Villana sanadora – Capítulo 3

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Hoy me siento extremadamente entusiasta. Me desperté temprano para tomar un baño y vestirme por mi cuenta. Aunque los niños de dos años de edad necesitarían ayuda en algo como esto, mi mente no es la un niño, así que se siente extraño que otras personas me ayuden.

Felizmente corrí a la habitación de mi padre. Normalmente, mi padre no es una persona madrugadora. Él suele despertarse tarde en la mañana.

—Padre…

Abro la puerta de su habitación.

—Oh, Shiwa. ¿Qué haces aquí tan temprano en la mañana? —Bosteza y se levanta aún medio adormilado.

Este es el cuarto de mis padres, pero mi madre trabaja temprano y regresa a la hora de cenar, y entonces vuelve de nuevo al trabajo…

¿Por qué se siente como si estuvieran esperando la hora del divorcio?

Mi padre tiene los ojos rojo-rosados, cabello castaño claro, piel blanca similar a la de una mujer, cuerpo bien estructurado y tiene un corazón amable.

¿Dónde encontró mi madre un hombre como este? Es tan suertuda.

Mi madre es lo opuesto a mi padre. Tiene cabello rosado al igual que yo y ojos azul claro. Es una mujer de pocas palabras y tiene un aura similar a una estatua de hielo.

—Tengo una sorpresa para ti.

Le di una gran sonrisa.

—Dulzura, espera a que tome un baño para entonces jugar juntos.

— ¡N-No! Padre, aún no tomes un baño. ¡Shiwa ayudará a padre a vestirse!

Salto encima de la cama.

¿Qué? Soy solo una niña así que de seguro mi padre no me regañará.

¿Quieres decirme que no soy una niña? Solo tengo dos años. ¡Estoy en la edad de ser traviesa!

—Shiwa, me tienes asustado. ¿A qué quieres jugar con padre?

—Primero deberías cerrar tus ojos. No los abras hasta que te diga.

—Oh… Está bien.

— ¡Acuéstate también!

—Está bien…

Mi padre luce incómodo pero aun así está haciendo lo que le dije. Le di la señal a una de las sirvientas que estaba parada detrás de la puerta. Esta me lanzó una ropa blanca con manchas rojas.

¡Oh! Yo puse las manchas rojas por mi cuenta.

Cubro a mi padre con esta ropa poniéndola como una sábana y colocando un cuchillo cerca suyo. Miro hacia arriba y veo que mi sirvienta me da una señal.

Sacude sus manos (madam)

Levanta dos dedos (en la puerta número dos)

Aplaude con sus manos (cerca de aquí)

Afortunadamente, Sera recuerda todas las señales que le enseñé. Les di un empujón para darles tiempo a que se preparasen y así lentamente empiezan a caminar fuera del área.

Es tiempo de elevar el telón de este show.

— ¡Madre!

Cierro mis ojos y me dirijo directamente hacia ella, mientras ésta caminaba hacia el comedor.

— ¿Shiwa, qué estás…? —Se inclina hacia mí.

*Sniff*

—Padre… él… no creí… que haría algo como esto.

— ¡T-Tiare, qué está pasando!

*Sollozo*

Bajo mi cabeza mientras gimo con mis ojos abiertos.

Madre mira hacia arriba y ve a las demás sirvientas llorando mientras caminaban. Su cara se oscurece mientras corre directo a la habitación de padre. La sigo de cerca mientras la veo contemplar la escena en la habitación. Rápidamente cierra su boca como para no dejar salir ningún sonido.

— ¿Tiare… qué está pasando?

Llena de lágrimas, lentamente camina hacia mi padre y se sienta a un lado de la cama.

— ¿Por qué tiene que ser así? —Ella lo abraza con fuerza.

Mi padre se quedó allí, inmóvil.

—Tiare, no puedes morir así. Aún no te he dicho que te sigo amando. ¡Tú fuiste el que me dijo que no morirías!

—Entonces, ¿cuánto me amas?

—Te amo mucho… ¿Huh?

Mi madre parece haber notado algo extraño. Baja su cabeza para mirar a mi padre mientras él le guiñaba. Su rostro cambia de repente a rojo y luego se oscurece. Supongo que es hora de retirarse.

*¡Pang!*

—He cerrado la puerta. ¡Todos corran!

Le ordeno a las sirvientas, quienes me ayudaron con este plan, mientras corro hacia un lugar seguro.

Ya creé el camino para ustedes dos, por favor siéntanse libres de hacer cualquier cosa. 

—Shiwa. Esta mocosa.

Su grito es lo suficientemente alto como para escucharse en el comedor. Me escondo en mi cuarto con Sera.

Cuando planeé la noche pasada esto con Sera, otras sirvientas que estaban escuchando también quisieron ayudar a mi padre a arreglarse con mi madre. El resultado es esta operación.

— ¿Señorita… Madam se enfadará con nosotras?

—Puede que lo haga… pero vale la pena, ¿no?

—Sí… Espero que puedan hacer las paces entre ellos exitosamente.

—Eso depende de mi padre, pero ¿preparaste la comida que te dije antes?

—Sí, señorita. He preparado pan, mermelada y leche.

Sera sacó la comida. Es bueno que le haya dicho que preparara esto de antemano porque hubiera muerto de hambre aquí. Debería esperar por lo menos una hora o más antes de salir o intervenir cuando algo se salga de las manos.

Pero espero que no sea tan malo.

Luego de escuchar el sonido de cerrar la puerta con llaves, Olevia sentada allí señalaba a la puerta con la cara roja. ¡Cómo pudo dejar que su hija la engañara de esa manera, y su hija solo tiene dos años!

—Amor… No te enojes con ella. Shiwa solo está bromeando

Tiare abraza a su esposa con una cara sonriente.

— ¡Qué! ¿Tú también planeaste esto? Lo sabía. ¡No le enseñes nada raro a nuestra hija!

— ¡No! No se lo enseñé. Y yo también fui engañado por ella para acostarme de esta forma. Realmente no sabía que planearía algo como esto, pero ella realmente es nuestra hija.

— ¡De ninguna manera! ¡Ella es una copia tuya!

— ¿Por qué?

— Es… astuta.

Olevia lo golpeó fuertemente en el pecho, sin embargo su fuerza no era lo suficiente como para hacerlo perturbarse.

—No hemos hablado de esta forma desde hace mucho tiempo.

—Estoy ocupada.

—Sé que estás intentando mantener tu distancia de mí.

Olevia mantenía su boca cerrada. Era cierto que intentaba distanciarse de él.

Ha pasado mayormente su tiempo en la escuela, regresando a casa solo para el desayuno o la cena y para cuidar de su hija. Realmente no estaba enojada con él, solo que cuando miraba su cara terminaba recordando ese accidente.

Ella sabe que él no quería hacer nada de eso. Era solo su instinto. Debería entenderlo.

—Amor… ¿Estás enojada conmigo? Lo siento. Eres la única mujer que he amado. Puedes hacérmelo decir las veces que sea necesario.

—No estoy enojada contigo. Sé que solo fue un accidente

—Entonces mírame a los ojos cuando me hablas.

— ¡¡¡!!!

Él eleva su mentón, haciendo que ella lo mirara a los ojos.

— ¿Si no estás enojada conmigo, entonces puedo besarte?

—Depende de ti…

—Estás apartando tus ojos de nuevo.

Cada acción en sus ojos. Ella no podía negarlo.

—No estoy enojada contigo. Solo que no puedo olvidarlo.

—Amor… No tienes que olvidarlo. Todo lo que yo haga mal es mi culpa. Solo quiero una cosa

—…

—No dejes de amarme y será suficiente. Nunca me divorciaré de ti

— ¿Divorcio…? ¡Pero ni siquiera he pensado en eso!

—Pero eso me pareció a mí.

—Eso…

— ¿Serías lo suficientemente cruel de abandonar a tu pequeña y adorable hija y a mí?

Tiare le da una mirada de cachorro rompiendo cada pared en su corazón.

— ¿Qué estás diciendo? No te abandonaré, idiota.

—No he comido nada por meses. Tengo hambre.

— ¡Entonces deberías ir a buscar comida! Hay mucha afuera.

—Si la quisiera encontrar afuera entonces no me hubiera casado contigo. Solo quiero comerte a ti.

—Pero… en ese momento…

—Solo me quedé aturdido y no absorbí su energía. La verdad es que cuando olí que no era tu olor… vomité sobre ella.

— ¿Q-Qué?

— ¿Quién se atrevería a decirle a los demás que vomité a una mujer de esa manera?

— ¿Por qué no me lo habías dicho antes?

—No ibas a hablarme…

—Huh…

Ella solo podía tragar duramente la verdad. Han pasado tres años desde ese accidente, puede recordar vívidamente que solo lo vio con esa mujer en su cama y se marchó apresuradamente.

No volvió a hablar más con él desde entonces.

—Lo siento…

—Soy yo el que debería disculparse, no tú. ¿Me perdonarás?

—Sí.

— ¿Amor, no sabes que solo te amo a ti?

—Deja de hablar de esa manera. Ya somos mayores.

—No somos tan viejos, amor.

Sus manos apretaron alrededor de su cintura y entonces utilizó su fuerza para empujarla en su cama.

— ¿Qué estás haciendo? ¡Aún es temprano!

—Tengo hambre.

— ¡Podrías esperar un poco!

—No… Finalmente pudimos entendernos.

— ¡Ese no es el problema! Shiwa nos está esperando. Tienes que soltarme.

—Shiwa tiene una sirvienta que cuida de ella. Amor, ahora mismo tienes que complacerme

— ¡QUÉ!

Olevia miró en dirección hacia la cabecera de la cama y vio que sus manos estaban siendo atadas a ella. El problema es que ni siquiera lo vio atar sus manos del todo y… ¡ella olvidó totalmente sus gustos personales!

—No te había atado de esta manera desde hace mucho tiempo. Aún se siente tan excitante como nuestra primera vez.

— ¡¡¡Tiare!!!

Él está sumamente metido en el bondage. [1]

—Creo que deberíamos darle un hermano a Shiwa.

Ella se encontró incapaz de hablar y solo puede quedarse mirando al hombre enfrente suyo, quien parece estar fuera de su mente en ese momento.

Esta operación de reparar la relación entre mi familia pareció ser demasiado exitosa.


[1] Bondage es una práctica erótica basada en la inmovilización del cuerpo de una persona.

Nemoné
Orale, estuvo bien intenso eso último

Capítulo dedicado a Saya, miembro del Staff de “The quick brown fox no fansub”, ¡nos alegra saber que sigues nuestras traducciones!

| Índice |

One thought on “Villana sanadora – Capítulo 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *