Barra de Progreso de la Muerte – Capítulo 25: Pellizco

Traducido por BeeMiracle

Editado por Ayanami


Shi Jin se las arregló para “desmayarse” cuando el conductor preguntó: “¿Se durmió?” El joven no estaba seguro de sí Shi Jin había perdido el conocimiento y prestó atención a su redacción.

El Pecoso Yuan extendió la mano y pellizcó dolorosamente las nalgas de Shi Jin. Cuando el niño no se inmutó, dijo con satisfacción: 

—Está fuera. Después de beber la mitad de la botella, el niño estará muerto para el mundo hasta la noche.

Shi Jin maldijo en silencio al Pecoso Yuan y sus antepasados ​​hasta la generación dieciocho, ¡este traficante de basura lo pellizcó demasiado fuerte! Si no fuera por la ayuda de Xiao Si, Shi Jin se habría sacudido de dolor. ¿Además, por qué tenía que ser su trasero? ¡Su culo no hizo nada malo!

El joven vio las acciones lujuriosas del Pecoso Yuan a través del espejo retrovisor y sus labios se torcieron en una sonrisa despectiva. Él preguntó:

— ¿Qué vas a hacer con él? Está vez, el hermano Wolf se arriesgó a regresar a China debido a ese negocio especial. Será mejor que no arruines las cosas porque no puedes guardarlo en tus pantalones.

—Lo sé. —El tono del Pecoso Yuan era ligero; aparentemente, no le importaba mucho el “Hermano Wolf”. Tocó el cuerpo de Shi Jin de arriba abajo, diciendo: —El cliente no nos contactará por unos días. Me divertiré mientras espero, luego, venderé al niño en alguna parte.

El joven conductor resopló, pero no respondió.

Shi Jin siguió maldiciendo al Pecoso Yuan, pero su rostro permaneció tranquilo. Dejó que el hombre lo tocara como un trozo de carne en la carnicería.

El Pecoso Yuan, pronto, encontró todo lo que Shi Jin tenía sobre él, incluidos los boletos usados ​​de autobús y tren, un bolso viejo con un pequeño cambio y algunos dulces. También había un colgante infantil de muslo de pollo y su identificación, escondida en el bolsillo interior de su abrigo.

Tiró todo a un lado excepto los documentos. Examinó la tarjeta de identificación e incluso le quitó la gorra a Shi Jin para comparar su rostro con la foto. Después de confirmar que realmente era él, devolvió los documentos al bolsillo interior de Shi Jin.

Luego, buscó el equipaje de Shi Jin. Al ver un tarro de verduras en escabeche, sus labios se curvaron y lo dejó a un lado. Cuando llegó al fondo, encontró la ropa interior de Shi Jin, que estaba envuelta por separado, y la sacó para rebuscar. Notó un par que parecía usado, lo olisqueó, frotó y lo guardó descaradamente en su propio bolsillo.

Xiao Si le estaba narrando a Shi Jin lo que estaba sucediendo. Tuvo en cuenta la orden de Shi Jin de “no omitir un solo detalle” y describió, diligentemente, las acciones del Pecoso Yuan, paso por paso.

Shi Jin se quedó sin habla.

Más tarde, debe preguntarle a Xiang Aoting de dónde obtuvo la ropa interior usada.

Gracias a este relato, y a la información anterior, Shi Jin descubrió, más o menos, como es el Pecoso Yuan, aunque impotente, al hombre le gusta la tortura y el abuso sexual. Además, le gusta coleccionar ropa interior.

¡Es un pervertido de los finos!

Después de deducir esto, Shi Jin continuó lanzando insultos al Pecoso Yuan.

Durante el viaje, el Pecoso Yuan y el joven hablaron de vez en cuando e hicieron varias llamadas telefónicas. Shi Jin recolectó información útil del diálogo fragmentado: el Pecoso Yuan es el último en llegar, otros ya están presentes en la Ciudad T, hacia dónde se dirigen ahora. Recientemente, Werewolf obtuvo varios clientes nuevos, y el Pecoso Yuan es responsable de uno.

Una de las quejas del Pecoso Yuan llamó la atención de Shi Jin.

— ¡Mierda! Si esa lista de secuestros que planeamos en el extranjero no se hubiera filtrado hace unos meses, no nos habríamos arriesgado a volver a casa por una cantidad de dinero tan lamentable. Los métodos de Annihilation cada vez son más despiadados. Las organizaciones registradas del inframundo están bien, pero somos ilegales; si esto continúa, nos terminaran.

La voz y expresión del joven eran graves y, por una vez, no contradijo al Pecoso Yuan.

—Esperemos que logremos terminar todos nuestros acuerdos actuales; la gente del gobierno dijo que ayudarán a nuestra organización a registrarse cuando lo hagamos. Eso debería darnos un respiro.

—Los tiempos han cambiado. —El Pecoso Yuan encendió un cigarrillo. Mientras reflexionaba sobre las cosas, la expresión en sus ojos se volvió feroz. Se acercó y pellizcó el trasero de Shi Jin nuevamente, luego dijo: —Si no podemos legalizarnos, no podremos sobrevivir. Es mejor que esos funcionarios hipócritas no rompan su palabra o cuando nos hundamos los arrastraremos con nosotros.

Shi Jin se estaba quedando sin insultos: ¿por qué siempre es su culo? ¿No puede pellizcar otro lugar?

El viaje terminó cuando estaba oscureciendo. El Pecoso Yuan sacudió a Shi Jin vigorosamente.

Shi Jin, fingiendo despertarse, abrió los ojos e intentó sentarse, pero su cuerpo parecía débil y fuera de su control. Se balanceó y cayó sin fuerzas hacia el Pecoso Yuan, derribándolo, luego, presionó su frente, parpadeando tontamente.

—Ext’año, todo gi’a…

— ¡Ouch! ¡Maldita sea, levántate! —El Pecoso Yuan golpeó su cabeza contra la puerta del auto cuando Shi Jin se derrumbó sobre él. Ya no fingió ser una buena persona, lo empujó enojado y gruñó, — ¡No causes problemas o te mataré!

Shi Jin actuó como si todavía estuviera atontado por la droga. Estiró una mano para sostenerse y agarró su equipaje con la otra, preguntó aturdido:

— ¿Dónde, dónde es aquí? ¿Mi tío Wang vino po’ mi ya’?

El joven frunció las cejas.

—Hermano Liu, ¿qué le diste? No lo convirtió en un idiota, ¿verdad?

—Era la misma droga de siempre, ¿cómo podría hacer que alguien sea estúpido? Supongo que su resistencia es pobre y todavía está mareado.

El pecoso Yuan ya no se sentía enojado. En cambio, decidió jugar con Shi Jin al verlo actuar tontamente. Estiró una mano para ayudarlo a levantarse y mintió:

—Te quedaste dormido en el auto y no te despertaste cuando vino tu tío Wang. Dijo que ya no había trabajo para ti en su fábrica, pero le comenté que yo había estado buscando un trabajador, así que te traje a mi casa. No te preocupes, si trabajas para mí, me aseguraré de que ganes mucho dinero.

Shi Jin, que parecía estar un poco más despierto, creyó estas palabras y preguntó con entusiasmo:

— ¿Es cie’to? ¿Puedo gana’ 3,000…no, 2,000 po’ mes?

El pecoso Yuan se burló de este niño de campo interiormente, pero puso una expresión amable en su rostro y prometió:

— ¡Mientras trabajes duro, no digas 3000, incluso podrías obtener 30,000!

— ¿D-de verdad? —Shi Jin estaba tan emocionado que agarró la mano del Pecoso Yuan y dijo encantado: —Hermano Liu, ¡eres un buen amigo! ¡Orare’ po’ ti en el templo!

La esquina de la boca del Pecoso Yuan se crispó, sonrió, acariciando la mano de Shi Jin que sostenía la suya.

—Xiao Yuan es muy cariñoso…vamos, bajemos del auto primero. Recuerda guardar silencio por un tiempo, a mi jefe y amigos no les gustan los niños ruidosos.

Shi Jin asintió de inmediato para mostrar que entendía. Se giró para recoger su equipaje y exclamó:

— ¿Cómo se abrió mi bolso? ¡Dios mío, mis encurtidos!

—Se abrió cuando el auto pasó por encima del tope.

Explicó el Pecoso Yuan, señalando a Shi Jin. Le envió al joven conductor una mirada significativa y abrió la puerta del auto.

Mientras no le prestaban atención, Shi Jin recogió el tarro de pepinillos y algunas de sus cosas dispersas, aplastando un caramelo en particular con sus dedos. Luego, tomó su bolso y siguió tímidamente al Pecoso Yuan.

El auto estaba estacionado en una carretera de cemento. Todas las granjas cercanas parecían viejas y abandonadas, el único lugar donde se podía ver luz era una vieja casa de tres pisos en frente. Shi Jin inspeccionó los alrededores, fingiendo estar dudoso y un poco asustado. Susurró:

—Hermano Liu, ¿puede gana’ dinero hone’to aquí? Aquí se parece’ a mi hoga’…

—Por supuesto. —Confirmó el Pecoso Yuan. Luego, lo asustó: —Si no me crees, anda, puedes irte, nadie te detendrá. Aunque tengo que advertirte que hay traficantes de personas en estas partes, ¡ten cuidado de que no te atrapen!

Aceleró sus pasos mientras hablaba, como si tratara de dejar a Shi Jin atrás.

Shi Jin giró la cabeza con horror, observando nerviosamente la oscuridad circundante. Aceleró el paso para alcanzar al Pecoso Yuan y explicó con ansiedad:

—He’mano Liu, n-no te enfades, ah, ah, solo p’eguntaba…

Pecoso Yuan resopló y no habló.

El joven que caminaba a su lado miró a Shi Jin como si fuera un tonto, sonriendo ambiguamente.

Se dirigieron directamente a la casa y Shi Jin se pegó tras ellos cual sombra.

El Pecoso Yuan y el joven no entraron a la casa después de que se acercaron a ella, en cambio, imitaron una llamada de pájaro en particular tres veces y esperaron. Solo después de que se apagaron las luces del tercer piso entraron.

Shi Jin memorizó estos detalles cuando entraron en la casa.

El interior era tosco y crudo. La sala central está vacía, excepto por una mesa cuadrada anticuada y algunas sillas. Había dos personas sentadas dentro: un hombre gordo, de aspecto cruel, con una cabeza grande y orejas grandes, y un hombre de hombros anchos y altura media. Ambos llevan chaquetas ordinarias acolchadas de algodón y calentaban sus pies con un calentador en el piso.

—Hola, Hermano Fat, Hermano Chen. —saludó el joven. — ¿Hay algo para comer? Me muero de hambre después de conducir todo el día.

El Hermano Fat señaló hacia la cocina. Cuando notó que detrás del Pecoso Yuan se escondía Shi Jin, su expresión se volvió incómoda.

—Viejo Liu, ¿qué estás haciendo?

—Este pequeño compañero y yo vamos a ganar mucho dinero. Xiao Yuan es muy obediente, así que no lo asustes. —La voz del Pecoso Yuan era indiferente, como si no tuviera miedo de la ira de este “Hermano Fat”. Le dio unas palmaditas en el hombro a Shi Jin y dijo: —Vamos, saluda al hermano Fat y al Hermano Chen.

Shi Jin fingió estar casi asustado hasta la muerte. Dio un paso adelante, temblando como una hoja, saludó a los dos hombres con una voz casi inaudible, luego, se agachó rápidamente detrás del Pecoso Yuan y se aferró a él.

La dependencia de la belleza sobre él complació al Pecoso Yuan y sonrió con satisfacción.

Las miradas del hermano Fat y el hermano Chen estaban llenas de desdén, impaciencia y enojo perceptible hacia el Pecoso Yuan, pero lo soportaron y se calmaron. Uno de ellos agitó una mano hacia las escaleras y dijo:

—Tú lo trajiste, tú cuidas de él. El hermano Wolf ya está dormido, así que hablaremos de esto mañana. Tu habitación está en el segundo piso, ve a descansar.

El Pecoso Yuan condujo a Shi Jin arriba para encontrar su habitación. Empujó a Shi Jin y dijo:

—Traeré algo de comida, quédate aquí por ahora.

Cerró la puerta de golpe y la cerró desde afuera.

Shi Jin, finalmente, se quedó solo. Primero, inspeccionó la habitación en mal estado, pero no encontró nada sospechoso, por lo que, sacó los dulces que había aplastado antes y revisó el dispositivo de rastreo en el interior. Después de confirmar que estaba bien, sacó el frasco de pepinillos de su bolsa, abrió un compartimento secreto en la tapa y sacó un teléfono en miniatura ultrafino disfrazado de astillas de madera. Lo encendió e hizo una llamada.

Xiang Aoting estaba muy preocupado. Contestó la llamada casi antes de que terminara de sonar el primer timbre de su teléfono.

—Soy yo. —Shi Jin bajó la voz. Le pidió a Xiao Si que prestara atención al movimiento fuera de la puerta, luego informó: —Estoy en una casa en un pueblo en las afueras de la Ciudad T. La casa tiene tres pisos y está cubierta con azulejos blancos, tuvimos que imitar un llamado de pájaro tres veces para entrar. Hasta ahora, he visto a dos personas, “Hermano Fat” y “Hermano Chen”, alguien llamado “Hermano Wolf” también parece estar aquí, pero no sé en qué habitación. Comparto una habitación con el Pecoso Yuan, es la tercera a la izquierda en el segundo piso. el Pecoso Yuan no parece tener una buena relación con los demás. Todos ellos parecen trabajar solos y son reacios a cooperar. Esta vez, tienen más de un cliente.

Xiang Aoting escribió la información y preguntó: {¿Cómo estás?}

—Estoy bien. Me drogaron con quién sabe qué, me pellizcaron el culo dos veces y me tocaron todo el cuerpo. En este momento, estoy encerrado en la habitación, y el Pecoso Yuan se fue a buscar algo de comer. Creo que está planeando drogarme nuevamente y hacer algo.

Xiang Aoting se quedó en silencio un momento, antes de pasar su mano por su frente y comenzó: {Entonces…tú…} Se detuvo, sin saber cómo continuar.

—No te preocupes, Cuarto Hermano, mantendré mi trasero a salvo. —dijo Shi Jin con confianza, tratando de aplacarlo. Susurró: —Si lo peor llega a ser peor, también drogaré al Pecoso Yuan, y luego pellizcaré su flaco trasero para que sepa cómo duele.

Xiang Aoting volvió en sí y frunció el ceño. {No hagas nada innecesario. Llevaré algunas personas e iré a buscarte de inmediato. Si sucede algo, presiona el botón de alarma, luego, protégete y trata de ganar tiempo, ¿entendiste?}

—Sí. Intentaré recopilar información útil esta noche. —Respondió Shi Jin. Xiao Si le advirtió que alguien estaba subiendo las escaleras, así que colgó y escondió el teléfono. Luego, se sentó en el borde de la cama y abrazó su bolso, fingiendo estar ansioso.

— ¿Se puede superponer el beneficio “¡Es delicioso!”? 

Le preguntó a Xiao Si.

Xiao Si: 【Puede. ¿Qué planeas hacer, JinJin?】

¡Haré que ese maldito material pervertido se lo haga él mismo hasta que explote! —Shi Jin rechinó los dientes, calculando en su mente. —Superpón el beneficio tantas veces como sea posible y encontraré una oportunidad para darle el medicamento. Esto hará que sea conveniente para mí actuar.

Xiao Si respondió afirmativamente y trabajó como loco.

El Pecoso Yuan regresó con una canasta de bambú con tres platos dentro, dos grandes cuencos de arroz y dos botellas de agua. Echó un vistazo alrededor de la habitación, pero no encontró rastros de búsqueda o cosas fuera de su lugar. Satisfecho con el buen comportamiento y la docilidad de Shi Jin, sonrió y dejó la canasta en la mesa al lado de la cama.

—Vamos a cenar, debes tener hambre después de estar todo el día sin comida.

Shi Jin mostró una expresión conmovida en su rostro.

—Hermano Liu, es demasiado amable’. Todavía tengo mi’ panqueques…

—Olvida los panqueques. Si me sigues, me aseguraré de que puedas comer carne todos los días. —El Pecoso Yuan sacó los platos de la canasta de bambú mientras engatusaba a Shi Jin.

Shi Jin se dejó engatusar.

Los dos hombres se sentaron uno frente al otro y comieron. Xiao Si le informó a su anfitrión que una de las dos botellas de agua estaba drogada, pero la comida era segura.

Aliviado, Shi Jin no dudó en comer a instancias del Pecoso Yuan, recordando cantar las alabanzas de la cena y del “amable Hermano Liu”. Luego, bajó la velocidad de su comida y esperó.

Al primer minuto, el Pecoso Yuan incluso convenció a Shi Jin para que bebiera agua drogada mientras comía.

Al segundo minuto, enterró la cara en el cuenco de arroz y no tuvo tiempo de hablar.

Al quinto minuto, terminó el arroz, bebió la mitad de su agua y se comió más de la mitad de los platos de la canasta de bambú.

Al décimo minuto, dejó los palillos y fue a la cocina a buscar más comida.

Shi Jin aprovechó esta oportunidad para verter la mitad de su propia agua e intercambiar las botellas, luego, sacó un caramelo y mezcló parte de la medicina dentro del agua que el otro hombre bebería.

Cinco minutos después, el Pecoso Yuan regresó y continuó comiendo, comiendo y comiendo…cuando sintió que era el momento adecuado, Shi Jin “perdió el conocimiento” nuevamente. El traficante lo miró, pero lo ignoró y continuó comiendo, comiendo y comiendo…cuando lo devoró todo, se palmeó el estómago hinchado, se acercó a Shi Jin y lo pateó. Una sonrisa repulsiva se extendió por su rostro, se inclinó, extendiendo sus manos. Luego, se desplomó sobre Shi Jin.

Shi Jin hizo una mueca cuando sintió un cuerpo presionándolo. Tiró al hombre y lo pateó con fuerza, sin importarle que se hubiera levantado de la cama y que durmiera en el frío suelo en invierno. Sentado en la cama, le pidió a Xiao Si un beneficio para mejorar la audición y esperó a que la noche se hiciera más profunda, escuchando cualquier movimiento en la casa.

El poder del beneficio no era broma y pronto, Shi Jin escuchó lo que estaba buscando.

Dos voces sonaron desde una habitación en el tercer piso y se destacaron del otro revoltijo de ruido, atrayendo su atención.

—En el momento en que llegó el Pecoso Yuan, secuestró a alguien. ¡El hijo de puta debería aclarar sus prioridades, hay cosas más importantes que su polla!

Una voz masculina áspera se quejó.

—No podrá pavonearse por mucho más tiempo. —respondió otro hombre, apaciguando al orador anterior. —El jefe ya ha convencido al patrocinador detrás del Pecoso Yuan para que lo descarte, ahora solo tenemos que ayudarlo a matar al maricón y se convertirá en nuestro patrocinador. Cuando Werewolf se legalice, no tendremos que preocuparnos por nada.

—Es verdad. Hay que dejar que el Pecoso Yuan coma, beba y juegue con hombres felizmente, porque pronto, ya no podrá divertirse más.

Coincidió la voz ronca.

Luego, hablaron de algunas cosas triviales y se tranquilizaron nuevamente.

La conversación a escondidas sorprendió a Shi Jin. Miró al hombre que dormía en el suelo como un cerdo muerto y sacudió la cabeza con asombro.

Inesperadamente, Werewolf se había dividido en dos facciones. Regresar a China por negocios fue solo una tapadera; todo era un plan que el jefe de Wolf y el antiguo patrocinador del Pecoso Yuan idearon para deshacerse de él.

Me pregunto qué hizo el Pecoso Yuan para provocar tanto a su jefe como a su patrocinador. Si hasta unieron fuerzas para matarlo.

Esta información fue beneficiosa. Shi Jin pensó por un momento, decidiendo alterar su plan y provocar algunos problemas. Le pidió a Xiao Si que le avisara si sucedía algo, luego, se acostó en la cama y se durmió.

Se despertó temprano en la mañana, fresco como una margarita, y ansioso por representar su pequeña obra. Trasladó al Pecoso Yuan a la cama, se quitó el abrigo, los pantalones, los zapatos y los calcetines, lo cubrió con una colcha y luego lo sacudió como loco.

Despierto, el Pecoso Yuan se sintió mareado, hinchado y como si la comida en su estómago pudiera salir en cualquier momento. Enfadado, golpeó la mano de Shi Jin para que se detuviera, pero ya era demasiado tarde: vomitó por toda la cama.

Shi Jin saltó hacia atrás, cerrando la nariz.

— ¡¿Qué demonios estás haciendo, cabrón?! ¿Quieres morir?

El Pecoso Yuan se sintió un poco mejor después de vomitar y maldijo furiosamente a Shi Jin.

Shi Jin parecía desconcertado, y su rostro se llenó de miedo. Dijo con voz temblorosa:

—Hermano, hermano Liu, ah, ah no quería que te enojes…ah, solo tenía que mear y salí afuera, pero no pude encontrar el baño y me perdí’’. Entonces, escuché dos voces, y dicen algunas cosas raras, como ‘pat’ocinado’’, ‘trampa’’, ‘carne de cañón’, ‘dess’, uh, ‘des-ca’-ta-ble,’ y dicen tu nomb’e. Y, tienen armas…hermano Liu, qué lugar es este, tengo miedo…

El Pecoso Yuan escuchó sus palabras con irritación, preguntándose si había cometido un error y este niño de campo no era tan estúpido como actuaba, pero cuando se dio cuenta de lo que decía Shi Jin, su expresión cambió. Se levantó de la cama y agarró el collar de Shi Jin, gruñendo:

— ¿Qué más escuchaste? ¡Habla claro!

—No, nada más. Estaba asustado y volví… —Shi Jin fingió encogerse de hombros y dijo: —Hermano Liu, no me asustes, me mearé…

El Pecoso Yuan lo empujó con asco. Por un momento, se veía sombrío y en conflicto, luego, su rostro se iluminó. Se sentó al borde de la cama y llamó a Shi Jin, diciendo con una voz cálida:

—No quise asustarte, estaba un poco emocionado. Xiao Yuan, tienes que decirme exactamente lo que escuchaste. Si puedes, repítelo palabra por palabra.

Durante mucho tiempo, Shi Jin actuó como un adolescente asustado que no podía decir una oración completa. Mientras el Pecoso Yuan parecía cada vez más impaciente, fingió calmarse y repitió vívidamente la conversación que escuchó, describiendo las dos voces con gran detalle.

Mientras Shi Jin hablaba, la expresión del Pecoso Yuan se oscureció y la esquina de su ojo se crispó. Se levantó y dijo con los dientes apretados:

— ¡Entonces, este bastardo quiere quemar el puente después de cruzar el río! ¿Quiere matarme? ¡En sus sueños!

Shi Jin volvió a su modo de “adolescente asustado” y se alejó, temblando de miedo y sin atreverse a hablar.

Mientras el silencio se prolongaba, el Pecoso Yuan se calmó de nuevo. Observó a Shi Jin por un momento con una expresión extraña en sus ojos, luego, sonrió ampliamente.

—Xiao Yuan, realmente, eres mi estrella de la suerte…no tengas miedo, definitivamente, te dejaré ganar mucho dinero, pero tienes que escucharme.

Shi Jin agachó la cabeza y dijo:

—Hermano Liu, e-eres bueno conmigo, voy a escucha’te.

—Bueno. —El Pecoso Yuan asintió, luego, se volvió, sacó 30,000 yuanes de algún lugar y los puso en la mano de Shi Jin. Su rostro estaba sonriendo, pero sus ojos estaban fríos. —Esto es para ti, es lo que tu hermano Liu te prometió. Si quieres ganar más, debes convertirte en mi seguidor.

Shi Jin aceptó el soborno con una expresión emocionada en su rostro. Entonces, ¿fui ascendido de adolescente secuestrado a compañero traficante? Su identidad seguía cambiando como una bandera en el viento: las misiones seguro que son divertidas.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *