La Emperatriz se volvio a casar – Capítulo 57: Otro secreto

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


El Vizconde de Roteschu fue directamente al palacio para encontrarse con Rashta. Ella lo saludó con su habitual mirada de desdén, pero él la ignoró. No mataría a su ganso dorado por un momento de ira, y mucho menos por un ganso dorado que tenía al Emperador envuelto alrededor de su dedo.

Sin embargo, no importa cuán sorprendido estaba el Vizconde Roteschu por los nuevos desarrollos, no estaba tan sorprendido como Rashta.

—¿Por qué la Emperatriz se reunirá con Rivetti? —Rashta exclamó sorprendida.

—No lo sé, pero vine aquí porque pensé que sería mejor informarte.

Rashta hizo un balance de esta nueva información y murmuró para sí misma.

—… La Emperatriz está investigando a Rashta.

Estaba convencida de ello y se mordió el labio nerviosamente. Debería haber considerado que la Emperatriz estaría husmeando o que Rivetti la habría perseguido. No obstante, no había mucho que pudiera hacer a pesar de su enfado.

—Mantenlos callados. Tanto a Rivetti como Alan.

Todo lo que podía hacer era presionar al Vizconde Roteschu.

—Por supuesto.

El Vizconde de Roteschu había venido corriendo hacia ella con noticias desagradables, y ahora tenía una gran sonrisa en su rostro. La ira de Rashta estalló cuando lo vio. Quería volcar violentamente todas las mesas y sillas de la habitación, pero el Emperador lo averiguaría si lo hacía.

—¿Por qué todo el mundo está molestando a Rashta? ¡Rashta solo quiere vivir una vida tranquila!

Aunque el Vizconde Roteschu no tenía nada más que decir, no se fue.

—¿No te vas a ir?

Rashta miró al Vizconde de Roteschu. Por lo general, él le exigía demasiado, ya fuera dinero, joyas, una gran mansión o dinero para contratar más sirvientes. El hecho de que probablemente lo volvería a hacer hizo que su temperamento aumentará.

—Oh no. No se emocione demasiado. —El Vizconde Roteschu sonrió y se sentó más profundamente en su silla—. No hay necesidad de apresurarme.

—¿Qué más quieres?

—Hablas demasiado rápido, Rashta.

—Eres demasiado lento, así que Rashta tuvo que acelerarlo.

El Vizconde Roteschu se encogió de hombros y fingió mirar a su alrededor, luego le preguntó si tenía un calendario.

—¿Calendario?

Ella lo miró perpleja y él se rió entre dientes.

—La primavera es la temporada de debutantes, ¿no lo sabes?

Ella lo sabía, pero no sabía por qué lo había mencionado.

—¿Entonces?

Rashta lo miró con un presentimiento y él sonrió de nuevo.

—Tengo una debutante esta primavera.

La expresión de Rashta se puso rígida. Podía adivinar a dónde iba esto.

Una debutante hacía su debut oficial en la sociedad en un baile, por lo que todos se vistieron de la manera más hermosa y cara que pudieron. El Vizconde Roteschu debe estar esperando que pague por un vestido.

—¿Ya gastaste el dinero que tomaste antes?

Rashta hervía de irritación. Ya había recibido una gran cantidad de joyas como regalos para bebés, por lo que esta vez no tendría que pedir dinero prestado al Duque Elgy o al Barón Lant. Sin embargo, tuviera dinero o no, no quería que la amenazaran ni que la obligaran a darle un vestido a esa podrida Rivetti.

—No estoy pidiendo dinero.

Ella lo observó con duda.

—Hay muchos diseñadores famosos que trabajan para sus clientes de alto perfil de forma gratuita.

—¿Entonces?

—Así que haz que le hagan su propio vestido a mi hija.

Ella no pudo responder.

—Por supuesto, solo debe usar las mejores telas y joyas. No es necesario desperdiciar el dinero.

Es mi dinero, no el tuyo. 

Se enfureció Rashta por dentro. No había nada más que quisiera hacer que matar a Roteschu. Si pensara en su futuro como emperatriz… ¿No sería mejor hacerlo ahora?

Los ojos de Rashta se encendieron, pero una sonrisa se dibujó en el rostro del Vizconde Roteschu.

—Rashta, por si acaso…

Lo observó desconfiada.

—Ni siquiera lo pienses.

Él se rió mientras ella lo miraba desafiante.

—¿Pensaste que simplemente entraría al Palacio Imperial sin un plan de respaldo?

—¿Qué quieres decir?

—Si algo me sucede, ya sea que esté muerto o si no puedo actuar, hay personas aquí y allá que divulgarán su secreto en un día.

Los ojos de Rashta se agrandaron.

Aquí y allá. ¿Cuánta gente conocía el secreto?

Mirando a la temblorosa Rashta, el Vizconde Roteschu sonrió y se fue.

♦ ♦ ♦

—¿El Vizconde Roteschu volvió a visitar a la señorita Rashta…?

—Sí, su Majestad.

—… Muy bien. Gracias por informarme.

Después de que Sir Artina informara sobre la noticia del Vizconde Roteschu, volví al libro sobre Rwibt que me había dado el gran Duque Kapmen. Aunque el comercio con su país estaba muy lejos, todavía era algo que estaba investigando.

La Condesa Eliza envió a las criadas que estaban limpiando la habitación antes de dirigirse a mí con una pregunta.

—¿Es porque la señorita Rivetti viene mañana?

—Quizás.

Laura la fulminó con la mirada y dejó escapar un bufido.

—Creo que están tratando de cerrar la boca de la señorita Rivetti de antemano.

—Quizás.

Di la misma respuesta que antes y asentí. Las damas de compañía intercambiaron miradas ansiosas entre sí, pero yo volví casualmente a mi libro. Mi tranquila indiferencia no era para lucirse. En verdad, no esperaba que Rivetti me hablara de Rashta de todos modos.

—Lo que quiero no es información de la señorita Rivetti.

Por supuesto, sería útil si pudiera aprender sobre el pasado de Rashta, pero no era necesario. Las damas de compañía me miraban maravilladas y yo pasé lánguidamente una página de mi libro.

—Todo lo que quiero hacer es avisar a Rashta.

Si me encontrara con Rivetti, Rashta se preguntaría por qué lo hice y se pondría frenética por la preocupación. Eso era todo lo que quería. Tenía que saber que nunca podría estar en una posición digna y honorable.

Cerré mis ojos. Necesitaba tener más cuidado con su comportamiento.

♦ ♦ ♦

Rivetti siguió cambiándose de ropa en preparación para reunirse con la Emperatriz al día siguiente. La señorita Alischute había dicho que la Emperatriz tenía la frialdad de un alto noble. ¿Qué tipo de persona era? Rivetti no tenía ni idea.

Escuché que las hijas de gran estima pueden convertirse en damas de honor de la Emperatriz. ¿Eso significa que no puedo…?

Rivetti suspiró. Aunque vivía en una mansión en la capital, todavía era una dama de una pequeña finca. Había pocas posibilidades de que ella, una mujer que no tenía conexiones, pudiera convertirse en una dama de honor.

Continuó buscando en su guardarropa y probándose vestidos cuando alguien llamó a su puerta y el Vizconde Roteschu entró.

—¡Padre! —Rivetti abrazó al Vizconde y luego lo dejó ir—. ¿Qué te parece este vestido? ¿Me queda bien?

Sin embargo, guardó silencio y no dio sus habituales elogios entusiastas.

—¿Padre?

Ella lo miró con preocupación y se sentaron ambos en su cama.

—Rivetti. Si vas a encontrarte con la Emperatriz mañana, ten cuidado con lo que dices. —Su expresión era inusualmente grave.

—Ya veo. Mi padre está muy preocupado de que pueda ser grosera en el palacio.

Rivetti respondió con confianza, malinterpretando el significado de las palabras de su padre.

—No seré grosera frente a Su Majestad.

La expresión del Vizconde Roteschu solo se volvió más seria.

—Tienes que tener más cuidado.

—No me deshonraré, padre.

—No. Sobre Rashta y Ahn.

La cara de Rivetti se llenó de sorpresa.

—Independientemente de lo que pregunte la Emperatriz, no digas una palabra sobre ellos, ni digas que Rashta era la amante de tu hermano. ¿Lo entiendes?

La frente de Rivetti se arrugó. Después de ver a Rashta en la fiesta hace unos días y descubrir que se había convertido en la concubina del emperador, Rivetti se había preguntado cómo había llegado la esclava a una posición tan importante. No importa cuánto le preguntara a su padre o Alan al respecto, no responderían ni pío.

—Rivetti. ¿Entiendes mis palabras?

—… El Emperador se pondrá celoso si se entera de que mi hermano era el amante de Rashta y tiene un bebé.

—Sí. Una familia impotente como nosotros será destruida bajo la ira del Emperador. Ten cuidado.

Su silencio era una afirmación.

—¿Por qué crees que la Emperatriz convocaría de repente a una joven que proviene de una familia débil y que ni siquiera ha hecho su debut social?

—Es porque la señorita Alischute…

—No, la Emperatriz quiere usarte para mantener a raya a Rashta. Rashta es la rival de la Emperatriz.

—¡No estoy siendo utilizada por nadie!

—Recuerda. Nunca conociste a Rashta.

Rivetti tenía una explosión de ira, pero el Vizconde Roteschu no retrocedió. Le dolía el corazón al ver el rostro hosco de su hija, pero si las cosas iban mal, habría más que eso con lo que lidiar.

—Actúa sabiamente.

El Vizconde Roteschu se puso de pie y salió de la habitación.

Puede que su hija aún sea inmadura, pero era brillante. Ella no haría nada para dañar a la familia.

♦ ♦ ♦

Era el día en que Alischute llevaría a la fiesta a la hija del Vizconde Roteschu.

Después de que terminé mis deberes de audiencia, recorrí varios departamentos para decidir dónde asignar el presupuesto nacional y revisar el progreso de varios proyectos.

Mi trabajo se desarrolló sin problemas, regresé al palacio occidental y me cambié de ropa. Conocer a niños aristocráticos no era nada nuevo, pero hoy tenía un propósito diferente y tuve más cuidado al seleccionar mi ropa.

Después de preparar el té y las galletas, la hija del Vizconde Roteschu llegó un poco antes de lo esperado, junto con varias otras damas que vinieron de visita.

—Ah, hola, no, ¿cómo está usted, Su Majestad?

—Bienvenida, señorita Rivetti.

—¿Sabes mi nombre…?

Su cara se puso roja mientras tartamudeaba hola. Ella era mucho más linda de lo que esperaba. No tuve mucho contacto con el Vizconde Roteschu, pero de alguna manera su hija parecía mirarme con admiración y respeto.

La fiesta duró unas dos horas y, cuando terminó, la Condesa Eliza me habló.

—Parece que la señorita Rivetti le quiere mucho, Majestad.

Le di una sonrisa silenciosa, y la Condesa continuó bromeando.

—Su cara se puso roja cuando entró, y parecía bastante decepcionada de irse.

Sin embargo, la Condesa Jubel estaba más triste, como si hubiera algo más importante que hablar sobre el personaje de Rivetti.

—Es una pena que no le hayas preguntado por la señorita Rashta.

La Condesa Jubel parecía haber esperado saber más sobre el pasado de Rashta. Las otras damas de compañía asintieron con la cabeza e intervinieron.

—¿Por qué no dijo nada sobre la señorita Rashta, Su Majestad?

—Quizás Rivetti no ayudaría a Su Majestad.

—No lo sé. Espero que no hayamos hecho que ella sea más cautelosa.

Incluso las otras damas de compañía comenzaron a preocuparse. Se preguntaron si Rashta descubrió que invité a Rivetti y luego le dijo a Soviesh, tal vez mi esposo se enojaría conmigo nuevamente. De hecho, eso era algo que también consideré.

No obstante, había invitado a  la señorita Rivetti a que le mostrara a Rashta: —No se puede atacar a los demás con mentiras—. No iba a permitirme ser la única en ser provocada. Pero…

—Fue mejor de lo que pensaba.

Sí, fue bueno llamar a Rivetti… Para tranquilizar a las damas, sonreí y tomé un sorbo de mi té.

—Ella me dio suficiente información.

Las damas de compañía se miraron desconcertadas. La señorita Rivetti era encantadora, pero no había dicho una palabra sobre Rashta. Algunas mujeres tenían expresiones de confusión, mientras que otras sonrieron ampliamente cuando se dieron cuenta.

Más tarde esa noche, después de que la mayoría de las damas de compañía se fueron a dormir, la Condesa Eliza se quedó. Ella fue una de las mujeres que me entendió, y cuando solo estábamos nosotras dos, habló en voz baja.

—La señorita Rivetti parece conocer muy bien a ‘esa mujer’. ¿Correcto?

Asentí con la cabeza.

Rashta era tan hermosa que a menudo era tema de discusión, y era imposible que Rivetti no oyera hablar de ella. Sin embargo, Rivetti no dijo una sola palabra sobre Rashta. Llegué a la conclusión de que se vio obligada a mantener la boca cerrada.

—Si Rashta fuera esclava del Vizconde de Roteschu, encontraría, tanto al Vizconde como a su hija, una espina clavada en el costado.

—Sí.

El Vizconde de Roteschu incluso había humillado a Rashta en público, lo que hacía aún más curioso que siguieran reuniéndose en el palacio.

Soviesh debe saber y aceptar que Rashta era una esclava, a pesar de su intento de sofocar los rumores. Si el Vizconde Roteschu estaba chantajeando a Rashta, no era por sus antecedentes.

En conjunto, solo había una respuesta: el secreto que Rashta había ocultado no era que fuera una ex esclava de la familia Roteschu.

—Quizás Rashta tiene otra debilidad que quiere ocultar.

Y no solo el Vizconde de Roteschu sabía de la debilidad.

—Investiguemos los alrededores del Vizconde Roteschu y la señorita Rivetti. No hay nada de malo en saber con qué secreto la están chantajeando.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *