Dama a Reina – Capítulo 63: La esposa, prefiere que su esposo esté al lado de su concubina

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Exactamente un día después, Petronilla regresó a la finca Ephreney, y el mayordomo siempre cortés la saludó a su llegada. Petronilla tomó un sorbo del té que el mayordomo le preparó antes de comenzar a hablar.

—Mayordomo, dígale a madame Jaenory que anote la cantidad de dinero que espera gastar, así como los artículos que ha comprado. Revisaremos eso y tomaremos nuestras decisiones entonces.

—Sí, mi señora. Esa es una respuesta sabia.

—Ah, pero… —Petronilla pensó cuidadosamente sobre sus palabras.

—Por favor habla, mi señora.

—¿Está madame Jaenory en la casa?

—Ella ha salido.

—Oh, ya veo —murmuró Petronilla con pesar—. Debo haber bebido demasiado té.

—Ah, los baños están en el segundo piso, mi lady. ¿Debo escoltarte allí?

—No es necesario, mayordomo. Gracias por decirmelo.

Con eso, Petronilla subió las escaleras hasta el segundo piso sola. Fingió dirigirse a los baños que señaló el mayordomo, antes de cambiar de dirección y caminar hacia la habitación de Jaenory, que había confirmado en su visita anterior.

Se deslizó en la habitación vacía, luego comenzó a hurgar en las diversas cajas y contenedores, asegurándose de mantener sus movimientos al mínimo.

—Necesito encontrarlo…

Si ella pudiera encontrar una pista, entonces habría una manera de usarla. Además de eso, ella podría aprender algo que no sabía de antemano. Puede haber algo más que ni siquiera hubiera considerado.

Petronilla buscó rápidamente cada centímetro de la habitación. Finalmente, en la quinta caja que abrió, Petronilla encontró algo. Casi dio una fuerte exclamación antes de golpear su palma contra su boca.

En ese momento, la puerta se abrió, el corazón de Petronilla se detuvo.

—¿Qué estás haciendo aquí?

Jaenory miró a Petronilla con una expresión atronadora, que Petronilla devolvió con una propia.

—Ah, iba al baño y perdí el rumbo… Estaba atravesando las habitaciones para encontrar un sirviente y pedir indicaciones, cuando me topé con esta hermosa habitación y no pude resistir mirar dentro. Por casualidad, ¿es esta tu habitación, madame?

—Sí.

Debido a que Petronilla declaró que fue un accidente, Jaenory no podía interrogarla más sin el dueño de la casa presente. La concubina no hizo ningún esfuerzo por ocultar la expresión agria en su rostro, mientras que Petronilla continuó felicitando el interior de la habitación con una suave sonrisa en su rostro.

—Has decorado esta habitación muy bien. No pude evitar admirarla. Mi habitación no es tan bonita como esta.

—Bueno… no hay nada que no puedas hacer mientras tengas dinero —respondió Jaenory falsamente, con una sonrisa acre—. ¿Ahora serías tan amable de irte, mi lady? Realmente no me gusta que alguien más esté en mi habitación.

—Oh Dios mío, me disculpo, señora. Te he hecho sentir incómoda.

—No está bien.

—Entonces me iré.

Con esas palabras, Petronilla salió corriendo de la habitación. Sintió la mirada sospechosa de Jaenory en su espalda, mientras se alejaba, aún así continuó caminando con la espalda recta como si no hubiera hecho nada malo. El nerviosismo solo fomentó la sospecha, de todos modos.

♦ ♦ ♦

Patrizia respiró hondo. La tiara que llevaba en la cabeza se sentía más pesada de lo habitual. Al ver su estado nervioso, Raphaella se acercó a Patrizia y trató de aliviar algunos de sus nervios.

—¿Qué pasa, Su Majestad? ¿No te sientes bien?

—Haa… No es nada de eso. Pero por alguna razón, me siento nerviosa —respondió Patrizia con una débil sonrisa. Al escuchar eso, Raphaella, que llevaba un vestido plateado para la ocasión, dejó escapar una carcajada.

—Su Majestad, ¿todavía no se ha mirado en el espejo? Estas hermosa, Rizi.

Las mejillas de Patrizia se enrojecieron. Para ser una mujer que enfrentaba de una forma tan descarada a Rosemond, seguía siendo demasiado ingenua. Como si estuviera de acuerdo con sus pensamientos, Raphaella habló, con una sonrisa maternal.

—Realmente te ves hermosa, Rizi. Te ves como un ángel que descendió de los cielos.

—Estás exagerando.

—¿Estoy hablando en serio?

Mientras las dos chicas se reían y continuaban bromeando, Petronilla entró en la habitación. Ella también era encantadora, con su vestido de terciopelo negro y verde que complementaba su ardiente cabello rojo. Patrizia sonrió ampliamente al ver la apariencia de su hermana.

—Date prisa, Nilla. Te ves maravillosa.

—Tu te ves absolutamente hermosa, Su Majestad. Como se esperaba de la reina.

Al escuchar a su hermana hablar tan inusualmente formal, Patrizia lanzó una carcajada. Fue muy incómodo escucharlo.

—¿Qué pasa con la madre y el padre? —Patrizia preguntó después.

—Llegarán un poco más tarde, por eso decidí adelantarme.

—Ah —dijo Patrizia.

—Aparte de eso, te ves demasiado hermosa —dijo Petronilla entusiasmada.

—Oh, detente.

—No, de verdad, te ves hermosa —insistió Petronilla. Acarició suavemente el vestido dorado de Patrizia—. Tu vestido se ve bonito, y tu cabello también. La tiara brilla demasiado.

—¿Por qué estás actuando así? —pregunto Patrizia.

—Mi hermanita, eres tan bonita. Haces que tu hermana mayor se sienta celosa. Ella se rió juguetonamente, antes de que su voz adquiriera un tono decepcionado. —Si estuvieras soltera, realmente llenarias de lágrimas los ojos de todos los hombres.

—¿Qué…? —La cara de Patrizia se sonrojó de vergüenza, y ella respondió rápidamente—. Estoy bien como estoy ahora, ya que no hay nada que sea gravoso para mí.

—Bien por usted. Entonces, ¿dónde está Su Majestad?

—No lo sé y no me importa —dijo Patrizia sin emoción.

Petronilla la miró y le dedicó una sonrisa. 

—Bien. no importa, tienes mucha compañía. Como Ella y yo.

—Tienes que encontrar a tu futuro esposo, hermana. Harás que nuestros padres se preocupen si no lo haces pronto.

—Incluso sin que lo digas, mi madre me ha estado presionando para que encuentre a alguien. A este ritmo, no me sorprendería si me vendieran a una familia.

Petronilla soltó una carcajada llena de humor, luego caminó hacia la mesa de comida para tomar un cóctel. Mientras tanto, Patrizia presionó su mano contra su frente, como si ya estuviera agotada.

—El evento ni siquiera ha comenzado, Su Majestad. ¿Qué harás si te encuentras en ese estado? —preguntó Raphaella.

—Es solo porque es mi primera vez… me pone un poco nerviosa. ¿No debes ir a patrullar?

—La tarea más importante de un guardia es escoltar a la persona a la que vigilan. Hoy no me apartaré de tu lado.

—No seas así. ¿Crees que algo me volverá a pasar?

—Nunca se sabe. ¿No quieres ir a una cita con Su Majestad?

—Como si fuera posible —respondió Patrizia sin siquiera una pizca de sinceridad en su voz—. No hay forma de que eso suceda. Ni siquiera somos cercanos.

—Claro, claro.

En ese momento, alguien de lejos llamó a Raphaella. Al escucharlo, Raphaella pensó que un familiar, le dio una mirada de reojo a Patrizia.

—Date prisa y vete —dijo Patrizia.

—¿Puedo, Su Majestad?

—Por supuesto. También tiene derecho a disfrutar del Festival del Día Nacional de la Fundación. Sabes cuánto esfuerzo puse en organizar esto.

Una brillante sonrisa se dibujó en el rostro de Raphaella. El maquillaje de noche que se aplicó realmente le quedaba bien.

—Gracias, ya vuelvo —susurró a Patrizia antes de desaparecer, dejando a Patrizia sola. Justo cuando Patrizia comenzaba a sentirse un poco más tranquila, vió a Lucio caminando hacia ella. De inmediato ajustó las expresiones de su rostro.

—¿Por qué estás sola? —preguntó en cuanto estuvo a su lado.

¿Por qué estaba tratando de comenzar una pelea en un día como este?

—¿No puedo estar sola? —respondió ella.

—Es solo que ni siquiera tienes un guardia o tus damas de compañía contigo.

—Mis damas fueron por unos cócteles y Raphaella se fue brevemente a saludar a su familia.

—Eso te deja vulnerable.

—Organicé esta fiesta. He preparado todo para que nada suceda incluso durante una gran reunión como esta. Por favor no te preocupes.

—Supongo.

Patrizia volvió la cabeza sin decir una palabra. A pesar de su evidente indicación para que marchara, Lucio se quedó donde estaba. Al final, Patrizia volvió a abrir la boca.

—¿Por qué no estás con tu princesa?

Hace unos días, Rosemond finalmente eliminó su linaje como hija Darrow y se convirtió en una princesa de Ephreney. Ahora su nombre era Rosemond Mary Lune Ephreney.

—Probablemente eres la única esposa que le diría a su esposo que fuera a ver a su concubina —comentó Lucio con una voz peculiar.

—Por favor —dijo fríamente Patrizia—. Probablemente hay muchas esposas que harían lo mismo. No sería sorprendente, especialmente si sus esposos ya las han decepcionado al punto en que no esperan nada de ellos.

—Eso es cierto.

Aunque dijo palabras tan duras, su tono permaneció tranquilo. Probablemente no podría decir nada, ya que sabía que era uno de esos maridos de los que ella hablaba.

—Entonces, ¿por qué estás solo, Su Majestad? —pregunto Patrizia.

—Necesitaba un descanso.

—¿Cómo?

—Se estaba volviendo muy ruidoso. Realmente no me gustan los eventos ruidosos.

Esa era una cosa que tenían en común. Patrizia forzó una mirada de indiferencia. Unos momentos después, Mirya trajo unos cócteles ligeros y, al ver a Lucio, lo saludó.

—Saludos al Gran Sol del Imperio. Gloria a Su Majestad, el emperador.

—Sus modales son impecables. Como era de esperar de una dama de compañía de la reina —comentó Lucio.

No tenía sentido comentar sus palabras, por lo que Patrizia lo ignoró y tomó uno de los cócteles, antes de devolverle el vaso vacío a Mirya. Mientras se iba, fue Mirya quien habló, en lugar de Lucio.

—¿Su Majestad? ¿A dónde vas?

—Me siento un poco claustrofóbica. Creo que necesito un poco de aire fresco.

Con esas palabras, Patrizia dio unos tres pasos, antes de detenerse y volverse hacia Lucio.

—Solo digo esto por si acaso, pero por favor no pienses en seguirme —dijo sin rodeos.

A pesar de su rechazo no disfrazado por su compañía, Lucio parecía imperturbable. En todo caso, la persona que parecía más incómoda al escuchar las palabras de Patrizia era la pobre Mirya. Con una expresión indiferente, Patrizia se dirigió a la terraza.

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, Petronilla se perdió en sus propios pensamientos mientras bebía el cóctel que recogió de la mesa de la comida. Se trataba de lo que encontró en la habitación de Jaenory hace unos días. Impulsada por el alcohol, lo pensó tanto que su cabeza comenzó a dolerle.

Necesito otro trago, pensó Petronilla mientras tomaba otro cóctel rojo de la mesa.

—¡Ah!

Alguien tropezó con ella, y ella soltó un pequeño grito cuando el cóctel que sostenía se derramó por todo su vestido. Cayó al suelo y frunció el ceño mientras recogía el vaso de cóctel ahora vacío en el suelo. Al menos no se hizo añicos.

—¿Estás bien, mi señora?

En ese momento, una voz que había escuchado una vez entró en los oídos de Petronilla. Levantó la vista hacia la voz con una expresión aturdida.

Un hombre con cabello castaño y ojos granate… ¿Dónde había visto a este hombre antes? ¿Dónde…?

Como si el hombre estuviera pensando lo mismo, su rostro se transformó de repente en una expresión de sorpresa al reconocer a Petronilla.

—¡Oh!

Una voz que permanecía en los recuerdos de Petronilla exclamó en voz alta.

| Índice |

7 thoughts on “Dama a Reina – Capítulo 63: La esposa, prefiere que su esposo esté al lado de su concubina

  1. iameikod says:

    no entiendo porque patricia siempre anda queriendo que la dejen sola asi sin más. Mujer casi te matan y tienes una enemiga en tu casa no deberias seguir parmeneciendo sola sin guardias e_e

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *