El Fundador del Diabolismo – Capítulo 25: Malicia (4)

Traducido por Shiro

Editado por Sharon


—Los detalles, por favor —le dijo Lan WangJi, sentándose. Sus educadas palabras eran casi tan poderosas como una amenaza, y Nie HuaiSang finalmente comenzó su explicación.

—HanGuang-Jun, sabes que nosotros, el clan Nie, somos diferentes de los demás clanes. Como el fundador de nuestra secta fue un carnicero, mientras que los otros clanes cultivan usando espadas, la nuestra lo hace usando sables.

Esto era sabido por todos y de ninguna manera era un secreto. Incluso el motivo de la secta Qinghe Nie era la cabeza feroz de una bestia que parecía un perro o un cerdo.

—Como nuestro método de cultivo era diferente de los de las otras sectas —continuó—, y nuestro fundador era originalmente un carnicero, el derramamiento de sangre era algo natural. Los sables de los antiguos líderes de nuestra secta estaban todos cargados de energía hostil y aura asesina. Casi todos y cada uno de nuestros líderes padecieron una muerte repentina a causa de una desviación de qi explosiva. Sus temperamentos irritables también tuvieron que ver con esto.

—Ahora —dijo Wei WuXian arqueando una ceja—, esto se está acercando a la cultivación demoníaca.

—¡Es diferente! —se defendió Nie HuaiSang con rapidez—. El cultivo demoníaco es considerado demoníaco porque usa vidas humanas, pero los sables de nuestra secta usan las vidas de las bestias y espíritus malvados. A lo largo de toda su existencia han estado asesinando tales cosas, por lo que, si no son capaces de seguir haciéndolo, causarán problemas, perturbando a la secta. El espíritu de un sable solo reconoce a una sola persona como su maestro, y no le permiten a nadie más que los empuñe. No es como si nosotros, las generaciones posteriores, podamos derretir los sables. Primero, sería una falta de respeto para con nuestros ancestros; segundo, es posible que incluso tras derretirlos nuestro problema no se solvente.

—Bastantes arrogantes, ¿eh? —comentó Wei WuXian.

—Ciertamente. Los sables que pelearon y cultivaron en conjunto con nuestros ancestros se encuentran, de hecho, en una posición llena de arrogancia.

»A medida que las generaciones continuaron, los líderes de las sectas fueron alcanzando niveles de cultivo cada vez más altos, y el problema empeoró. Eso fue así, haste que el sexto líder de la secta encontró una solución.

—¿Construir el Castillo Devora Hombres? —preguntó Wei WuXian.

—No, no. Aunque están conectados, esta solución solo surgió luego. El sexto líder de la secta construyó dos ataúdes para los sables de su padre y su abuelo, y cavó una tumba. Dentro, en lugar de tesoros valiosos, puso cientos de cadáveres que estaban a punto de transformarse [1].

Lan WangJi frunció el ceño ligeramente.

—¡HanGuang-Jun, puedo explicarlo! —soltó Nie HaiSang abruptamente—. ¡No fueron asesinados por las personas de nuestra secta! ¡Tuvimos que reunirlos de un lugar a otro! También compramos un montón a precios altos. El sexto líder de la secta dijo que, si el sable quería luchar contra seres malignos, entonces que se le dieran seres malignos contra los que pudiera luchar por siempre. Entonces, estos cadáveres que aún no se habían transformado fueron enterrados junto con ataúdes que contenían los sables, como si estos fueran bienes funerarios para los espíritus de los sables. De este modo, los espíritus de los sables evitarían la transformación de los cadáveres y, al mismo tiempo, los cadáveres calmarían el deseo y la furia de los espíritus de los sables; manteniéndose ambos a raya. Solo a través de este método pudieron las generaciones futuras encontrar la paz.

—¿Entonces por qué fue luego construido el castillo de piedra? —preguntó Wei WuXian de nuevo—. ¿Por qué enterraron a los cadáveres en las paredes? ¿Y no dijo que, de hecho, devoró a algunas personas?

—Estas preguntas son, en realidad, la misma —le contestó Nie HuaiSang—. Supongo que… podrías decir que sí devoró a algunas personas. ¡¡¡Pero no fue a propósito!!! El sexto líder de nuestra secta construyó la tumba de los sables de tal modo que parecía una tumba común, y las generaciones siguientes hicieron lo mismo que él. Pero, alrededor de cincuenta años atrás, la tumba fue excavada por unos ladrones.

Wei WuXian dejó escapar un «oh» mientras en su interior exclamaba: ¡Despertaron al león dormido!

—Al momento de construir una tumba, sin importar cuán cauteloso o discreto se sea, es imposible que todo permanezca en secreto. Los ladrones de tumbas indagaron acerca del asunto y creyeron con firmeza que había una enorme tumba de dinastías pasadas en la Cresta Mortífera. Habían planeado todo con antelación y fueron preparados. Entre el grupo de personas revoltosas, habían dos o tres que poseían verdadera habilidad, permitiéndole a la pandilla orientarse, atravesar la formación laberíntica y encontrar nuestras tumbas de sables. Habían visto suficientes personas muertas en sus vidas, así que, después de cavar un hoyo y entrar a una de las tumbas, no se asustaron con los cadáveres. Sin embargo, mientras buscaban por todas partes el oro y los tesoros, respiraron junto a los cadáveres y, peor aún, eran hombres jóvenes en la plenitud de sus vidas, llenos de energía yang. Recuerden, ¡los cadáveres en el interior estaban a punto de transformarse!

»No fue difícil imaginar lo que sucedió. Diez y tantos cadáveres se transformaron de inmediato.

»Sin embargo, estos ladrones no eran personas comunes. Con un conjunto completo de herramientas, de alguna manera lograron asesinar a los cadáveres andantes una vez más. Después de la pelea, había sangre y carne por todo el suelo. En ese momento, finalmente se dieron cuenta que la tumba era peligrosa y se prepararon para irse. Pero, antes de poder hacerlo, ¡fueron devorados!

»El número de cadáveres dentro de la tumba estaba estrictamente controlado. No había uno más ni uno menos, solo los suficientes para mantener el balance con el espíritu del sable. Habría estado bien si los ladrones solo hubiesen ocasionado la transformación de los cadáveres, ya que, una vez se fueran, el espíritu del sable anularía luego la transformación. Pero, con el caos que causaron, las cadáveres fueron todos hechos pedazos, resultando en algunos cuerpos menos de los que originalmente había. Para asegurarse de que hubiese suficientes cadáveres feroces como contraparte para el espíritu del sable, la tumba solo… solo pudo… cerrarse atrapándolos en el interior para compensar la escasez que habían ocasionado.

»Como la tumba del sable fue destruida, el líder de la secta de ese momento comenzó a pensar en diferentes métodos alternativos. Escogió otro lugar en la Cresta Mortífera y construyó una sala de sables en lugar de una tumba. De modo que de volver otros ladrones de tumbas, los cadáveres estarían ahora ocultos en las paredes.

»La sala de sables es el tan rumorado «Castillo Devora Hombres». Cuando los ladrones de tumbas vinieron a Qinghe, fingieron ser cazadores, y como nunca regresaron y tampoco dejaron cadáveres, las personas comenzaron a decir que fueron devorados por un monstruo en la cresta. Entonces, después que el castillo de piedra fue construido y antes de que se estableciera la formación laberíntica, un transeúnte se topó con él por accidente. Por suerte, el castillo fue construido sin puertas, por lo que no pudo aventurarse al interior. Pero, después de salir de la cresta, le dijo a todos que había un grupo de extrañas edificaciones blancas en la Cresta Mortífera, y que el monstruo devora hombres debía morar allí. Pensamos que sería beneficioso que los rumores se extendieran para que nadie se atreviera a acercarse a esa área, por lo que los exageramos un poco, creando así la leyenda del «Castillo Devora Hombres». ¡Pero de verdad puede devorar humanos!

Nie HuaiSang sacó un pañuelo y una piedra del tamaño de una cabeza de ajo del interior de sus mangas [2]. Usó el primero para secarse el sudor y el segundo se los ofreció.

—Ambos pueden mirar esto.

Wei WuXian tomó la piedra y, tras observarla con detenimiento, descubrió que algo blanco sobresalía de ella. Parecía… el hueso de un dedo humano. De inmediato se dio cuenta de lo que estaba sucediendo.

—Eso… —Nie HuaiSang terminó de limpiarse el sudor y continuó—: El joven maestro Jin… de alguna manera hizo una explosión que creó un agujero en la pared. El haber sido capaz de romper una pared tan gruesa quiere decir que también llevaba consigo muchas herramientas espirituales… Pero, ya va, ese no es el punto… Lo que intento decir es que el área que destruyó resultó ser la primera sala de sables que construimos en la Cresta Mortífera. En ese entonces, no se nos ocurrió usar bloques de piedra en ambos lados de la pared para luego rellenarla de tierra en el medio, evitando así que la energía yang se cuele al interior de modo que los cadáveres no se transformen con facilidad. Simplemente pusimos los cadáveres en el interior. Cuando el joven maestro Jin hizo la apertura, no se dio cuenta que en el proceso destruyó a un cadáver que estaba enterrado allí. Por esta razón después fue absorbido por las paredes del castillo, para que ocupara el lugar del cadáver que había destruído… Cada cierto tiempo, voy a la Cresta Mortífera a comprobar que todo este en orden. Hoy, cuando fui, me encontré con esto, y justo cuando recogí la piedra, un perro comenzó a perseguirme. Ah… La sala de sables, como les digo, es básicamente nuestro cementerio ancestral, de verdad…

Mientras más hablaba Nie HuaiSang, más miserable se sentía.

—La mayoría de los cultivadores saben que esta es nuestra área, por lo que nunca cazarían en Qinghe. Quién se imaginaría que…

Quién se imaginaría que él tendría tan mala suerte. Primero, el desobediente Jin Ling estaba empecinado con la Cresta Mortífera, y para más, buscando el lugar al que había apuntado el brazo fantasma, Lan WangJi y Wei WuXian vinieron también.

—HanGuang-Jun y tú… Ya les dije que no deben decirle a nadie acerca de esto. De lo contrario…

Viendo la situación agonizante en la que la secta Qinghe Nie se encontraba, si esto se hiciera público, Nie HuaiSang se convertiría en un pecador, una desgracia para sus ancestros incluso si muriera. Era natural que prefiriera ser el hazmerreír secreto de todas las sectas en lugar de centrarse en el cultivo o atreverse a afilar la hoja de su sable; ya que, si su cultivo alcanzara cierto nivel, progresivamente se tornaría más irascible y, al final, moriría con ira al igual que su hermano y sus ancestros lo hicieron. Incluso tras su muerte, su sable acosaría a los vivos y perturbaría la paz de toda la secta. Si era así, ser una persona inútil resultaba más atractivo.

Parecía un problema irresoluble. Esta situación se mantuvo desde el fundador del clan Nie, ¿significaba esto que las generaciones futuras tendrían que negar el camino que su fundador forjó? Todas las sectas de cultivo eran hábiles en diferentes áreas. Así como la secta Gusu Lan era hábil con la música, la violencia y el poder de los espíritus sables era la manera en la que la secta Qinghe Nie eclipsaba a las otras. Si abandonara el ideal de su fundador y comenzara desde cero en búsqueda de un nuevo camino, quién sabía cuántos años le tomaría, o incluso si tendría éxito. Además, Nie HaiSang nunca se atrevería a traicionar al clan Nie al cultivar a través de otro método. Debido a esto, su única opción era ser un bueno para nada.

Si no fuera el líder de una secta y pasara toda su vida como lo hizo en su momento en el Descanso en las Nubes, perdiendo el tiempo durante días enteros, sin duda alguna se encontraría en una posición más cómoda de la que se encuentra en este momento. Pero, como su hermano ya falleció, tenía que avanzar con la responsabilidad que ahora caía sobre sus hombros.

Nie HuaiSang se fue después de reiterarles continuamente que no dijeran nada, y Wei WuXian se quedó en blanco por un momento. De pronto, percibió que Lan WangJi caminaba hacia a él, tras lo que se agachó frente a él, poniendo una rodilla en el suelo, y luego prosiguió a enrollar su pantalón con expresión seria.

—Espera, ¿de nuevo? —dijo con rapidez.

—Primero eliminaremos la maldición.

En tan solo un día, HanGuang-Jun se había arrodillado de ese modo demasiadas veces frente a él; y aunque lucía bastante serio, en realidad no soportaba ver tal escena.

—Lo haré yo mismo. —Al enrollar el pantalón de su pierna con rapidez, pudo ver que la maldición abarcaba la totalidad de la mitad inferior de su pierna, pasaba su rodilla, y escalaba hacia la mitad superior—. Ya sobrepasó mi muslo.

Lan WangJi volteó su cabeza y no contestó, cosa que Wei WuXian encontró bastante extraña.

—¿Lan Zhan?


[1] Transformación: esto se refiere al cambio de un cadáver normal a un «cadáver andante» o a un «cadáver feroz».

[2] En la China antigua, habían aberturas en el interior de las mangas para guardar cosas.

Shiro
Pobre Lan Zhan... Y lo que le queda por sufrir~

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *