Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 2: Huyendo

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin estaba caminando nerviosamente, por la habitación.

Xiao Si estaba tan ansioso, que comenzó a roer sus uñas metafóricas. 【Tal vez, después de todo, deberías aceptar la herencia】 —sugirió.

Shi Jin rechazó completamente su propuesta. 

—En la historia, cuando los hermanos se enteraron de que Shi Jin heredó todo, sus corazones se congelaron y comenzaron el abuso. ¡Si la acepto, la barra de progreso no subiría solo medio punto!

Ambos se detuvieron y miraron la puerta al unísono, los toques en la puerta resonaban dentro de él.

—Joven maestro, el Maestro Mayor está llamando. —La voz del mayordomo sonó desde afuera.

Shi Jin frunció el ceño y susurró:

—El asesino no… ¿Hay uno en el teléfono? ¿Debo responderlo o no?

La voz de Xiao Si tembló: 【¿Realmente haría una diferencia?】 Con solo 0.5 puntos restantes hasta llenar la barra de progreso, realmente no hay espacio para el error.

Shi Jin dudó:

— ¿Moriré inmediatamente después de que se llene la barra de progreso?

【No lo harás】

Los ojos de Shi Jin se iluminaron.

Xiao Si sonaba como si fuera a llorar, agregando: 【Pero perderás el control de tu cuerpo y te verás morir a medida que avanza la historia】

¡Esto es mucho más aterrador que una muerte inmediata!

Shi Jin sintió que estaba a punto de volverse loco. Recorrió la habitación, se acercó a la mesa y sacó el cuchillo insertado en un portaplumas, expulsando la hoja y colocándola en su muñeca.

La sangre comenzó a fluir.

Xiao Si al instante se volvió loco: 【Ah, ah, ¿qué estás haciendo?】

—Me estoy salvando, por supuesto. Esta llamada no puede ser contestada, si lo hago y digo algo incorrecto, aumentando la enemistad de mi hermano, todo habrá terminado.

Ante la inminente crisis, Shi Jin se calmó. Después de cortar su muñeca más profundamente, buscó rápidamente todos los documentos y el efectivo del original. Luego levantó la almohada de pepino en la cama y fue al baño para llenar la bañera con agua.

Xiao Si estaba muy alarmado por sus acciones. 【¿Por qué abrir el agua?】 Cortarse la muñeca y llenar el baño con agua caliente, ¿no es esta una configuración estándar para el suicidio?

Shi Jin ya se ha metido en la bañera. A pesar del vértigo causado por la pérdida de sangre abrió, cuidadosamente, la parte de la almohada de pepino, colocando todos los documentos y dinero en efectivo en ella. Luego se echó hacia atrás, sosteniendo la almohada y cerrando los ojos.

—Es una retirada con el fin de avanzar, esto comprará algo de tiempo…este lugar es demasiado peligroso para permanecer en él, tenemos que encontrar una oportunidad de escapar.

El más joven de los cinco hermanos en la familia, era nueve años mayor que el Shi Jin original. Todos ellos han hecho carreras exitosas con el apoyo de sus madres y fingieron cuidar a Shi Jin. Shi Xingrui fue engañado gradualmente por esta ilusión, permitiéndoles, inadvertidamente, poner muchas trampas alrededor de Shi Xingrui y “Shi Jin”. El Shi Jin actual era inútil y carecía de conexiones, era imposible para él ganar; aun así, su prioridad era sólo salvar su vida.

El agua de la bañera se puso roja de sangre. Si Xiao Si fuera humano, su cara estaría completamente pálida. Llamó con una voz temblorosa: 【Jin, Jin, Jin…】

—No te preocupes, sé lo que estoy haciendo.

Shi Jin lo consoló. Al oír el débil sonido de la puerta que se abría, su corazón se aflojó. Después de hacerle prometer a Xiao Si que lo ayudaría a sujetar la almohada de pepino, se sintió tranquilo y dejó de tomar conciencia.

El olor a desinfectante llenó su nariz. Shi Jin abrió los ojos y miró con sueño a una figura alta sentada junto a la cama.

【La almohada está en tus brazos. Después de que se difundió la noticia de su intento de suicidio, la barra de progreso disminuyó a 997. La persona sentada a su lado es Shi Weichong, el hijo mayor de la familia Shi】 —Xiao Si le proporcionó un recordatorio oportuno.

Shi Jin se tranquilizó, apretando los brazos alrededor de la almohada. Miró al hombre que estaba al lado de la cama y dijo débilmente:

—Hermano.

El hombre giró la cabeza. Sus ojos son largos y estrechos, similares a los de Shi Xingrui, estaban llenos de desaprobación y preocupación. Preguntó amablemente:

—Xiao Jin, ¿por qué?

Los genes de Shi Xingrui eran muy buenos; todos sus hijos eran muy guapos, solo el pequeño y gordo Shi Jin era el extraño. Shi Weichong, es el hijo mayor de Shi Xingrui y se parece mucho a su padre. Ojos claros bajo cejas rectas, labios finos, nariz recta: con sus rasgos refinados y su temperamento tranquilo, es la definición de un hombre maduro y guapo. Además de Shi Jin, él era el único niño autorizado para tomar el apellido de Shi Xingrui y también el hermano que, supuestamente, más amaba a Shi Jin.

Shi Jin apartó la vista de él, se pellizcó secretamente debajo de la colcha para tener una nariz agria y ojos rojos, y susurró.

—Sé que a ninguno de ustedes les gusto.

Después de esas palabras, el aire se volvió tenso.

Shi Weichong no habló, la dulzura en sus ojos disminuyó ligeramente. Su mirada se volvió pensativa y escrutadora, como si tratara de juzgar si los sentimientos de Shi Jin estaban fingidos.

【¡998 puntos! ¡Wah, Jin Jin!】 —Xiao Si gritó de pánico.

Las pestañas de Shi Jin temblaron y las lágrimas reunidas en sus ojos cayeron. Apretando los labios, se volvió hacia Shi Weichong y, vacilante, agarró su mano.

—Hermano Mayor…si, si hay una próxima vida, espero que me convierta en el hermano mayor de todos ustedes…entonces, podría pagarles, devolverles todo lo que les debo…

—Xiao Jin. —Shi Weichong sacó su mano del agarre de Shi Jin y volvió a poner su mano en la cama— No digas tonterías, tus hermanos mayores siempre serán tus hermanos mayores.

【¡998.5! ¡Ha vuelto a subir! ¡Waah, Jin Jin, no te mueras!】

¡Qué defensa inexpugnable! Este hermano mayor es mucho más difícil de vencer de lo que esperaba.

Shi Jin sabía que las cosas iban hacia el sur. Abandonó, decisivamente, la idea de ablandar a Shi Weichong con palabras y cerró los ojos fingiendo estar exhausto, susurrando.

—Hermano Mayor, estoy cansado…

Afortunadamente, la barra de progreso no volvió a subir. Shi Weichong lo cubrió con la manta y salió de la sala.

Durante los dos días siguientes, el hermano mayor de Shi Jin vino varias veces. Los hermanos ausentes también hicieron muchas llamadas. Shi Jin permaneció completamente en silencio, sin hablar ni contestar el teléfono. Se quedó en la sala todo el día y solo miró por la ventana como un títere que había perdido su alma.

Durante este tiempo, Shi Jin intentó lastimarse de nuevo, esta vez, con un cuchillo de fruta. La enfermera se enteró y se lo contó a Shi Weichong. Shi Weichong, como un hermano mayor normal, se preocupó, se enojó y reprendió a Shi Jin con dureza.

Shi Jin se pellizcó el muslo y lloró en silencio frente a la ira de Shi Weichong.

—Xiao Jin —Shi Weichong estaba indefenso. Se acercó y agarró el hombro de Shi Jin, preguntándole suavemente —Dime, ¿qué te pasa? Mira, incluso perdiste algo de peso.

Shi Jin logró sonreírle, esto era lo que quería escuchar, faltar varias comidas valía la pena.

Shi Weichong miró esta sonrisa y las emociones en su rostro se desvanecieron de repente, dejando solo una máscara inexpresable y estoica.

Esta es la primera vez que Shi Weichong mostró esta expresión a Shi Jin. Shi Jin dejó de sonreír, bajó la cabeza y abrazó la almohada con fuerza. Su corazón estaba lleno de vigilancia: aquí viene, Shi Weichong va a arrancarle la máscara de bondad.

—Xiao Jin, el abogado de papá, me llamó hoy y dijo que la herencia se había dividido como usted deseaba, en cinco partes, sin su parte.

Dijo Shi Weichong bruscamente, con un tono vago, perdiendo su amabilidad anterior.

Shi Jin lo miró, y no había una sonrisa en su rostro, esta vez no lo forzó. Dijo —Te dije que le pagaría a mis hermanos todo lo que les debo.

Shi Weichong lo miró con atención y dijo —El cambio en la distribución de la herencia requiere de tu firma.

Shi Jin asintió —Lo firmaré.

El silencio cayó, una vez más. Shi Weichong no dijo nada más, se dio la vuelta y salió de la habitación.

Después de la cena de ese día, Shi Weichong trajo varios documentos. Shi Jin no los leyó, los firmó directamente y luego recogió la manta a su alrededor.

Shi Weichong reunió los documentos, luego, se paró junto a la cama por un momento.

— ¿Por qué?

—Sólo quiero hacer felices a mis hermanos.

Respondió Shi Jin, abrazando su última carta de triunfo: la almohada de pepino.

Los ojos de Shi Weichong recorrieron la sangre que se había secado en su superficie y le preguntó

— ¿Por qué la sostienes todo el tiempo?

El corazón de Shi Jin dio un vuelco. Se pellizcó el muslo frenéticamente, mirando a Shi Weichong con los ojos enrojecidos y diciendo con una voz apenas audible:

—Este es el último regalo que he recibido de mis hermanos…no puedo perderlo, si lo pierdo…sería impensable.

Xiao Si aplaudió con fuerza en el cerebro de Shi Jin, alabando su rápido pensamiento y habilidades de actuación.

Shi Weichong, aparentemente, no esperaba escuchar tal respuesta. Lo miró por unos segundos y frunció el ceño, repentinamente incapaz de mirar directamente a esos ojos llenos de confianza y dependencia. Volvió ligeramente la cabeza y dijo:

—Debes descansar. Tu segundo hermano llegará mañana, ya ha abordado el avión.

Es realmente una mala noticia.

Shi Jin estaba tan abatido que agachó la cabeza y hundió la cara en la colcha.

Shi Weichong dio un paso adelante y vaciló. Se volvió y tocó suavemente el cabello de Shi Jin, la mirada en sus ojos cambió brevemente. Entonces, por alguna razón desconocida, su expresión se volvió fría y se dio la vuelta para irse.

La voz de Xiao Si era un poco débil: 【Me sentí como en una montaña rusa en este momento, la barra de progreso bajó primero a 900, luego de repente subió a 950, me asusté de muerte】

— ¿Se redujo a 950?

Shi Jin estaba sorprendido. Levantó la colcha y se levantó de la cama. Al revisar la barra de progreso, estaba muy contento consigo mismo.

—Ahora bien, el problema de la herencia se resolvió, así que es hora de huir.

Xiao Si estaba desconcertado. 【¿Huir? ¿Por qué? Aún no te has reunido con tus otros hermanos】—La voz de Shi Jin fue plácida.

—Solo tengo un margen de error de 49 puntos. ¿Crees que sería suficiente si digo algo incorrecto a esas personas asesinas?

【…】 Xiao Si no pudo refutar, pero su corazón estaba lleno de dudas. 【¿Qué pasa, si después de descubrir que te escapaste intentan asesinarte?】

—No te preocupes.

El tono de Shi Jin mostraba confianza. Revisó los documentos y el efectivo en su almohada y dijo.

—Para vaciar la barra de progreso, tengo que reducir los factores letales. La distancia de los hermanos también debe considerarse un factor letal. ¿Qué pasa si me escondo en un lugar donde mis hermanos no pueden encontrarme? ¿Aún crees que la barra de progreso se llenará?

Por supuesto, si no pueden encontrarlo, los cinco hermanos estarán infelices, pero incluso si deciden matar a su hermano menor directamente…si su objetivo no está, no podrán hacer planes ni comenzar a implementarlos. El peligro inmediato es una parte clave de los factores letales. Mientras la barra de progreso no se llene y sus hermanos estén lejos, Shi Jin podría decidir lentamente su curso de acción a largo plazo. Sería diferente de la situación peligrosa actual, donde él no tenía libertad de acción y sólo puede adaptarse a las circunstancias.

Xiao Si levantó su pulgar y chilló:【¡JinJin es tan inteligente que las rubias tontas te querrán!】

—…Cállate.

Imitando la escritura del original, Shi Jin dejó un mensaje: “Sin mí, los hermanos estarán mejor, Xiao Jin espera que los hermanos estén felices”. Luego le pidió a Xiao Si que lo ayudara a evitar a las personas en el hospital y, con la almohada de pepino en sus brazos, se deslizó silenciosamente durante la noche.

Más de diez horas después, Shi Jin pisó el suelo de la Ciudad B, China. Todavía llevaba ropa de hospital y la almohada de pepino en sus brazos. Eso y un poco de dinero que quedaba después de comprar un boleto de avión eran sus únicas posesiones.

—Odio a las personas ricas que tienen el hábito de tener tarjetas de crédito en lugar de efectivo.

La cara de Shi Jin estaba llena de lágrimas, maldiciendo al anterior propietario de su cuerpo.

Xiao Si, de repente, entró en pánico: 【Hemos terminado, tu barra de progreso comenzó su recorrido en la montaña rusa otra vez, tus hermanos deben haber descubierto que desapareciste. Waah, Jin Jin, ¡tengo miedo!】

El “crisantemo” de Shi Jin se tensó. Miró la barra de progreso, que subía y bajaba locamente, con los ojos muy abiertos.

980…990…930…990…la barra de progreso fluctuó locamente, finalmente, se detuvo en 910.

Shi Jin dejó escapar un largo suspiro de alivio y se sentó en el suelo fuera del aeropuerto.

【Parece que la distancia realmente es uno de los factores letales】 La voz de Xiao Si se relajó. 【JinJin, tu vida ha sido salvada por el momento. ¿Qué deberíamos hacer a continuación?】

Shi Jin miró sobre sus escasas pertenencias, su expresión llena de vicisitudes sobre la vida.

—Primero, encontremos un trabajo para mantenernos…

| Índice |

3 thoughts on “Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 2: Huyendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *