Actor de Reparto Masculino – Capítulo 26 – Arco 3: Fantasía Occidental

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Después de ayudar a Osmund a escapar de una crisis, Sui Yuan finalmente puede recorrer el camino correcto de un villano.

A pesar de que la primera vez que dirigió a su ejército a atacar varios pueblos fue meramente una excusa para poder infiltrarse en la ciudad y así ayudar al protagonista, lo que resultó en una derrota debido a la falta de un comandante presente; la segunda vez, se las arregló para obtener una espléndida victoria.

El ejército de muertos vivientes es una existencia temida por todos los seres vivos, debido a que a medida que aumentan las bajas de guerra, también incrementa su número. Volviéndolos imposible de eliminar por completo e incapaz de extinguirlos. Como resultado, la necromancia es clasificada como un arte mágica tabú en el continente. Quienquiera que la practique será ejecutado. Y, con el paso del tiempo, el arte de la necromancia se acerca a la extinción.

Enfrentándose al odio de las masas a diario, Sui Yuan se siente extremadamente presionado al ser, el objeto que aborrecen. Sin embargo, como actor que no escatima esfuerzos y está dispuesto a hacer lo imposible para adherirse a su personaje, incluso si no está satisfecho con el papel que está obligado a desempeñar, con una dedicación inquebrantable, continuará trabajando hacia su objetivo.

Al frente de su ejército, acaba pueblo tras pueblo. Cadáveres son resucitados e integrados en sus fuerzas, ciudadanos ordinarios son llevados a las Tierras Oscuras como esclavos de trabajo. Los guerreros y magos que son capturados son transformados por su magia oscura, uniéndose así a sus filas como subordinados de élite.

Paso a paso, los cimientos del Reino Oscuro son establecidos. Sus fronteras se extienden gradualmente, acercándose a la periferia de Ciudad Obsidiana, presagiando el día en que una gran batalla comenzará.

Al mismo tiempo, no deja de tener ojos y oídos a lo largo del continente, para estar informado sobre las noticias o rumores acerca de los protagonistas.

— ¡¿Qué dijiste?! —Sui Yuan se sacude abruptamente, su movimiento repentino voltea la copa llena de vino rojo sangre en su mano, derramándolo.

—Esté subordinado dijo… —El mago oscuro mira, cautelosamente, a través de sus pestañas, para medir su expresión —hay rumores…que dicen que la espadachín Aurora y el Santo Hijo de la raza Celestial están enamorados el uno del otro —dice con deferencia y un rastro de miedo en su voz.

Los ojos de Sui Yuan se abren en sorpresa, compartiendo la misma expresión de incredulidad con 5237, quien se encuentra a su lado. ¡Estas buenas noticias, son demasiado repentinas! Tanto, ¡que no se atreven a creer lo que sus oídos escuchan!

— ¡¿De verdad?! —Insiste.

—Es sólo un rumor… —Al ver que su calmado y apático Jefe perdió la compostura momentáneamente, el mago recuerda otro rumor relacionado con Nardred y Osmund, uno que decía que eran amantes, antes de que todo esto ocurriera —se dice que Aurora siempre estuvo al lado de Osmund cuando éste sufría una grave herida —continuó vacilante —habiendo pasado, momentos difíciles, juntos los sentimientos comenzaron a aflorar. Además, Aurora hacía mucho que estaba enamorada de él, por lo tanto, ambos… —El mago oscuro, tras pausar en incertidumbre, terminó de dar el reporte —de acuerdo a la información que recibí, Osmund rechazó el matrimonio arreglado con Aurora y establecido por la raza Celestial.

— ¡Realmente, es un bastardo! —Un espadachín oscuro, que estaba de pie a un lado, interrumpió al mago maldiciendo en voz alta, con un tono lleno de desdén en extremo— ¡La raza Celestial es un grupo de bastardos santurrones! ¡Qué Hijo Santo! ¡No es más que una pila de excrementos de perro! ¡Completamente indigno de Nuestra Majestad!

Shiro
Qué subordinados tan leales. T_T

Sui Yuan alza un mano, esperando a que sus subordinados se calmen, antes de cubrirse la parte inferior del rostro con ella, dejando al descubierto un par de ojos escarlata que, bajo la tenue luz, brillaban siniestramente.

—Suficientemente. Todos ustedes, fuera.

—Su Majestad… —dijeron al unísono el mago y el espadachín, llenos de preocupación, sólo para que les dirigiera una mirada asesina y helada.

— ¡Váyanse!

Nadie se atreve a seguir protestando, simplemente se inclinan obedientemente y se retiran por la puerta. Una vez que está seguro de estar completamente solo, Sui Yuan se levanta del trono y comienza a golpear el aire con alegría, sintiéndose lleno de regocijo.

No podía comportarse de un modo impropio frente a sus subordinados, pero tratar de contener su euforia era realmente agotador, ¡ah!

¡5237! ¡¿Has oído eso?! ¡Los protagonistas están juntos! —Sui Yuan se alegra interiormente, mientras salta en júbilo alrededor del trono, es tanta su felicidad que casi llora.

5237 mira distraídamente a una pared lejana, luego, se gira lentamente hacia Sui Yuan y pregunta:

— ¿En serio? ¿Podría tratarse un rumor falso? Siento que este desarrollo, de alguna forma, no se siente bien… ¿ah?

¡Prefiero creer que esta noticia es real! Además, si fuera falsa, no se atreverían a decirme este rumor —Sui Yuan se niega a que 5237 le arruine el momento —Ahora que los protagonistas son una pareja, ¿quiere decir que debería prepararme para esa importante escena?

¿Cuál escena? —Pregunta 5237 distraídamente, mirando fijamente a la distancia.

En la que secuestro a la heroína, hago que el protagonista la rescate y todo eso —asiente con firmeza, al decir esto —Esta tarea es tan importante como atacar aldeas, ¡ah!

Muy bien, si piensas que es factible… —El sistema está de acuerdo, aceptando felizmente su plan —de cualquier modo, si es real, todo será para mejor. Si es falso, no tendremos ninguna pérdida, ¿cierto?

¡Exactamente! —Sui Yuan sonríe y procede a diseñar el plan para asediar Ciudad Obsidiana, donde secuestrará a la heroína en medio de la batalla.

Esta, es la primera vez que la historia del mundo sigue la trama, ah. ¡La anticipación lo está matando!

Con un semblante constantemente frío para ocultar su entusiasmo, Sui Yuan repasa los planes de guerra una y otra vez, estudiando todo con sumo detalle, señalando los más mínimos defectos y haciendo hincapié en las fortalezas. Al ver su naturaleza meticulosa y diligente, por primera vez, desde que se convirtió en el gobernante del Reino Oscuro, sus subordinados están extremadamente nerviosos. Entre las filas de su ejército, susurros de “batalla por venganza” se extendieron rápidamente, estimulando la moral de los soldados.

Sin embargo, todo lo que se dice del asedio de Ciudad Obsidiana es que el Santo Hijo, al abandonar su viejo amor por uno nuevo, lastimó el corazón de su jefe. De esto, Sui Yuan no sabe nada al respecto…

Por fin, llega el día de la batalla.

El ejército de muertos vivientes, que ha crecido al número de diez mil, rodea las paredes de la ciudad, rodeando el lugar tan a fondo que ni una gota de agua puede filtrarse. Desde lo alto de su posición, ignora las tropas de armadura negra que parecen langostas avanzando incansablemente, y que golpean tan fuerte como pueden el fuerte inquebrantable. Una y otra vez, su atención se dirige a los llamativos Osmund y Aurora.

Alzando su cetro, una deslumbrante luz mágica de color dorado, se dispara hacia adelante, quemando a cada no muerto sobre el que cae, haciendo que griten y se disipen en nubes de niebla negra. Blandiendo una espada, casi tan alta como ella, Aurora asesta golpe tras golpe, decapitando grupos de cadáveres caminantes con cada movimiento de la enorme hoja.

Después de todo este tiempo, el ver a su ejército no superar la vanguardia de la ciudad, no lo sorprende. Murmurando un conjuro en voz baja, el dragón de hueso que está montando, alza su cabeza y ruge, conmocionando a la mayoría de los defensores. Desplegando sus alas, se dispara desde el suelo y se eleva en el aire.

Ascendiendo cada vez más, antes de que el ser legendario retraiga sus extremidades cerca de su cuerpo esquelético y se sumerja en una caída libre, como un enorme proyectil de artillería. Cuando éste embiste la dura e imponente pared de la ciudad, se escucha una gran explosión, creando un agujero para que el ejército en el exterior comience a pasar a través de él.

En la fracción de un segundo, previa a que su montura se estrellara, Sui Yuan salta ágilmente de su espalda hacia atrás, aterrizando en el merlón[1] de la porción que no fue destruida. Una cuchilla negra aparece en su mano, hundiéndose en el estómago del soldado más cercano.

El hombre colapsa muerto, antes de caer al suelo. Sin embargo, no permanece así por mucho tiempo. Justo cuando su compañero corre hacia él, con la intención de atraparlo, antes de tocar el piso, la espada del hombre muerto atraviesa el pecho del otro. Una niebla negra y espesa se coagula alrededor de la herida sangrante. La primera víctima se levanta, tambaleante, sobre sus pies y arremete hacia adelante, sus movimientos son torpes, como los de una marioneta, ignorando los gritos de terror de los otros defensores. Al final, es camarada contra camarada.

El terrible arte de la necromancia, fusionado con la magia negra, es la pesadilla de todo ser viviente.

Asimilando la situación con una sonrisa apática, las comisuras de la boca de Sui Yuan se alzan en un arco malvado. Girando su cabeza, ve a Aurora, ambos se encuentran con la mirada, en el momento exacto en el que ella voltea hacia él.

Pensando en sus planes de secuestro, no duda en correr a toda velocidad hacia la heroína. En lugar de levantar su espada para enfrentar su ataque, ella simplemente sonríe, sin intentar esquivarlo.

La hoja negra se detiene a menos de un centímetro de distancia de su garganta y se congela, sin avanzar ni retirarse. Un sudor frío se desata en todo su cuerpo, cuando cae en cuenta de que le faltó poco para asesinar a la protagonista. En su corazón, no puede evitar regañar a estas dos personas. ¡Todos están ansiosos por morir! ¡Idiotas! ¡¿Es tan difícil levantar sus armas y luchar contra el actor de reparto masculino?!

Justo cuando Sui Yuan está maldiciendo en su interior, lo dedos de Aurora se envuelven alrededor de su mano armada, suspirando como si un gran peso hubiese sido levantado de sus hombros.

—Por fin apareciste, Nardred…

Sui Yuan se tensa, algo desconcertado.

— ¿Sabías que Osmund y yo nunca dejamos de buscarte? —Aurora lo mira con ojos llenos de afecto —hemos perdido la cuenta de la cantidad de ejércitos de no muertos que hemos enfrentado pero, cada vez, no vemos ni un atisbo de ti. Sabemos que te escondes de nosotros, por lo que se nos ocurrió un pequeño plan.

— ¿Qué…plan? —De pronto, tuvo un mal presentimiento.

—Dimos a conocer información falsa,  diciendo que Osmund y yo estamos enamorados. Si todavía albergas sentimientos por él, definitivamente, no sería capaz de ignorar este rumor, y vendrías a nosotros con el fin de verificar la verdad —debido a que su plan funcionó, la sonrisa de Aurora tiene un toque de travesura y orgullo —y, efectivamente, viniste.

Su corazón late erráticamente a modo de advertencia. Los ojos de Sui Yuan se ensanchan ligeramente y se obliga a moverse de allí de inmediato. Sin embargo, lo hace un segundo tarde. Brillantes y relucientes cadenas, se envuelven con firmeza alrededor de su cuerpo, dejándolo inmóvil. Sin importar cuánto poder ejerza, es incapaz de romper las ataduras.

— ¡¿Qué quieres hacer?! —Gruñe gravemente, su mente se encuentra agitada.

¡¿A dónde se fue la trama?! ¡¡Esta escena no debería ocurrir!!

—Lo siento… —Osmund aparece a su lado, extendiendo sus brazos para envolverlo en un fuerte abrazo. Su cabello largo platino danza en la brisa, sus ojos azules llenos de angustia expresan arrepentimiento y firmeza en partes iguales —lamento haberte engañado.

— ¡¿Quieres capturarme para purificarme?! —Grita con odio.

—Sí —le contesta Osmund —no estoy dispuesto a verte continuar por este camino de corrupción. No importa si es debido a mi identidad como Santo Hijo de la raza Celestial o por… —se inclina y besa suavemente la mejilla de Sui Yuan —o por mi amor por ti…

Ríos de lágrimas bajan por las mejillas de Sui Yuan.

En este momento, desea gritar una sola frase: ¡La trama se convirtió en algo que ni siquiera mi madre reconocería! ¡¡Así que apiádense de mí, ah!!


[1] Una almena más grande y profunda de lo habitual, con los flancos exteriores comúnmente aspillerados, dispuesta a intervalos regulares sobre los muros perimetrales de baluartes, revellines o bastiones, torres costeras de defensa y todo tipo de fortines. Los espacios abiertos entre un merlón y otro se denominan cañoneras, ya que por ellos asomaban, en otros tiempos, las bocas de los cañones.

Shiro
Y pensar que era una trampa y que Sui Yuan cayó en ella. XD

Capítulo 27 ya disponible en la edición 39 de Kovel Times~

| Índice |

One thought on “Actor de Reparto Masculino – Capítulo 26 – Arco 3: Fantasía Occidental

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *