El Fundador del Diabolismo – Capítulo 1: Reencarnación

Traducido por Shiro

Editado por Sharon


Wei WuXian recibió una patada tan pronto abrió los ojos.

—¡Deja de hacerte el muerto! —retumbó una voz junto a su oído.

La patada lo arrojó hacia atrás, de cabeza al suelo. Luchando contra el impulso de vomitar, un pensamiento cruzó por su cabeza.

Tienes mucho coraje para patearme a mí, el Patriarca.

Era la primera voz humana que escuchaba en varios años, ni se diga de una tan alta, feroz y escandalosa. Su cabeza dio vueltas y sus oídos zumbaron con el eco del grito.

—¿En la tierra de quién piensas que vives? ¿El arroz de quién comes? ¿El dinero de quién gastas? ¿Qué tiene de malo que tome algunas de tus pertenencias? ¡De todas formas, todo lo que te pertenece debería ser mío!

Aparte de la voz de este adolescente, parecida a la de un pato, se escuchaban golpes sordos mientras registraba la habitación y partía lo que le apetecía. Sus ojos paulatinamente se aclararon.

Un techo poco iluminado apareció en su campo de visión, seguido de una persona con el ceño fruncido y de aspecto desagradable, el cual lo bañaba en saliva.

—¿Cómo te atreves a decirle a mi madre y mi padre? ¿Piensas que alguien en este casa te escuchará? ¡¿Creíste que estaba asustado de ti?!

Unos hombres que parecían sirvientes se acercaron.

—¡Joven Maestro, todo ha sido destrozado!

—¿Cómo terminaron tan rápido? —les preguntó.

—No hay mucho dentro de esta casucha de todas formas —le respondió uno de los hombres.

El joven maestro parecía bastante complacido, empujando a Wei WuXian con fuerza en la nariz.

—Te atreviste a delatarme y mírate ahora, ¡fingiendo estar muerto en el suelo! ¿Para qué? ¡Como si alguien quisiera estas pilas de basura! Ahora que he destruido todo, ¡veamos si te atreves a delatarme de nuevo! ¿Estás orgulloso de ti mismo por haber estudiado cultivación por algunos años? Bueno, ¿qué se siente haber sido pateado de vuelta como si fueras un perro callejero?

No estoy fingiendo estar muerto en absoluto, ya que realmente lo estuve durante un par de años, pensó Wei WuXian con cansancio. ¿Quién es éste? ¿En dónde estoy? ¿Cuándo hice algo tan inmoral como robar el cuerpo de otro?

El joven maestro había descargado suficiente ira al patearle y hacer estragos en su casa, por lo que salió del lugar con sus dos sirvientes pavoneándose y cerrando la puerta de un portazo.

—Manténganlo vigilado. ¡No lo dejen salir en todo el mes o volverá a hacer el ridículo! —gritó sus órdenes.

A medida que el grupo de alejó, el silencio se apoderó de la habitación. Wei WuXian pensó en levantarse.

Sin embargo, sus extremidades fallaron en soportar su peso, por lo que se recostó de nuevo. Se giró sobre su costado y miró aturdido el lugar que le resultaba ajeno y el desastre que quedó sobre el suelo.

Un espejo de bronce descansaba a su lado, probablemente porque fue lanzado al suelo. Lo agarró y se miró, sólo para ver un rostro pálido y espantoso, con dos manchas rojas asimétricas, una en cada mejilla. Si una lengua rojo sangre fuera añadida a sus rasgos se vería como un fantasma ahorcado [1]. Hizo el espejo a un lado y limpió su rostro, encontrando su mano llena de polvo blanco.

Afortunadamente, el cuerpo no era originalmente así, eran sólo los gustos del dueño. Sin duda era un hombre, sin embargo estaba maquillado —para colmo, el cosmético estaba mal aplicado—.

¡Ugh, qué insoportable!

El desconcierto a causa de la sorpresa hizo que algo de energía regresara a su persona, pudiendo finalmente sentarse. Así, notó la formación mágica circular bajo él.

Era rojo escarlata y un poco torcida, parecía haber sido dibujado a mano alzada, usando sangre como el medio. Aún se encontraba húmedo y emitía un fuerte olor. Había garabatos deformado de encantamientos por doquier, los cuales estaban ahora corridos debido a sus movimientos, pero esto no hacía que dejaran de lucir horripilantes.

Después de todo, Wei WuXian era conocido como el supremo líder y Gran Maestro de la Cultivación Demoníaca, así que debía estar acostumbrado a cosas de aspecto vil como ésta.

Resultaba que, de hecho, no se apoderó del cuerpo de otro. Le ofrecieron uno.

Se trataba de una técnica antigua prohibida. Si se la comparaba con una formación mágica, parecía más bien una maldición. El invocador de la formación mágica se lastimaba a sí mismo haciendo incisiones en su cuerpo, luego dibujaba el diagrama y escribía los encantamientos usando su propia sangre. Entonces, podrán invocar a un espíritu extremadamente malvado y pedirle que cumpla su deseo. El precio a pagar era ofrecer su cuerpo, de modo que su propia alma regresara a la Tierra.

Esta era la técnica opuesta a la usurpar el cuerpo de otro, ofrecerlo por voluntad propia.

Debido a la gravedad de los sacrificios, sólo pocas personas eran lo suficientemente valientes como para llevarlos a cabo. Después de todo, pocos eran los deseos lo bastante fuertes como para que una persona sacrificara todo lo que tuviera. Durante miles de años, sólo tres o cuatro ejemplos han demostrado su veracidad y han sido registrados en la historia. Sin excepción, todos tenían el mismo objetivo: tomar venganza.

Wei WuXian se negaba a aceptarlo.

¿Por qué se encontraría en la categoría de «espíritus extremadamente malvados»?

Aunque su reputación no era excelente y había muerto de una forma horrible, no atormentaba a los vivos ni buscaba venganza. Podría jurar que no había fantasma errante tan inofensivo como él.

La complicación radicaba en que, tan pronto el espíritu maligno se apoderaba del cuerpo del invocador, el contrato quedaba sellado por defecto. Debía cumplir el deseo, o la maldición provocará una reacción violenta. El espíritu en posesión del cuerpo será aniquilado por completo, ¡para nunca volver a nacer!

Wei WuXian levantó sus manos para descubrir que, como era de esperar, ambas muñecas estaban entrecruzadas con múltiples cortes. Procedió a quitarse su cinturón, y descubrió que las áreas de su pecho y estómago estaban cubiertas con lo que parecían ser laceraciones hechas con algo afilado. Aunque el sangrado había parado, él sabía que éstas no heridas normales. Si no cumplía con el deseo del dueño original del cuerpo, las heridas no sanarían, por el contrario, empeorarían a medida que el tiempo transcurriera, y si pasaba el tiempo límite, tanto su alma como el cuerpo se destrozarían.

¿Cómo puede pasarme esto?

Era lo que repetía como un cántico en su corazón mientras confirmaba su situación varias veces. Finalmente pudo levantarse erguido contra la pared.

A pesar de que la casa era grande en tamaño, estaba vacía y en mal estado, con sábanas y cobijas que parecían no haber sido cambiadas en mucho tiempo. Había una canasta de bambú en una esquina. Se suponía que era para botar basura, pero, habiendo sido pateada previamente, todos los restos cayeron al suelo. Wei WuXian comenzó a observar con detenimiento el lugar y recogió una hoja de papel arrugada. La abrió y se sorprendió al verla repleta de palabras, tras lo que apresuradamente recogió todo el papel en la habitación.

Las palabras debían haber sido escritas por el dueño del cuerpo para desahogarse cuando se sentía estresado. Algunas oraciones eran incoherentes e inconexas; ansiedad saltaba a la vista con tan sólo ver la escritura distorsionada. Wei WuXian revisó todas y cada una de las hojas y comenzó a notar que algo no estaba bien.

Hizo algunas conjeturas y a grandes rasgos comprendió el estado de las cosas.

Resultaba ser que el dueño de este cuerpo se llamaba Mo XuanYu y se encontraba en la aldea Mo.

Su abuelo era de una familia adinerada de la zona, la cual era pequeña en números, y, a pesar de haberlo intentado, sólo pudo tener dos hijas. Sus nombres no se mencionaban, pero la mayor era la hija de la esposa principal, la cual buscaba hombre con el que casarse; mientras que la menor era la hija de una sirvienta. La familia Mo originalmente quería entregar a ésta última a alguien, pero una aventura le esperaba. Cuando tenía dieciséis años, el líder de una conocida familia de cultivadores pasaba por la zona, y se enamoró de ella a primera vista.

Todo el mundo admiraba a los cultivadores. A ojos de la gente común, sus familias estaban bendecidas por Dios, siendo éstas misteriosas y nobles a la vez. Al principio, las personas de la aldea observaban la situación con desprecio, pero como el líder del clan con frecuencia les ayudaba, la familia Mo comenzó a recibir muchas ventajas. Y así, la dirección de las discusiones cambió.

Mientras la familia Mo se enorgullecía de las circunstancias, todos los demás envidiaban esta oportunidad. Entonces, la segunda dama Mo dio a luz un hijo para el líder: Mo XianYu.

Pero no tuvo su posición por mucho tiempo, ya que el líder del clan sólo se había involucrado con ella para experimentar algo nuevo, y se cansó con el paso de algunos años. Después que Mo XianYu cumplió cuatro años, su padre nunca más volvió.

Gradualmente, las opiniones de la gente del pueblo cambiaron de nuevo. El desdén y desprecio originales volvieron, junto con una lástima despectiva.

La segunda dama Mo no quiso aceptarlo; ella creía con firmeza que el líder del clan no haría oídos sordos a su propio hijo. Efectivamente, cuanto Mo XianYu cumplió catorce años, su padre se lo llevó de regreso.

La segunda dama puso su nariz en alto otra vez, y le dijo a todos que su hijo seguramente se convertiría en un inmortal [2] tan rápido como pudiera, trayéndole gloria a sus ancestros.

Sin embargo, antes de que Mo XianYu pudiera alcanzar el éxito como cultivador y heredar la posición de su padre, fue enviado de vuelta.

Además de eso, le regresaron con vergüenza.

Mo XuanYu era homosexual, y tuvo el descaro de acosor a los otros discípulos. El escándalo fue hecho público y, como tenía pocos logros en términos de cultivación, no había razones para que permaneciera en el clan.

Para añadir sal a la herida [3],  aparte del suceso en sí, cuando Mo XuanYu regresó, con frecuencia se comportaba de manera alocada, como si la vida lo hubiera dejado.

A la historia poco le faltaba para ser demasiado compleja como para ponerla en palabras. Las cejas de Wei WuXian se crisparon.

No sólo era un lunático, era un lunático homosexual.

Esa explicaba por qué llevaba puesto suficiente polvo y rouge [4] como para hacerlo lucir como un fantasma ahorcado, y también el por qué a nadie le sorprendió ver la enorme formación mágica sangrienta en el suelo. Incluso si Mo XuanYu pintara toda la habitación de rojo sangre, desde los azulejos en el suelo hasta las paredes y el techo, los demás no se sorprenderían demasiado. Después de todo, ¡todos sabían que tenía suelto un tornillo!

Después de regresar a casa abatido, fue bombardeado con ridículo. Parecía no haber redención para su situación, y la segunda dama Mo, incapaz de soportar el golpe, murió asfixiada poco tiempo después debido al trauma.

En ese momento, el abuelo de Mo XuanYu ya había fallecido. La primera dama Mo estaba a cargo de la familia, pero desde una joven edad había sido incapaz de soportar a su hermana menor y a su hijo.

Ella tenía un solo hijo, Mo ZiYuan, quien resultó ser la persona que saqueó el lugar antes. Cuando Mo XuanYu iba a ser llevado por su padre, la primera dama estaba celosa y buscaba labrar hasta la más mínima relación con el clan de cultivación. Esperaba que el mensajero también se llevara a Mo ZiYuan a cultivar.

Por supuesto, fue rechazada, o más bien, ignorada.

Este ciertamente no era un caso de venta de repollo. Uno no podía regatear, mucho menos comprar uno y obtener otro gratis.

Extrañamente confiada, esta familia pensaba que Mo ZiYuan tenía potencial y talento. Creían que, si en aquel entonces él hubiese sido enviado en su lugar, se habría ganado el respeto del clan, a diferencia de su decepcionante primo. A pesar de que cuando Mo XuanYu se fue Mo ZiYuan aún era joven, tonterías como estas le fueron constantemente inculcadas, y él creyó en ellas de todo corazón.

Cada dos o tres buscaría a Mo XuanYu y lo humillaría, maldiciéndolo por haberle robado su carrera en el mundo de cultivo. Al mismo tiempo, tenía gran interés en talismanes, elixirs y herramientas mágicas, considerándolas todas sus posesiones y haciendo con ellas lo que quisiera.

Aunque Mo XuanYu con frecuencia entraba y salía de su estado de locura, entendía que otros lo degradaban. Lo toleraba, pero Mo ZiYuan intensificó su comportamiento, casi vaciando su habitación. Su paciencia finalmente se agotó y se quejó con sus tíos, lo que llevó a la conmoción de esta mañana.

Las palabras en el papel eran pequeñas y compactas, lo cual lastimó los ojos de Wei WuXian.

¿Qué tan jodida es la vida de esta persona?, pensó para sí mismo.

Con razón Mo XuanYu estaría dispuesto a usar una técnica prohibida para sacrificar su cuerpo y pedirle a espíritus malignos que se vengaran en su lugar.

El dolo de sus ojos pasó a su cabeza. Supuestamente, para usar esta técnica prohibida, el invocador cantaría su deseo en silencio. Como el espíritu convocado, Wei WuXian debió haber sido capaz de escuchar sus requisitos específicos.

Sin embargo, era probable que Mo XuanYu copiara extractos incompletos de la técnica de alguna parte y se saltara este paso. Aunque Wei WuXian suponía que deseaba vengarse de la familia Mo, ¿cómo debía hacerlo? ¿Hasta qué punto? ¿Sería suficiente con recuperar los objetos que le fueron arrebatados? ¿Debía más bien golpear a toda la familia?

O… ¿debería acabar con todos?

Lo más probable es que fuera la última opción. Después de todo, cualquiera que pusiera pie en el mundo de la cultivación sabría cuáles son las frases más usadas para describirlo —ingrato, excéntrico, desleal a su familia, no tolerado por los Cielos, y otros términos espectaculares—. ¿Había alguien más «malvado» que él? Si Mo XuanYu se atrevió a invocarlo a él específicamente, lo más probable era que el deseo no fuera fácil de cumplir.

Wei WuXian no pudo evitar decir:

—Te equivocaste de persona…


[1] Fantasma ahorcado: son los fantasmas de persona quienes han muerto ahorcados por diversas razones (suicidio, ejecución, accidente), y éstos usualmente se ilustran con largas lenguas rojas colgando de sus bocas.

[2] Personas que se vuelven inmortales a través del camino de la cultivación.

[3] En realidad se trata de un proverbio chino que literalmente se traduciría como: añadir escarcha a la nieve.

[4] Rouge es rojo en francés, razón por la cual también se usa para referirse al colorete o al pintalabios

Nota: El fanart no nos pertenece. En caso de conocer el nombre del artista responsable, por favor, hacérnoslo saber para darle su merecido crédito. Gracias~.

| Índice |

One thought on “El Fundador del Diabolismo – Capítulo 1: Reencarnación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *