No quiero arrepentirme – Capítulo 12: El comienzo del regreso

Traducido por Maru

Editado por Meli


Eisel Paenon. No pasó mucho tiempo antes de que comenzara su vida.

—Incluso si muero, no me permitiré caer en tus manos, Sheemon.

—¡Leila!

El día que escuchó el aire vacío y el grito de un cuervo.

Poco después del día en que murió Leila Hessus.

—¡Uf!

Pensando que había cruzado el río de la muerte, abrió los ojos con dolor. Por encima de su grasienta cabeza, vio un techo en mal estado cubierto con una telaraña. Sheemon y Sarah vinieron a la mente entre sus pensamientos nebulosos y humeantes.

¿Mi padre? ¿Nassar? Nuestra familia… Sintió un hormigueo en el pecho.

—¿Estás despierta, joven?

Leila se asombró de la voz que escuchó de su lado, se levantó y volvió a caer mareada.

¿Me atraparon? ¿Dónde está esto?

Una casa vieja con olor a suciedad. Mientras miraba a su alrededor, notó objetos extraños, como cráneos de animales, plumas de colores y raíces de pasto secas, colgadas en la pared. No podía ver las barras de hierro, por lo que no parecía una prisión. Además, el asiento donde estaba acostada también era blando.

—No te apresures. Acuéstate un poco más.

Cuando volvió la cabeza al oír el chasquido de una lengua, un niño pequeño estaba dejando caer un brebaje caliente.

Un niño pequeño con un extraño cabello azul. No eran los soldados de Sheemon. Relajó su cuerpo nervioso que pesaba como el algodón mojado.

—Bebe.

Sacó el brebaje humeante y se lo dio. Era un té morado con un aroma desconocido. Podría haber sido venenoso, pero tenía tanta sed que no pudo negarse. Cogió el brebaje que le dio el niño. Fue sorprendente, el hormigueo desapareció y su cuerpo se volvió más ligero. ¿Qué había pasado? ¿Quién era ese niño sentado con las piernas cruzadas en una silla y tomando té?

—¿Quién… eres?

—Soy un anciano que come comida básica en el bosque.

¿Anciano? No era adecuado que algo como eso saliera de la boca de un niño que parecía tener menos de diez años.

—Eres… ¿Sabes cómo llegué aquí?

—¿Cómo llegaste? Yo te traje. Gracias a este chico que te encontró. Si hubieras muerto, habrías sido su arroz. —Señaló hacia un lado y limpió la taza donde Leila bebió.

El cuervo sentado en un poste de madera hizo contacto visual con ella y graznó con las alas en la cabeza.

El cuervo continuó sus graznidos mientras la miraba con ojos rojos.

—Cuánto sufrí por curar tu sangrado, tanto, que estuviste a punto de morir, y tu espalda estaba rota y casi quedaste paralizada —dijo el niño, golpeando los tazones.

¿Se rompió la espalda y casi queda medio mutilada? Se sorprendió y movió la espalda, tartamudeando. Sin embargo, no sintió ningún dolor. Leila miró al niño como si fuera un extraño y él volvió a chasquear la lengua.

—Mira, mira. Esos ojos que miran al benefactor con dudas.

El niño que negó con la cabeza se convirtió en su benefactor. ¿Ese niño que parecía no poder moverse la salvó? No sabía qué pasó.

—Gracias… por salvarme.

Leila levantó su cuerpo. Sus pasos se movían sin fuerza.

—¿Adónde vas con ese cuerpo que acaba de despertar?

El niño la sujetó del brazo con el que trataba de agarrar el pomo de la puerta. Qué fuerte era el pequeño. Leila sintió que tiraban de ella. El niño la miró con ojos abiertos.

—Tengo que irme.

—¿A dónde?

Cuando el niño arqueó las cejas y preguntó, la boca de Leila se endureció. Vale, ¿a dónde iba? ¿A Hessus? ¿O al nuevo gobernador de Graus? ¿O a Sarah y Sheemon? No podía quedarse sentada, así que se levantó imprudentemente, pero no tenía destino. Perdió a su gente y el lugar al que ir. A medida que los recuerdos del pasado se amontonaban en su cabeza, un vacío comenzó a apoderarse de ella.

—Ugh…

—¡Oh, vaya…!

Cuando el niño le dio unas palmaditas en la espalda, el cuervo gritó ruidosamente desde un lado.

—¿Qué te pasa? ¡No importa cuánto pueda curar, todavía existen las heridas mentales! Si pudiera curarlo todo, ¿no habría hecho del mundo entero un cielo?

Leila tuvo náuseas y se tapó la boca con el dorso de la mano. Pero, algo era extraño. No había nada cubriendo su boca.

¡No hay velo…!

Sintió que su corazón se paraba.

—¡El velo…! ¿Has visto mi velo?

Se olvidó de las náuseas, y se cubrió desesperadamente con la mano. La cicatriz por la que no fue amada y fue traicionada por su prometido y su hermana menor.

—Honestamente, ¿crees que hay alguien que se casará contigo, Leila?

Un rostro que nunca querrías volver a ver. Nadie podía verlo, había que taparlo.

—¿Velo? Te lo quité porque estaba todo roto. ¿Era valioso?

—¿Dónde está? Tengo que llevar el velo…

Mientras Leila se agitaba, el niño la miró con ojos finos y suspiró.

—Oye. —El suspiro se clavó en su corazón como un cuchillo, dio un paso atrás y se escondió en un rincón—. Joven, gira la cabeza a tu lado.

El chico le estrechó la mano y señaló a la derecha. Volvió la cabeza, hacia un espejo viejo que colgaba, tenía polvo asentado  y su reflejo era un poco brumoso.

—Míralo bien.

Leila reflejó sus ojos atemorizados en un espejo nublado. Sus ojos se abrieron de par en par, se miró y dejó caer lentamente la mano que cubría su boca.

—Uh, cómo…

En el espejo, no había mejillas distorsionadas ni labios aplastados que fueran difíciles de reconocer. Leila tartamudeó y se tocó la cara como un hombre que caminaba en la oscuridad. Textura suave como la seda en la punta de sus dedos. Labios rojos maduros, mejillas blancas y suaves sin imperfecciones y nariz tersa. La mujer en el espejo mirándola, era como otra persona. Era tan hermosa que ni siquiera la propia Leila podía reconocerla.

—Trabajé duro para hacer desaparecer las cicatrices de tu rostro y sanar tu espalda rota. —explicó el niño.

Una cicatriz que se había aferrado a su ser durante toda la vida, desapareciendo como por arte de magia. En el momento en que se dio cuenta del milagro, Leila no se rio. No, más bien, bajó la cabeza y se mordió los bonitos labios. No debería hacer esto, pero estaba resentida. Buena suerte llegando tarde. Una bendición poco agraciada.

—Yo… Por qué… Tan tarde…

Finalmente, Leila se sentó en el lugar y lloró y gritó en voz alta. Hubiera sido bueno si le hubieran hecho una linda sonrisa a su padre con esta cara solo una vez. La cicatriz había desaparecido, pero ya no había padres ni novios que amaba. Una bendición inútil que no podía salvar a su padre fallecido, encontrar a Nassar o regresar a Hessus.

—Si hubiera tenido esto un poco antes… ¡Ojalá fuera así…!

Si hubiera sido lo suficientemente bonita como para que Sheemon la amara, su padre y Nassar estarían a salvo. Sarah, su querida hermana, debería haberse quedado con ella. Si tan solo un poco antes, si hubiera sido hermosa. Leila se arrodilló en el suelo y gritó por el dolor de su corazón rompiéndose en pedazos.

—¡Después de arreglarlo todo, ahora lloras como si fueras a morir!

El niño, avergonzado, se quitó el sudor mientras la calmaba. Como dijo, estaba desesperada y quería morir. Ya no había razón para vivir. Porque hasta las cosas más preciosas se habían ido.

Pero poco después de que cayeron esas lágrimas, el odio creció. Simplemente no podía cerrar los ojos porque era injusto morir. No podía soportarlo cuando pensaba en ellos, que solo serían felices después de su muerte. Leila se agarró al suelo como si se le estuvieran rompiendo las uñas.

—Me vengaré… Como hicieron conmigo, no, aún más doloroso. Vivirán un infierno en vida…

Los dientes de Leila, que habían mojado el suelo con lágrimas de sangre, estaban bien cerrados. Entonces la mano del niño, que había estado calmando a Leila, se detuvo.

—Mira, joven. No sé qué pasó, pero ese tipo de pensamientos corrompen a uno mismo.

—Está bien para mí. No me importa si todo es destruido y desaparece, o si corro con el cuerpo desnudo sobre la tierra, o si camino sobre una fogata.

El infierno no dolería más que esto.

—Joven, pero eso…

—Trabajé muy duro. En esta situación… Dios me abandonó. Ellos hicieron que terminara así.

Leila murmuró con una voz apoyada por el mal. En verdad trató de hacer todo lo posible para vivir bien. Por mucho que lo hubiera hecho, pensó que tenía que vivir con ese deber. Había prometido convertirse en una mejor persona de todas las formas posibles, ya que tenía una cicatriz en la cara. Fueron ellos quienes traicionaron el esfuerzo.

La cubrieron de oscuridad.

♦ ♦ ♦

Paenon, que estaba atrapando insectos en el campo, miró a Leila, que estaba a su lado y le dio la espalda.

Paenon, un sabio que vivía en el Bosque Prohibido. Se presentó en de forma de niño porque hacía mucho que se había olvidado de contar su edad. Mientras Leila colocaba a Odokani junto a él, se quitó los guantes y se secó el sudor con el dorso de la mano.

—Entonces, ¿qué tienes planeado hacer?

—Enséñame magia.

Leila inclinó la cabeza. Pasó varios días aquí y vio la magia de Paenon con ambos ojos. Además de curar el cuerpo de Leila, podía encender luces, crear nubes para llover y levantar objetos.

—Dije que no. Tú, ahora tienes la venganza en tus ojos, así que no voy a ceder.

—Haré todo lo que te pida. Si necesita mi vida, se la daré. Así que por favor, enséñeme.

—¿Tu vida? ¿Pagarás por eso y lo conseguirás? Entonces, crece. ¡Tienes una mente y cuerpo fuerte como para desechar la suciedad de mundo que te rodea! Podrás deshacerte de ese espíritu vengativo que perturba tu corazón.

—Por favor.

Leila se arrodilló frente a él. Ella también lo sabía. Esa Leila Hessus le molestaba y enfadaba. Sabía bien que su habilidad no se adquiría de la noche a la mañana y que era demasiado valiosa para tenerla. Pero no podía evitarlo.

—No tengo otra manera.

No había forma de deshacerse de los sofocantes sentimientos. Necesitaba una respuesta. Cómo lidiar con este sentimiento que parecía controlar su cuerpo incluso si lo intentaba toda la vida. Pensó que tenía que hacer cualquier cosa, pero no sabía qué hacer. Le gustaría que alguien la ayudara con este sentimiento que no podía manejar sola, Paenon era el único al que podía extender la mano y aferrarse.

–No puedo decir que no eres terca.

—Pero…

La ignoró, se levantó del suelo del jardín y entró en la casa. Pero ella no se levantó y continuó arrodillada. Lo esperaría de rodillas hasta que le enseñara magia. Paenon, había entrado en la casa y había limpiado la tierra, miró a Leila a través de la ventana.

—Agh, incluso si haces eso, solo conseguirás que tus piernas queden adormecidas.

Si era así de terca, ¿quién podía ayudar? Paenon la ignoró y, como de costumbre, almorzó, leyó un libro y refinó hierbas. Por la tarde, el día se volvió nublado y llegaron nubes de lluvia. La lluvia comenzó a caer con el sonido de un trueno como si el cielo estuviera golpeando un tambor.

Paenon miró por la ventana al sonido de la lluvia golpeando la ventana con fuerza.

—¿Sigues haciendo eso? ¡Deja esa mierda, vas a resfriarte tan pronto como refresque!

Fue esta mañana la que se ocupó del jardín. Desde temprano en la mañana, Leila no había comido y estaba sentada en una posición inmóvil. Su cabello se pegaba a su rostro, mojado por la lluvia, y su ropa se veía cada vez más sucia y empapada.

—¿No vas a salir? —preguntó Karga, el cuervo.

—Cállate, Karga. ¿Crees que sucumbiré ante una obra maestra así después de todos los cuidados que le di? Me rendiré porque estoy cansado de eso.

Un niño recién revivido ahora venía con este tipo de obstinaciones. ¿Por qué debería caer en una lucha tan egoísta e ignorante?

Pronto se puso el sol y en el exterior se quedó oscuro. La lluvia, que pensó que era una dulce ducha, cambió a mayor intensidad, y un rayo brilló. Las gotas de lluvia cubrían el frente de sus ojos, lo que le dificultaba la visión.

Karga siguió mirando a Paenon bajo la inusual lluvia.

—No te veas así. Tú también haces tu trabajo.

Paenon, que leía un libro, miró hacia afuera. Leila seguía sin dar un paso en el acto. Dio un gemido y se puso las botas, tomó un paraguas y salió. Paenon apareció frente a Leila, empapada en la lluvia, giró su cara hacia arriba y lo miró.

—No estoy aquí para verte. Salí en el caso de que se hubiera desbordado el camino.

Paenon atravesó un canal en un campo lleno de lluvia, lanzó un hechizo para dejar que el agua se escurriera y luego miró a Leila. Rostro pálido, labios sangrantes y un cuerpo tembloroso.

Maldita sea, estas cosas hacen que me moleste la gente.

—Deja de ser terca y entra.

—Magia…

—¡No! No puedo enseñarte nada teniendo esa mentalidad.

—¿Soy mala? —preguntó arrodillada en el fango en la oscuridad, lo miró. Se preguntó si estaba mal, si todo era culpa suya—. ¿Entonces, qué debería hacer? ¿Debería perdonar todo lo que hicieron y reírme diciendo que está bien?

Los ojos de Paenon temblaron. El agua de lluvia corría por sus mejillas. Su cuerpo estaba temblando, ya fuera por la ira o por el frío de la lluvia.

—La venganza solo conduce a más venganza y dolor.

—¡Entonces su pecado fue el que dio a luz a mi venganza!

Un grito entrecortado apareció entre sus labios azules descoloridos. ¿Por qué solo le decía que fuera amable? ¡Fueron los primeros en traicionar sus esfuerzos por vivir bien hasta ahora! ¿Por qué solo decía que pidiera perdón? ¿Por qué le decía que los entendiera?

No intentaron ser amables, me odian, no me entienden, ¿por qué solo yo…?

—¿Se les debe dar indulgencia a los que pecaron, y la víctima debe perdonar? ¡Deben pagar por lo que hicieron…!

Más bien, era injusto que aquellos hicieron cosas tan crueles, no pagasen el precio. Si no lo hacían, esos humanos vivirían tan descaradamente sin saber que estaban equivocados.

¿Por qué soy la única mala persona? ¿Por qué hacer me hace mala el querer vengarme de quienes me hicieron esto? No sabe por qué quiero vengarme, ¿por qué me convierte en la única mala persona?

Paenon cerró los labios ante los ojos del resentimiento de Leila, luego volvió la cabeza y se alejó.

—Pero no puedo enseñarte.

Paenon se volvió y se dirigió a la casa. Afuera estaba lloviendo, el suelo estaba endurecido y sus pasos se hicieron eran pesados. Cuando llegó a casa, se sacudió el barro de los zapatos y se mordió los labios. Karga, el cuervo, se sentó en el respaldo de una silla y lo miró con ojos rojos.

—¡Qué! ¡Qué!

—Sé lo que le pasó. Y sabes, como dijo, no es el pecado de esa niña.

—Si vas a convencerme, detente.

Paenon miró a Karga, sacudiendo el agua de lluvia de su hombro. Se instaló en un lugar donde no se podía ver a Leila y tomó el libro.

Eso no significa que no pueda enseñar magia.

Abrió el libro con cara de mal humor y trató de deshacerse de sus pensamientos sobre Leila. vEl libro avanzaba más lento que la vela derritiéndose en el candelero. Y fuera no había señales de que la lluvia fuera a detenerse.

—Paenon, ¿no es inusual que su cuerpo tiemble tanto? Incluso sus rodillas están sumergidas.

—¿No te dije que no hablaras?

Se aferraba a eso ahora. Apenas había conseguido salvarle la vida, le preocupaba que se aferraba a esa rabia y la guardase para nada. No podía concentrarse en el libro, así que se puso de pie.

—No sé, me voy a la cama. Si quiere pasar, ábrele la puerta…

—¡Oh! ¡Cayó! ¡Se cayó!

—¡Esta perra podrida!

Paenon salió corriendo mientras Karga batía sus alas.

| Índice |

5 comentarios en “No quiero arrepentirme – Capítulo 12: El comienzo del regreso

  1. yeyix says:

    esperaré, lo juro, amo la venganza y mas cuando la prota ya esta vacia hasta la medula <3 no mas quiero que este con el papucho <3

    mil gracias por todo <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.