Ya no te amo – Capítulo 51

Traducido por Melin Ithil

Editado por Sakuya


La triste noche de todos pasó en algún momento. El tiempo pasó rápido y pronto fue el día en que tendrían que partir, así como el día en que su matrimonio se haría oficial.

Por lo tanto, Niveia no estaba de buen humor. La primera razón es que, debido al anuncio de la boda nacional, no pudo moverse en todo el día y tuvo que estar de pie organizando las decoraciones.

—¿Qué tela es mejor?

—Creo que el velo le queda bien, tendré que retirar el velo inferior como en Vinfriedt.

—Realmente no importa, Yves Roach ha sido ordenado para que sea dulce. Dijeron que se debe mostrar la amistad con Vinfriedt al máximo, así que no dejen que las atrapen.

—Sí, madame. —Las sirvientas respondieron al unísono y se movieron.

Niveia dejó escapar un pequeño suspiro y bajó su brazo entumecido mientras lo sostenía como maniquí.

Tengo que hacer esto.

El nombre oficial del evento era “Anuncio Nacional de Matrimonio”, en otras palabras, era su boda. Por supuesto, que el anuncio de la boda nacional era el evento principal y después de enfriarse, tendrían planeado ir a Vinfriedt. La boda se realizaría de manera informal, después de firmar el voto nupcial frente al oficiante, escucharán las felicitaciones de Vetrlang, pasarán por la recepción, recogerán las pertenencias del sargento y subirán juntos al carruaje para desfilar por las calles de la capital.

Y todo empezará cruzando el muro.

La distancia entre la capital de Thierry y Vinfriedt no era corta. Incluso si usaban el dispositivo de teletransportación hecho de piedras de mana, será una semana desde la capital hasta la ubicación del dispositivo.

Tendría que pasar toda una vida de luna en el carruaje. Un aristócrata ordinario sería reacio a viajar así, se han acostumbrado a una vida lujosa y no les gustaba el aburrimiento. Pero la razón por la que ella estaba decaída, no era el difícil viaje, no, más bien, estaba ansiosa por llegar a su destino. Todo porque ella nunca había estado fuera de la capital de no ser por negocios. Los aristócratas ordinarios iban al mercado en el verano para tener un retiro, iban y venían entre sus fincas y la capital a medida que cambiaban las estaciones, pero no ella. Solo había estado fuera una vez, cuando la habían enviado a la reunión del principado de Silas. El carruaje había sido blando.

Si el carruaje será así, será como viajar en la luna.

Era un carruaje para el emperador, así que debía ser bueno, ¿verdad? Miró las cosas alrededor de su cuerpo a través del espejo de cuerpo entero y se imaginó en el carruaje. El sentimiento de anticipación por el futuro viaje y el hecho de que ella luciera demasiado glamorosa en el espejo, calmaron sus sentimientos complicados.

—Qué asombroso, pensé que le vendría bien a su majestad con decoraciones sencillas. —Murmuró la sirvienta a su lado, cambiando la tiara en la cabeza de su señora, por algo un poco más grande y llamativo.

La actual Niveia estaba decorada con esplendor en la medida en que las cosas que vestía eran cada vez más deslumbrantes y brillantes, incluso cuando su cuerpo estaba poco arreglado. Esto se debió a que las primeras cosas que trajeron las criadas a su cargo, fueron simples y de aspecto inocente. Por supuesto, el maquillaje era de color claro y su cabello no había sido decorado en exceso. Las prendas eran telas caras a primera vista, pero había pocos adornos en el bordado de la falda, el cual estaba hecho con hilo dorado.

La razón de que su vestimenta diera un cambio de 180° fue porque la criada que la había visitado para inspeccionarla, la vio y gritó—: ¡Tiene que modificar todas las cosas ahora mismo, su majestad!

—¿Es tan malo? —Recordando viejas historias, murmuró involuntariamente.

—En realidad, no tanto, pero parece que le falta algo. —Fue una respuesta que salió de la nada, viniendo de una criada que tenía los espléndidos pliegues de la falda de Niveia.

—Estaba considerando si debería cambiarlo ahora o no, pero me alegro que la doncella tome la decisión.

—El hecho es que no importa qué tipo de joyería use, nunca se siente excesivo. —incluso la sirvienta que le estaba arreglando el velo habló con una voz mezclada entre risas.

Sin embargo, el hecho fue un poco impactante para ella, la razón de que usara ropa tan sencilla, hasta ahora, no era porque fuese lo que ella quería, sino porque no tenía dinero, por lo que usó ropa pasada de moda durante mucho tiempo, pero la ropa que había elegido ahora tampoco era llamativa.

No es que no me gusten las cosas llamativas.

Solo era que no había tenido oportunidad de usarlas, naturalmente, por eso había evitado usar diseños llamativos.

Se decía que el vestido que le había regalado Vetrlang para la reunión del ducado de Silas, era el más espléndido que había llevado. Si el vestido con el que le pidieron asistir a la reunión hubiera sido sencillo, lo habría usado así, considerando el hecho de que incluso el más ligero movimiento la hacía brillar. Ese día había sido el más glamoroso de su vida. La tela reflejaba la luz de manera diferente en cada ángulo, por lo que era realmente brillante.

Sin embargo, como era la primera vez que la vestían tan glamorosamente, le preocupaba que no le quedara bien, pero su frente se relajó en respuesta a las reacciones de las sirvientas que la elogiaron por ser demasiado bonita.

—¡Su majestad Joachim no podrá apartar los ojos de usted hoy!

Ante las palabras de la doncella que le siguieron, el brillo en su rostro se apagó.

—El mundo social está ardiendo en este momento con la historia del romance de su majestad Joachim y usted. Todos sienten curiosidad por ver como reaccionara al verla.

—Es el día en el que conseguirá como esposa a la persona que ama, ¡así que debe estar extasiado! Me pregunto si alguno derramará lágrimas.

Todos empezaron a temblar mientras hablaban de la desesperada historia de amor de Arendt. Los rumores habían aumentado y se escucharon mientras deambulaban por las bocas de los gorriones sociales. Había un rumor que decía que incluso no podía seguir vivo si no la veía tan siquiera un día. Era un asunto bastante raro el romance, donde entre los aristócratas predominaban los matrimonios arreglados.

Incluso ella pudo comprender la explosiva popularidad.

—De todos modos, todo el mundo está de acuerdo en que su majestad será el novio más feliz el día de hoy.

Era difícil interpretar a una novia feliz de acuerdo con los rumores entre ellos. Miró al grupo de doncellas inclinadas, cerró y abrió los ojos en lugar de responderles. Todo porque fingir el romance del siglo, a pesar de ser un matrimonio estrictamente arreglado, resultaba más difícil de lo esperado.

Realmente no tenemos nada.

Ella no había visto a Arendt desde el incidente, parecía que la había estado evitando todo ese tiempo por alguna razón. No, más que evitarla, simplemente no quería verla. Si recordaba las ocho reuniones que han tenido, habían ocurrido de manera constante tras una puerta en la brecha de dos días y era inusual. El día anterior, mientras se bañaba por la noche y miraba los veinticinco productos del baño uno por uno, Arendt había ido a verla, pero no fue a verla hoy. Se sentía extrañamente sola por no haberlo visto y solo han pasado unos días, le parecía divertido. Al principio pensó que no era la gran cosa, porque parecía ocupado, pero cuando vio que Rudiger la saludaba, sus sospechas se confirmaron.

—Su majestad pregunta como esta.

—Su señor envió a su único caballero a saludar, hay bastantes sirvientes en el palacio imperial.

—Siendo una persona especial, ¿no sería lo normal?

—¿No es porque necesita alguien con buenos ojos? —Naturalmente, se rebeló. Ahora era una princesa y estaba destinada a convertirse en la emperatriz. Como no estaba bajo su control directo, se basó en generalizaciones.

Sin embargo, Rudiger sintió un tono ligeramente diferente y expresó su sorpresa al levantar y relajar una de sus cejas.

—Soy un leal sirviente de su majestad, también significa que no hay nadie en quien confié en el palacio.

El hecho de que no hubiera en quien confiar, la podría incluir a ella o no. Pero si lo miraba así, solo lastimaría su corazón, así que decidió no preguntarse y envió al caballero de regreso diciéndole que todo estaba bien.

Sé que no es una persona perezosa.

De hecho, estaba igual de ocupada. Pero mientras lo enviara, no estaba demasiado ocupado. Aunque estaba más relajado que antes, elegía enviarlo para preguntar por su bienestar y evitar darle la cara él mismo. Fue un refrescante shock.

Supongo que ya era suficiente.

El hecho era que pronto dejarían Thierry y no había necesidad de seguir actuando como si fueran amantes y solo quedaba el hecho de que Arendt era demasiado amable, no solo había mandado a preguntar cómo estaba, sino que había enviado a su principal asistente, era algo serio. En ese sentido, estaban en una situación en la que las criadas admiraban el escándalo romántico entre ambos, en especial, brillaban los esfuerzos del emperador.

—Vamos, hemos terminado.

Al escuchar la orgullosa voz de la criada, levantó la cabeza y se miró al espejo. Vio a una mujer envuelta en todo tipo de cosas preciosas, su presencia tan tranquila y clara como el sueño sin ondas. Lo que dijeron las sirvientas era correcto. Era una persona que no era opacada sin importar cuantas joyas pusieran en ella.

| Índice |

4 comentarios en “Ya no te amo – Capítulo 51

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.