El Fundador del Diabolismo – Capítulo 15: Refinamiento (6)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Para defenderse si ese viejo o Lan WangJi venían a sacarlo de su cama en medio de la noche, Wei WuXian durmió mientras se aferraba a su espada. Sin embargo, la noche transcurrió sin problemas. En el segundo día, Nie HuaiSang se acercó a él con una expresión de alegría:

—Wei-xiong, realmente tienes un golpe de suerte. El viejo fue a la Conferencia de debate de nuestra secta anoche, ¡así que no tenemos clases durante unos días!

¡Ahora que el viejo ya no está, el joven puede ser atendido fácilmente! 

Wei WuXian se levantó rápido, radiante mientras se ponía las botas.

—Un golpe de suerte, de hecho, casi como si el cielo me estuviera bendiciendo con sus nubes.

Jiang Cheng se paró a un lado, limpiando con cuidado su espada, y arrojó agua fría sobre esta noción.

—Cuando regrese, todavía recibirás tu castigo.

—¿Por qué una persona viva se preocuparía por lo que sucede después de su muerte? Viviré libremente el mayor tiempo posible. Vámonos. Me niego a creer que no puedo encontrar faisanes en esta montaña de la secta Gusu Lan —respondió Wei WuXian.

Los tres caminaron juntos, pasando por la sala de recepción de Descanso en las Nubes. De repente, Wei WuXian se detuvo en seco y exclamó:

—Hay dos anticua… ¡Dos Lan Zhan!

Algunas personas salieron de la habitación. Los dos jóvenes en el frente parecían tallados en hielo y jade, ambos vestían las mismas túnicas blancas como la nieve, y tenían borlas de espada que se balanceaban en la brisa, junto con cintas en sus ropas. Las únicas diferencias eran sus ambientes y expresiones faciales. Wei WuXian pudo decir de inmediato que, si el que tenía una cara severa era Lan WangJi, el gentil debía ser el otro Jade del clan Lan: ZeWu-Jun, Lan XiChen.

Cuando Lan WangJi vio a Wei WuXian, frunció el ceño y lo fulminó con la mirada casi como “ceñudo”. Como si estuviera contaminado si mirara un momento más, apartó la mirada y miró a lo lejos. Por otro lado, Lan XiChen sonrió.

—¿Y tú eres…?

—Jiang WanYin de Yunmeng —saludó él con respeto.

—Wei WuXian de Yunmeng —lo siguió.

Lan XiChen le devolvió el saludo. Nie HuaiSang susurró en el volumen de un mosquito,

—Hermano XiChen.

El joven se volvió hacia él.

—HuaiSang, hace un tiempo, cuando regresaba de Qinghe, tu hermano preguntó por tus estudios. ¿Cómo estás? ¿Este año podrás pasar?

—En general, sí… —respondió este. Parecía un pepino marchito, mirando a Wei WuXian de una manera impotente.

—ZeWu-Jun, ¿por qué vais a salir? —preguntó Wei WuXian con una sonrisa.

—Para exterminar a un ghoul de agua. Nos faltaban manos, así que volví a buscar a WangJi —dijo Lan XiChen.

—Hermano, no necesitamos entablar una pequeña conversación. Este asunto no permite demoras; es hora de que nos vayamos —habló Lan WangJi con frialdad.

—Espera, espera, espera. Sé cómo atrapar ghouls de agua. ZeWu-Jun, ¿por qué no nos llevas contigo? —se apresuró a decir Wei WuXian.

Lan XiChen sonrió sin palabras.

—Está en contra de las reglas —dijo Lan WangJi.

—¿Cómo va en contra de las reglas? Solíamos atrapar ghouls de agua todo el tiempo en Yunmeng. Además, no tenemos clases estos días de todos modos —espetó Wei Wu Xian.

Yunmeng abundaba en lagos y agua, por lo que estaba lleno de demonios de agua. Era cierto que la gente de la secta Yunmeng Jiang era experta en esto, y Jiang Cheng también quería compensar la cara que la secta Yunmeng Jiang perdió durante su estancia en la secta Gusu Lan.

—Eso es correcto. ZeWu-Jun, definitivamente sería de ayuda.

—No es necesario. La secta Gusu Lan también es…

Antes de que Lan WangJi terminara de hablar, Lan XiChen interrumpió con una sonrisa.

—Claro, entonces. Muchas gracias por la ayuda. Haced algunos preparativos, y podemos partir juntos. HuaiSang, ¿vienes también?

Nie HuaiSang también quería unirse, pero ver a Lan XiChen le recordó a su hermano mayor. Gritando en silencio, no se atrevió a divertirse.

—Pasaré y volveré para poder revisar… —Con este acto, esperaba que Lan XiChen le diera algunas buenas palabras para su hermano.

Wei WuXian y Jiang Cheng volvieron a sus habitaciones para prepararse.

Lan WangJi los miró por detrás, con el ceño fruncido por la confusión.

—Hermano, ¿por qué decidiste traerlos? Exterminar a los demonios no es adecuado para bromear.

—El discípulo principal y el único hijo del líder de la secta Yunmeng Jiang son bastante conocidos en Yunmeng. Es probable que sepan más que bromear —respondió Lan XiChen.

Aunque Lan WangJi no expresó su opinión, la frase “difiero” estaba escrita en toda su cara.

—Además, deseas que él también vaya, ¿no? —habló de nuevo. Lan WangJi le miró aturdido—. Solo estuve de acuerdo porque parecía que querías que el discípulo principal del líder de la secta Yunmeng Jiang te acompañara —dijo Lan XiChen.

Un silencio cayó sobre ellos, como si el aire estuviera congelado.

—No había tal cosa —respondió después de un tiempo con gran dificultad.

Quería defenderse aún más, pero Wei WuXian y Jiang Cheng ya habían agarrado sus espadas y se dirigieron hacia él, por lo que Lan WangJi tuvo que cerrar la boca. El grupo montó sus espadas [1] y partió.

El lugar donde perseguían los demonios de agua se llamaba Ciudad Caiyi, a unos diez kilómetros de Descanso en las Nubes.

La ciudad de Caiyi estaba conectada con caminos de agua. Era una red de ríos que cubrían densamente la ciudad, o viviendas a ambos lados de los senderos de agua en forma de red. Las casas tenían paredes blancas y techos grises, y los ríos estaban llenos de botes de cestas y personas. En las orillas, vendían flores, frutas, artesanías de bambú, pasteles, té y seda.

Gusu estaba en el área de Jiangnan, y todas las voces que uno podía escuchar eran suaves y gentiles. Incluso los argumentos de los barqueros de dos botes que chocaron entre sí, derramando algunos frascos de vino de arroz, sonaron como chirridos del oriole. Aunque Yunmeng tenía muchos lagos, no había muchos pueblos pequeños con tanta agua. Wei WuXian lo encontró bastante interesante. Compró dos frascos de vino de arroz y le dio uno a Jiang Cheng.

—La gente Gusu habla de una manera tan azucarada. ¿Cómo está discutiendo esto? Si vieran cómo discuten las personas de Yunmeng, podrían tener miedo a la muerte… ¿Por qué me miras, Lan Zhan? No es que sea demasiado tacaño para comprarte algo, ¿no se les prohíbe a las personas de tu secta beber alcohol?

Habiendo permanecido solo por un corto tiempo, el grupo abordó unos diez barcos más o menos estrechos, y remaron hacia donde se reunían los ghouls de agua. Poco a poco, el número de casas en las orillas disminuyó, y el camino del río también se volvió más tranquilo. Wei WuXian y Jiang Cheng tenían cada uno un bote, compitiendo por quién podía remar más rápido mientras escuchaban eventos en el área que concernían a los ghouls.

Este camino de agua conducía a un gran lago delante de ellos, llamado lago Biling. La ciudad de Caiyi no había sido perseguida por ghouls de agua desde hace decenas de años, sin embargo, durante los últimos meses, la gente había comenzado a caer en este camino y en el lago. Los barcos que transportaban mercancías también se hundieron sin ningún motivo. Hace unos días, Lan XiChen lanzó algunas redes sobre esta área. Esperaba atrapar uno o dos ghouls de agua, pero en lugar de eso obtuvo una docena. Limpió los cadáveres y los llevó a una parte cercana de la ciudad, solo para descubrir que algunos cadáveres no eran familiares para ninguna de las personas locales, y permanecieron sin reclamar. Ayer, volvió a configurar la formación neta, y atrapó bastantes de nuevo.

—No parece que los cadáveres se hayan ahogado en otro lugar y hayan flotado aquí tampoco. Los demonios acuáticos son exigentes con su área. La mayoría de las veces, el único lugar en el que se establecen es el lugar donde se ahogaron, y generalmente no se van de allí —dijo Wei WuXian.

Lan XiChen asintió.

—Eso es correcto. Por eso pensé que no era un asunto trivial, y le pedí a WangJi que viniera, en caso de que ocurriera algo.

—ZeWu-Jun, los ghouls de agua son realmente inteligentes. Si usamos los botes y nos tomamos nuestro tiempo así, ¿no es posible que se escondan bajo el agua y no salgan? ¿No tendremos que seguir buscando para siempre? ¿Qué pasa si no podemos encontrarlos? —preguntó Wei WuXian.

—Esperaremos hasta encontrarlos. Después de todo, hacemos lo que debemos —respondió Lan WangJi.

—¿Simplemente usando redes?

—Eso es correcto. ¿La secta Yunmeng Jiang tiene otros métodos? —intervino Lan XiChen.

Wei WuXian sonrió pero no respondió. Por supuesto, la secta Yunmeng Jiang también usaba redes. Pero, como era un buen nadador, siempre había saltado al río y arrastrado a los ghouls de agua. Sin embargo, este método era demasiado peligroso; definitivamente no podía hacerlo frente a la gente de la secta Gusu Lan. Si viajaba a los oídos de Lan QiRen, enfrentaría otra regañina, por lo que cambió el tema.

—Sería genial si hubiera algo que pueda atraer a los ghouls de agua como un cebo de pesca. O algo que pueda señalar sus direcciones, como una brújula.

—Mira hacia el agua y concéntrate en encontrarlos. Estás dejando volar tu imaginación de nuevo —dijo Jiang Cheng.

—¡Cultivar y montar espadas también solía ser solo imaginación!

Mientras miraba hacia abajo, pudo ver el fondo del bote en el que estaba Lan WangJi. Una idea cruzó por su cabeza y gritó:

—¡Lan Zhan, mírame!

Por el momento, Lan WangJi estaba vigilando con atención. Cuando escuchó las palabras, levantó la vista, solo para ver la paleta de bambú de Wei WuXian barrer un chorro de agua y golpearla hacia él. Con un golpecito en su pie, Lan WangJi saltó ligeramente a otro bote, esquivando. Estaba bastante enfadado, pensando para sí mismo que, como pensaba, Wei WuXian estaba aquí para perder el tiempo.

¡Patético!

Sin embargo, Wei WuXian pateó el costado del bote en el que estaba parado y lo volcó usando la paleta de bambú. En el fondo había tres ghouls de agua con caras hinchadas y piel cenicienta, aferrados con firmeza a las tablas de madera.

Un discípulo que estaba cerca de inmediato suprimió a los tres.

—Joven Maestro Wei, ¿cómo sabías que estaban debajo de los botes? —dijo Lan XiChen son una sonrisa.

Wei WuXian llamó a un costado del bote.

—¡Simple! El desplazamiento del agua estaba mal. Era la única persona que estaba parada en el bote, sin embargo, el desplazamiento era mayor que el de los botes que transportaban a dos personas. Debe haber algo en el fondo.

—Tienes experiencia —lo elogió Lan XiChen.

La paleta de Wei WuXian se deslizó ligeramente por el agua, y la velocidad del bote aceleró, de modo que estaba justo al lado del bote de Lan WangJi.

—Lan Zhan, no te salpiqué a propósito. Los ghouls de agua son realmente inteligentes. Si lo dijera en voz alta, lo habrían escuchado y se habrían escapado. Oye, no me ignores. ¿Por qué no me miras, segundo joven maestro Lan?

Lan WangJi finalmente condescendió y lo miró.

—¿Por qué viniste?

—Estoy aquí para disculparme contigo. Anoche fue mi culpa. Estaba equivocado —dijo Wei WuXian con sinceridad.

El semblante de Lan WangJi era ligeramente oscuro, quizás porque aún no olvidaba cómo Wei WuXian se “disculpó” con él.

—¿Por qué te ves tan triste? No te preocupes Hoy estoy realmente aquí para ayudar —preguntó, aunque sabía la respuesta.

—¡Si quieres ayudar, deja de parlotear y ven aquí! —gritó Jiang Cheng, sin poder ver la escena por más tiempo.

—¡La red se movió! —gritó un discípulo.

Efectivamente, las cuerdas de la red comenzaron a tambalearse. Wei WuXian sonrió.

—¡Está aquí, está aquí!

El cabello largo y grueso formaba velos de satén negro que se alzaban y se hinchaban alrededor de los botes. En medio de ellos, pares de manos espantosas se agarraron a los lados. Lan WangJi desenvainó su espada, Bichen, y cortó unas diez muñecas a la izquierda del bote, dejando solo palmas con los dedos cavando profundamente en la madera. Cuando estaba a punto de cortar los de la derecha, pasó una luz roja y la espada de Wei WuXian ya estaba de vuelta en su vaina.

Los extraños cambios del agua habían cesado, y la red también se quedó quieta una vez más. Aunque, hace unos momentos, la espada de Wei WuXian atacó a una velocidad extremadamente rápida, Lan WangJi ya podía decir que la espada que llevaba era de muy alta calidad.

—¿Cuál es el nombre de esta espada? —preguntó con seriedad.

—Suibian [2] —respondió Wei WuXian.

Lan WangJi lo miró fijamente. Pensando que no escuchó, lo repitió de nuevo.

—Suibian.

—Esta espada tiene un espíritu. Llamarlo como uno quiera es irrespetuoso —negó el otro hombre frunciendo el ceño. Wei WuXian dejó escapar un suspiro.

—Piensa un poco, ¿vale? No te estaba pidiendo que lo llamaras como quisieras, pero el nombre de mi espada resulta ser “Suibian”. Aquí, mira. —Mientras hablaba, le pasó la espada a Lan WangJi para que viera los carácteres escritos. Rodeado de líneas y patrones, dos palabras antiguas estaban talladas en la vaina. Era “Suibian”, de hecho.

Por unos momentos, Lan WangJi se quedó sin palabras.

Wei WuXian mostró su consideración.

—No necesitas hablar. Sé que definitivamente quieres preguntarme por qué se llama así. Todos preguntan si tiene algún significado especial. En realidad, no hay ninguno. Fue solo que, cuando el tío Jiang me dio la espada y me preguntó cómo quería llamarla, se me ocurrieron más de veinte nombres, pero no quedé satisfecho. Pensé que podía dejar que el tío Jiang le pusiera un nombre, así que respondí: “¡Lo que sea!” Pero, quién sabría que, después de que la espada fue forjada y sacada, encontraríamos estas dos palabras. El tío Jiang dijo: “Si este es el caso, ¿por qué no dejar que esta espada se llame Suibian?” Para ser honesto, este nombre tampoco es malo, ¿verdad?

—¡Ridículo! —dijo al final Lan WangJi con los dientes apretados.

Wei WuXian llevaba su espada sobre su hombro.

—Eres una persona tan aburrida. ¿No ves lo divertido que es este nombre? Es especialmente bueno para engañar a los serios como tú, y funciona cada vez.

Al mismo tiempo, desde dentro del lago, una larga sombra se lanzó alrededor del pequeño bote. Aunque Jiang Cheng terminó los ghouls de agua a su lado, todavía estaba pendiente de los que se habían perdido. Al ver la sombra, gritó de inmediato.

—¡Viene de nuevo!


[1] Los cultivadores tienen la capacidad de usar sus espadas para flotar en el aire como una forma de viajar. Usualmente usa energía espiritual y es una de las cosas que un cultivador aprende en sus primeras etapas. Simplemente se montan sobre la espada.

[2] La palabra suibian en chino significa “lo que sea”.

Maru
-_- De verdad, creo que este hombre es lo más esperpéntico que he visto nunca.

Sharon
¡Pero es parte de su encanto!

| Índice |

One thought on “El Fundador del Diabolismo – Capítulo 15: Refinamiento (6)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *