El Fundador del Diabolismo – Capítulo 4: Agresión (3)

Traducido por Shiro

Editado por Sharon


Los chicos eran jóvenes e inexpertos. Sin embargo, a pesar de lucir nerviosos, con determinación se aferraron a sus posiciones y protegieron la casa de la familia Mo, colocando talismanes en las paredes. El sirviente llamado A-Tong ya había sido llevado al salón. Lan SiZhui le tomó el pulso con su mano izquierda y con la derecha sostuvo a madam Mo. No podía salvarlos a ambos al mismo tiempo, y se encontraba en una situación terrible cuando A-Tong se arrastró por el suelo.

—¡A-Tong, estás despierto! —exclamó A-Ding.

Antes de su rostro tuviera tiempo de iluminarse, A-Tong levantó su mano izquierda y se agarró el cuello.

Al ver esto, Lan SiZhui le presionó algunos puntos acupunturales tres veces. Wei WuXian sabía que, a pesar de que se veían gentiles, las personas del clan Lan tenían una fuerza en los brazos que era totalmente lo opuesto a gentil. Con tal fuerza, a cualquiera le resultaría difícil moverse. Sin embargo, A-Tong parecía no haber sentido nada, y su mano izquierda en cambio apretó, sus expresiones tornándose más dolorosas y retorcidas. Lan JingYi procedió a agarrar su mano izquierda, pero era como intentar romper un trozo de hierro, no teniendo efecto alguno. Después de un momento, un chasquido provino de su cuello, y su cabeza cayó hacia abajo. Su cuello estaba ya roto.

¡Se había estrangulado frente a todos!

—¡Un fantasma! Hay un fantasma invisible aquí. ¡Hizo que A-Tong se ahorcara! —exclamó A-Ding con voz temblorosa al presenciar lo ocurrido.

Su tono era agudo y su voz chillona, haciendo que a todos se les helara la sangre, por lo que le creyeron fácilmente. En cambio, Wei WuXian pensaba lo contrario, no se trataba de un fantasma feroz.

Él había examinado los talismanes que los chicos habían escogido; todos eran para ahuyentar espíritus, y el Salón del Este estaba lleno de ellos. Si de verdad se tratara de un fantasma feroz, entonces, al entrar en el Salón, los talismanes se hubiesen incinerado en llamas verdes. Sin embargo, nada estaba ocurriendo en ese momento.

No era culpa de los chicos el reaccionar demasiado lento, sino que esta criatura era verdaderamente cruel. El mundo del cultivo tenía una estricta definición de la categoría fantasmas feroces, éstos debían matar al menos a una persona al mes y continuar con este comportamiento durante al menos tres meses. El criterio fue establecido por el mismo Wei WuXian, y probablemente seguía vigente. Además de que era el mejor para lidiar con este tipo.

Para él, si asesinaran a una persona cada siete días, esto sería considerado un fantasma feroz que mataba con frecuencia. Esta cosa en cambio había matado a tres personas en un período de tiempo muy corto. Sería difícil incluso para un cultivador capaz pensar de inmediato en una solución, ni se diga de estos jóvenes que acababan de comenzar sus carreras.

Mientras estaba pensando, la luz de las velas titiló. Una viento siniestro pasó, y todas las linternas y velas en el patio y el Salón del Este fueron apagadas.

En el momento en que las luces fueron extinguidas, gritos se escucharon en todas partes. Todos empujaban y tiraban, queriendo escapar lo más rápido que pudieran, tropezando y cayendo en el proceso.

—¡Quédense donde están y no corran! ¡Atraparé a quien huya!

No estaba diciendo esto sólo para alarmar a las personas. De hecho, los seres malignos adoraban ocasionar problemas en la oscuridad y pescar en aguas revueltas. Cuanto peor fueran los gritos y el caos, más probable era que atrajeran problemas sin saberlo. En momentos como estos, ponerse nervioso y aislarse era peligroso en extremo.

Sin embargo, todos estaban asustados de muerte, entonces, ¿cómo podrían ser capaces de escuchar? Después de un rato, el Salón del Este se quedó en silencio, quedando unas pocas respiraciones y sollozos leves. Era probable que apenas algunas personas hayan permanecido.

En medio de la oscuridad, un fuego inició de pronto. Lan SiZhui había encendido un Talismán de Fuego.

Este fuego no sería extinguido por vientos siniestros, por lo que fue a prender una vela de nuevo, mientras que el resto de los chicos fueron a reconfortar a los otros. Bajo la luz, We WuXian casualmente miró sus muñecas. Otra cortada había sanado.

Después de mirar, se dio cuenta que algo estaba mal con el número de cortadas.

Originalmente, tenía dos en cada muñeca. Al morir Mo ZiYuan, una de éstas se curó, mientras que la otra lo hizo al morir su padre. La muerte del sirviente, A-Tong, sanó otra de las cortadas. Sumándolas, sólo tres deberían haberse curado, siendo el último corte el más profundo y lleno de odio.

Pero, en ese momento, no quedaban cortes en sus muñecas.

Wei WuXian sabía que madam Mo era definitivamente uno de las personas de quien Mo XuanYu quería vengarse. El corte más largo y profundo probablemente era para ella. Sin embargo, había desaparecido.

¿Acaso Mo XuanYu había tenido una epifanía y había trascendido el odio que sentía hacia ella? Eso sería imposible. Su alma ya había sido sacrificada a modo de pago para invocarlo a él. Sólo la muerte de madam Mo podía sanar la herida.

Su mirada lentamente se desplazó hacia la pálida mujer, quien recientemente había despertado y estaba rodeada por todos.

A menos, que ya esté muerta.

Wei WuXian estaba seguro de que había algo poseyendo el cuerpo de madam Mo. Si el ser no era un espíritu, entonces, ¿qué era?

—Mano… ¡Su mano! ¡La mano de A-Tong! —gritó A-Ding de pronto.

Lan SiZhui movió el Talismán de Fuego para iluminar el cuerpo de A-Tong. En efecto, su brazo izquierdo había desaparecido también.

¡Brazo izquierdo!

La mente de Wei WuXian se aclaró a la velocidad del rayo, finalmente completando el rompecabezas del ser que estaba causando estragos y los brazos izquierdos faltantes. De inmediato estalló en carcajadas.

—¡Idiota! ¿Cómo puedes reír en una situación como esta? —le espetó Lan JingYi.

Pero, al pensarlo mejor, cayó en cuenta de que no valía la pena enfrascarse con él porque de igual forma era un idiota.

—¡No, no! —exclamó Wei WuXian mientras tiraba de su manga.

Lang JingYi, fastidiado, tiró de su manga hacia atrás.

—¿Qué «no»? ¿No eres un idiota? ¡Deja de tontear! Nadie tiene tiempo para prestarte atención.

Wei WuXian señaló los cuerpos del padre de Mo ZiYuan y A-Tong, los cuales estaban tendidos sobre el suelo.

—Estos no son ellos —dijo.

Lan SiZhui detuvo al enfurecido Lang JingYi.

—¿Qué quieres decir con «estos no son ellos»?

—Este no el papá de Mo ZiYuan, y este tampoco en A-Tong —dijo en tono solemne.

Con su rostro maquillado, mientras más solemne lucía, más parecía a un lunático. Sin embargo, rodeados por la tenue luz de las velas, sus palabras ocasionaron que todos sintieran un escalofrío recorrerles la espalda.

Lan SiZhui lo miró por un segundo.

—¿Por qué? —preguntó a pesar de sí mismo.

—Sus manos. Ninguno de ellos era zurdo. Estoy seguro de esto porque siempre me golpeaban con sus manos derechas —contestó con orgullo.

—¿De qué te enorgulleces? —espetó Lang JingYi ya quedándose sin paciencia—. ¡Mira cuán complaciente eres!

Sin embargo, Lan SiZhui comenzó a sudar. Pensando en retrospectiva, A-Tong se había estrangulado con su mano izquierda, y el esposo de madam Mo también la había empujado con ella.

Pero, durante el día, cuando Mo XuanYu estaba ocasionando problemas en el Salón del Este, ambos se apresuraron a sacarlo de allí usando sus manos derechas. Era imposible que se volvieran zurdos antes de morir.

Aunque no sabía por qué, para poder descubrir que criatura era, tenían que pensar en dirección a «manos izquierdas». Después de que Lan SiZhui se dio cuenta de esto, se sorprendió y miró a Wei WuXian.

Que de pronto diga esto… No parece una coincidencia, pensó sin poder impedirlo.

Wei WuXian solamente sonrió. Sabía que la insinuación había sido demasiado deliberada, pero no pudo evitarlo. Lo bueno fue que Lan SiZhui no pensó mucho en ello tampoco.

De cualquier modo, si el joven maestro Mo quería recordármelo, no lo hizo con ninguna mala intención.

Sus ojos se alejaron de él, pasando a A-Ding, quien se desmayó de tanto llorar, y aterrizaron sobre madam Mo.

Su mirada se desplazó de su cara a sus manos. Sus brazos estaban colgando hacia abajo y estaban casi completamente escondidos en sus mangas, sólo dejando al descubierto la mitad de sus dedos. Su mano derecha tenía dedos delicados y delgados, indudablemente los de una mujer que vivió cómodamente y nunca trabajó.

Sin embargo, los dedos de su mano izquierda eran mucho más largos que los de la derecha. También más gruesos. Los nudillos estaban doblados, llenos de poder.

La mano no era la de una mujer, ¡era la de un hombre!

—¡Agárrenla! —ordenó Lan SiZhui.

Unos chicos agarraron a madam Mo. Lan SiZhui le pidió disculpas y estaba listo para estamparle un talismán cuando su brazo izquierdo se retorció de un modo absurdo, apuntando a su garganta.

A menos que los huesos de una persona hayan sido rotos, era imposible que en vida pudiera torcer su brazo de este modo. Ella atacó con rapidez, y estuvo extremadamente cerca de agarrar su cuello, pero justo en ese momento Lan JingYi exclamó una advertencia y se lanzó frente a Lan SiZhui, bloqueando la mano por él.

Un destello pasó, y tan pronto el brazo agarró el hombro de Lan JingYi, llamas verdes se extendieron por éste, haciéndolo aflojar el agarre. Lan SiZhui escapó de la muerte, y estaba a punto de agradecerle al otro cuando vio que la mitad del uniforme había sido reducido a cenizas, lo cual lo hacía lucir bastante extraño. Lan JingYi entonces se quitó la otra mitad de su uniforme humeando de la ira.

—¿Por qué me pateaste, lunático? ¿Querías matarme?

Wei WuXian salió corriendo como una rata asustada.

—¡No fui yo!

Había sido él. En el interior de la túnica del uniforme del clan Lan, había puntadas compactas de encantamientos del mismo color que la tela, las cuales estaban incluidas como protección. Sin embargo, contra seres poderosos como este, sólo podía usarse una vez antes de que dejara de ser útil. Durante la emergencia, sólo pudo patear a Lan JingYi y usar su cuerpo para proteger el cuello de Lan SiZhui. El primero quería regañarlo de nuevo pero madam Mo cayó al suelo, toda la carne y sangre de su rostro siendo drenada en el proceso hasta sólo dejar una delgada capa en su cráneo. El brazo masculino que no le pertenecía se había separado de su hombro. Sus dedos se doblaban con libertad, como si se estuviera estirando o ejercitando, y las palpitaciones de sus venas eran claramente visibles.

Este era el ser maligno que la bandera de atracción fantasmal había captado.

Ser desmembrado era un clásico ejemplo de una muerte angustiante. Sólo era apenas un poco más digna que la forma en la que murió Wei WuXian. A diferencia de la situación en la quedabas hecho polvo, las extremidades y partes del cadáver quedarían impregnadas con el resentimiento de la persona que murió, y querría reunirse con las otras partes y morir como un cadáver completo. Por lo tanto, pondrá en práctica estrategias para encontrar otras partes del cuerpo. De llegar a lograrlo, puede que se sienta satisfecho y descanse en paz, o que ocasione más problemas. De no poder hacerlo, la parte del cuerpo tendrá que optar por la segunda mejor opción.

¿Cuál sería la segunda mejor opción? Conformarse con los cuerpos de humanos vivos.

Era como este brazo izquierdo, el cual devoraba el brazo de una persona viva y lo reemplazaba. Después de drenar toda la sangre y energía de la persona, abandonaría el cuerpo para encontrar otro contenedor para parasitar, hasta finalmente recolectar todas las otras partes de su cadáver.

Tan pronto el brazo poseía a una persona, ésta moriría inmediatamente. Pero, antes de que toda la carne haya sido devorada, todavía era capaz de caminar, bajo su control, como si siguiera con vida. Después de haber sido atraído, el primer contenedor que encontró fue Mo ZiYuan. El segundo fue su padre. Cuando madam Mo le dijo a su esposo que se fuera, actuó fuera de la norma y la empujó. Wei WuXian originalmente había pensado que se debía a la aflicción que sentía por la muerte de su hijo y también porque estaba cansado de la arrogancia de su esposa.

Reflexionando ahora, no lucía como un padre que hubiera perdido a su hijo. No era la indiferencia de sentirse impotente. Era una tranquilidad mortal, la tranquilidad de una persona ya fallecida.

El tercer contenedor fue A-Tong, y el cuarto madam Mo. Durante el caos que hubo cuando las luces de repente se apagaron, la mano fantasma se transfirió a su cuerpo. Cuando ella murió, el último corte en las muñecas de We WuXian también desapareció.

Los chicos del clan Lan vieron que, aunque los talismanes no funcionaban, la ropa sí lo hacía, y todos se quitaron sus chaquetas para cubrir al brazo izquierdo. Las capas de ropa parecían un capullo. Después de un segundo, la bola blanca de prendas se incendió emitiendo un sonido de siseo, creando un anormal infierno verde. A pesar de que lo mantendría ocupado por un momento, cuando los uniformes estuvieran completamente quemados, el brazo emergería entre las cenizas. Mientras nadie estaba mirando, Wei WuXian corrió hacia el Patio Oeste.

El grupo de aproximadamente diez cadáveres que habían sido sometidos por los chicos permanecían de pie en silencio en el patio, sellados por los encantamientos dibujados en el suelo. Wei WuXian en ese momento deshizo con una patada uno de los símbolos, destruyendo por completo la formación mágica, y luego aplaudió dos veces. De pronto, con una sacudida, las blancos ojos de los cadáveres se volvieron hacia arriba, como si hubiesen sido despertados por un trueno.

—Despierten. ¡Es hora de trabajar! —les dijo.

Usualmente no necesitaba de encantamientos complicados para controlar estas marionetas; un comando directo funcionaría también. Los cadáveres andantes frente a él dieron algunos pasos temblorosos, pero, a medida que se acercaban a su persona, sus piernas cedieron y colapsaron todos sobre el suelo, como si fueran humanos reales.

Wei WuXian lo encontró tanto cómico como fastidioso. Aplaudió de nuevo, esta vez más suave. Sin embargo, estos cadáveres andantes probablemente habían nacido en la aldea Mo y habían muerto allí también, sin experimentar la vida por completo. Esto hacía que por instinto siguieran las órdenes del convocante, pero también estuvieran horrorizados de éste, lo que hacía que cayeran al suelo con temor de levantarse.

Mientras más cruel fuese el ser, mejor sería el control que Wei WuXian tendría sobre éste. Estos cadáveres andantes no habían sido entrenados por él y no podían soportar que los manipulara de forma directa. Tampoco llevaba materiales consigo, lo que significaba que no podía hacer herramientas para calmarlos. No podía hacer ni siquiera algo rápido ensamblando trozos y piezas. Las altas llamas verdes en el Patio Este gradualmente subsidiaron, y de repente, encontró una solución.

¿Por qué tendría que salir para encontrar a una persona muerta llena de resentimiento y personalidad cruel?

¡En el Salón del Este no sólo había uno sino varios!

Corrió de vuelta al Patio Este.

Cuando la primera solución de Lan SiZhui falló, éste encontró una segunda. Los discípulos sacaron sus espadas y las clavaron en el suelo, haciendo una cerca de espadas. El brazo fantasma continuamente chocaba contra ésta, y ellos emplearon todas su fuerzas comprimiendo las empuñaduras para que no lograra escapar, sin prestarle atención a quién entraba y salía. Wei WuXian entró al Salón del Este y agarró los cadáveres de madam Mo y Mo ZiYuan, uno en cada mano.

—¡Despierten! —dijo en voz baja.

En una fracción de segundo, los blancos ojos de ambos se volvieron hacia arriba, y comenzaron a emitir los gritos y chillidos que los fantasmas feroces hacían cuando regresaban a la vida.

Entre los gritos, otro cadáver tembló y se arrastró, emitiendo el más bajo y leve chillido. Era el esposo de madam Mo.

Tanto los gritos como el resentimiento eran lo suficientemente fuertes. Wei WuXian sonrió, sintiéndose bastante complacido.

—¿Reconocen el brazo de ahí afuera? —Entonces ordenó—: Destrúyanlo.

Los tres miembros de la familia Mo salieron disparados como si fueran tres nubes negras.

El brazo izquierdo fracturó una de las espadas y estaba a punto de quedar libre, cuando los tres cadáveres sin brazos izquierdos le cayeron encima.

Aparte de ser incapaces de desafiar el comando de Wei WuXian, la familia también odiaba a la criatura que los asesinó, por lo que descargaron su ira sobre ésta. El atacante principal era sin duda madam Mo. Como los cadáveres femeninos recién transformados eran especialmente feroces, su cabello estaba deshecho y sus ojos inyectados de sangre. Con uñas inmensamente largas, espuma en las comisuras de su boca y chillidos que eran capaces de levantar el techo, ella lucía extremadamente desquiciada. Detrás de ella venía Mo ZiYuan, el cual cooperaba con ella y usaba tanto sus dientes como su mano. Su padre era el último, cubriendo los vacíos entre los ataques de los otros dos cadáveres. Los muchachos que luchaban quedaron atónitos del asombro.

Sólo habían sabido de estas batallas entre múltiples cadáveres feroces en libros y rumores, y todos quedaron boquiabiertos cuando vieron la sangrienta escena por primera vez, incapaces de apartar sus miradas. Todos pensaron que era… ¡absolutamente emocionante!

Los tres cadáveres y el brazo estaban en el medio de una dura batalla, cuando Mo ZiYuan de pronto fue hecho a un lado. El área de su abdomen fue atacada por la mano, haciendo que algunos trozos de sus intestinos se derramaran. Cuando madam Mo vio esto, comenzó a gritar incesamente y protegió a su hijo detrás de ella. Entonces sus ataques se tornaron más violentos, la fuerza de sus dedos casi equiparable a armas de hierro y acero. Pero, Wei WuXian sabía que lentamente estaba siendo subyugada.

¡Incluso tres cadáveres que acababan de morir no eran suficientes para someter a un sólo brazo!

Wei WuXian estaba observando la batalla atentamente. Su lengua estaba ligeramente enroscada, conteniendo un agudo silbido en el interior de sus labios, casi a punto de dejarlo escapar. El silbido sería capaz de evocar más hostilidad en los cadáveres feroces, lo cual podría cambiar las tornas. En ese momento, sin embargo, sería difícil asegurar que nadie se diera cuenta que fue su obra. En un abrir y cerrar de ojos, el brazo se movió como el rayo, rompiendo con crueldad y precisión el cuello de madam Mo.

Al ver que la familia Mo estaba cerca de ser derrotada, Wei WuXian se preparó para dejar escapar el silbido que había contenido bajo su lengua. Pero en ese mismo momento, el eco de dos rasgueos de un instrumento de cuerdos se escucharon desde la lejanía.

El sonido parecía haber sido hecho por un humano. El timbre era etéreo y cristalino, portando consigo los escalofríos de los pinos azotados por el viento [1]. Todas las criaturas que peleaban en el patio se petrificaron al escuchar el sonido.

Instantáneamente, los chicos del clan Gusu Lan comenzaron a sonreír de oreja a oreja, como si hubieran renacido.

—¡HanGuang-Jun! [2] —exclamó alegremente Lan SiZhui una vez limpió la sangre de su rostro y alzó la cabeza.

Tan pronto como escuchó los dos lejanos rasgueos de la cítara, Wei WuXian se volvió y comenzó a irse.

El sonido de otro rasgueo los alcanzó. Esta vez, el tono era más alto, y atravesó el cielo con una grados más de inclemencia. Los tres cadáveres feroces retrocedieron y se cubrieron un oído con sus manos derechas. Sin embargo, era imposible bloquear el Tono de Erradicación [3] del clan Gusu Lan a través de medios como ese. Apenas habían retrocedido unos pasos, cuando se escucharon leves estallidos en sus cráneos.

Como el brazo acababa de soportar una dura batalla, tras escuchar el sonido de las cuerdas, instantáneamente cayó al suelo. Aunque los dedos seguían flexionándose, el brazo era incapaz de moverse.

Después de un corto momento de silencio, los chicos no pudieron evitar vitorear a todo volumen, celebrando la alegría de sobrevivir el incidente. Habían avanzado con dificultad a través de la excitante noche, y el refuerzo de su clan finalmente había llegado. Incluso si eran castigados por razones como «ser descortés» o «hacer ruido es dañino para la reputación del clan», no les importaba.

Una vez se despidieron de la luna, Lan SiZhui se dio cuenta que alguien había desaparecido.

—¿En dónde está? —le preguntó a Lan JingYi, quien estaba inmerso en el regocijo.

—¿Qué? ¿Quién?

—El joven maestro Mo —le contestó Lan SiZhui.

—¿Hmmm? ¿Por qué buscas a ese lunático? ¿Quién sabe adónde se fue? Seguramente debe estar asustado por mis amenazas.

Lan SiZhui decidió no continuar con el tema. De igual forma él sabía que Lan JingYi siempre había sido descuidado y directo, nunca pensando nada dos veces ni sospechando de nadie.

Esperaré a que HanGuang-Jun venga, y le contaré todo lo ocurrido.

La aldea Mo seguía dormida, pero era difícil discernir si era un sueño verdadero. Aunque la batalla de los cadáveres estuvo llena de derramamiento de sangre, los aldeanos no se despertaron temprano en la mañana para ir a mirar. Después de todo, los observadores debían elegir en qué eventos aparecer. Uno que involucraba muchos gritos definitivamente no era el más seguro.

Wei WuXian eliminó toda la evidencia de la Formación Mágica Sacrificial en la habitación de Mo XuanYu tan rápido como pudo y salió corriendo por la puerta.

Era malo que la ayuda hubiera llegado, del clan Lan, pero lo más desafortunado era que se tratara de Lan WangJi!

Esta era un de las personas que había luchado junto con él antes, por lo que debía retirarse con prontitud. Tenía prisa por encontrar una montura, cuando pasó por un patio y vio una gran piedra de molino adentro. Un burro estaba atado al mango, masticando su boca. Cuando éste lo vio correr hacia él, pareció sorprenderse, y lo miró de reojo como si para comprobar que fuera de verdad una persona. Wei WuXian hizo contacto visual con él durante un segundo, e inmediatamente fue conmovido por la minúscula cantidad desprecio en sus ojos.

Entonces agarró la cuerda y trató de halarlo, pero el burro se quejó haciendo ruidos fuertes. Por lo tanto, Wei WuXian tuvo que hacer uso tanto de sus palabras como de su fuerza para engañarlo y llevarlo hasta el sendero.

Con el amanecer llegando por el horizonte, salieron al camino principal.


[1] La traductora dice que con esto «los escalofríos de los pinos azotados por el viento» la autora hace referencia a un poema de Liu ChanQing.

[2] HanGuang-Jun es el nombre «alternativo» o «hao» del seme. Un nombre alternativo usualmente es un título conferido por otros o la persona misma. En este caso, el «-jun» al final se traduce literalmente como «caballero» u «hombre de noble carácter». Curiosamente, el sufijo «-kun» en japonés deriva de aquí, a pesar de ser usados de formas diferentes. Esto es según la traductora al inglés.

[3] La traductora al inglés dice que el significado literal del Tono de Erradicación es «sonido que puede superar obstáculos», y que es usualmente usado mientras se ataca.

Nota: Los fanarts no nos pertenecen. Solo los publicamos para que se familiaricen con las apariencias de los protagonistas, por lo que dejarán de aparecer desde el capítulo 3. Más importante, en caso de conocer el nombre del artista, por favor, hacérnoslo saber para darle su merecido crédito. Gracias~.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *