esta mañana, me he levantado un poco temprano y le he pillado cocinando una comida especial para estos futuros cazadores de ratas —dijo Rudis, señalando un cuenco plano colocado en el suelo. Dentro del cuenco redondo de madera, había pescado blanco y leche finamente picados y mezclados como si fueran gachas.

Max observó alegremente a los gatos comiendo en un plato mientras cenaban valientemente, y luego se concentró en la lectura de nuevo.

Ahora, una vez que haya terminado con este libro, habré leído todos los libros que Ruth me ha dado. El entrenamiento para sentir el maná es un tema en el que no he avanzado mucho, pero gracias a la guía paso a paso, he podido entender un poco el concepto y el principio de la magia. Se dijo Max.

Sacó un nuevo trozo de pergamino de su bolsillo de cuero, lo extendió y abrió la última página del libro mientras Rola, la gata blanca que se acurrucaba contra su estómago, se arrastraba y empezaba a hacer travesuras contra su falda.

Durante un rato, rascó el lomo de la gata mientras observaba la simpática escena y, cuando la gata empezó a sacudirse violentamente, las letras que estaba leyendo empezaron a bailar en su cabeza y ya no pudo comprender lo que leía.

Max miró al gato con cara de vergüenza. Rudis cogió rápidamente al gato y lo puso en su cesta de dormir, pero el gato, desconsolado, no dejó de llorar.

—Puedo sacar a los gatos si quiere, señora —sugirió Rudis.

—Oh, no. Estaba a punto de ir a la biblioteca. Lo siento, pero ¿podría cuidarlos un poco?

—No te preocupes. Se calmarán pronto después de que les dé un poco de leche.

Rudis acarició cariñosamente al gato, sacó la olla y calentó la leche en la chimenea. Max le dedicó una sonrisa de agradecimiento antes de que se pusiera una túnica sobre la ropa, cogiera el libro y saliera.

Finalmente, Max encontró la paz en la biblioteca al entrar en ella después de atravesar el frío pasillo, tan pronto como se acomodó en su asiento y comenzó a leer, escuchó una voz familiar que la saludaba.

—Hola, señora Calypse. ¿Ha dormido toda la noche?

Max, que tenía una expresión de perplejidad en su rostro, se sonrojó al pensar en la borrachera de anoche.

—M-Mencionar un error de una d-dama y hacerlo tan v-vergonzoso, no es e-educado —Max le espetó a Ruth.

—¿Qué dama en el mundo se bebe medio barril sola?

Max le dirigió una mirada de desconfianza.

—No me mientas. No p-podría haber bebido tanto.

—Sólo bebiste medio barril de cerveza. Cuando añadas el vino, será mucho más. Debes ser una bebedora natural, viendo que estás bien después de beber así. Incluso Nirta te alabó.

—No, no puede ser. Me d-duele la cabeza esta m-mañana.

—Te ves bien.

—¡S-será porque he b-bebido su té de hierbas! ¡Yo no soy una borracha!

Max incluso levantó la voz y lo negó rotundamente.

Para una mujer, no podía haber título más vergonzoso que el de bebedora, supuso. Afortunadamente, como si no tuviera intención de burlarse más de ella, Ruth sacudió los hombros y se sentó en su escritorio.

—Bueno, tal vez haya una segunda oportunidad para que pongas a prueba tu capacidad de beber.

—¡Esa o-oportunidad no existe! No volveré a beber así n-nunca más —declaró Max.

—Sí, sí, lo entiendo, estás aquí para estudiar, ¿verdad? Por favor, siéntate. Ahora me detendré. ¿Hasta dónde has leído el libro?

Por un momento, Max lo miró con ojos descontentos, antes de sentarse débilmente en su escritorio.

—Ahora sólo me queda un l-libro por leer. No lo entiendo todo, pero…

—Has leído bastante. Dime lo que no sabes y te lo describiré lo más fácilmente posible.

Max sacó de su bolsillo un fajo de pergaminos ya preparado. Ruth lo cogió y lo miró por encima. Max se dio cuenta de que mientras leía las páginas de sus apuntes, tenía una expresión de satisfacción en su rostro.

—Llevas días estudiando mucho. Es genial que estés tan motivada.

—Y-Yo sólo anoté lo que no en-entendí mientras leía.

Mientras ella murmuraba tímidamente ante sus raros elogios, Ruth tosió en vano y volvió con una mirada severa de nuevo.

—Bien, entonces te lo explicaré. Escucha con atención.

Max sacó rápidamente su pila de pergaminos limpios, la pluma y el frasco de tinta. Mirándola, Ruth sonrió y comenzó a explicar, y cada palabra que decía era anotada por Max.

Con la voz monótona de Ruth y el sonido de su pluma deslizándose contra el papel, pasaron un largo rato dentro de la biblioteca.

Max pidió a la criada que preparara una comida sencilla y la llevara a la biblioteca para ellos, ya que sus horas de estudio se alargaban.

Se sentaron frente a frente en el escritorio cuando llegó la cena, comiendo pan y sopa, e intercambiando preguntas y respuestas.

Max sostenía el pan en una mano y lo comía poco a poco, mientras asimilaba afanosamente las explicaciones de Ruth mientras ésta hablaba.

Con cada nuevo aprendizaje que ella tenía, Ruth se emocionaba de vez en cuando, y cuando ella le pedía que le repitiera las explicaciones, él se las volvía a explicar, paso a paso y con paciencia. De forma inesperada, él era amable con ella, por lo que ella no se preocupaba y se esforzaba por ganarse su reproche, aunque no entendía el tema inmediatamente, Ruth tenía una actitud generosa, por lo que se sentía relajada y capaz de preguntar sobre cualquier cosa sin preocuparse de equivocarse.

—Me recuerda a cuando estaba en la torre del mundo —murmuró Ruth de repente con una mirada de nostalgia en su rostro. Su expresión hizo que Max se preguntara en qué estaría pensando.

| Índice |

2 thoughts on “Bajo el roble – Capítulo 68: Elogios raros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *