Esta Villana quiere mantener al Jefe Final – Tomo I – Capítulo 20

Traducido por Mochi

Editado por Yuusuke


—Sí, sabes, pensé que la señorita no era solo una persona ordinaria —gritó Jasper mientras levantaba su boina con su pluma estilográfica.

—Pero, aún así, normalmente, ¡¿cómo puedes hacer reparaciones para el castillo del Rey Demonio?! ¡Con humanos! ¡¿Está esto bien?!

—No seremos atrapados por la ley. Estuve despierta toda la noche investigando las regulaciones y todo, así que no te preocupes.

—¿¡Incluyendo las leyes previas cierto?! Ah cielos, ¡¿estas segura que no seremos devorados?! ¿En verdad estas segura que esta bien?

—Aquellos que tengan miedo no vendrán ¿verdad? Entonces, no hay nada que hacer, pero también hay gente que vendrá. Como tú.

Cuando Aileen resaltó eso, Jasper hizo una cara como si lo sorprendiera con la guardia baja.

Nadie más que Jasper había llegado aún al patio delantero del siniestro castillo abandonado, que no podría ser llamado ni encantador ni único. Aileen estaba esperando con una postura imponente, así que era razonable decir que su agitación era justificada ya que solo quedaban treinta minutos antes de la hora señalada para la reunión.

—Bueno, como soy soltero, no tengo familia que proteger, aún si digo eso, es como la naturaleza de un reportero el lanzarse hacia algo que huela como noticias exclusivas…

—Las personas de la quinta zona están agradecidas con el Rey Demonio. Quien me dijo eso, ¿fuiste tú verdad?

—¡¿Acaso es mi culpa entonces?!

—No dije eso, pero el rey Claude…

Quiero ver si en verdad tiene la habilidad de un líder.

Aileen bloqueo personalmente esas palabras que se estaban combinando con sus ilusiones. Eso tendría que esperar hasta que salve su vida.

—Si no vienen, tendré que pensar en otras maneras. Es algo donde me pueden degradar a plebeya, estoy desesperada.

—Una plebeya, entiendo entiendo porqué está siendo imprudente señorita. El primer ministro D’Austriche también te dijo algo imprudente, pero tal vez si es la señorita, inesperadamente puedas vivir así.

—Eso es imposible. Sería como que tomaras un riesgo con tu información mientras yo sigo siendo una señorita ignorante sobre el mundo.

Jasper chasqueó la lengua ante la risa de Aileen.

—Para alguien como yo que divulga la información, tengo que decir, que eso nunca pasará si ese es el caso.

—¿Cierto? Aún, ten fé en esto.

—El príncipe Cedric es estúpido. Pensar que abandonó a tan buena mujer.

Jasper le devolvió la mirada a Aileen, quien lo observaba perpleja.

—Vaya, ¿un cumplido? Eso no suena como tú.

—Si terminas como plebeya, inmediatamente contactame. Que te encontraré un trabajo y un lugar donde vivir.

Evitando los ojos de Aileen, Jasper bajó su boina hacia su cara. El viento sopló con fuerza entre ellos. Era un viento fuerte que no encajaba con el cielo despejado.

—Bueno, en cualquier caso, ella es demasiado para manejar.

—¡Hey, chica! ¡Dame un informe de estado!

Beelzebub apareció desde el cielo con sus alas extendidas. Jasper tomó un paso hacia atrás después de ser sorprendido.

—¡Monstruo!

—No tienes que preocuparte, es fácil tratar con él. Señor Beelzebub, ¿sabe que aún es muy temprano para la hora que acordamos para la reunión?

—Entonces, entre aparecer volando desde el cielo acompañado por los monstruos y llegando solo después de reducir el área a cenizas para demostrar mi poder, ¿cuál crees que quede mejor con la imagen de la mano derecha del Rey Demonio?

—Si ese es el caso, volar por el cielo no es la… no, creo que es genial. Los humanos no pueden volar después de todo.

—Ya veo. Le propondré al rey hacerlo de esa manera. Entonces, él humano de haya.

—¡¿Mande?! ¿Hablas de mí?

Beelzebub afirmó con la cabeza calmado a la voz nerviosa de Jasper.

—Correcto. ¿Eres nuestro enemigo?

—¡Para nada! Soy el recadero de la señorita Aileen, un reportero insignificante.

—Entonces no molestes a nuestro rey más que esto. El rey sabe todo lo que sucede dentro de la barrera, el viento puede fácilmente sacar volando a algo como un humano.

Confundido, Jasper se congeló en su lugar mientras Beelzebub regresaba volando a la dirección del castillo.

¿Viento? Molesto dijo, ¿con Jasper?

Aileen se preguntaba si hablaba sobre la repentina ventisca de ahora. Sin embargo, como lo pensara, ella no tenía ni idea de porqué el Claude estaría molesto.

—Jasper, tú, ¿le hiciste algo al rey Claude?

—No, no, no, ¡Ni siquiera he visto la cara del Rey Demonio!

—Por supuesto, ¿me pregunto de qué se trata eso? Si el clima empeora, estare en problemas, pero…

—Ah, si hay una perturbación en el corazón del Rey Demonio, ¿habrá viento, lluvia y truenos…?

Jasper volteó casualmente su cabeza para mirar la cara de Aileen directamente.

—Así que, ¿conoces al Rey Demonio cierto?

—Obviamente.

—Eh, oh, no me digas que lo que acaba de pas… ¿Así que las cosas son así? Eh…

Mientras giraba su mirada, por alguna razón Jasper dio un paso para distanciarse de Aileen.

—¿Qué? Dime si entendiste algo.

—No, violaría mis principios como héroe de la justicia al divulgar información sin convicción. Aún ahora el viento sopla fuerte… ¡¿es esta la presión del Rey Demonio?!

—El rey Claude no es alguien que haría algo sin sentido como eso.

Debido a que vio las siluetas de la gente a la que esperaba impacientemente, Aileen notó que el viento dejó de soplar en cuanto ella dijo eso.

—Ahí están. Como se espera de la señorita. Tienes muchos enemigos y tus aliados son solo unos pocos seleccionados.

| Índice |

Un comentario en “Esta Villana quiere mantener al Jefe Final – Tomo I – Capítulo 20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *