Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 24: Misión

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


— ¡Se convirtió en adulto hace solo unos días! —La actitud de Lian Jun enfureció a Xiang Aoting. Él siseó: — ¡Era un niño gordo y mimado que estaría muy cansado después de correr dos vueltas! ¡Si lo dejas hacer esto, lo estás matando! ¿Dices que es el candidato más calificado? Creo que para ti es la carne de cañón más calificada, ¡puedes usarlo y descartarlo sin sufrir ninguna pérdida!

Cuando dijo eso, las expresiones de Gua Dos y Gua Nueve se volvieron feas, miraron a Xiang Aoting con enemistad.

Lian Jun nunca usa la vida de sus hombres a cambio de beneficios, ni los trata como carne de cañón, ni una sola vez. ¡Las palabras de Xiang Aoting insultaban tanto a Lian Jun como a ellos, los miembros de Annihilation!

Mientras tanto, Lian Jun se dio cuenta de que, en su estado actual, Xiang Aoting no escucharía ninguna explicación, por lo que le hizo un gesto a Shi Jin y le dijo:

—Hazlo.

— ¡Usted! —Enfurecido, Xiang Aoting se enderezó y se movió para sacar su arma.

Shi Jin entendió el significado de Lian Jun de inmediato y pensó que era hora de cambiar la percepción que Xiang Aoting tiene de sí mismo. De inmediato, plantó una mano sobre el escritorio para sostenerse y saltó sobre él. Su pierna barrió hacia la mano de Xiang Aoting que estaba alcanzando el arma. Tomó un bolígrafo del escritorio con la otra mano y, sosteniéndolo como una daga, apuñaló los ojos de Xiang Aoting.

La expresión de Xiang Aoting cambió, y se retiró para evitar el golpe. No pudo desenfundar su arma.

Shi Jin aprovechó esta oportunidad para aterrizar y asumir una posición de combate estándar. Tiró la pluma y apretó los puños, luego, atacó a Xiang Aoting.

—Xiao Jin, tú… —Xiang Aoting estaba sorprendido y desconcertado. No se atrevió a creer lo que estaba sucediendo.

Shi Jin lo interrumpió, sin detener su ataque: —Las palabras son inútiles en este momento. Suelta tu arma, luego hablaremos.

Xiang Aoting frunció el ceño. Reprimió sus emociones y evitó los ataques de Shi Jin, planeando encontrar una debilidad y usarla para dominarlo, entonces podrían hablar. Después de algunos movimientos, Xiang Aoting descubrió que el ataque de Shi Jin era crítico, poderoso e inmaculado. Nada como un novato en absoluto, y esto lo volvió aún más desconcertado. Su expresión, lentamente, se volvió seria, y él atacó de nuevo.

Cuando las dos personas lucharon en serio, el estudio se llenó de sonidos de puños y pies golpeando al oponente.

La ofensiva de Shi Jin fue rápida y feroz, y los contraataques de Aoting fueron constantes y meticulosos. Se movieron rápidamente, intercambiando docenas de movimientos en solo unos momentos.

La cara de Gua Dos se puso un poco agria. Su expresión decía “este mundo es injusto”, y murmuró:

— ¿Qué demonios, estos hermanos se entrenaron bajo un solo maestro? ¿Cómo es que sus movimientos se parecen tanto? ¿Y no es Xiang Aoting demasiado fuerte para un piloto de caza? Está ganando contra Shi Jin usando solo una mano.

—Realmente, está usando solo una mano. —Dijo Gua Nueve, escudriñándolos. Sacó su teléfono móvil y, en secreto, grabó la pelea. —Ambos aprendieron el combate militar, es normal que su lucha sea similar, aunque Xiang Aoting es mucho más competente. Shi Jin ha entrenado menos. Algunos de sus movimientos son un poco incómodos.

Gua Dos miró el teléfono en la mano de Gua Nueve, sin palabras.

— ¿Qué estás haciendo?

—Adquiriendo material de aprendizaje. —Respondió Gua Nueve con una mirada obediente en su rostro de bebé. —Xiang Aoting es muy fuerte, creo que incluso Gua Uno no podría vencerlo.

Este comentario molestó a Gua Dos: ¿por qué te pones del lado del “enemigo” en lugar del aliado? Aun así, no pudo refutar estas palabras. Gua Uno es el más hábil en disparos y ataques furtivos, por lo que, Xiang Aoting realmente podría ganar contra él en un combate cuerpo a cuerpo.

Shi Jin también notó que Xiang Aoting no estaba usando su mano izquierda. Sus ojos brillaron y se agachó para hacer que Xiang Aoting levantara la pierna con una patada. Luego, se apoyó en el suelo, agarró la pierna elevada y usó el movimiento “mono que roba el durazno”; en otras palabras, atacó la entrepierna de Xiang Aoting.

—No, no, no, ¿qué está haciendo? Pequeño Jinjin, ¿qué estás haciendo? ¡No puedes tocar a las personas allí!

Gua Dos gritó, recibiendo las miradas gemelas de desprecio de Lian Jun y Gua Nueve.

Xiang Aoting no esperaba que Shi Jin usara un truco tan desvergonzado y reaccionó a un ritmo demasiado lento. Shi Jin cambió repentinamente su objetivo al punto vulnerable en la pierna de Xiang Aoting que éste expuso al evadir. Giró su cuerpo y golpeó el nervio con fuerza, adormeciendo toda la pierna de Xiang Aoting.

Xiang Aoting se tambaleó y cayó al suelo, Shi Jin lo inmovilizó, evitando que se moviera. Se limpió el sudor de la frente y miró a Xiang Aoting con arrogancia.

—Es mi victoria, Cuarto Hermano. —Dijo, orgulloso de sí mismo.

Xiang Aoting solo jadeó y no habló, observando la cara juvenil, que le sonreía radiantemente, con una expresión complicada en sus ojos. Después de un largo momento, extendió la mano sobre su hombro y, fácilmente, quitó a Shi Jin de él. Cuando miró a Lian Jun, ya no había ira en su rostro, pero, aun así, lo desaprueba. Él dijo:

—Lian Jun, no se trata solo de pelear. Todavía no estoy de acuerdo con que Xiao Jin participe en esta tarea. Informaré a los superiores y pediré un reemplazo.

La respuesta de Lian Jun fue sencilla:

—No tienes ese derecho. El gobierno y yo, solo estamos cooperando, no pueden interferir en mis decisiones. Además, en realidad no eres parte de la misión; si digo que estoy descontento contigo, tendrás que irte.

No era una cuestión de elección. Xiang Aoting no tiene, absolutamente, ninguna influencia en “Nightlight”. Hoy solo pudo entrar porque Lian Jun lo permitió.

—No subestimes a Shi Jin.

Lian Jun, al decidir que esta amenaza era suficiente, sintió que era hora de un poco de honestidad y continuó:

—Shi Jin es mucho más sobresaliente de lo que piensas. Xiang Aoting, tú y tus hermanos tienen la misma falla: creen saber quién es Shi Jin en base a sus suposiciones subjetivas. Todos están equivocados. Shi Jin, deberías practicar. Lleva a tu hermano al campo de tiro.

Después de ser alabado tanto, Shi Jin estaba en la luna. Le envió a Lian Jun una sonrisa halagadora, luego, se levantó del suelo y le dio unas palmaditas en el hombro a Xiang Aoting.

—Vamos, comparemos nuestra puntería.

Las palabras de Lian Jun sorprendieron a Xiang Aoting. Miró a Shi Jin brillantemente sonriente, rebosante de confianza, y se dio cuenta de que nunca lo había visto sonreír así. Sus labios se movieron, pero no dijo nada y siguió a Shi Jin: Lian Jun tenía razón, no tenía derecho a decidir nada. Lo único que podía hacer, en este momento, era intentar quedarse aquí.

Shi Jin tenía la intención de hacer que Xiang Aoting cambiara su opinión sobre sí mismo. Entonces, cuando llegaron al campo de tiro, llevó a su hermano al escenario simulado más difícil y le dijo:

—Puedes elegir tu arma. Este será nuestro campo de batalla. Quince ladrones y cinco rehenes, ¿estás preparado para un partido?

El área de simulación de “Nightlight” se acaba de renovar y el equipo se actualizó, por lo que, es un gran lugar para practicar. Xiang Aoting miró a su alrededor, luego, miró a Shi Jin y se enfrentó a su desafío:

—Hagámoslo. —Su hermano menor había crecido antes de darse cuenta. Quería ver en quién se había convertido.

—Empecemos. —Shi Jin se frotó las manos, ansioso por la pelea, y fue el primero en equiparse.

Los puntos fuertes de Shi Jin son el ataque a largo alcance y la puntería, la mente flexible y la capacidad casi ridícula de sentir una crisis. Para cuando los dos hombres derrotaron a todos los enemigos y llegaron a la sala de evaluación, el sistema ya había calificado su desempeño. Mientras Xiang Aoting rescató a un rehén más, Shi Jin derrotó a tres ladrones más. Lo que es más, la precisión de Shi Jin fue en realidad más alta que la de Xiang Aoting.

—También tenemos una nueva característica aquí, simulaciones tácticas. ¿Quieres jugar?

Shi Jin se quitó el casco y jadeó varias veces, luego, retó a su hermano nuevamente.

Para entonces, Xiang Aoting estaba seguro de que Shi Jin era completamente diferente. Sus delgados labios se apretaron, haciendo que su rostro serio se viera aún más severo, y asintió.

—Sí.

La simulación táctica es la mejor manera de evaluar la verdadera eficacia de combate de alguien. Los dos hombres permanecieron en el área de simulaciones tácticas durante toda la tarde. Después de la primera carrera, fue Xiang Aoting quien se negó a dejar ir a Shi Jin, cambiando los escenarios repetidamente, para descubrir dónde están los límites de Shi Jin.

Shi Jin estaba muerto de cansancio cuando finalmente terminaron. Ignoró a Xiang Aoting después de abandonar el piso subterráneo: ¡este tipo es un loco! ¡Un fanático del entrenamiento, sin un toque de piedad!

A Xiang Aoting no le importa que lo desprecien. Permaneció en silencio después de que salieron, contemplativo. Seguía escudriñando a Shi Jin de vez en cuando, como un investigador al que se le había dado un problema confuso para resolver.

Shi Jin sospechaba que Xiang Aoting diseccionaría su cuerpo para ver su estructura interna. Entonces, metió a su hermano en el comedor de “Nightlight” y corrió al comedor privado para comer con Lian Jun.

— ¿Cómo estuvo? —Lian Jun preguntó después de la cena.

Shi Jin se limpió la boca. Impulsado por esta pregunta, parpadeó y recordó su tarde.

—No está mal. Xiang Aoting es muy fuerte y tiene mucha experiencia en combate. Aprendí mucho de él.

—Mm. —Lian Jun asintió. — ¿Quieres cambiar?

Lo que Lian Jun preguntó fue si Shi Jin quería que el gobierno enviara otro entrenador.

Shi Jin pensó por un momento y sacudió la cabeza. —No es necesario, está bien. De todos modos, regresará después de que la misión haya terminado.

Además, Xiang Aoting apareció en un momento muy conveniente, haciendo posible que Shi Jin pregunte sobre la situación de la familia de la madre de cada hermano. En la trama original casi no hay información sobre ellos, y él necesita recolectar pistas.

♦ ♦ ♦

Otra conversación estaba ocurriendo en el comedor del club.

Xiang Aoting se sentó frente a Gua Dos y preguntó:

— ¿Cuánto tiempo llevas entrenando a Shi Jin?

Gua Dos lo miró, no dispuesto a prestarle mucha atención. Él respondió:

— ¿Por cuánto tiempo logró evitar ser encontrado por usted?

Xiang Aoting notó su hostilidad y frunció el ceño. Él preguntó:

— ¿No está comiendo contigo?

Esta vez, Gua Dos no respondió. Tiró los palillos y se fue.

Xiang Aoting lo vio irse. Recordó todo lo que había visto y escuchado en “Nightlight” hoy, y su expresión se volvió pensativa.

Shi Jin no soñó esta noche.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, después del desayuno, fue a la sala de entrenamiento como siempre. Esta vez, ya no eran Gua Uno o Gua Dos esperándolo allí, sino Xiang Aoting, que se había puesto un traje de entrenamiento verde del ejército.

—Hoy, descubriremos tus límites. —Xiang Aoting parecía haber aceptado el hecho de que el participante de la misión que tenía que entrenar era Shi Jin. Sostenía un pizarrón con una lista y tenía una expresión seria en su rostro. Señalando la cinta de correr, dijo: —Primero calienta. Ayer solo verificamos tus habilidades de combate cuerpo a cuerpo y armas. Ahora, probaremos lo básico, comenzando con la resistencia.

Cuando Shi Jin lo vio luciendo así, un sentimiento ominoso apareció en su corazón.

— ¿Cuánto tiempo tengo que correr?

Xiang Aoting lo miró. Sus labios se separaron y articuló:

—Hasta que no puedas correr más.

Joder…demonios…

Querido hermano, ¿no eres demasiado despiadado?

—O corres o renuncias. No enviaré a un novato holgazán en una misión, rogando que lo maten. —El tono de Xiang Aoting era cruel.

¿Cómo demonios puedes parecerte tanto a mi antiguo instructor de la academia de policía?

Shi Jin suspiró y, obedientemente, comenzó a calentar.

Correr, flexiones, abdominales, barra horizontal, barras paralelas…Shi Jin recordó el horror del entrenamiento físico de cuando asistió, por primera vez, a la academia de policía en su última vida. Se sentía demasiado nervioso y cansado para hablar, sin importar con que bombeara a Xiang Aoting para obtener información.

La cara de Xiang Aoting era tan inescrutable como siempre, pero, cada vez que Shi Jin completaba una parte del entrenamiento, su expresión se hundía por un momento.

Al final del día, Shi Jin estaba medio muerto, y su ropa estaba tan empapada de sudor que casi goteaba. Al final, Xiang Aoting tuvo que arrastrarlo fuera de la sala de entrenamiento.

—Su resistencia es buena, pero el estado físico general no está a la altura y sus músculos son demasiado suaves.

Mientras daba esta evaluación despiadada, Xiang Aoting llevó a Shi Jin directamente a la enfermería y dejó que el médico le pusiera una vía intravenosa.

Shi Jin sabía que su estado físico era un gran problema, porque “este cuerpo” no tenía la costumbre de hacer ejercicio. Todavía escupió:

—Son tus músculos los que están demasiado duros. Cuarto hermano, ¿estás aprovechando tu posición para vengarte de mí? ¿Por qué me haces pasar por un entrenamiento tan extremo? ¿No podemos ir paso a paso?

Xiang Aoting respondió:

—No, la misión puede comenzar en cualquier momento. No tienes tiempo para ir paso a paso.

Shi Jin se desplomó en la cama de la enfermería, sin ganas de hablar.

Xiang Aoting frunció el ceño y permaneció en silencio por unos segundos. Finalmente, elogió:

—Tu base es sólida y trabajas duro.

—Gracias. El mundo es peligroso, no podría sobrevivir sin esforzarme. —Respondió Shi Jin con medias verdades.

Xiang Aoting se sentó a su lado, lo observó por un momento. Él preguntó:

— ¿Por qué?

¿Cómo que por qué? ¿Por qué a estos hermanos siempre les gusta preguntar por qué? ¿Te mataría decir más? No puedo leer sus mentes.

Indefenso, Shi Jin preguntó:

— ¿Por qué qué?

— ¿Por qué elegiste este lugar? —Xiang Aoting lo miró a la cara, que ya no era la misma que en el pasado, y continuó: — ¿Por qué te quedas aquí cuando puedes llevar una vida segura y cómoda?

— ¿No lo sabes? —Shi Jin levantó las cejas.

Xiang Aoting sacudió la cabeza. Realmente, no lo sabía. Pasó la mayor parte de estos años en el ejército y tuvo poco contacto con alguno de sus parientes.

Shi Jin no vio engaño en su expresión. Una extraña sospecha apareció en su mente: este hermano…está completamente fuera de lugar, ¿no? Parecía desconocer los esquemas y cálculos de los otros hermanos, y tanto sus palabras como sus acciones fueron francas, como si no tuviera nada que ocultar.

— ¿No me odias? —Shi Jin se sentó y lo miró a los ojos.

A los ojos de Xiang Aoting, había cierta incertidumbre, un poco de incomodidad al ser visto, e incluso un poco de remordimiento y vergüenza, pero su expresión seria no cambió. Él respondió:

—Odiaba la actitud que solías tener hacia la vida. Pero ahora…ahora eres trabajador y estás en buena forma. Excepto por elegir seguir a Lian Jun y negarte a regresar a casa e ir a la escuela, eres muy bueno.

Querido, escucha esta respuesta, mira esta expresión, ¿es realmente un malvado hermano mayor?

Vacilante, Shi Jin tomó la mano de Xiang Aoting.

Xiang Aoting se puso rígido, pero lo dejó sostenerlo. Preguntó con el ceño fruncido,

— ¿Qué pasa?

—Nada. —Shi Jin, que no entendía qué expresión debería tener, se recostó en la cama y dijo aburrido: —Solo quería tocarte…cuarto hermano, vamos a llevarnos bien de ahora en adelante, ¿de acuerdo?

—Es inútil, no te dejaré ir. —Xiang Aoting apartó su mano despiadadamente y dijo con una voz llena de justicia: —Como has decidido hacerlo, debes perseverar: cuanto más sudes en el entrenamiento, menos sangras en la batalla. Xiao Jin, tu actitud aún falta.

Xiao Si dijo tímidamente: 【JinJin, tu barra de progreso se ha reducido a 840.】

Shi Jin dejó escapar un gruñido. En lugar de sentirse consolado, sintió dolor de cabeza: este hermano parece ser demasiado problemático en algunos aspectos.

♦ ♦ ♦

Una vez que comenzó el campo de entrenamiento infernal, no se pudo detener. Todos los días, Shi Jin entraba a la sala de entrenamiento con sus propias piernas y lo dejaba siendo arrastrado por Xiang Aoting como un perro muerto, luciendo extremadamente desagradable.

La situación no mejoró hasta una semana después, cuando el cuerpo de Shi Jin finalmente se adaptó a este intenso régimen de entrenamiento. Tampoco hubo progreso en su plan para adquirir información de Xiang Aoting.

Xiang Aoting era como el instructor del infierno. ¿Quieres hablar de algo más que el entrenamiento? Ni siquiera lo pienses.

Después de un día más, por primera vez, Shi Jin dejó la sala de entrenamiento por sí mismo. Los dos hombres se despidieron en la puerta y fueron en direcciones opuestas. Inesperadamente, después de unos pocos pasos, Xiang Aoting gritó el nombre de Shi Jin.

— ¿Qué pasa? —Shi Jin se volvió hacia él.

Xiang Aoting dudó por un momento, luego preguntó:

— ¿Dónde comes todos los días?

Esta pregunta sorprendió a Shi Jin.

—En el sexto piso, junto con Jun-shao.

La expresión de Xiang Aoting se volvió desagradable. Él dijo en un tono extraño:

—Xiao Jin, ¿estás… es…?

— ¿Es qué? Shi Jin se volvió más y más confundido.

—…No importa. —Xiang Aoting detuvo sus palabras y luego dijo con rigidez: —Podemos pasar a la siguiente etapa de entrenamiento. Descanse bien y venga mañana temprano. Luego, se volvió y se alejó.

Desconcertado, Shi Jin se rascó la cabeza.

— ¿Qué demonios?

El entrenamiento duró más de medio mes. Durante este tiempo, Shi Weichong llamó dos veces, queriendo ver a Shi Jin y Xiang Aoting, obviamente, sabiendo que Xiang Aoting está en “Nightlight”. Shi Jin quería salir y fortalecer su relación con Shi Weichong, pero no tuvo más remedio que negarse porque el entrenamiento era demasiado importante.

Después de otra fuerte nevada, Xiang Aoting se fue por unos días. Cuando regresó, trajo el mensaje de que la misión estaba por comenzar, y Shi Jin, finalmente, aprendió los detalles.

—Lo que debemos hacer esta vez es recopilar información. —Xiang Aoting proyectó los datos descifrados en la pantalla y continuó explicando: —El hombre en esta imagen es Liu Yuan, apodado el “Pecoso Yuan” por las marcas de viruela en su rostro, y se dedica al negocio de la trata de personas. Él es tu objetivo principal. Solía ​​ser uno de nuestros informantes, pero se convirtió en un traidor. Sospechamos que persuadió a algunos miembros del personal de inteligencia militar para que lo apoyaran, ya que descubrieron a todos los agentes encubiertos que enviamos. Por eso tuvimos que pedir ayuda externa.

¿Trata de personas? ¿Personal militar coludido con un traidor?

La cara de Shi Jin estaba llena de repulsión, y no es de extrañar: no había ningún policía que no detestara a los traficantes de personas. Eran mucho más odiados que los asesinos.

—El Pecoso Yuan pertenece a una organización ilegal del inframundo llamada “Werewolf”. Sus miembros principales se han escondido en el extranjero durante muchos años. Además del tráfico, también están involucrados con varios negocios sucios. Recientemente, escuchamos que regresaron a China uno por uno; parece que recibieron un gran negocio. Esta es nuestra oportunidad.

Shi Jin, más o menos, entendió lo que quería decir.

— ¿El gobierno quiere saber quién está detrás de Werewolf y Liu Yuan?

—Exactamente. —Xiang Aoting asintió, satisfecho con su velocidad de pensamiento y capacidad de deducción, y continuó: —Esta misión es confidencial. Para evitar más fugas, todo el personal involucrado en ella fue trasladado desde otros lugares. Eres el único extraño y tu papel es el más importante. Necesitamos que te disfraces, pretendas ser traficado por el Pecoso Yuan, mezclarte con los miembros de Werewolf  y recopilar la mayor cantidad de información posible.

Shi Jin arrugó las cejas.

— ¿Disfrazarme de quién? Además, las principales víctimas de la trata de personas son niños y mujeres. ¿Me mirará el Pecoso Yuan?

Xiang Aoting permaneció en silencio por un momento.

—Sí. Contrariamente a las estadísticas, el grupo objetivo favorito del Pecoso Yuan son los hombres jóvenes y guapos, de unos diecisiete o dieciocho años. Prefiere a los jóvenes ingenuos del campo que acaban de abandonar sus aldeas para buscar trabajo en la gran ciudad.

Mientras Shi Jin seguía escuchando, su rostro se volvió lentamente inexpresivo. Miró a Xiang Aoting fríamente.

—No me digas, el Pecoso Yuan es…

—No solo es un traficante, sino también un proxeneta a tiempo parcial. Debido a su orientación sexual, prefiere secuestrar y vender hombres jóvenes. Por lo general, los hombres secuestrados por él son entrenados por un tiempo. Después de cansarse de jugar con ellos, los envía al País T y luego se venden a otras partes del mundo.

Joder, ¿por qué es este tipo de misión de nuevo?

Xiang Aoting también sintió que esta tarea era algo insoportable. Le dio unas palmaditas a Shi Jin en el hombro y lo consoló:

—No te asustes, hay evidencia confiable de que el Pecoso Yuan se volvió impotente, y los otros miembros no se atreven a ser demasiado desenfrenados en China. Haremos todo lo posible para garantizar su seguridad.

Shi Jin no se sintió consolado. Él preguntó sombríamente,

— ¿Cómo?

Xiang Aoting retiró su mano y dijo:

—Solicité participar en esta misión. Ya ha sido aprobado. Soy tu contacto directo. Te salvaré tan pronto como estés en problemas, así que no tengas miedo.

Shi Jin no esperaba que su hermano participará en la misión. Su estado de ánimo se volvió complicado: Xiang Aoting es piloto y nunca se involucra en este tipo de operaciones encubiertas. Debe haberse esforzado mucho para obtener el permiso.

—No tenías que hacer esto, Cuarto Hermano.

—Te equivocas. —Xiang Aoting apagó el proyector y dijo con una expresión seria en su rostro: —Somos hermanos, y el hermano mayor tiene que proteger al menor, así que todo debe ser como debe ser.

Shi Jin suspiró y le dijo a Xiao Si en su mente:

—Eso es todo, estoy vendido. Realmente es un hermano mayor honesto y confiable.

Xiao Si recordó cuidadosamente todo lo que sucedió, pero no pudo encontrar ni una pequeña evidencia contra Xiang Aoting, por lo que no pudo refutarlo.

♦ ♦ ♦

Dos días después, se fijó la fecha exacta de la misión. El Pecoso Yuan apareció en un pequeño pueblo de la provincia H y parecía estar listo para tomar el Tren Green para moverse hacia el interior. Era un buen momento para acercarse a él.

Shi Jin recibió una llamada de Xiang Aoting a mitad de la comida. Miró a Lian Jun y quiso explicar la situación, pero Lian Jun se lo impidió.

—Presta atención a tu seguridad.

Ordenó, bajando sus palillos.

Shi Jin tragó las palabras que se preparó para decir y asintió con la cabeza, luego, dio su propia orden:

—Tienes que comer adecuadamente mientras estoy fuera.

—Hablas demasiado.

Respondió Lian Jun. Movió su silla de ruedas de detrás de la mesa, luego, sacó un pequeño colgante y lo puso en la mano de Shi Jin.

—Escuché que le devolviste la almohada de pepino a Rong Zhouzhong. Esto es para ti. Recuerda llevarlo contigo.

Shi Jin miró hacia abajo. Vio que el colgante que le dieron tenía la forma de un muslo de pollo estilo cartoon, y no pudo evitar reírse. Dijo voluntariamente, balanceándose:

—Jun-shao, no me gusta comer patas de pollo.

Lian Jun lo miró y agitó la mano.

—Ve, no te demores.

—Voy.

Shi Jin guardó el colgante. Dio un paso adelante y abrazó a Lian Jun por un momento, luego, lo soltó y se retiró rápidamente. Se volvió para saludarlo y dijo con una sonrisa:

—Cuando regrese después de completar mi misión, ¡quiero comer un cordero asado entero!

Los músculos tensos de Lian Jun se relajaron lentamente. Esperó en silencio hasta que ya no pudo ver a Shi Jin, y luego su voz fría resonó en la habitación:

—No sueñes. No puedo comerlo, así que tampoco puedes comerlo.

♦ ♦ ♦

Provincia H, junto a la Provincia S.

Shi Jin, vestido con un abrigo viejo y desteñido, una gorra de punto negro y pegajoso, y con una bolsa de equipaje en la espalda, se metió en el Tren Green.

Tenía los labios azules por el frío, sostenía un viejo teléfono móvil y mantenía la cabeza baja todo el tiempo, pero sus ojos miraban a su alrededor. A juzgar por su incómodo lenguaje corporal, era la primera vez que viajaba en tren.

Gente así, se podía ver a menudo, por lo que nadie le prestó atención. Encontró su asiento y se sentó, sonriendo tentativamente a su vecino. Desafortunadamente, su vecino era un empleado de oficina de mediana edad que respondió a su sonrisa con una mirada de aversión.

Eso hizo que Shi Jin estuviera aún más incómodo. Giró su cuerpo hacia un lado y sacó su viejo teléfono móvil. Después de marcar un número, susurró con un acento local extraño: —Ma, ya estoy en el tren. Aw, no ‘e preocupe’, Seguro pueo’ juntar lo suficiente pa’ el precio de la novia de mi hermano. ‘alo descansar y no se mueva para que su pie’na rota sane más ‘ápido. La cuñada dijo que puede esperar a que él esté mejor antes de que se casen, así que todo está bien.

Xiang Aoting, en el otro extremo de la línea, se quedó perplejo.

Shi Jin sacudió su teléfono, mirándolo dudosamente, luego habló más alto:

— ¿Ma? ¿Me oyes? ¿No hay señal?

{..Puedo escucharte.} Xiang Aoting ajustó su estado de ánimo y preguntó: {¿Ya has visto el objetivo?}

—Extraño, ¿no hay señal? —Shi Jin se levantó de su asiento y se movió como si buscara una señal, girando de un lado a otro. Después de un momento, se detuvo y dijo alegremente: —Ahora ah, puedo escucharte, ‘amá, ya puedes habla’.

Este acento extraño realmente afecta la comunicación.

Xiang Aoting dejó escapar una tos y volvió a preguntar: {¿Has encontrado al objetivo?}

—Sí —Confirmó Shi Jin.

{Sospechamos que el Pecoso Yuan irá a la Ciudad C para reunirse con otros miembros de Werewolf. Hay seis paradas entre la Provincia S y la Ciudad C, el tiempo total de viaje es de dieciséis horas. Intenta ser “secuestrado” por él durante ese tiempo.} Instruyó Xiang Aoting.

Shi Jin se volvió tímido.

—Ah, mamá, la boda de mi hermano es mu’ impo’ante, tiene casi treinta años y es un viejo soltero. Todavía soy joven, todavía no tengo ataduras.

Después de la primera llamada de estado de la misión, Shi Jin estaba satisfecho de sí mismo, pero Xiang Aoting sufrió daños. Se dio cuenta de que, sinceramente, no conocía a su hermano menor tan bien como pensaba.

El Pecoso Yuan es un hombre de mediana edad, de aspecto mezquino, tez cerosa, labios delgados y casi sin cejas. Estaba sentado en la esquina del carruaje. Cuando Shi Jin entró, estaba durmiendo y no lo notó. No fue hasta que Shi Jin buscó señal que se sintió atraído por la voz de Shi Jin y abrió sus pequeños ojos.

Shi Jin estaba vestido de manera sencilla, su lenguaje era simple y tendía a encogerse, pero debajo, su apariencia era agradable. Para no parecer un joven maestro delicado, hizo que la piel expuesta fuera más áspera y varios tonos más oscuros, pero no pudo cambiar sus rasgos faciales: atractivo era atractivo.

Shi Jin finalizó la llamada, consciente de que los ojos del Pecoso Yuan se volvieron hacia donde estaba y se quedaron sobre él durante mucho tiempo. Interiormente, estaba satisfecho, pero fingió no darse cuenta y regresó a su asiento.

Cuando el tren comenzó a avanzar, el vagón se quedó en silencio: pocas personas entraron en esta estación y nadie habló.

Shi Jin se recostó en su asiento y miró por la ventana, mirando de vez en cuando la bolsa que está encima. Agarró con fuerza el viejo teléfono móvil. Se comportó como un ratoncito cauteloso que salió de su madriguera por primera vez.

El cielo se oscureció y el olor a fideos instantáneos y comidas en caja flotó a través del vagón del tren. Aparentemente somnoliento, Shi Jin dejó escapar un bostezo, pero no compró nada. En cambio, se levantó y sacó su bolsa de equipaje, quitando panqueques bien envueltos del interior.

A medida que la noche se hizo más profunda, las personas en el tren se quedaron dormidas, una tras otra. Shi Jin también se quedó dormido, enumerando de lado en un sueño profundo. Temprano en la mañana, cuando el tren se detuvo y la gente subía y bajaba, Shi Jin se fue a visitar el baño. Cuando regresó y estaba pasando el asiento del Pecoso Yuan, levantó la mano deliberadamente para rascarse el cuello, mostrando su delicada clavícula por un segundo.

El clima se volvió nublado y la frecuencia de las paradas de tren se volvió densa: se estaban acercando a las bulliciosas ciudades del interior.

Shi Jin comenzó una conversación con un anciano amable, revelando casi toda su información mientras hablaban. Afortunadamente, el viejo no parecía ser una mala persona. Al ver su ingenuidad, advirtió repetidamente a Shi Jin que no fuera tan confiado cuando estaba afuera y le compró una comida caliente.

Shi Jin estaba agradecido con él. Su rostro estaba lleno de vergüenza, pero se comió la comida.

Pasaron varias horas. La siguiente parada de tren fue Ciudad C. Sin embargo, Shi Jin aún no había entrado en contacto con el Pecoso Yuan.

Xiang Aoting llamó y le preguntó sobre su situación.

Shi Jin se acurrucó en su asiento, arrancando un pedazo de panqueque.

—Ma, habla un poco má’ rápido, la batería de esto se está agotando. Te llamaré cuando vaya allí. Ah sabe, escondí bien el dinero, todo está bien.

Al escucharlo mencionar el dinero, el corazón de Xiang Aoting comenzó a latir más rápido. {¿El Pecoso Yuan ya te tiene en la mira? ¿Te robó tu dinero?}

—Sí.

Respondió Shi Jin, sin decir que fue poco después de que le dijo al anciano que se bajaría en la Ciudad C. El Pecoso Yuan estaba impaciente, pero también era más cuidadoso de lo que esperaba. Bueno, fue bueno que el cabrón tomara la iniciativa. Le ahorró el esfuerzo de acercarse a él y redujo la posibilidad de exponerse en el proceso.

Xiang Aoting se sintió aliviado. Por un momento, no pudo decidir si Shi Jin tuvo suerte o si analizó con precisión el personaje del Pecoso Yuan y lo manipuló. Hizo algunas preguntas más y colgó.

Media hora después, el tren llegó a la Ciudad C, Shi Jin agarró su bolsa de equipaje y se bajó. Divagó para que el Pecoso Yuan pudiera seguir el ritmo. Siguió a la multitud, fue empujado y chocado varias veces, disculpándose voluntariamente cada vez. Finalmente, tropezó fuera de la estación de tren y quiso hacer una llamada telefónica.

Metió la mano en el bolsillo, pero estaba vacío.

Shi Jin no se sorprendió en absoluto, pero su expresión se tornó aterrada. Se palmeó nerviosamente de arriba abajo. Aún sin encontrar el teléfono, dejó el equipaje y se agachó para hurgar en él.

— ¿Qué pasa, joven?

Una figura alta y delgada apareció junto a Shi Jin.

Shi Jin exclamó triunfante en su mente, sin mostrar nada en su rostro. Levantó la vista con cautela y apretó los labios, sacudiendo la cabeza para mostrar que nada estaba mal. Tomó su bolso y se fue.

El Pecoso Yuan se apresuró a detenerlo, diciendo con una sonrisa agradable:

—No tengas miedo, somos conocidos del tren. Estaba sentado en la esquina, ¿recuerdas? Te vi teniendo problemas, así que vine a ver qué pasa. Vivir fuera de casa es difícil. Tenemos que ayudarnos unos a otros si podemos.

Shi Jin lo miró con recelo, como si tratara de recordar, y luego comenzó a bajar la guardia. Sus cejas se arrugaron y dijo en un mandarín no estándar:

—Ah, no puedo encontrar mi teléfono…Dios mío, ¿y ahora qué? Mi madre todavía está esperando que la llame.

—No te preocupes, puedes pedir prestado mi teléfono. Cálmate y búscalo con cuidado, tal vez, te hayas olvidado de dónde lo pusiste. El Pecoso Yuan lo consoló, buscando su propio teléfono móvil.

Esto le permitió “ganarse” con éxito a Shi Jin, este ingenuo chico de campo. Tomó el teléfono del Pecoso Yuan, parecía avergonzado, y le dio las gracias con timidez varias veces. Luego, se dio la vuelta y marcó cuidadosamente el número.

Xiang Aoting respondió de inmediato, pero no habló.

—Ma, soy yo. —Shi Jin tomó la iniciativa. Miró al Pecoso Yuan parado a su lado y dijo, sonriendo tímidamente: —Ma mi batería se agotó y tomé prestado el teléfono de un tipo agradable que viajó conmigo…está bien, está bien. Voy a llamar al tío Wang de inmediato, ah el “empleado del nombre de esa fábrica”.

Xiang Aoting: {… ¿Estás usando el teléfono del Pecoso Yuan?}

—Sí.

Xiang Aoting permaneció en silencio durante unos segundos, indicando al personal a su lado que rastreara el número de teléfono y luego preguntó: {¿Puedes hacer esto? ¿Necesitas alguna ayuda?}

—Ah, puedo hacerlo, mamá. Voy a colgar, es el teléfono de otra persona, sería grosero si lo uso demasiado y muere.

Shi Jin finalizó la llamada y se lo devolvió al Pecoso Yuan con una expresión de agradecimiento, agradeciéndole nuevamente.

El hombre dijo que no era nada, que no necesitaba agradecerle tanto y aprovechó la oportunidad para preguntar si alguien estaba esperando a Shi Jin y por qué vino a la Ciudad C.

Shi Jin no escondió nada y le contó al Pecoso Yuan la misma historia que le contó al anciano en el tren: vino a trabajar y un vecino, el tío Wang, vendría a buscarlo.

El Pecoso Yuan asintió con la cabeza y dijo que sospechaba que alguien había robado el móvil de Shi Jin, mientras estaba en la concurrida estación de tren. Lo instó a verificar si faltaba algo más. Asustado, Shi Jin metió la mano en su equipaje. Tocó el lugar vacío donde debería haber escondido su dinero e hizo una expresión de sorpresa, luego, entró en pánico y comenzó a llorar.

El Pecoso Yuan gritó: — ¡Dios mío, qué ladrón atroz! —Y rápidamente comenzó a consolar a Shi Jin.

Después de algunas líneas de rutina, entregadas por ambos lados, el Pecoso Yuan persuadió a Shi Jin para que entrara en el auto de su “amigo”, diciendo que lo llevarían a la fábrica de su tío Wang.

El “amigo” del Pecoso Yuan era un joven poco atractivo que conducía una vieja camioneta. Una vez que el Pecoso Yuan dejó entrar a Shi Jin, frunció el ceño y dijo con molestia:

— ¿Qué estás haciendo, hermano Liu? Ahora no es el momento de perder el tiempo.

— ¿Por qué estás gritando? No asustes a Xiao Yuan, es tímido. —El Pecoso Yuan le dirigió al joven una mirada significativa, entregándole a Shi Jin una botella de agua. —Toma, bébelo. Estaremos en la fábrica pronto.

El joven puso los ojos en blanco y murmuró “maldito maricón”, luego, encendió el auto, luciendo resentido.

La cara de Shi Jin mostró que no entendía estas palabras, alejándose como si tuviera miedo del joven. Recibió la botella de agua y le preguntó a Xiao Si:

— ¿Drogado?

Xiao Si confirmó.

—Entonces, dame un beneficio. —Shi Jin mantuvo la calma.

Xiao Si actuó en silencio.

Después de que la persona y el sistema se entendieron, Shi Jin abrió obedientemente la botella y bebió la mitad del agua de una vez. El Pecoso Yuan mostró una expresión de satisfacción, observando a Shi Jin como lo haría con un apetitoso plato entregado a su mesa.

Shi Jin le sonrió con timidez y contó en su mente por un tiempo. Luego, cuando sintió que era el momento adecuado, se balanceó y se dejó caer a un lado, “perdiendo el conocimiento”.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *