Todos creen que él me gusta – Capítulo 72 – Extra 2

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Desafortunadamente, cuando Ye Heng propuso comer, Shang Jin tuvo que negarse porque realmente no podía asistir. Sin embargo, cuando lo rechazó, agregó: —Hermano mayor, deberías venir a comer en casa mañana.

Esta frase de “comer en casa” hizo que la insatisfacción original de Ye Heng se disipara de inmediato.

Shang Jin siempre descubrió lo que Ye Heng más quería saber.

Desde que Ye Zhou y Shang Jin comenzaron a alquilar afuera, las dos personas también habían comenzado a aprender a cocinar.

Por supuesto, la mayoría de las veces, todavía comen en la cantina. Solo en sus días de descanso iban al supermercado a comprar comida, y luego estudiaban y cocinaban según la receta.

♦ ♦ ♦

Shang Jin finalmente pudo despedir a su molesto primo debido al próximo día de Año Nuevo.

En el camino de regreso, se volvió hacia el supermercado y pensó que incluso si le preguntaba a Ye Zhou, probablemente Ye Zhou no estaría seguro de lo que le gustaba comer a su hermano, por lo que Shang Jin se tomó la libertad de comprar algunos de los ingredientes de mayor calidad. 

Se encontró con Ye Zhou a la entrada de la comunidad.

—¿Por qué no me llamaste si estabas haciendo la compra? —Ye Zhou se acercó y rápidamente tomó las cosas de la mano derecha de Shang Jin. La mano de Shang Jin estaba enrojecida por llevar las cosas pesadas durante tanto tiempo—. Compraste demasiado.

—No estaba seguro de lo que le gusta a tu hermano, así que compré pollo, pato, pescado y carne.

Ye Zhou echó un vistazo a la bolsa.

—¿Tanto? ¿Podemos terminar de comer?

—Podemos. Hay variedad, pero en pequeñas cantidades.

Cuando llegaron a casa, Ye Zhou sacó los ingredientes antes de entender lo que Shang Jin quería decir con “hay una variedad, pero en pequeñas cantidades”.

Era pollo, pato, pescado y carne, pero en realidad era un filete de pescado, una pechuga de pato, varias alitas de pollo y un trozo de panceta de cerdo. Por cierto, también había una bolsa de camarones y algunas verduras.

Ye Zhou se puso ropa casual y sacó el delantal del gancho. Envolviéndolo alrededor de sí mismo, se arremangó y dijo—: ¡Hoy, déjame mostrar mis habilidades!

—No, debería hacerlo.

—¿No dijiste que progresé en la cocina? —Dijo Ye Zhou.

Shang Jin tosió.

—Es solo un progreso.

El progreso significaba mejor que la última vez, pero definitivamente no significaba que el nivel fuera realmente alto.

Ye Zhou tímidamente se quitó el delantal.

—Si no me das la oportunidad, ¿cómo puedo entrenar para ser un gran chef?

También fue molesto mencionar esto. Cuando empezaron a vivir juntos, las dos personas no sabían nada de cocina. Pero Shang Jin practicó algunas veces con las recetas y ya estaba haciendo un trabajo bastante decente e incluso el sabor era bastante bueno. En cuanto a Ye Zhou, parecía estar completamente abandonado por Dios en este aspecto. No podía ser llamado un asesino de cocina, pero no sabía muy bien.

La gente corriente se consolaba a sí misma diciendo que “los más capaces hacen más trabajo”. Con respecto a la cocina, de los dos, había uno que podía hacerlo bien. Pero, obviamente, Ye Zhou no podría ser juzgado con el pensamiento de la gente común.

—¡Es porque no puedo cocinar bien que debería practicar más! ¿Cómo puedo retroceder ante las dificultades? Tú y yo somos estudiantes universitarios normales. ¡Basado en lo que puedes hacer, pero yo no puedo! —Ye Zhou argumentó con convicción.

Confiando en la perseverancia que creció frente a la represión, la cocina Shang Jin fue asumida por Ye Zhou la mayor parte del tiempo.

Era la primera vez que Shang Jin odiaba tanto la terquedad de Ye Zhou. El perezoso de él tampoco podría monopolizar los derechos de la cocina aunque quisiera. Cuanto más Shang Jin decía que era difícil comer, más lo hacía Ye Zhou con entusiasmo.

Afortunadamente, Ye Zhou realmente hizo lo que dijo y mejoró cuanto más practicaba, pero es una pena que esto sólo fuera mejor en comparación con el nivel anterior de Ye Zhou.

Shang Jin suspiró.

—Hoy no es el momento de mostrar sus habilidades culinarias.

Ye Zhou era claramente consciente de este tipo de cosas, pero era solo que su nivel estaba tan bajo que para Ye Zhou, que estaba ansioso por sobresalir, no se podía decir que no le hubiera dado un golpe mental.

Al ver su apariencia abatida, Shang Jin tomó una papa de la mesa y se la arrojó. 

—Pero hoy es el día para mostrar tu trabajo con el cuchillo.

—Eso también está bien. —Ye Zhou respondió de mala gana.

Cuando llegó Ye Heng, el pequeño apartamento estaba lleno de vida.

El aroma de la cocina llenó la sala de estar. Había macetas con flores en el alféizar de la ventana y muy pocas de las chucherías de los dos hombres esparcidas por la habitación. Si uno dijera lo que hay más en la habitación, probablemente serían libros. Podías ver libros en la mesa, en la cama, en el sofá y en la mesa de café.

—Hermano, espera primero. Terminaremos en un momento. —Después de abrir la puerta, Ye Zhou fue a la cocina para ayudar.

Ye Heng lo siguió y apareció en la puerta de la cocina. El cabello de Shang Jin estaba hecho un desastre. Llevaba las mangas arremangadas hasta el codo y tenía un delantal blanco de media longitud atado a la cintura. Parecía más en contacto con la vida que cuando Ye Heng lo conoció. Sin embargo, cuando Shang Jin lo vio, su apariencia volvió a cuando lo conoció.

—Hermano mayor Ye.

La cocina era pequeña y estaba un poco abarrotada de dos personas. Si hubiera otra persona parada en la puerta, se sentiría como si no pudiera caminar.

Ye Zhou empujó a Ye Heng a la sala de estar.

—Hermano, puedes ver la televisión. Cenaremos en un momento.

—De acuerdo. —Ye Heng regresó a la pequeña sala de estar y se sentó en el sofá. Su mano tocó un libro y lo levantó, viendo dos letras distintas en las páginas.

Uno seguro y a gusto y otro pulcro y guapo.

Media hora después, Ye Zhou salió con los platos y pronto llenó la mesa redonda.

Ye Heng miró esta mesa completa.

—Somos solo tres personas. ¿Por qué preparaste tanto?

—No te preocupes, podemos terminarlo. —Ye Zhou puso la mesa con cuencos y palillos. Se sentó e instó a Shang Jin—: ¿Qué estás haciendo? ¿Aún no vienes?

Shang Jin salió con una botella de vino tinto. Al mirar la información sobre el vino, dijo—: Recibí esta botella de bienvenida a la casa.

—No es bueno tomarse las cosas de pasada. —Dijo esto, pero el padre de Shang Jin definitivamente no lo culparía y probablemente estaría feliz en su lugar. Dado que Shang Jin realmente no gastó el dinero de la familia y no usó el automóvil familiar, el padre de Shang Jin se dio la vuelta y utilizó todo tipo de métodos para lograr que aceptara las cosas.

Después de la comida, tanto los anfitriones como los invitados quedaron extremadamente satisfechos. Como había dicho Ye Zhou, lo terminaron todo por completo.

Obviamente, Ye Heng estaba satisfecho con los resultados de esta inspección. Después de la cena, su actitud hacia Shang Jin fue mucho mejor.

—Zhou Zhou, no puedes apresurarte en salir del armario. —En este punto, Ye Heng se sintió un poco culpable con Shang Jin. Él mismo esperaba que el otro pudiera asumir la responsabilidad frente a sus padres, pero tenía otra actitud hacia su propio hermano—. Nuestros padres realmente no… 

—Entiendo. 

Shang Jin tomó un sorbo de agua con miel. 

—Este tipo de cosas es difícil de aceptar para la familia habitual. También le dije a Ye Zhou que no fuera impulsivo y esperara hasta su graduación.

—Ambos son buenos chicos. —Ye Heng palmeó el hombro de Shang Jin—. Haré todo lo posible para trabajar con mis padres en estos dos años para que estén preparados.

—Gracias, hermano.

Ye Zhou salió de la cocina con un plato de fruta y dijo enérgicamente—: Ven a comer naranjas. Shang Jin, ¿dónde las compraste? Son tan dulces. —Al decir esto, rompió un segmento y se lo metió en la boca a Shang Jin—. ¿No es muy dulce?

Si Ye Heng no estuviera ahí, Shang Jin realmente quería decir “eres más dulce que la naranja”.

El único perro soltero, el camarada Ye Heng, dijo con mucho tacto—: Está bien, hay mucho tiempo para ponerse al día más tarde. Detengámonos aquí por hoy.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *