¿Una mujer siendo el héroe? – Capítulo 6: ¿Saltamontes?

Traducido por Gorrión

Editado por Tanuki


Monstruos, hay varios tipos desde lindos a geniales como los dragones.

Pero, este es algo asqueroso.

Me siento enferma.

Parece un saltamontes. color verde claro. Está crujiendo. ¡¡Repugnante!!

Además es grande, no debería ser tan grande.

Tiene ojos. Por supuesto que tiene. ¿esto es un saltamontes? el problema es que cruzamos miradas.

—¡¡Miigyaaaa!!

—¡Ugyaaaaa! ¡asquerosoooo!

El primero en actuar es el saltamontes, fui lenta.

—¡¡Lilia!! ¡Haz algo~!!

Lloré pidiendo ayuda a Lilia.

—Araaaa~alejate de mi por favor.

Ella se mantiene en la esquina de la habitación y se sostiene la cabeza inútilmente.

—¡¡Espera, espeeera!! ¡No me abandones!

—¡¡Miigyaaaa!!

El saltamontes se prepara para saltar.

El mundo pasa a cámara lenta.

Para saltar, el saltamontes encoge sus patas.

Doy un paso para poder esquivarlo.

El respaldo de la silla choca con mi espalda.

Y entonces el saltamontes viene hacia mi.

Es una distancia de 2 metros.

Yo…

—¡Asqueroso!

El saltamontes hace un sonido grotesco y cae al suelo.

Cuando se acercó, aparentemente sin querer, le di un golpe al saltamontes.

—¡¡Como era de esperar de una persona destinada ser héroe!! ¡¡Bien hecho!!

—¡No, tu ayúdame!

Exijo ayuda a Lilia que ha estado temblando en la esquina de la habitación.

—¡Mygyaaaa… migyaaaa!!

—¡Date prisa y haz algo!

Agarré la silla enfadada y se la lancé, pero el insecto no se muere, solo hace ruidos.

—¡¡Maldito cabrón!!

—¡¡Giaaa!!

La silla que lancé fue esquivada y chocó contra una esquina rompiéndose.

—¡¡Lilia!! ¿¡no tienes un arma!?

—¡¡En la habitación de al lado!!

—¡Pues traelas!

No se como, pero el saltamontes nos entendió y bloqueó la puerta.

—¡Armas, armas, armas!

Me aleje del saltamontes y miré la mesa, ahí estaba la vajilla que había usado antes.

—Solo un cuchillo huh…

Necesitaría un cuchillo más grande, así que busqué en la cocina donde había estado Lilia cocinando.

—¡No hay cuchillos! ¡No usé cuchillos!

Hay pan frito.

—¡¡Esto bastará!!

Me acerqué al saltamontes mientras preparaba el pan frito.

—¡¡Comete esto!!

—¡¡Gugyaaaa!!

Me acerqué lo más rápidamente posible a la cabeza del saltamontes.

¡¡Juego, set y partido para mi!!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *