Actor de Reparto Masculino – Capítulo 29 – Arco 3: Fantasía Occidental

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


A pesar de no haberlo hecho intencionalmente, él, personalmente, asesinó al protagonista masculino de ese mundo, causando que todo por lo que había trabajado tan exhaustivamente, se fuera completamente a la ruina. Por lo tanto, en el momento en el que regresó al espacio entre los mundos y ve a Zhao Xihe, su mente quedó en blanco.

No prestándole atención al leve dolor remanente en su cuerpo, debido a haber experimentado, nuevamente, la muerte de forma reciente, y sin molestarse en revisar la puntuación que obtuvo por esta tarea, Sui Yuan salta hacia el actor, deseando desahogar su frustración e ira reprimidas.

Es la primera vez. Esta es la primera vez que descubre que puede molestarse tanto con una sola persona. También, es la primera vez que viola su principio de “usar palabras en lugar de recurrir a la violencia”, mientras golpea el pecho del hombre con los puños cerrados.

Con una sonrisa tensa en su rostro, Zhao Xihe no intenta esquivar ni bloquear su ataque, simplemente gruñe de dolor cada vez que recibe un impacto.

Ese único sonido hace que Sui Yuan despierte de su ira. Recordando que el otro también acaba de experimentar una muerte, además por sus propias manos, por lo que el área del pecho debería seguir adolorida. Esto lo hace vacilar sobre si golpearlo de nuevo o no. Sin embargo, aún siente que el hombre se está librando con ligereza después de haberle ocasionado tantos problemas.

Luchando consigo mismo durante un buen rato, finalmente se decanta por lanzarle una mirada asesina, antes de alejarse para ver su puntuación, con un aire de “ya no me importas”.

Zhao Xihe baja su cabeza y frota su nariz para esconder la sonrisa que aflora en sus labios. Ver la expresión enojada y malhumorada de Sui Yuan lo hace querer atraer al otro a sus brazos y mimarlo. Es una pena que tenga que abstenerse de cumplir sus deseos.

Avanzando hacia el globo de luz, tan pronto como ve la puntuación obtenida por esta tarea, se pone rígido. Dejando escapar un suspiro de derrota, mira a Sui Yuan.

Efectivamente, la calificación del otro da pena. Una expresión hosca, hombros caídos y cabeza colgando, se ve extremadamente lamentable. El sistema denominado 5237 parece estarlo reconfortando lo mejor que puede, frotando su cabeza contra el cuerpo de su compañero como si pudiera alivianar su miseria. De vez en cuando, se vuelve hacia Zhao Xihe. Que su hostilidad esté dirigida hacia 0007 o su persona es debatible.

De pie, en silencio, no se marcha, simplemente espera a que Sui Yuan termine de llorar. Cuando éste finalmente se calma y se prepara para ir al siguiente mundo, Zhao Xihe lo sigue, en silencio, como una sombra.

A pesar de que se niega a mirarlo, Sui Yuan es muy consciente de la presencia cercana del otro, así como de la intensa mirada dirigida hacia la parte posterior de su cabeza. Cuando le está pidiendo a 5237 que lo envíe a otro mundo, repentinamente, se gira hacia el hombre.

— ¡No me sigas al siguiente mundo! ¡Ya no quiero verte! ¡Mentiroso!

Sonriendo ligeramente, Zhao Xihe le contesta imperturbado:

—Lo siento, no puedo hacer eso.

Sui Yuan se congela, claramente, no esperaba que fuera tan desvergonzado, sin percibir siquiera un rastro de culpa en sus palabras.

— ¡¿Por qué no?!

—Porque… —Se encoge de hombros y responde con mucha honestidad —Porque me gustas.

Después de pasar por tres mundos juntos, tiene que admitir que, de verdad, le gusta Sui Yuan.

Está fascinado por su sonrisa, su ceño fruncido y su risa. Le gusta lo serio que se ve cuando reflexiona sobre las formas de proceder a través de cada asignación, la manera en la que restringe su ira, sin importar lo furioso que esté, para no incordiar a otros.

Mientras él esté presente, el mundo y todo lo demás se desvanece en el fondo. No puede evitar exponer su verdadero yo frente a él, y tampoco puede soportar verlo sufrir dolor, ser intimidado por otros, que lo humillen o maldigan. Tras obtener la puntuación más baja en toda su carrera, Zhao Xihe no puede seguir negando sus sentimientos.

Él sabe que cada una de sus acciones, en el mundo anterior, se deben a que le permitió a Sui Yuan que lo manejara a su antojo, lo que resultó en que dirigiera la historia por un camino diferente al que el otro deseaba.

El último mundo que escogió 5237 le dio un gran dolor de cabeza. Entró en él por Sui Yuan, pero no podía soportar actuar el tipo de escenas que el texto original tenía, especialmente porque se requería que el actor principal y el de reparto lucharan cada vez que se encontraban, sin oportunidad de sentarse un rato y charlar. Por lo tanto, alteró la historia desde el principio, mientras trataba de ocultar su verdadero propósito al otro.

Sin darle a Sui Yuan la oportunidad para negarse, Zhao Xihe lo siguió incesantemente, al mismo tiempo que pensaba en formas de reducir el tiempo de separación entre ambos después de que éste absorbió la fuente de la oscuridad. De ser posible, lo secuestraría inmediatamente después de esto y lo obligaría a someterse al ritual de purificación.

De cualquier manera, incluso si Zhao Xihe es muy consciente de que el otro no siente nada por él, el simple hecho de que piense “no puedo permitir que el protagonista principal muera” o que muestre preocupación, sea esto un acto o no, lo hace sentir eufórico.

Sui Yuan no pudo soportar hacerle daño, deteniendo la hoja antes de que ésta reclamara su vida, se infiltró en el cuartel enemigo para sanarlo; no mantuvo la guardia alrededor de Zhao Xihe, permitiéndole a éste que lo capturara con mucha facilidad; no rechazó sus abrazos y besos; cayó en desesperación y se suicidó después de haberlo asesinado accidentalmente…

No hace falta decir que Zhao Xihe se siente un poco avergonzado por engañarse a sí mismo de forma tan descarada. Sin embargo, estos hechos sólo pueden enterrarse en lo profundo de su corazón, para nunca ser expuestos.

En principio, había pensado en prescindir de la historia y vivir felizmente con Sui Yuan después de ser purificado, pero su sueño se hizo pedazos cuando el joven decidió, firmemente, morir en el templo.

Al no querer asesinarlo, e incluso desear, aún más, que otros no lo hicieran, Zhao Xihe, eventualmente, decidió abandonar ese mundo primero, un acto que, al mismo tiempo, aplacaba su naturaleza egoísta al morir en manos del otro.

Al final, sus acciones, inevitablemente, llevaron a Sui Yuan a obtener bajas puntuaciones, ocasionando su ira. Él no quería que la relación entre ellos empeorara, pero es una pena el comprender que el amor que siente por el joven nunca será compatible con la determinación de éste por seguir el guión.

Es imposible para él sentirse satisfecho con interactuar con Sui Yuan sólo en este espacio entre mundos. No puede soportar la idea de que cada uno de ellos vaya al mundo que le corresponde y pasar años —décadas, incluso— no siendo capaz de ver a la persona que le gusta. Por lo tanto, siempre seguirá a Sui Yuan a cualquier mundo al que éste entre, desempeñará el rol del actor principal e inevitablemente arruinará la trama.

Le gusta Sui Yuan, lo que naturalmente hace imposible que él actúe en consecuencia y se empareje con la protagonista femenina. En todos los mundos, no hay un solo individuo que esté dispuesto a enamorar a alguien más frente a la persona que aman. Incluso un actor experimentado como Zhao Xihe no puede hacerlo.

Quizás, si le siguiera la corriente a la trama, trabajando diligentemente para conservar la historia en su mayor parte, se podría hacer amigo del personaje que Sui Yuan esté personificando, pero eso sería una simple amistad entre colegas. Nadie se enamoraría de alguien que, continuamente, está juntándose con alguien más.

Y, más aún, alguien tan inocente y de baja I.E.[1] como Sui Yuan, ciertamente no se fijará en Zhao Xihe salvo que éste lo corteje resueltamente. Siendo alguien que ha experimentado innumerables relaciones, él es quien más consciente es de esto.

Él quiere gustarle a Sui Yuan. Quiere su amor, no una maldita amistad.

Por lo tanto, está destinado a ser el obstáculo en el camino al éxito de Sui Yuan. Con el fin de obtener este pequeño paraíso, y poder sentir emociones de nuevo, quiere mantener a esta persona a su lado, desesperadamente. A menos que descubra un mejor método, sólo puede seguir a Sui Yuan y ponerse en su contra, de modo que éste le preste atención y lo recuerde por siempre, grabando lentamente su sombra en su corazón.

Por supuesto, esto no va a ser suficiente. Él quiere hacer entender a Sui Yuan que no desea ocasionarle problemas, ni que lo encuentre despreciable. Más bien, todo esto se debe a que a Zhao Xihe le gusta él. También sabe que este actor de menor antigüedad es blando de corazón y está dispuesto a aceptar la buena voluntad de otros, incluso siendo éste una molestia.

Al ser menos orgulloso y declarar sus sentimientos con honestidad, se asegura de que Sui Yuan no lo desprecie incluso si, en este momento, no está dispuesto a aceptar sus atenciones. Además, Zhao Xihe no es una persona tan correcta como para no rebajarse y aprovechar estos puntos.

—Me gustas —le repite al aturdido Sui Yuan, con una sonrisa tensa en su rostro —De ahí el por qué sigo queriendo seguirte y soy incapaz de apegarme a la trama e involucrarme en relaciones con las protagonistas femeninas. No puedo evitar acercarme ti y permitir que todo el mundo lo malinterprete. No, no puede llamarse un malentendido ya que son mis verdaderas intenciones…

Mientras más habla, Sui Yuan no puede evitar retroceder algunos pasos, sin saber qué decir o hacer, mientras una pizca de miedo comienza a aflorar en su interior. Aunque ha visto la mirada cariñosa y gentil de Zhao Xihe en numerosas ocasiones, y ha escuchado sus tiernas declaraciones varias veces antes, esta es la primera vez que siente que el actor principal es honesto y genuino, y no puede evitar el creciente sentido de alarma.

A pesar de que se había preparado mentalmente para todo tipo de reacciones, Zhao Xihe sigue sin poder suprimir, por completo, el estallido de desilusión y ridículo.

—Por eso, lo siento. Incluso si no puedo obtener una respuesta de tu parte, todavía planeo seguir adelante. Y como antes, no voy a seguir la trama ni voy a intimar con la protagonista femenina.

—Yo…tú… —Sui Yuan no sabe qué debería decir. Esta situación se sale totalmente de sus manos, y sus tres formas de ver la vida están cerca de ser derribadas…

—No hay necesidad de decir nada. Sé lo que estás pensando —Zhao Xihe se encoge de hombros, interrumpiendo el tartamudeo del otro —”No me gustas”, “renuncia a mí”, y así sucesivamente, ¿cierto? Es una pena que no pueda hacer nada de eso.

Incapaz de escapar de la ardiente mirada del hombre, Sui Yuan, eventualmente, voltea su cabeza, una apresurada despedida sale de sus labios antes de que rayos blancos de luz envuelvan su cuerpo y lo lleven lejos. Mirando el espacio que Sui Yuan desocupó en un apuro, los labios de Zhao Xihe se curvan hacia abajo, luego dirige su mirada hacia su sistema.

—Felicitaciones por tu primer rechazo —le dice 007 con total seriedad. Sin esperar la orden de su compañero, abre la puerta que conduce al mismo mundo al que Sui Yuan entró —Espero con ansias tu próximo intento, maestro. Tenga la seguridad de que le ayudaré a registrar el número de derrotas que encuentre.

—No es de extrañar que a 5237 le disgustes tanto.

— ¡Los ataques personales son inmorales! —Exclamó atónito— ¡Descargar tu ira en un inocente no es algo que una persona honrada haría!

—Nunca me he considerado un hombre honorable. Además, ¿quién es más lamentable? ¿Yo, que me atrevo a confesar mis sentimientos aunque sepa que seré rechazado, o un cierto bribón que ni siquiera se atreve a abrir la boca?

—Ahora te transferiré al siguiente mundo. Por favor, prepárate.

—Este cambio repentino de tema es demasiado obvio…


[1] I.E.: Inteligencia emocional.

Shiro
Capítulo favorito hasta los momentos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *