Mi crush quiere una poción de amor – Volumen 1 – Historia paralela: La sombra de la bruja y la cuna de la felicidad

Traducido por Bee

Editado por Dea


Esta es la historia de lo que sucedió un poco antes de que Rose recibiera la tercera carta de Lau. Tuvo lugar dos meses después de ese terrible encuentro con el ladrón… y el consumo accidental de la poción de amor por parte de Harij.

—¿Puedes explicar qué demonios se te ha metido en la cabeza para decir cosas tan ridículas…? —Rose le preguntó a Harij por centésima vez.

Se sentó con la bata extendida en el suelo debajo de ella mientras giraba el molino de mano. El retumbante crujido de la piedra giratoria y el rítmico repiqueteo de las botellas en la olla hirviendo crearon un tipo único de música de fondo. Sintiendo los ingredientes triturados saliendo de la piedra a través de las vibraciones que transmitía a sus manos, Rose le lanzó a Harij una mirada molesta.

—Ya te lo expliqué. Yo también voy a vivir aquí. ¿No puedo?

—Puaj. Un hombre guapo está diciendo tonterías en mi sala de estar…

La luz del sol primaveral se derramaba por las ventanas, agregando un brillo extra resplandeciente alrededor de Harij. Enmarcarlo con impresionantes efectos de iluminación multiplicó el atractivo de su ya guapo rostro catorce veces. Rose sintió el impulso de adorar a Harij, quien había pasado de ser guapo a tener una apariencia casi divina.

Rodeada por el bosque y el lago, la ermita estaba en el centro de una temporada alegre y gloriosa. Los efímeros de primavera [1] brotaron y florecieron, extendiendo el tono verde fresco y joven al dosel del bosque. Los pájaros que anunciaban la llegada de la primavera saltaban por el alféizar [2] de la ventana. Algunos de los pajaritos parecían novatos y golpeaban las paredes de la ermita mientras practicaban con sus alas.

—¿Qué es lo que no entiendes? —Harij respondió, demasiado serio para prestar atención a sus adorables visitantes—. En pocas palabras, no puedo dejarte sola en esta ermita después de lo que pasó. Puedo estar contigo ahora mismo porque estoy de licencia, pero mi nueva puesto comienza en unos días. Alguien puede quedarse contigo durante el día, y luego viviré aquí durante la noche como tu guardaespaldas y…

—No puedes… en serio, no te entiendo…

Rose se agachó en su área de trabajo inclinada sobre el molino de mano. Sus manos se movieron sin detenerse, impulsadas por la firme creencia de que aplastar cosas la ayudaría a olvidar la inquietante sugerencia de Harij.

Durante muchos años, vivió en esa vulnerable casucha al borde de ser arrastrada por una fuerte brisa, sin preocuparse por su seguridad o condiciones de vida. Pero después de dejar que un hombre peligroso entrara sin dificultad por la puerta de su hogar, incluso Rose comenzó a sentirse insegura en la casa en la que había crecido.

Desde que el ladrón irrumpió en su casa, Rose había rechazado las visitas nocturnas por un nuevo sentido de autoconservación. Naturalmente, cambió sus cerraduras a la última versión y ató el bote al carrete con una cuerda nueva. Le pidió a Tien una trenzada con hierro para que no se pudiera cortar fácilmente. Tien se apresuró a hacer los arreglos necesarios tras enterarse del ladrón.

Como contramedida adicional, también mantuvo el barco atracado en la isla. Aunque aumentó su carga de trabajo, Rose buscó a todos los clientes para reducir los visitantes no deseados. Sin un bote, no había un ladrón en el mundo que arriesgara su vida nadando a través de un lago helado para robar una choza en ruinas. El invierno protegió la ermita convirtiendo la isla en una fortaleza natural, pero una vez que llegó la primavera, las cosas cambiaron.

Durante la primavera, el lago era tan claro como el cristal y lo suficientemente místico como para que no fuese extraño ver a una sirena nadando allí. El agua todavía estaba helada, pero no amenazaba la vida de nadie. Inmediatamente después de que el ladrón irrumpió en la casa de Rose, Harij sugirió que el cuerpo de vigilantes tuviera cuidado con la ermita de la bruja y solicitó que su ruta de patrulla se ampliara para incluirla. Harij se encargó fácilmente de cosas que ni siquiera habían entrado en los pensamientos de Rose.

Para colmo, durante su período de licencia, Harij visitó la ermita de la bruja casi todos los días. Como resultado, los clientes dejaron de venir, arruinando su negocio, pero… por supuesto, era reconfortante tenerlo cerca.

Y, sobre todo, estar con Harij le dio a Rose una gran alegría. Después de todo…

—¡Aaah…!

—¡¿Qué ocurre?!

—Nada… Estoy bien. Simplemente… recordé muchas… cosas diferentes… varias cosas… —murmuró Rose, secándose el sudor que le brotaba de la espalda y la frente.

Esto era otra cosa incomprensible, pero por alguna razón inexplicable, Rose y Harij tenían sentimientos mutuos el uno por el otro y estaban actualmente en una relación. Sin lugar a dudas, esa fue la magia llamada “Resultados dobles con mitad de esfuerzo” sobre la que leyó en un libro obtenido de un mundo distante.

Ella argumentó que con el poder de la poción secreta de las brujas podría hacer que uno o dos hombres se enamoraran de ella, pero cuando Harij confesó que se había enamorado de ella antes de beber la poción de amor, la bruja que solo podía confiar en las pociones para rechazarlo no tuvo más remedio que ondear la bandera blanca en derrota.

A pesar de que habían pasado dos meses desde que confirmaron los sentimientos del otro, Rose vivió su vida mientras hacía lo mejor que podía para evitar todas las cosas románticas, simplemente no estaba preparada mentalmente para eso.

Quizás se sintió aliviado al saber que ella sentía lo mismo por él, porque Harij mantenía ocultas las furiosas olas de su deseo justo debajo de la tranquila superficie.

Pero parecía que Rose había hecho un lugar en su corazón. Naturalmente, la protegió y la trató como a una amada.

—¡Ah! ¡Bah! Es este corazón parecido a una pulga lo que desprecio… —gimió Rose, todavía incapaz de aceptar su nueva realidad, y presionó una mano sobre su corazón martilleante.

—Te ves bien para mí. —dijo Harij con ironía, haciendo que Rose se pusiera de pie. Él le quitó el polvo de la túnica como lo haría con un niño.

Rose sabía que él era naturalmente una persona física, pero desde que confesó sus sentimientos, Harij se abstuvo de tocarla. Cada vez, Rose recitaba en su cabeza los Conceptos Básicos de Hierbas para Brujas desde la página uno hasta que se calmaba.

—De todos modos, dejemos de lado esta charla de mudanza para otro día…

—Lo has estado dejando a un lado durante tantos días, el invierno ha terminado. Se pudrirá si sigues así hasta el verano.

—Las conversaciones no se pudren

—Entonces déjame preguntarte esto: ¿Por qué te opones tanto a que viva aquí? —preguntó Harij, sonando herido y malhumorado. Hasta ahora, había mostrado mucha tolerancia hacia la bruja indecisa, pero parecía que finalmente se le había acabado la paciencia.

Rose miró hacia otro lado y le explicó minuciosamente:

—Nunca podría hacer que alguien tan noble como tú viva en esta choza.

—No me importa. A menudo me quedo en posadas rústicas o acampo al aire libre durante las expediciones. Aunque la mayoría de esos lugares están más limpios que aquí. —el alivio resonó en su voz, que había perdido su rudeza anterior.

—Solo cabe una cama aquí, y todavía no estoy lista para… dormir juntos.

—¿No estás lista todavía? ¿Eso significa que lo estarás algún día?

Hubo un fuerte estallido. Aturdida más allá de lo creíble, Rose golpeó su pierna contra la esquina del banco de trabajo. Harij decidió tener piedad de ella y cambió de tema.

—Me gusta aquí. Esta es la casa en la que te criaste, Rose.

Te ponías de pie y había una telaraña; te sentabas y había polvo; caminabas y las tablas del suelo crujían: la casa encajaba palabra por palabra con la definición de un tugurio [3] en ruinas y seguía siendo un lugar importante para Rose. Independientemente de lo que significaba para ella, era ridículo dejar que un noble de nacimiento se quedara en una choza tan destartalada. Era peor que echar agua fría en aceite hirviendo.

—Soy un caballero, puedo cuidar de mí mismo. No me interpondré en tu camino. Puedes seguir haciendo tu trabajo de bruja conmigo aquí.

Sin poder hacer nada, Rose no respondió. No estaba acostumbrada a experimentar tanta bondad. Tampoco sabía que ser tratada con amabilidad podía ser tan molesto.

Harij suspiró, sintiendo cuánta presión estaba ejerciendo sobre ella.

—Bien. Lo dejaré pasar por hoy. En cambio…

Tose retrocedió de una manera obvia. Durante los últimos dos meses, había podido predecir lo que diría a continuación.

—Deja de jugar y llámame por mi nombre, ¿quieres?

Rose se tapó los oídos con las manos y cerró los ojos con fuerza.

—¡Lalalala!

Algo tocó la parte superior de su cabeza mientras cantaba por encima de su voz. Algo suave y cálido. Al darse cuenta de lo que era, sus ojos se abrieron de golpe y estiró el cuello hacia atrás. El rostro de Harij estaba sorprendentemente cerca de ella.

—¿Q-Qué est…?

—Rose. He estado priorizando pacientemente tus sentimientos, pero en realidad estamos en el tipo de relación en la que podemos hacer cosas íntimas. ¿Lo sabías?

Harij estaba atacando con todo. Esa fue una declaración bastante clara de que estaba más que listo para llevar las cosas al siguiente nivel, aunque ella todavía dudaba.

Obviamente, Rose no estaba en contra de tener intimidad con él. Simplemente no estaba familiarizada con estas cosas.

—¿Q-Qué est…?

Harij levantó sus cejas bellamente cuidadas y le tomó la mejilla. Luego, le acarició el labio con el pulgar muy despacio, mostrándole exactamente lo que quería decir. Rose se rindió con rapidez.

—¡Señor… Harij!

—Lo dejaré pasar.

Liberada de su mano, Rose inmediatamente cayó sobre sus manos y rodillas en el suelo. Se abrazó a sí misma mientras las nubes de polvo se esparcen a su alrededor. Estaba tan caliente que sentía como si su sangre estuviera hirviendo.

—U-Ugh, tu cara… es demasiado hermosa…

—Sí, lo es.

Harij dejó de sentirse extrañado por sus comentarios extravagantes y siguió el juego mientras la levantaba del suelo polvoriento y le quitaba las pelusas de su cabello rosa pálido.

♦♦♦

—¿Quieres salir a tomar un sorbete?

Al día siguiente, Harij, que había salido por negocios, invitó a Rose en el instante en que regresó a la ermita. Ella le miró parpadeando.

—¿Qué es sorbete?

—Un postre helado hecho con frutas. Piensa en ello como un dulce helado. Un vendedor ambulante del norte trajo una gran cantidad de hielo. Su Majestad está tratando a toda la capital con él para conmemorar el matrimonio de la princesa Billaura.

—Postre.

—Un postre dulce. —repitió Harij para enfatizar el punto.

Gracias a él, Rose se había vuelto lamentablemente débil ante la mera mención de los dulces. Emocionada, se quitó la bata para ir a la ciudad.

Juntos se subieron al fiacre [4] en el que Rose solía ir sola a la ciudad. Mientras se balanceaban en el carruaje encapuchado, Harij parecía estar de muy buen humor.

—Te quitas la túnica cuando vas a la ciudad, ¿verdad? Me sorprendió la última vez que te vi.

—¿Me has visto antes en la ciudad?

—Dos veces.

No puedo recordar ni una sola vez, pero él dice que sucedió dos veces. Rose buscó en sus recuerdos hasta que se dio cuenta de que él estaba hablando de la vez que los niños le arrojaron bolas de barro. No pudo imaginarse cuál fue la segunda vez.

—En el muelle del bosque y durante la procesión nupcial de la princesa Billaura.

Ahora que lo mencionó, ella recordó cuando estaba hablando. ¿Harij realmente la vio allí? Así que no fue solo la esperanzada imaginación de Rose lo de que sus ojos se encontraron.

—Me sorprendió porque nunca esperé verte allí.

Rose estaba paralizada en su asiento porque todo el rostro de Harij resplandecía con el recuerdo de su encuentro. Demasiado para que ella pudiera soportarlo, puso ambas manos frente a ella.

—¿Qué pasa?

—Estás demasiado radiante…

—¿Eso otra vez? —Harij suspiró después de que ella le apartó la cara. Volvió la cabeza, vio lo que había fuera de la ventana y tocó la mano de Rose. —Rose, mira ahí fuera. Si sigues recto por este camino, te llevará a mi casa.

Harij señaló un camino verde y exuberante. Rose se sorprendió porque pensó que él vivía en una zona residencial más céntrica de la ciudad.

—Parece una zona bonita y tranquila.

—Solo hay unas pocas casas en esta carretera, así que podrás llegar rápido si usas los tejados negros como punto de referencia. Ven cuando ocurra algo.

¿Hay lugares abiertos como este en la capital real? ¿El lugar que siempre pensé que estaba infestado de gente e hileras de casas estrechas? Rose se apoyó contra la pared del carruaje y miró hacia afuera.

—Lo siento. —dijo Harij de repente—. Mentí.

Rose lo miró, reaccionando a su última palabra.

—Ven cuando te apetezca, no solo cuando suceda algo.

Rose cerró la boca primero, pensó en ello y luego repitió lentamente:

—¿En cualquier momento?

—Sí.

—¿Siempre que me apetezca…?

—Eso es correcto.

—¿Por qué?

Harij esbozó una sonrisa irónica. Verlo sonreír de la nada hizo que el corazón de Rose clamara en sus oídos.

—Quiero que a ti también te guste esa casa.

El tierno amor suavizó sus ojos.

Dentro del vagón que se balanceaba, Rose solo pudo soltar un “okay” como respuesta.

♦♦♦

—Es por allá.

Salieron del carruaje y caminaron una corta distancia hasta su destino. Se había instalado un mercado sencillo debajo de un dosel.

Los lugareños llenaron el área en busca de un sorbete.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que Rose visitó la ciudad con alguien. En el pasado, había acompañado de cerca a su abuela encorvada.

Hoy, sin embargo, no estaba con su abuela.

Rose miró a Harij que estaba a su lado e inmediatamente volvió la mirada hacia adelante. Bajar la guardia arriesgaba que los músculos de sus mejillas se movieran contra su voluntad. Sin una capucha para esconderse, esa era la vergüenza número uno que tenía que evitar.

—¿Qué ocurre?

—Nada. —murmuró Rose, sus labios también fallaron en escucharla.

—¡Bueno, hola, Harij! ¡Gracias por cuidarnos siempre! —alguien dijo en voz alta detrás de ellos.

—¿También estás de patrulla hoy?

Varios jóvenes los habían llamado. Los residentes que poseían tiendas en la capital parecían estar repartiendo sorbetes. Cada uno de ellos llevaba un delantal con el nombre de su tienda bordado en él.

—No. Como puede ver, hoy estoy con alguien.

Harij tiró del brazo de Rose. Ella cayó contra su costado y él la rodeó con el brazo.

Susurros escandalosos se difundieron entre las personas que vieron. Las mujeres que esperaban su oportunidad de hablar con él se quedaron boquiabiertas con incredulidad. Los hombres que trabajaban en los puestos frente a ellos soltaron carcajadas.

—¿Bueno, qué sabes? Harij de hecho tiene una dama en su vida.

—¡Eso es gracioso! Mi esposa no paraba de hablarme diciendo: “No hay forma de que tenga una amiga cuando patrulla la ciudad en sus días libres con el pretexto de no tener nada mejor que hacer.”

—Ya veo.

Parecía que la gente de la ciudad no conocía la ocupación ni la clase social de Harij. Evidentemente, solo pensaban en él como un gran tipo que vigilaba sus días libres por la bondad de su corazón.

—Ella es bastante simple para ser tu dama, Harij.

En todos los mundos siempre habrá un anciano o una anciana que diga una palabra de más. Rose endureció su corazón y miró al anciano. Hizo una mueca en lugar de forzar una sonrisa no sincera ante su expresión completamente plana e inmutable.

—Ella no es simple. —argumentó Harij, luego continuó—. Ella es linda desde todos los ángulos.

Ella soltó su mano y retrocedió más rápido que un gato salvaje. Sus piernas se la llevaron rápidamente. Harij la persiguió, dejando atrás a los atónitos comerciantes y sus esposas.

—¿Qué ocurre? Es peligroso para ti irte así de repente.

¡Tú eres el peligroso aquí! Oh, cómo quería gritarle. Su corazón casi se había detenido. Harij le tendió la mano a la bruja, que temblaba de ira silenciosa.

—Rose, quiero que nos tomemos de las manos. ¿Podemos?

Le echó una mirada a la mano que él le ofrecía y Rose aplanó los labios en línea recta. Harij tenía la costumbre de pedir permiso primero. Como ya estaban en una relación, deseaba que él simplemente lo hiciera.

—Puedes decir que no si no quieres.

Rose era una bruja. Las brujas no podían mentir.

Por supuesto que quería, así que no podía decir lo contrario.

Rechinando los dientes, Rose colocó su mano sobre la de él. Y luego pronunció el encantamiento especial que solo podía usar con él.

—¡No quiero… decirlo!

—Okey.

Harij deslizó sus dedos por los de ella y apretó su mano. Juntos caminaron entre la multitud de personas. Haciendo todo lo posible por no mirar sus manos conectadas, Rose movió torpemente sus piernas y brazos al mismo tiempo. Una cantidad antinatural de sudor parecía gotear por sus dedos. Luchó desesperadamente consigo misma para reprimir el impulso de apartar inmediatamente su mano sudorosa.

El sorbete se repartía gratis. Esperaron pacientemente en la larga fila, y cuando finalmente llegó su turno, los contenedores de sorbete estaban casi vacíos.

—Oh, si es Harij. —dijo casualmente el hombre que recogía sorbete. —Bienvenido, bienvenido. Estás de suerte. Todavía nos queda un poco… Oh, ¿tienes una cita? Entonces toma dos.

Cuando el hombre vio a Harij y Rose tomados de la mano, sonrió y le tendió dos tazas. El sorbete estaba envasado en recipientes recolectados de los diferentes restaurantes de la zona. Cada uno aceptó uno. La taza de hojalata estaba fría al tacto. Se movieron, tomados de la mano, a algún lugar lejos de la multitud para comer.

A Rose no le importaba tomarse de la mano de Harij ahora. Después de todo, toda su atención había sido cautivada por la taza de hojalata que sostenía. El primer sorbete que vio fue una comida de ensueño que parecía una bola de nieve derretida.

Los cristales de nieve más pequeños brillaban bajo la luz del sol. Las manchas derretidas brillaban como néctar de flores, haciéndole agua la boca.

Al darse cuenta de que tenía los ojos pegados al sorbete, Harij dejó de caminar. Rose no apartó los ojos del dulce cuando preguntó:

—¿Puedo comerlo ahora?

—Sí.

Con el permiso concedido, Rose recogió la pequeña rama de árbol que sobresalía del sorbete. La punta se había aplanado en una simple cuchara.

Colocó el postre helado en la cuchara. Pasó la cuchara por encima con más suavidad que si estuviera acariciando a un conejo bebé asustado y se la llevó con cautela a la boca. El sorbete era blanco como la nieve, así que supuso que sabría a nieve, pero en realidad sabía a manzanas. Rápidamente se derritió en su lengua como el fugaz final de la primavera.

Buscando otro bocado de la delicia helada que se derritió en el instante en que tocó su lengua, Rose se llevó la cuchara a la boca. Luego dio otro bocado, seguido de otro más. No sabía qué tenía de entretenido comer, pero Harij la miró sin tomar una sola cucharada de la suya.

Mientras Rose estaba encantada con la comida, escuchó un grito feroz “¡No llores!”. Con los hombros saltando, finalmente apartó los ojos del sorbete para mirar el ruido.

—P-Pero… yo quiero… quería… ¡comer uno! —una niña decía entre sollozos. A su lado estaba un chico un poco mayor.

—¿Qué esperas de mí? ¡Se acabaron!

El chico también sonaba como si estuviera tratando de ocultar su decepción. Por lo que parece, se habían quedado sin sorbete para repartir. Con la cuchara colgando de su boca, Rose miró a los hermanos.

Como dijo el hermano mayor, no puede hacer nada por ella. Pero también entiendo por qué la hermanita está triste. No puedes probar algo tan delicioso todos los días.

Alguien se interpuso delante de Rose. Harij se acercó a los hermanos y le dio unas palmaditas en la cabeza a la niña. Luego hizo lo mismo con el hermano y les entregó el sorbete que sostenía. El niño se puso nervioso al recibir repentinamente el postre, pero Harij se fue antes de que pudiera rechazarlo.

Rose miró a Harij con la cuchara aún colgando de su boca.

—Esto es mío.

—Nunca planeé tomar el tuyo.

Satisfecha con su respuesta, Rose movió con dedicación la cuchara de la taza a su boca. Cada bocado era tan delicioso como el primero.

Rose continuó comiendo, llena de satisfacción por el sabor y la respuesta de Harij, pero su cuchara pronto golpeó el fondo de la taza con solo un poco más. Deprimida, miró fijamente el sorbete restante, miró a Harij y luego volvió a mirar el sorbete.

—Solo un poco.

—Lo tomaré con gusto. —respondió instantáneamente, inclinándose y abriendo la boca.

Rose, a regañadientes, metió la cuchara en su boca.

♦♦♦

—M-Monstruo de la resistencia…

Finalmente dejando las festividades, Rose se agachó dentro del carruaje y maldijo a Harij. Tras ser arrastrada de aquí para allá por él después de terminar el sorbete, estaba exhausta.

¡No subestimes la falta de resistencia de un ermitaño! Rose estaba lo suficientemente cansada como para molestarse con el cuervo que cantaba al atardecer.

—Duerme un poco. Te despertaré cerca del bosque. —ofreció Harij, para nada molesto por sus quejas.

—No quiero.

No quiero volver a experimentar la vergüenza de que vuelvas a ver mi estúpida cara de recién despierta.

La realidad ignora cruelmente los deseos de uno. Rose se quedó profundamente dormida a los pocos minutos.

Se despertó en el bosque. Lo primero que vio fueron sus pies balanceándose. Estupefacta, parpadeó hasta que se dio cuenta de que Harij la llevaba en su espalda.

—¡¿Q-Qué?!

—¿Estás despierta ahora? —preguntó Harij, sin sonar diferente de lo habitual a pesar de llevarla a cuestas. Su rostro se puso blanco como el papel.

—¿Por qué? ¿Me estás llevando? ¡Soy pesada…!

—Quédate así un rato. Sé que estás agotada.

Estaba muerta de cansancio, pero prefería caminar a casa con los pies cubiertos de ampollas de sangre que obligarlo a cargarla. Pero Harij no la soltaba por mucho que se retorciera y luchara. Rose cedió y apoyó su mejilla contra su espalda. Como había llegado a eso, quiso vengarse de él y se tensó.

—¿Qué estás haciendo?

—Tratando de hacer que yo sea demasiado pesada para que quieras bajarme.

—No eres pesada. Eres más ligera que una pluma.

—Los humanos mienten tan fácilmente, mhm. —ella resopló.

La garganta de Harij tembló de risa. Rose tenía curiosidad por saber qué tipo de cara estaba poniendo mientras se reía.

Pero ella estaba segura de que el no poder verle la cara mientras estaban en  un contacto tan cercano fue lo que le permitió mantener la calma lo suficiente como para abrirse con él.

Rose dijo en voz baja:

—Harij.

Su agarre se aflojó en sus piernas. Él la sostuvo antes de que ella pudiera sentir como si se estuviera cayendo.

—¿Qué ocurre?

Pareció ser un gran shock para él escucharla llamarlo simplemente “Harij” después de cuán obstinadamente se negó a decir su nombre incluso con honoríficos. Su voz se había quebrado.

Hoy, Rose había escuchado a innumerables personas en la ciudad llamarlo Harij. Todos le hablaban con cariño. La confianza que había construido con ellos hasta ahora fue amablemente devuelta con la forma en que dijeron su nombre.

A Rose le encantó como sonaba.

—¿Está bien si… me quedo en tu mansión solo durante la noche?

Esta vez sintió que su trasero caía sin nada que lo sostuviera. Pero, naturalmente, la sostuvo antes de que pudiera deslizarse por su espalda.

—Por supuesto.

Su respuesta fue concisa, como si temiera que ella retirara su petición si él arruinaba su estado de ánimo al hacerle una pregunta o si decía algo más que eso.

Rose frotó su frente contra su espalda.

Una larga sombra atravesó el bosque.Recuerdo haber visto una sombra como esa cuando era niña. Rose silenciosamente cerró los ojos mientras la mecían para dormir en la cuna de la felicidad.


[1] Flores silvestres de los bosques que viven más de dos años y desarrollan partes aéreas (tallos, hojas y flores) a principios de cada primavera.

[2] Parte del muro que constituye el reborde de una ventana, especialmente su parte baja o inferior.

[3] Habitación, vivienda o establecimiento miserable y pequeño.

[4] Un fiacre es un carruaje de cuatro ruedas para alquilar.

| Índice |

2 comentarios en “Mi crush quiere una poción de amor – Volumen 1 – Historia paralela: La sombra de la bruja y la cuna de la felicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *