Actor de Reparto Masculino – Capítulo 31 – Arco 4: Xianxia

Traducido por Shiro

Editado por Ayanami


Desde que ella entró por las puertas de la secta de cultivación, Shen Jiayi ha comenzado a entender lo que significa la “frialdad” e “indiferencia”, al relacionarse con las personas. Sin embargo, cuando fue empujada para servir como escudo humano y así bloquear la Vid Sangrienta Demoníaca, es cuando finalmente entiende lo que es la verdadera desesperación.

No desea morir aquí, pero es incapaz de resistir, sólo puede mirar, mientras las vides se entrelazan y dirigen directo hacia ella, trayendo consigo el espeso hedor de la muerte. En un abrir y cerrar de ojos, justo cuando se había resignado a su destino, ropas blancas llenan su visión por completo.

Tibias gotas de sangre caen en su rostro, dejando atrás una sensación cálida y pegajosa, antes de que el cerebro de Shen Jiayi registre que alguien la está protegiendo en su abrazo. Sangre escarlata brota de su hombro, donde fue perforado por la Vid Sangrienta Demoníaca, ocasionando que una flor roja se expanda en el frente de sus ropas. Chasqueando sus dedos, un talismán sale volando de su mano. Al murmurar un corto encantamiento, un ardiente infierno rodea a la criatura demoníaca, quemándola hasta dejar sólo sus cenizas, ni un segundo después, la pila gris es disipada por el viento, sin dejar rastro alguno.

—Tú… ¿estás herido? —La primera reacción de Shen Jiayi no es alegrarse por haber escapado de un peligro mortal, sino manifestar su preocupación por su sonriente y calmado salvador. Al mismo tiempo que expresa su angustia, otro grito agudo lleno de incredulidad le sigue: — ¿Por qué estás herido?

—No es una molestia —El joven hombre desecha su ansiedad con una sonrisa, luego, la suelta y da dos pasos hacia atrás, de modo que quede una distancia cortés entre ambos. A medida que se mueve, en silencio, responde a la voz audible sólo a sus oídos: —Me acostumbré al combate cuerpo a cuerpo en el último mundo. Por lo que la repentina transición a mago de largo alcance es bastante discordante. Es difícil no cometer algunos errores…

Al escuchar su respuesta 5237 guarda silencio.

— ¡Hermano mayor Liu! —Al ver que la crisis ha sido resuelta, los discípulos que se encontraban dispersos comenzaron a reunirse a su alrededor, dándole la bienvenida con alegría, al joven que acabó con un solo movimiento a la Vid Sangrienta Demoníaca.

El aludido, asiente en lugar de articular una respuesta. Cuando abre la boca para hablar, sus palabras van ligeramente cargadas de desaprobación.

—Sus niveles de cultivación siguen siendo demasiado bajos como para que tomen riesgos aquí. Lo mejor es que dejen este lugar rápidamente.

Los discípulos dan una respuesta afirmativa al unísono, a pesar de no moverse un ápice, mientras sus miradas siguen la espalda en retirada de su superior. No es hasta que desaparece de su vista que éstos dejan escapar suspiros de admiración y expresan sus sentimientos a través del habla.

—Esa persona… ¿es el hermano mayor Liu? ¿Liu Minghui? —Shen Jiayi le pregunta suavemente a la chica junto a ella, su voz aún temblaba a causa del miedo.

—Así es, es el hermano mayor Liu. —La mujer contesta con una risita —Cuando te hablamos de él antes, le tenías mucho desprecio. Ahora sabes por qué es tan popular y querido. En mi opinión, es mucho mejor que ese Maestro tuyo, que es frío como un témpano de hielo. El simple hecho de estar junto al hermano Liu es como bañarse bajo el sol, mientras te envuelve una suave brisa primaveral. Además, es un cultivador sumamente talentoso, y un discípulo muy respetado. ¿Quién sabe? ¡Puede que pronto avance a la etapa de Alma Naciente! Cuando ese momento llegue, el mejor cultivador de la generación más joven de nuestra secta, Cosmos Celestial, podría ser el hermano mayor Liu!

A pesar de que su opinión acerca de Liu Minghui mejoró después de que el joven le salvó la vida, Shen Jiayi no puede pasar por alto la crítica de su compañera discípula hacia su Maestro.

—Como cultivador de la espada, el Maestro se dedica de todo corazón al arte del acero. Sin preocuparse por asuntos triviales, por lo tanto parece frío y distante…

—Sí, sí, sí. La espada de tu Maestro es su más preciado tesoro, y el segundo eres tú, su discípulo sucesor, ¿no es así? —La discípula parece un poco impaciente, asintiendo con la cabeza y respondiendo de manera frívola —Aun así, como cuarto Anciano de la secta Cosmos Celestial, ¿no perdería su posición si sigue ignorando los asuntos que le competen?

Una mueca aparece en el rostro de Shen Jiayi, ya que sabe que es mejor no responder a esta pregunta en particular. Permaneciendo en silencio, dirige su vista hacia el discípulo que la puso en una situación de vida o muerte en ese momento crítico. Aparentemente, percibiendo la fría mirada de su compañera, el corazón del culpable da un vuelco, miedo y desánimo se hacen palpables en su semblante. En el fondo, es consciente de que este evento marcará el comienzo del deseo de venganza Shen Jiayi contra su persona.

Mientras la escena anterior se está desarrollando, Sui Yuan, quien ya ha cumplido su primera tarea y ha salido del escenario, se siente muy satisfecho. Aparte de sufrir una leve lesión debido al cambio discordante de identidad, todo avanzó sin problemas. También, el hecho de haber salido herido por proteger a la protagonista le hizo ganar algunos puntos más con ella, por lo que no lo ve como algo negativo.

Después de tomar una píldora y vendar su herida, recobra su porte elegante y agraciado. Entonces, decide dar un paseo por la secta Cosmos Celestial, ya que puede considerarse como un lugar importante y central en la historia de este mundo. Familiarizarse con su entorno actual será beneficioso para sus planes futuros.

Como la trama en la que se encuentra gira entorno a la heroína y a las situaciones que la obligan a madurar, los actores de reparto masculinos sólo están allí para desarrollar la historia principal y subtramas. Con sólo unas pocas escenas cruciales en las que debe actuar, el grado de libertad de Sui Yuan, en este mundo, es bastante alto. Tan pronto como su primera escena finaliza, se encuentra a sí mismo vagando sin rumbo.

Antes de que la historia comience, Li Minghui es considerado como un hermano mayor marcial intachable. Trata a las personas con una actitud suave y gentil, sin el menor rastro de arrogancia, siempre dispuesto a ofrecer una mano amiga a cualquiera que lo necesite. Por lo tanto, tiene una reputación de santo en la secta. Este nivel de actuación sagaz es incluso capaz de engañar a la perspicaz Shen Jiayi durante su encuentro inicial. Sin embargo, a medida que se hace más y más fuerte, Liu Minghui se vuelve descuidado a la hora de mantener su fachada. Revelando, gradualmente, su carácter malévolo. Por supuesto, todo esto ocurre hasta mucho después.

Adónde sea que sus pies lo lleven, casi todo discípulo con el que se encuentra lo saluda cordialmente y le tratan con respeto, haciendo que Sui Yuan se sienta un poco abrumado. Después de rechazar educadamente más de un par de invitaciones a tomar té, preparar píldoras, bajar de la montaña, entre otros; Sui Yuan recibe una convocatoria de su Maestro, informándole su deseo de hablar.

Su identidad actual es la del discípulo sucesor del líder de la secta Cosmos Celestial, la cual es la posición más excepcional que un aprendiz de la nueva generación de cultivadores puede alcanzar. Sin mencionar que su talento es asombroso. Tal vez, porque se le entregó todo en bandeja de plata desde su infancia, es que la ambición de Liu Minghui se intensifica a medida que se hace mayor, deseando obtener más de lo que tiene, para situarse en la montaña más alta posible. Es esta avaricia la que lo llevó a transitar el camino hacia el infierno.

Sui Yuan no se atreve a titubear. Tan pronto como recibe la convocatoria, se apresura a visitar a su Maestro, aprendiendo de este modo que el Anciano del Pico Celestial del Acero solicitó su presencia.

—Minghui ¿con exactitud qué hiciste recientemente? ¿Por qué el hermano menor marcial exigiría tu presencia en el Pico Celestial del Acero? Incluso te llamó por tu nombre —El líder de la secta frunce el ceño pensativo, sintiéndose indeciso.

El hecho de que el Anciano de Pico Celestial del Acero, Xuan Ling, es un hombre obsesionado con la espada es un secreto a voces. A menos que ocurra una gran calamidad, lo suficientemente desastrosa como para forzar a ese ermitaño a salir de su residencia, la gente se olvidará gradualmente de su presencia. Esta vez, ha tomado la iniciativa, al pasar un mensaje, solicitando ver a su discípulo mayor favorito, haciendo que el líder de la secta se siente y preste atención a este inusual evento.

Sui Yuan también lo encuentra extraño, ya que no recuerda haber leído acerca de esto en el texto original y no puede evitar sentirse nervioso. Después de meditarlo por un rato, su rostro refleja la misma duda que la de su Maestro.

—Este discípulo tampoco está seguro… —se inclina y responde.

—Olvídalo. Ve a ver lo que quiere. Si el asunto no puede resolverse entre ustedes, infórmame de inmediato. —Al ver genuina confusión en los ojos de Sui Yuan, el líder de la secta agita una mano con displicencia.

Agradeciendo a su Maestro, Sui Yuan se retira.

Que Xuan Ling solicite verme de repente… ¿Podría ser…que el sea Zhao Xihe y quiera ponerme a prueba? ¿O tal vez vio a través de mi actuación cuando no estaba al tanto de su presencia? —Inquiere a su sistema preocupado, mientras se dirige al Pico Celestial del Acero.

De acuerdo al texto original, uno puede averiguar quién es el protagonista masculino mediante la comprobación de tres cosas: en primer lugar, le gusta ir vestido de blanco. Segundo, siempre porta una sonrisa insulsa en su rostro. Tercero, es más fuerte que la heroína. De hecho, si Sui Yuan no hubiese sido creado, específicamente, para asumir papeles como actor de apoyo, habría pensado que él es el protagonista masculino. Eso demuestra lo imprecisos que son estos puntos.

Como el Maestro de Shen Jiayi, Xuan Ling es obviamente más fuerte que ella. Del mismo modo, también toma parte en varias escenas a lo largo de la historia. Salvando a la heroína en múltiples ocasiones, permaneciendo a su lado sin importar que otros la incriminen, denuncien o conspiren en su contra. Todas y cada una de las características que despliega apuntan a que él es el candidato más probable a ser el protagonista masculino.

Qué importa si lo es o no. Mientras permanezcas calmado y actúes tu parte, todo saldrá bien —le aconseja 5237 —No puedes bajar la guardia en lo más mínimo en este mundo, porque hay algo llamado “conciencia espiritual”, la cual es una habilidad única en su clase que le permite al usuario ver cada uno de tus movimientos. Con que su conciencia espiritual haya entrado en contacto contigo una sola vez, siempre funcionará, sin importar cuán lejos se encuentren. Por lo tanto, incluso si no hay nadie a tu alrededor, ¡no puedes actuar de forma impropia a la de tu personaje!

La mirada de Sui Yuan se oscurece abruptamente y un fiero destello se hace perceptible.

—Cuando no haya nadie alrededor… ¿cómo ahora?

—Correcto… ¡¿Pero por qué te pusiste así de pronto?! ¡Tú comportamiento me transmitió un siniestro presagio que casi me mata del susto! —Se queja su sistema —Por un momento, ¡pensé que estabas infectado por un virus!

—Sólo a ti puede infectarte un virus. Hace mucho tiempo que soy inmune a ello —resopla Sui Yuan con burla —Es sólo que…sentí que había alguien observándome tan pronto dijiste eso.

— ¿Efecto psicológico…? —Pregunta sin poder evitar que un pizca de ansiedad se cuele en su voz.

¿Quizás…? —Le contesta, también con incertidumbre.

A medida que entraba en el Pico Celestial del Acero, los nervios comenzaron a asentarse en sus entrañas. Sin embargo, tan pronto como su mirada se posó sobre Xuan Ling, la posibilidad de que éste sea el protagonista masculino se esfuma por completo— ¡porque no está sonriendo, ni siquiera un poco!

Sentado detrás de una mesa redonda de piedra y limpiando con suma atención al jian[1] en sus manos. A pesar de que éste, en efecto, lleva ropas blancas, su expresión es estoica e indiferente, asemejándose a una escultura de hielo en lugar de a un humano. El aura que esta persona emite es, afilada y aguda, como la de una espada. En lugar de llamarlo un hombre, podría ser más exacto etiquetarlo como un arma impasible.

¡Alguien así es completamente diferente de las últimas descripciones dadas al final del texto original! Una vez que la tensión ha abandonado su corazón, la sonrisa aflora en su rostro con naturalidad. Uniendo las manos frente a su persona, a modo de saludo, mientras se inclina respetuosamente.

—El discípulo Liu Minghui saluda al Anciano Xuan Ling.

Al no recibir una respuesta de inmediato, Sui Yuan espera en silencio durante un corto período de tiempo. Cuando su paciencia se agota, al mirar a través de sus pestañas se encuentra con la mirada aguda y penetrante de Xuan Ling sobre él.

A pesar de haber sido sorprendido espiando, Sui Yuan no permite que ningún rastro de incomodidad se haga evidente en su semblante, simplemente hace más amplia su gentil sonrisa y pasa a una más confiada. La actitud libre y relajada de este joven hace imposible que las personas alberguen malas intenciones hacia él.

—Estás excusado —Por fin, Xuan Ling abre su boca. Su voz es tan fría como su apariencia externa, monótona e insensible. Si bien no es desagradable, uno todavía siente que los oídos han sido acuchillados y deja los corazones de las personas palpitando de miedo.

Habiendo recibido permiso, Sui Yuan se endereza, conservando la sonrisa en su rostro.

—No tengo claro por qué el Anciano Xuan Ling ha solicitado mi presencia.

El mencionado, en lugar de responder, le da al jian un último barrido, y luego lo coloca con cuidado en su estuche. En el lapso de un segundo, su imponente figura aparece frente a él, los dedos de una de sus manos hacen presión en su hombro herido, cosa que lo hace gruñir de dolor y retroceder un paso.

La herida, cuidadosamente vendada, se abre de nuevo. Sangre comienza a rezumar, manchando lentamente las vendas y su túnica blanca exterior de rojo. Mirando, en silencio, la herida por otro largo momento, los ojos de Xuan Ling regresan al rostro de Sui Yuan.

Debido al dolor, la complexión de éste último es ahora algo pálida, pero su sonrisa en ningún momento flaquea. Sin embargo, un destello de hostilidad surca por sus oscuras pupilas.

— ¿Puedo saber cuáles son las intenciones del Anciano Xuan Ling?

—Estás herido —Su mirada se aleja en cuanto se da la vuelta, regresando a su posición original en la mesa de piedra, luciendo algo decepcionado.

La desconfianza de Sui Yuan se incrementa.

—Este discípulo es aún incompetente…

Antes de que pueda terminar de hablar, una botella de jade blanco es lanzada, y él la atrapa en el aire.

—Rescataste a mi discípula en el Valle de las Diez Mil Bestias —dice, arrastrando las palabras, explicándose y respondiendo a su pregunta silenciosa —Estas píldoras, Perlas de Jade, son el pago por tu acción. Pueden sanar tus heridas y elevar tu nivel de cultivo.

—El asistir a una persona necesitada es el deber de este discípulo. No pido nada a cambio. —Los dedos de Sui Yuan se aprietan alrededor de la botella, bajando su mirada para evitar que el brillo antagonista que los surca sea notado por el otro —ocultar las intenciones de uno y esperar por el momento indicado es la verdadera característica de un hipócrita, y alguien así, seguramente, no recibiría la caridad de otro —pero este tono es respetuosamente suave —Sin embargo, habiéndome dado esto el Anciano, rechazarlo sería descortés. Por lo tanto, este discípulo le agradece profundamente al Anciano Xuan Ling.

—Un, puedes retirarte —responde sin cuidado, sin darle otra mirada a Sui Yuan. Sólo cuando el joven, de ropas blancas, ha desaparecido de su vista es que levanta su mano, mirando absorto algo en la punta de su dedo —una gota fresca de sangre de Liu Minghui.

En el momento en que sale por las puertas del templo de Xuan Ling, Sui Yuan abre rápidamente la botella de jade, tomando una píldora esférica y tragándola. Desde que el Anciano, sin piedad, hizo que su herida se abriera de nuevo, espasmos de dolor hacían añicos el área alrededor de su hombro. Apretó los dientes hasta que salió de la residencia, pero ya no podía soportarlo más.

La píldora, de verdad, es fabulosa, tal y como su nombre lo sugiere. Tan pronto como llega a su garganta, se convierte en una esfera de corrientes cálidas, convergiendo alrededor de su hombro herido. A medida que el dolor se entumece, una sensación de picor lo reemplaza, como si la carne misma se estuviera volviendo a unir. Los ojos de Sui Yuan brillan de asombro, alabando en su corazón a este excepcional producto, antes de guardar la botella con mucho cuidado. La próxima que se lesione, sólo necesita tragar otra pastilla, ¡y nunca más tendrá que temerle al dolor!

¿Y? ¿Piensas que es el protagonista masculino? —Le pregunta 5237.

—No lo creo —contesta— ¿Qué hay de ti?

—Yo tampoco lo creo —concuerda —Cuando hablaban, revisé el libreto de nuevo y descubrí que, de hecho, existe una escena como esa en la historia original. Como el texto está escrito desde el punto de vista de la heroína, la interacción entre Xuan Ling y Liu Minghui no es descrita en detalle. Con respecto a esta escena, sólo hay una línea de ella hacia su Maestro en un conversación posterior.

—Así que esa es la razón. —Esta vez, el corazón de Sui Yuan se encuentra calmado por completo, y sale del Pico Celestial del Acero de buen humor, regresando con su Maestro para reportarle este pequeño evento.

Después de escuchar el recuento de su discípulo, el líder de la secta exhala aliviado.

—Píldoras Perlas de Jade. Realmente, no esperaba que este hermano marcial menor mío le diera tanta importancia a una discípula, regalando tan fácilmente objetos tan preciados para expresar gratitud hacia su salvador. De igual forma, ya que te regaló esto, debes darle el cuidado apropiado. Esta medicina no es una mera panacea curativa. También puede incrementar el nivel de cultivo de una persona. Podrías encontrarle un buen uso en el futuro.

—Entiendo, Maestro —contesta Sui Yuan, lamentando profundamente sus acciones apresuradas al tomar una justo ahora. No se había percatado de lo valiosas que eran y la malgastó…

—Hehehe… —ríe su sistema —Y tú acabas de malgastar una. También puedes comprar este medicamento a través del sistema a cambio de puntos. Pero una botella cuesta quinientos puntos, ¡¿lo sabías?! —5237 aprovecha de enseñarle algo nuevo a su compañero.

Al instante, siente su corazón doler apenas lo escucha decir estas estas palabras.

—Minghui, cuéntame acerca de tu primera impresión de la discípula sucesora de hermano marcial menor, la chica que rescataste. —El líder de la secta le pregunta de forma abrupta después de un momento de silencio reflexivo.

Sui Yuan frunce los labios.

—Este discípulo apenas vio a la Hermana marcial menor, y no interactuó con ella por mucho tiempo. Sin embargo, pienso que tiene mucho potencial, y he escuchado que ha tenido progresos, no mucho después de haber entrado a la secta, incluso obtuvo las calificaciones para entrar en el Valle de las Mil Bestias. Aparentemente, el cuidado y la preocupación del Anciano Xuan Ling no han sido en vano.

El líder de la secta asiente lentamente, murmurando por lo bajo.

— ¿Se encuentra preocupado por algo? —Inquiere cautelosamente, mientras exuda la actitud de un niño obediente y ansioso por compartir las tribulaciones de su Maestro.

—Probablemente, esté pensando demasiado —dice, y deja escapar un suspiro —El hermano marcial menor practica un estilo de la espada despiadado. Aunque amar a un discípulo no es algo impactante, si este cuidado se vuelve excesivo y cruza la línea hacia la parcialidad, será preocupante. Espero tome precauciones y no permita que emociones intensas influyan en su cultivo.

Hojeando el texto de nuevo, se da cuenta de que el cultivo de Xuan Ling, en efecto, enfrenta algunos problemas más adelante en la historia. Sin embargo, ¿eso qué tiene que ver con él? Sui Yuan no tiene el tiempo para preocuparse por los asuntos de otros actores de reparto.

 —El nivel de cultivo del Anciano Xuan Ling es profundo. Seguramente, ha comprendido todos los aspectos de su arte desde hace mucho tiempo —dice éste para aplacar a su Maestro.

—Eso espero. —El líder de la secta asiente —Sólo temo que se vaya por el camino equivocado, y que para cuando se dé cuenta de su error, sea demasiado tarde. Sin embargo, esto puede ser considerado como un sino[2] predestinado, y de ser así, no hay nada que podamos hacer para evitarlo.

—Tiene usted razón. —Sui Yuan afirma con firmeza el estar de acuerdo, sin saber por qué su mente genera abruptamente una imagen de Zhao Xihe.

Tal vez, él también, vagó por el camino equivocado y ahora es incapaz de salir de él.


[1] La espada Jian es el “arma de maestros” por su ligereza, elegancia y rápidos cambios de ritmo. Utiliza dos filos, corta y da estocadas, requiere más habilidad para los desvíos ya que su hoja no es muy gruesa. Más info aquí.

[2] Sino: hado, destino o suerte.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *