El Fundador del Diabolismo – Capítulo 10: Refinamiento (1)

Traducido por Shiro

Editado por Sharon


La residencia de la secta Gusu Lan estaba ubicada en una remota montaña en las afueras de la ciudad Gusu.

Neblina constantemente envolvía las blancas paredes y los negros techos de las edificaciones, las cuales se extendían a lo largo del pintoresco jardín del pabellón junto al agua, como si fuera un océano de nubes en el reino inmortal. Al amanecer, los primeros rayos del sol de la mañana brillaban a través de las esponjosas nubes niebla que iban a la deriva en el firmamento, completando su nombre a la perfección: Descanso en las Nubes [1].

En un lugar tan tranquilo, el corazón estaría igual de calmado que las aguas inmóviles. Sólo se escuchaban vibrar en el aire los ecos del campanario. Aunque era incomparable a un templo sagrado, las frías montañas seguían transmitiendo un solitario aire Zen.

No obstante, el ambiente se vio repentinamente arruinado por una largo lamento, el cual provocó que los discípulos que estaban entrenando o haciendo sus lecturas matutinas [2] sintieran un escalofrío recorrerles la espalda. Ninguno pudo evitar mirar en dirección a la entrada principal, de donde  provino el sonido.

Wei WuXian estaba llorando frente a la entrada, aferrándose a su burro.

—¡Deja de llorar! Tú mismo dijiste que te gustaba HanGuang-Jun, así que ¿por qué lloras ahora que te ha traído con él? —le dijo Lan JingYi.

Wei WuXian hizo una cara larga.

No había vuelto a tener oportunidad de invocar a Wen Ning después de la noche en la montaña Dafan. Tampoco pudo averiguar por qué estaba inconsciente ni por qué se encontraba aún en este mundo, antes de ser llevado por Lan WangJi.

Cuando era joven, había venido a estudiar en la secta Gusu Lan durante tres meses junto con los discípulos de otros clanes, por lo que había experimentado la atmósfera insípida y aburrida del lugar en persona. De hecho, todavía se estremecía al pensar en las tres mil reglas de la secta que se apiñaban en el Muro de la Disciplina. A medida que era empujado montaña arriba, pasó de nuevo frente a la pared de piedra y vio que mil reglas más habían sido talladas. Ahora, habían más de cuatro mil. ¡Cuatro mil!

—¡Vale, vale! Deja de hacer un escándalo. El ruido está prohibido en el Descanso en las Nubes.

¡Estaba siendo ruidoso precisamente porque no quería entrar!

Si era arrastrado dentro, sería extremadamente difícil salir de nuevo. En aquel entonces, cuando vino a estudiar, a todos los discípulos les fue entregado una ficha de jade con la que un persona podía entrar y salir libremente, de lo contrario, no podrían atravesar la barrera protectora que rodeaba el lugar. Después de diez años, la seguridad podía haber mejorado, en lugar de haberse relajado.

Lan WangJi se encontraba de pie tranquilo frente a la entrada, haciendo oídos sordos a sus quejas mientras lo miraba la escena con una expresión indiferente. Cuando la voz de Wei WuXian se calmó un poco, dijo:

—Déjenlo llorar. Cuando se canse, tráiganlo adentro.

Wei WuXian abrazó al burro y lloró aún más fuerte, golpeando su cabeza contra él.

¡Cuán desafortunado! Pensó que con un azote de Zidian, todos sus dudas quedarían despejadas, En ese momento, se sintió satisfecho consigo mismo y, con su boca llena de palabras burlonas, casualmente le dijo a Lan WangJi algunos comentarios repulsivos. Sin embargo, ¿quién se imaginaría que no reaccionaría como siempre? ¿Qué estaba pasando? ¿Era posible que, después de tantos años, su nivel de cultivación hubiese aumentado a costa de volverse más intolerante?

—Me atraen los hombres, y con tantos jóvenes hermosos en su secta no creo que pueda controlarme.

—Joven maestro Mo, fue por su propio bien que HanGuang-Jun lo trajo aquí. Si usted no venía con nosotros, el líder de secta Yunmeng Jiang no habría estado dispuesto a dejar ir el asunto. Durante estos años, ha atrapado a un sinnúmero de personas que ha llevado al Embarcadero de Loto [3], y ninguna de ellas pudo volver a salir —trató de razonar Lan SiZhui.

—Así es. Tú has visto los métodos del líder de secta Yunmeng Jiang, ¿no es así? Son bastante crueles… —Lan JingYi hizo un pausa, recordando la regla que establecía que hablar a espaldas de otros estaba prohibido, tras lo que le dirigió una mirada furtiva a Lan WangJi. Al ver que éste no parecía tener intenciones de castigarlo, se envalentonó y continuó diciendo—: Todo se debe a esa tendencia poco saludable que el Patriarca de Yiling inició. Hay tantas personas que lo copian y cultivan ese estúpido método. Siendo el líder de secta Yunmeng Jiang tan suspicaz de todo el mundo, ¿acaso le es posible atraparlos a todos? Sólo mírate a ti y a tus habilidades con la flauta… Heh.

La manera en la que finalizó su discurso contenía más palabras de las que pudo haber tenido cualquier otra descripción. Wei WuXian sintió la necesidad de defenderse a sí mismo.

—Bueno, la verdad, puede que no me creas, pero generalmente toco la flauta bastante bien…

Antes de terminar de enunciar su defensa, algunos cultivadores vestidos de blanco salieron por la puerta.

Cada uno vestía el uniforme de la secta Gusu Lan, el cual consistía de una túnica simple ondeante blanca como la nieve. El hombre que iba al frente era alto y delgado, y de su cintura colgaba un xiao [4] hecho de jade blanco, además de su espada. Cuando Lan WangJi los vio, inclinó ligeramente su cabeza mostrando respeto, y la persona hizo lo mismo. Entonces miró a Wei WuXian y sonrió.

—WangJi nunca trae invitados a casa. ¿Este es…?

En el momento en que el hombre se paró frente a Lan WangJi, fue como ver un espejo. Sin embargo, el color de ojos de Lan WangJi era extremadamente caro, como si de vidrio de color se tratara, mientras que los del otro eran de un tono más oscuro y gentil.

Este era Lan Huan, el líder de la secta Gusu Lan: ZeWu-Jun, Lan XiChen [5].

Cada lugar daba origen a la misma clase de personas. La secta Gusu Lan siempre había sido conocida por nutrir a muchos hombres apuestos, especialmente a los Dos Jades [6] de la generación actual del clan. Aunque éstos no eran gemelos, lucían extremadamente similares, lo cual dificultaba el discernir cuál era el mayor.

No obstante, aunque sus apariencias eran semejantes, sus personalidades no lo eran. Lan XiChen era gentil y benevolente, mientras que Lan WangJi era frío y estricto al extremo, manteniendo distancia con todos y no siendo para nada amigable. Esta era la razón por la cual, en la lista de los jóvenes maestros más atractivos en el mundo del cultivo, ambos ocupaban el primer y segundo lugar respectivamente.

Lan XiChen demostró ser digno de ser el líder de un secta. Incluso al ver a Wei WuXian abrazando a un burro, no se mostró afectado en lo más mínimo. Entonces él soltó al burro con una sonrisa de oreja a oreja y se le acercó. La secta Gusu Lan le daba mucha importancia al sistema de antigüedad. Si le dijera alguna de sus tonterías a Lan XiChen, con seguridad sería echado del Descanso en las Nubes. Sin embargo, cuando estaba a punto de lucirse con sus habilidades, Lan WangJi lo miró y sus labios fueron sellados de inmediato.

En ese momento Lan WangJi se giró y continuó su armoniosa conversación con Lan XiChen.

—Hermano, ¿irás a visitar a LianFang-Zun de nuevo?

—Sí, iré a negociar la siguiente Conferencia Deliberante en la Torre Jinlin —dijo con un asentimiento.

Wei WuXian era incapaz de abrir su boca, así que resignado caminó de regreso hacia el burro.

LianFang-Zun era el líder actual de la secta Lanling Jin, Jin GuangYao, el único hijo ilegítimo a quien Jin GuangShan aprobaba. Él era el tío más joven de Jin Ling, siendo medio hermano tanto del padre de Jin Ling, Jin ZiXuan, como de Mo XuanYu. No obstante, aunque ambos eran hijos ilegítimos, eran muy diferentes.

Mientras que Mo XuanYu estaba en la aldea Mo, durmiendo en el suelo y comiendo sobras, Jin GuangYao estaba sentado en el pináculo del mundo del cultivo, invocando a los vientos y controlando la lluvia [7]. Si quería hablar con Lan XiChen o iniciar una Conferencia Deliberante, podía hacerlo como quisiera. Por otra parte, no era de extrañar que los líderes de las sectas Gusu Lan y Lanling Jin se llevaran bien en términos personales, después de todo, eran hermanos jurados.

—Tío tomó y examinó lo que trajiste de la aldea Mo —le dijo Lan XiChen.

Al escuchar las palabras «aldea Mo», Wei WuXian comenzó a prestar atención de inmediato. Inesperadamente, sintió sus labios separarse. Lan XiChen había liberado su silencio.

—No es frecuente que traigas a alguien a casa y que estés de tan buen humor. Debes tratar a tu invitado con cortesía, no de este modo.

¿De buen humor?

Wei WuXian miró atentamente el rostro de Lan WangJi.

—Tráiganlo adentro —dijo Lan WangJi después de ver a Lan XiChen partir.

Entonces, Wei WuXian fue, de hecho, arrastrado al lugar donde había jurado no poner pie de nuevo.

En el pasado, sólo cultivadores distinguidos habían venido a visitar la secta Gusu Lan, y nunca nadie había visto antes a un invitado como él. Los jóvenes lo rodearon, interesados por este giro inusual de eventos. De no ser por las reglas tan estrictas de la secta, sin duda alguna se escucharían risas a lo largo del camino.

—HanGuang-Jun, ¿adonde deberíamos arrastrarlo? —preguntó Lan JingYi.

—Al Jingshi [8] —respondió el mencionado.

—¡¿El Jingshi?!

Wei WuXian no sabía lo que estaba ocurriendo. El resto se miró entre ellos, temerosos de hacer un sonido.

Era el dormitorio y estudio de HanGuang-jun, al cual no había invitado a nadie adentro…

El mobiliario en el Jingshi era extremadamente simplista, sin pertenencias innecesarias. En la partición de acordeón, había una pintura de nubes a la deriva, flotando y transformándose con pinceladas finas, frente a la cual había una mesa de guqin [9] horizontalmente. Encima de la base de incienso de tres patas en la esquina había un sahumerio ahuecado hecho de jade blanco, el cual emitía humo suave e ininterrumpido, llenando toda la habitación el gélido aroma a sándalo.

Lan WangJi fue a ver a su tío para discutir asuntos serios, mientras que Wei WuXian fue empujado a la habitación. Justo después de que el primero se fuera, él también salió. Caminando por el Descanso en las Nubes descubrió que, como se había imaginado, sin la ficha de jade para el tránsito aunque escalara las blancas paredes de varios metros de altura, sería repelido de inmediato por la barrera, atrayendo la atención de todos los patrulleros cercanos a la vez.

Wei WuXian sólo podía regresar al Jingshi.

Nunca se había preocupado realmente por nada, sin importar con lo que se encontrara. Caminó alrededor del Jingshi con los brazos a su espalda, creyendo que tarde o temprano encontraría una solución. El refrescante aroma a sándalo era helado y puro. Aunque no era sentimental, tenía su propia manera de estremecer las fibras del corazón. Sin nada que hacer, comenzó a pensar en cosas aleatorias.

Lan Zhan solía oler así. Sus ropas probablemente se impregnaban de la fragancia cuando practicaba el guqin o meditaba aquí.

Después de pensar esto, no pudo evitar acercarse a la base de incienso en la esquina. Con este movimiento, se dio cuenta de que, bajo su pie, una pieza de madera era significativamente diferente a las otras. Debido a la curiosidad, se agachó y comenzó a golpearla aquí y allá. En su vida pasada, cavó fosas, excavó tumbas, y encontró hoyos en el suelo un sinnúmero de veces. Después de unos momentos, giró una pieza de madera.

Encontrar un espacio secreto en la habitación de Lan WangJi ya era suficiente sorpresa para Wei WuXian. Sin embargo, después de ver lo que estaba escondido, estaba aún más sorprendido.

Después de abrir el espacio al voltear la tabla de madera, un dulce aroma inundó el aire, aunque al inicio pasaba desapercibido cuando se mezclaba con el de sándalo. Siete u ocho jarras abarrotaban una cuadrada y pequeña bodega.

Ciertamente, Lan WangJi había cambiado. ¡Incluso comenzó a esconder licor!

El licor estaba prohibido en el Descanso en las Nubes. Debido a esto, tuvieron una pequeña pelea cuando se conocieron. Lan WangJi terminó derramando una jarra de Sonrisa del Emperador, la cual él había traído de la ciudad de Gusu.

Después de regresar a Yunmeng, Wei WuXian nunca volvió a tener la oportunidad de beber Sonrisa del Emperador, hecho exclusivamente por los expertos de Gusu. Había pensado en esto durante toda su vida, siempre diciéndose a sí mismo que regresaría a probarlo alguna vez. Pero la oportunidad nunca se presentó.

No había nada más escondido aparte del licor, el cual ni siquiera necesitaba abrir y probar; sólo por el olor sabía que era Sonrisa del Emperador. Nunca hubiera pensado que encontraría una bóveda en donde una persona tan escrupulosa y abstinente como Lan WangJi, escondería licor en su habitación.

El karma de verdad se superó con esta reencarnación.

Para cuando Wei WuXian exclamó acerca del asunto, ya se había terminado una jarra. Tenía alta tolerancia al alcohol y le encantaba beber. Al final llegó a la conclusión de que Lan WangJi aún le debía una jarra de Sonrisa del Emperador y siendo hora ya de recolectar sus intereses, se bebió otra. Justo cuando estaba comenzando a marearse, un pensamiento repentinamente cruzó su mente. ¿Qué tan difícil era obtener una ficha de jade? En el Descanso en las Nubes había un frío manantial conocido por sus milagrosos efectos para uso de los cultivadores hombres. Se decía que era capaz calmar al corazón, esclarecer la mente, apagar el fuego [10], y así sucesivamente. Cuando alguien iba al manantial, debía quitarse la ropa. Entonces, desnudos, no habría dónde colocarla salvo sostenerla con la boca, lo cual estaba fuera de discusión.

Entonces aplaudió y terminó el último trago de la jarra. Después de buscar, se dio cuenta que no había dónde tirarlas, así que las llenó con agua limpia y selló las tapas de nuevo, metiéndolas de vuelta en su lugar y cerrando la tabla de madera. Con esto hecho, se aventuró fuera para encontrar la ficha de jade.

Aunque el Descanso en las Nubes había sido quemado antes de que se llevara a cabo la campaña Derribando al Sol, las estructuras que reconstruyeron eran iguales a las originales. Wei WuXian caminó a través de los senderos que su memoria le indicaba, y pronto encontró el manantial, situado en un silencioso y oscuro lugar.

El discípulo encargado de custodiar el manantial estaba bastante alejado. Las cultivadoras mujeres se encontraba en otro cuadrante del Descanso en las Nubes y no venían aquí. De todos modos, nadie en la secta Gusu Lan haría algo tan insolente como venir al manantial para ver a otros bañarse. Por lo tanto, la seguridad no era para nada estricta y era muy fácil de evadir, permitiéndole a Wei WuXian ir y avergonzarse a sí mismo. Y, coincidencialmente, había un juego de prendas blancas encima de las piedras que le hacían juego detrás del eupatorio [11], lo cual significaba que había alguien más.

El juego de prendas blancas estaba doblado de forma extremadamente pulcra, casi haciendo que se les erizara la piel a las personas. Se veía como un pedazo de tofu blanco; incluso la cinta de la cabeza estaba doblada sin arruga alguna. Extendiendo su mano para comenzar a buscar la ficha de jade de tránsito, Wei WuXian se sentía casi reacio a estropearlo. Al pisar los eupatorios, si mirada pasó por el manantial y de repente se detuvo.

El agua del manantial era helada. A diferencia de las aguas termales, no había vapor que obstaculizara la vista, por lo que le fue posible ver la mitad superior de la persona en el manantial que se encontraba de espaldas a él.

El hombre era bastante alto. Su piel era blanca, y su cabello negro estaba mojado y reunido a un lado. Las líneas que delineaban su cintura y espalda eran suaves y gráciles pero fuertes. En términos más simples, era una belleza.

Sin embargo, Wei WuXian no se encontraba aturdido e incapaz de apartar su mirada debido a eso. Sin importar lo hermoso que fuera, a él no le atraerían los hombres. En realidad, era lo que había en su espalda lo que impedía que apartara la mirada.

Había docenas de cicatrices que se intersectaban.

Eran las cicatrices que dejaba un látigo disciplinario. En las diferentes sectas, había látigos disciplinarios para castigar a los discípulos de esa secta que cometían errores significativos. Después de la tortura, las cicatrices jamás desaparecerían. Aunque a él nunca lo habían golpeado con uno, a Jiang Cheng sí. Incluso después de intentarlo desesperadamente, no pudo hacer desaparecer la huella deshonrosa ni un poquito. Esta era la razón por la que él nunca olvidaría cicatrices como éstas.

Usualmente, uno o dos azotes sería castigo suficiente para que el portador lo recuerde durante toda su vida, y nunca cometa el mismo error de nuevo. La cantidad de cicatrices en la espalda de esta persona sumaban al menos treinta. ¿Qué clase de monstruoso crimen había cometido para haber sido azotado tantas veces? Si fue un crimen tan atroz, ¿por qué no lo mataron?

En ese momento, el hombre en el manantial se giró. Debajo de su clavícula y cerca de su corazón, tenía la clara marca de un sello. Al verlo, el estupefacción de Wei WuXian llegó a su clímax.


[1] Descanso en las Nubes: el nombre de la secta de Gusu Lan viene de la última frase de un poema de Jin Dao.

[2] Lecturas matutinas: una práctica común en china es que los estudiantes lean en voz alta durante la clase de la mañana porque les ayuda a memorizar mejor los pasajes o enseñanzas.

[3] Muelle de Loto: los detalles de este lugar serán explicados luego. Sin embargo, este nombre también se originó de un poema. El autor es el famoso poeta Wang Wei.

[4] Xiao: esta es una flauta vertical.

[5] Lan Huan/ZeWu-Jun/Lan XiChen: Lan Huan es su nombre de nacimiento, Lan XiChen es su nombre ordinario y ZeWu-Jun es su «nombre alternativo» o «hao». En caso de que alguien lo haya olvidado, el hao es un nombre escogido y otorgado por uno mismo.

[6] Dos jades: este término se refiere a dos personas que son especialmente buenas en algo equitativamente.

[7] Invocando a los vientos y controlando la lluvia: este proverbio se usa para indicar que es muy poderoso y que puede hacer lo que quiera.

[8] Jingshi: esto se traduce literalmente como «cuarto silencioso».

[9] Guqing: este el nombre del tipo de cítara que Lan WangJi toca.

[10] Apagar el fuego: el término exacto aquí usado es «apagar el fuego maligno». Wei WuXian podría estarse refiriendo a la medicina china o podría estar haciendo una insinuación.

[11] Eupatorio: ese es de los nombres por el que se le conoce comúnmente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *