El fundador del Diabolismo – Capítulo 17: Refinamiento (8)

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Wei WuXian compró un montón de artilugios extravagantes en la ciudad de Caiyi y los llevó de regreso a Descanso en las Nubes. Después de su llegada, todo fue compartido entre los discípulos de otras sectas. Debido a que Lan QiRen fue a Qinghe y no hubo clases durante unos días, todos los chicos jugaron en completo caos, corriendo a la habitación de Wei WuXian y Jiang Cheng para dormir allí.

Durante toda la noche, comieron, bebieron, lucharon, jugaron y vieron libros ilustrados. En una ocasión, Wei WuXian perdió en un juego de dados y fue enviado a escabullirse por la montaña y comprar frascos de La Sonrisa del Emperador. Esta vez, todos tuvieron la oportunidad de satisfacer sus papilas gustativas. Sin embargo, el segundo día antes de que apareciera la luz del día, alguien abrió la puerta de la habitación, revelando a los discípulos extendidos en el suelo enredados, durmiendo como si fueran un grupo de cadáveres.

El ruido de la puerta sorprendió a algunas personas. Cuando vieron a Lan WangJi con la cara de piedra en la puerta a través de sus ojos soñolientos, se despertaron al instante. Nie HuaiSang empujó furiosamente a Wei WuXian, quien terminó en una posición con las piernas en la parte superior y la cabeza en la parte inferior.

—¡Wei-xiong! ¡Wei-xiong!

—¿Quién? ¿Alguien más está preparado? ¿Jiang Cheng? La pelea está en marcha, ¡como si te tuviera miedo! —habló somnoliento después de haber sido empujado varias veces.

Jiang Cheng había bebido demasiado anoche, y todavía le dolía la cabeza mientras yacía en el suelo con los ojos cerrados. Agarró algo al azar y lo arrojó hacia donde provenía la voz de Wei WuXian.

—¡Cállate!

El objeto aterrizó en su pecho, y sus páginas se abrieron. Nie HuaiSang lo miró, sólo para descubrir que el artículo que Jiang Cheng usó para golpear al otro hombre era uno de sus atesorados libros pornográficos ilustrados agotados. Cuando levantó la vista y vio la mirada gélida de Lan WangJi, casi murió en el acto. Wei WuXian murmuró unas pocas oraciones, abrazó el libro contra su pecho y volvió a dormir. Lan WangJi entró en la habitación, usó una mano para agarrar el cuello de Wei WuXian, lo levantó y lo arrastró hacia la puerta.

Después de unos momentos de perplejidad siendo llevado por Lan WangJi, finalmente comenzó a despertar. Se dio la vuelta.

—Lan Zhan, ¿qué estás haciendo?

Él no dijo ninguna palabra y continuó arrastrándolo hacia adelante. Wei WuXian se despertó un poco más, junto con los cadáveres tendidos en el suelo que ganaron la conciencia uno tras otro. Al ver que Lan WangJi volvió a atrapar a Wei WuXian, alguien preguntó:

—¿Qué está pasando? ¿Qué estás haciendo?

Lan WangJi volvió la cabeza y dijo una palabra a la vez:

—Recibir. Su. Castigo.

Jiang Cheng reaccionó lento debido al sueño y haber bebido demasiado, por lo que solo recordó el desastre del piso en la habitación. Al recordar que anoche rompieron un sinnúmero de reglas de la secta Gusu Lan, su rostro se congeló de inmediato.

Lan WangJi arrastró a Wei WuXian al frente de la sala ancestral de la secta Gusu Lan. Ya había algunos discípulos mayores esperando allí, ocho en total. De ellos, cuatro llevaban reglas de disciplina hechas de sándalo que eran extremadamente largas, con numerosos personajes de forma cuadrada tallados en ellas. Era una escena solemne, de hecho. Cuando Lan WangJi le arrastró, dos de ellos aparecieron de inmediato, sosteniendo firmemente a Wei WuXian en su lugar. Estando arrodillado en el suelo, no se le permitió luchar.

—Lan Zhan, ¿me vas a castigar?

Lan WangJi lo miró con frialdad, manteniendo su silencio.

—No aceptaré esto —dijo Wei WuXian.

En este punto, los muchachos que se habían despertado también se apresuraron, pero fueron bloqueados fuera del salón ancestral, sin permitirles entrar. Se rascaron la cabeza, asustados y sin palabras al ver al gobernante de disciplina. Sin embargo, Lan WangJi levantó la parte inferior de su ropa blanca y se arrodilló junto a Wei WuXian.

Al ver esto, Wei WuXian palideció de miedo. Trató de levantarse, pero Lan WangJi ordenó:

—¡Quieto!

—Espera, espera, acepto esto, acepto esto, Lan Zhan. Me equivoqué… ¡Gah! —habló apresuradamente, boquiabierto del asombro.

Las palmas y las piernas de ambos recibieron cerca de cien golpes del gobernante de disciplina. Lan WangJi no necesitaba a nadie para sujetarlo. Su espalda estaba erguida y su posición de rodillas permaneció correcta durante toda la duración. Por otro lado, Wei WuXian gimió y aulló sin contenerse en absoluto, haciendo que los discípulos que miraban la escena se estremecieran al imaginar el dolor. Después de que terminó la golpiza, Lan WangJi se levantó en silencio y salió caminando después de saludar a los discípulos en el salón ancestral, sin mostrar evidencia de que había sido herido. Wei WuXian era exactamente lo contrario. Después de ser llevado a la espalda de Jiang Cheng, gimió todo el camino. Todos los jóvenes los rodearon.

—Wei-xiong, ¿qué pasó demonios pasó?

—Es entendible que Lan Zhan te castigue, pero ¿por qué él mismo también recibió la paliza?

Wei WuXian suspiró, apoyándose en la espalda de Jiang Cheng.

—¡Qué error de cálculo! ¡Es una larga historia!

—¡Cortad la mierda! ¿Qué demonios hiciste? —preguntó Jiang Cheng.

—¡No hice nada! Anoche, ¿no perdí el juego de dados y bajé a comprar La Sonrisa del Emperador?

—No me digas… que lo viste de nuevo —dijo Jiang Cheng.

—Eso es todo. Quién sabía qué estaba mal con mi suerte: cuando llevé los frascos de La Sonrisa del Emperador y vine aquí, se detuvo justo frente a mí de nuevo. Dudo que tal vez él realmente me mire todos los días.

—No todos tienen tanto tiempo libre. ¿Qué pasó después?

—Y luego le saludé otra vez. Le dije: “¡Lan Zhan! Qué coincidencia, ¡eres tú otra vez!”. Por supuesto, él me ignoró de nuevo. Su mano vino hacia mí sin decir nada. Le dije: “Oye, ¿de qué sirve hacer esto?”. Dijo que si un discípulo invitado viola el toque de queda tantas veces, deben ir al salón ancestral de la Secta Lan para recibir su castigo. Y dije: “Solo estamos nosotros dos aquí. Si no lo dices y yo no lo digo, entonces nadie sabría si violé o no el toque de queda, ¿verdad? Prometo que no habrá la próxima vez. Ya estamos tan familiarizados el uno con el otro, así que ¿no puedes hacerme un pequeño favor?” —Las expresiones de todos decían que no soportarían escucharle por más tiempo. Wei WuXian continuó—: Al final, dijo que no estábamos familiarizados con una cara larga, agarró su espada y cargó. No prestó atención a nuestra amistad o lo que sea, por lo que solo pude dejar de lado la Sonrisa del Emperador y comenzar a pasar algunos movimientos. ¡Sus ataques fueron rápidos y me persiguieron tan cerca que ni siquiera podía arrojarlo! Finalmente, realmente me molestó que él me persiguiera. Le pregunté: “En serio, ¿de verdad no vas a dejarme ir? ¡¿Eh?!’’ Y aún dijo: “Toma tu castigo”.

Los muchachos se llenaron de la emoción de la historia, y Wei WuXian quedó cautivado mientras hablaba. Olvidó el hecho de que todavía estaba en la espalda de Jiang Cheng, y le dio un fuerte golpe en el hombro.

—Dije: “¡Bien!”. ¡Entonces, dejé de esquivar, me tiré, me aferré a él y caí en picado fuera de la pared del Descanso!

Todos guardaron silencio.

—¡Y entonces, los dos caímos juntos fuera del área de Descanso en las Nubes! Fue una caída tan mala que vi estrellas ante mis ojos.

Nie HuaiSang estaba estupefacto.

—¿No… se liberó?

—Oh, lo intentó —respondió Wei WuXian—. Pero conmigo encerrándolo en mis brazos y piernas, no pudo liberarse a pesar de que quería, incapaz de levantarse de mi cuerpo. Era tan duro como una tabla. Le dije: “¿Qué tal esto, Lan Zhan? Ahora, también estás fuera de Descanso en las Nubes. Ambos rompimos el toque de queda, y no puedes ser duro con los demás y soltarlo contigo mismo. Si me castigas, también deberías castigarte a ti mismo. Igualdad de trato. ¿Cómo suena eso?” Después de levantarse, parecía que realmente no estaba de buen humor. Me senté a un lado y le dije que no se preocupara, que no se lo diría a nadie más, y que los únicos que sabían de esto eran el Cielo, la Tierra y nosotros dos. Y luego, se fue sin decir nada. ¿Quién sabía que haría algo así por la mañana…? Jiang Cheng, camina más despacio. Casi me estás sacudiendo.

No solo quería sacudirlo, sino hacer algunas abolladuras en forma de hombre en el suelo golpeando su cabeza hacia abajo.

—¡¿Simplemente no te está llevando a tus estándares?!

—Nunca te pedí que me llevaras, al principio.

—Si no te llevo, te quedarías en su salón ancestral y rodarías por el suelo todo el día. ¡No tengo tanto estómago para sufrir tanta vergüenza! —gritó Jiang Cheng—. Lan WangJi incluso tuvo cincuenta golpes más que tú, y caminó solo. Sin embargo, tienes el descaro de fingir que estás lisiado. No quiero llevarte más. ¡Bájate, ahora!

—No, estoy herido.

El grupo bromeó sobre el estrecho camino hecho de piedras blancas. Allí, se toparon con una persona con túnica blanca, sosteniendo un libro mientras pasaba. Lan XiChen se detuvo con asombro y sonrió.

—¿Qué está pasando aquí?

Jiang Cheng se sintió extremadamente incómodo, sin saber cómo responder.

—XiChen-ge [1], Wei-xiong fue castigado con más de cien golpes del gobernante. ¿Hay alguna medicina? —preguntó por él Nie HuaiSang.

La persona responsable del castigo en Descanso en las Nubes fue Lan WangJi. Con los gritos de dolor de Wei WuXian en medio del grupo que lo rodeaba, parecía que su condición era extremadamente severa. Lan XiChen se acercó de inmediato.

—¿Fue esto hecho por WangJi? ¿El joven maestro Wei todavía puede caminar? ¿Qué pasó?

Por supuesto, Jiang Cheng no se atrevió a decir que Wei WuXian tuvo la culpa. En retrospectiva, fueron ellos quienes instaron a Wei WuXian a comprar licor. Todos y cada uno de ellos deberían haber sido castigados. Solo podía hablar de una manera vaga.

—Está bien, está bien; ¡no es tan serio! Él puede caminar. Wei WuXian, ¿por qué sigues ahí arriba?

—No puedo caminar —contestó el apelado. Levantó sus palmas rojas, que estaban hinchadas un poco más grandes, y se quejó a Lan XiChen—. ZeWu-Jun, tu hermano menor es tan cruel.

Lan XiChen examinó sus palmas.

—Sí, el castigo es bastante severo, de hecho. Es probable que la inflamación no disminuya hasta después de tres o cuatro días.

Jiang Cheng realmente no sabía que la golpiza era tan severa.

—¿Qué? ¿Después de tres o cuatro días? Sus piernas y su espalda también fueron golpeadas por los gobernantes de disciplina. ¿Cómo puede Lan WangJi hacer esto? —dijo la última oración con resentimiento a pesar de sí mismo, y solo se dio cuenta después de que Wei WuXian lo golpeó en secreto. Sin embargo, a Lan XiChen no le importó en absoluto.

—Sin embargo, no es lo suficientemente grave como para requerir medicamentos. Joven maestro Wei, permíteme decirte una forma de curar las heridas en unas pocas horas.

♦ ♦ ♦

Era de noche, en la fría primavera de Descanso en las Nubes.

Los ojos de Lan WangJi estaban cerrados mientras se relajaba en el agua helada. De repente, una voz sonó junto a sus oídos.

—Lan Zhan.

Sus ojos se abrieron de golpe. Efectivamente, Wei WuXian estaba acostado sobre su estómago, sobre las piedras azules al lado del manantial frío, inclinando la cabeza y sonriéndole.

—¡¿Cómo entraste?! —gritó. Wei WuXian se arrastró con lentitud y habló mientras se quitaba el cinturón.

—ZeWu-Jun me dijo que entrara.

—¿Qué estás haciendo?

Wei WuXian se quitó las botas y dejó montones de ropa por todo el suelo.

—Ya me desnudé, ¿para qué crees que estoy aquí? Escuché que la primavera fría de tu secta puede curar lesiones además de ayudar con el cultivo. Entonces, tu hermano me dijo que viniera aquí y me bañara contigo. Excepto, no es realmente amable de tu parte venir aquí para sanar solo. ¡Ah…! Hace mucho frío.

Se metió al agua, rodando debido a la temperatura helada del manantial. Lan WangJi rápidamente se distanció a unos pocos metros.

—Vine aquí con fines de cultivo, no para sanar… ¡No saltes!

—Pero hace tanto frío, hace tanto frío…

Esta vez, no tenía la intención de enfatizar o causar problemas. Era cierto que la mayoría de la gente no podría acostumbrarse a la primavera fría de la secta Gusu Lan en poco tiempo, sintiendo que sus cuerpos y sangre se congelarían si se quedaban quietos por unos momentos. Entonces, solo podía saltar, con la intención de calentar su cuerpo por el movimiento. Lan WangJi estaba meditando en paz, pero con Wei WuXian saltando, algunas gotas de agua salpicaron su cara, otras cayeron por sus largas pestañas y su cabello negro como la tinta. Estaba más allá de su resistencia.

—¡No te muevas!

Mientras hablaba, extendió un brazo y puso su mano sobre el hombro de Wei WuXian.

Él sintió al instante una oleada de calor proveniente de donde sus cuerpos se conectaban. Sintiéndose mejor, no pudo evitar acercarse más. Lan WangJi desconfiaba de esto.

—¿Qué?

—Nada. Parece que tu lado es más cálido —respondió Wei WuXian en tono inocente.

Lan WangJi mantuvo firmemente su brazo entre los dos, manteniendo la distancia.

—No lo es —declaró con suavidad.

Quería acercarse a Lan WangJi para que le fuera más conveniente adular al otro. A pesar de que no pudo ir y se le dio el hombro frío, no estaba enfadado en absoluto. Miró las palmas y el hombro del otro hombre. Las contusiones todavía estaban allí, lo que significa que en verdad no estaba aquí para sanar.

—Lan Zhan, te admiro mucho. Realmente también te castigaste a ti mismo, sin tratarte mejor. No tengo nada más que decir —dijo con sinceridad.

Lan WangJi volvió a cerrar los ojos, sin decir nada.

—Realmente, nunca he visto a alguien tan primitivo y apropiado como tú. Sería imposible para mí hacer algo como esto. Eres muy genial.

Lan WangJi todavía no le prestó atención.

Después de que Wei WuXian dejó de sentir frío, comenzó a nadar alrededor de la fría primavera. Nadó por un tiempo, pero aún se acercó a Lan WangJi.

—Lan Zhan, ¿no te diste cuenta de lo que estaba haciendo cuando te hablé?

—No lo sé.

—¿Ni siquiera sabes sobre esto? Te estaba felicitando, tratando de ser más informal contigo.

Lan WangJi lo miró.

—¿Qué quieres hacer?

—Lan Zhan, ¿por qué no nos hacemos amigos? Ya estamos tan familiarizados…

—No lo estamos.

Wei WuXian golpeó la superficie del agua.

—Ahora, estás siendo aburrido de nuevo. En serio. Hay muchos beneficios si te haces amigo mío.

—¿Por ejemplo?

Wei WuXian nadó cerca del borde de la primavera y se recostó con los brazos sobre las rocas azules.

—Siempre soy muy leal con mis amigos. Por ejemplo, definitivamente te dejaría ser la primera persona en mirar el nuevo porno del que tengo acceso… ¡Oye, oye, vuelve! Está bien si no los miras. ¿Has estado en Yunmeng? Yunmeng es realmente divertido. La comida también es buena. No sé si es un problema de Gusu o de Descanso en las Nubes, pero la comida en tu secta es muy mala. Si vienes a Embarcadero de Loto, puedes comer mucha comida deliciosa. Puedo llevarte a recoger vainas de semillas de loto y castañas de agua. Lan Zhan, ¿quieres venir?

—No.

—No contestes todo con palabras negativas. Suenas tan indiferente; a las chicas no les gustará Déjame decirte que las chicas en Yunmeng se ven muy bonitas, diferentes de la clase de guapa en Gusu. —Le guiñó el ojo izquierdo a Lan con orgullo—. ¿Estás seguro de que no quieres venir?

—No… —respondió luego de dudar.

—Rechazándome sin respetarme, ¿no te da miedo que te quite la ropa cuando me vaya?

—¡Piérdete!

♦ ♦ ♦

Cuando Lan QiRen dejó Qinghe y regresó a Gusu, no hizo que Wei WuXian fuera al Pabellón de la Biblioteca para copiar las reglas de la secta Gusu Lan nuevamente, sino que lo regañó severamente frente a todos. Sin las partes donde citó las antiguas escrituras, todo se reducía a cómo nunca había visto a alguien tan rebelde y desvergonzado antes, así que, que por favor, se perdiera lo antes y lo más lejos posible. Y que no se acercara a los otros alumnos, y especialmente que se abstuviera de contaminar a su favorito: Lan WangJi.

Mientras le regañaban, Wei WuXian solo sonrió mientras escuchaba, sin sentir humillación ni enojo. Inmediatamente después de que Lan QiRen se fue, se sentó y habló con Jiang Cheng.

—¿No crees que es demasiado tarde para decirme que me pierda ahora? Solo me dijo que me perdiera después de que termine de contaminar a su persona. ¡Es demasiado tarde!

♦ ♦ ♦

El abismo en el agua en la ciudad de Caiyi creó muchos problemas para la secta Gusu Lan. Era imposible destruirlo por completo, y la secta Gusu Lan no podía perseguirlo a otro lugar como lo hizo la secta Wen. El líder de la secta Gusu Lan estaba en meditación aislada la mayor parte del tiempo, por lo que Lan QiRen usó toda su energía en este asunto. Con las lecciones cada vez más cortas, el tiempo que Wei WuXian pasó con sus amigos en las montañas se hizo cada vez más largo.

Hoy, Wei WuXian tenía la intención de salir otra vez con un grupo de siete u ocho personas. Cuando pasaron por el Pabellón de la Biblioteca de la secta Gusu Lan, miró a través de la cortina de ramas de magnolia, y casi pudo ver a Lan WangJi sentado solo junto a la ventana.

—¿Nos está mirando? Eso es extraño. No hicimos demasiado ruido, entonces, ¿por qué todavía nos mira así? —habló Nie HuaiSang en tono perplejo.

—Probablemente esté pensando en cómo encontrar fallas con nosotros —dijo Wei WuXian.

—Mal. No “nosotros”, sino “yo”. Creo que la única persona que está mirando eres tú —dijo Jiang Cheng.

—Je. Solo déjalo esperar. Me encargaré de él cuando regrese —dijo Wei WuXian.

—¿No te disgusta que no sea divertido? Entonces, deberías dejar de molestarlo. Esto es como sacar bigotes de la boca de un tigre: deja de buscar tu propia muerte —le aconsejó Jiang Cheng.

—No. Es muy divertido, precisamente por cómo una persona viva puede ser tan divertida.

Solo regresaron a Descanso en las Nubes cuando casi llegaba el mediodía. Lan WangJi se sentó frente al escritorio, organizando la pila de papel en la que escribió, y escuchó un crujido proveniente de la ventana. Levantó la vista para ver a alguien entrar.

Wei WuXian subió trepando el árbol de magnolia fuera del Pabellón de la Biblioteca. Su rostro estaba radiante.

—Lan Zhan, ¡he vuelto! ¿Me echaste de menos? ¿Eh? ¿Sin mí copiando textos de estos últimos días?

Lan WangJi parecía un viejo monje en un estado de meditación, viendo todo como nada. Incluso continuó organizando la pila de libros con una expresión entumecida. Wei WuXian malinterpretó deliberadamente su silencio.

—Sé, incluso si no lo dices, que me extrañaste. O bien, antes, ¿por qué me miraste por la ventana?

Lan WangJi le lanzó una mirada de inmediato, sus ojos llenos de silenciosas acusaciones. Wei WuXian se sentó sobre el alféizar de la ventana.

—Mírate, mordiendo el anzuelo después de unas pocas oraciones. Eres tan fácil de atrapar. De esta manera, no podrás mantener la compostura.

—Vete.

—Si no me voy, ¿me echarás?

Al mirar la cara de Lan WangJi, Wei WuXian sospechó que si pronunciaba una frase más, en verdad abandonaría la pequeña cantidad de autocontrol que le quedaba y le clavaría en la ventana de inmediato.

—¡No seas tan aterrador! Estoy aquí para disculparme con un regalo —agregó rápido. Lan WangJi se negó de inmediato, sin pensarlo dos veces.

—No.

—¿Estás seguro? —Al ver que una mirada cautelosa se filtraba de los ojos de Lan WangJi, sacó dos conejos de sus brazos, como si estuviera realizando un truco de magia. Mientras los sostenía por las orejas, parecía que sostenía dos bolas de nieve redondas y gorditas. Las bolas de nieve incluso patearon sus piernas. Los levantó frente a los ojos de Lan WangJi—. En realidad es bastante extraño aquí. No hay faisanes, pero hay muchos conejos salvajes. Ni siquiera tienen miedo de la gente. ¿Qué piensas? ¿No están gordos? ¿Los quieres?

Lan WangJi lo miró con indiferencia.

—Bien. Si no los quieres, se los daré a otras personas. De todos modos, no tenemos muchos sabores en la boca.

—Detente —dijo al escuchar la última oración. Wei WuXian extendió sus brazos.

—No voy a ir a ningún lado.

—¿A quién se los darás?

—Se los daré a quien sea bueno para asar carne de conejo.

—Está prohibido matar en Descanso en las Nubes. Es la tercera regla en el Muro de las Reglas.

—Bien, entonces. Bajaré la montaña, los mataré afuera y luego los traeré para asarlos. De todos modos no lo quieres, así que ¿por qué te importa tanto?

—Dámelos

Wei WuXian sonrió en el alféizar de la ventana.

—¿Ahora lo quieres? Mírate, siempre eres así.

Ambos conejos eran gorditos y redondos, parecían dos bolas hechas de copos de nieve esponjosos. Uno tenía los ojos llorosos y yacía boca abajo, permaneciendo inmóvil incluso después de un largo rato. Mientras masticaba la lechuga, su boca rosa se movía de manera pausada. El otro parecía como si realmente fuera un grillo, constantemente saltando arriba y abajo. Jugaba con su compañero, retorciéndose y saltando sin parar.

—¡Lan Zhan, Lan Zhan! —llamó de repente, arrojando unos trozos de lechuga que sacó de la nada.

El enérgico conejo había pisado la piedra de tinta de Lan WangJi y había dejado una línea de pasos negros en el escritorio. Él no estaba seguro de qué hacer, sostenía un trozo de papel y consideraba diferentes formas de limpiarlo. No quería prestarle atención a Wei WuXian, pero al escuchar el tono exagerado, pensó que podría haber un problema.

—¿Qué?

—Mira cómo uno está encima del otro… ¿Están…?

—¡Ambos son machos! —gritó Lan WangJi.

—¿Machos? Qué raro. —Los levantó por las orejas, los examinó y confirmó—: Realmente son machos. Bueno, entonces, ni siquiera terminé mi oración. ¿Por qué eres tan severo? ¿En que estabas pensando? Ahora que lo pienso, fui yo quien los atrapó, y ni siquiera me di cuenta de si eran machos o hembras, pero incluso miraste a sus…

Al final lo arrojó fuera del Pabellón de la Biblioteca.

Wei WuXian se rio con estruendo mientras estaba en el aire.

Con un estallido, Lan WangJi cerró la ventana de golpe y volvió al escritorio.

Mientras miraba las desordenadas pilas de papel de arroz y huellas de tinta en el suelo, así como los dos conejos blancos que rodaban mientras arrastraba trozos de hojas de lechuga, cerró los ojos y se tapó las orejas.

Los racimos de temblorosas ramas de magnolia estaban cerrados fuera de la ventana. Sin embargo, no importaba cuánto se resistió, no pudo evitar la risa vibrante y desenfrenada de Wei WuXian.

El segundo día, Lan WangJi dejó de tener clases con ellos.

El asiento de Wei WuXian cambió tres veces. Originalmente se sentaba junto a Jiang Cheng, pero él prestaba atención a las lecciones y se sentaba en la primera fila para verse bien para la secta Yunmeng Jiang. Esta posición era demasiado llamativa, lo que no permitía a Wei WuXian perder el tiempo, así que le abandonó y se ubicó detrás de Lan WangJi. Cuando Lan QiRen estaba enseñando, Lan WangJi se sentaba tan erguido como una pared de hierro. Detrás de él, Wei WuXian dormiría como un tronco o dibujaría garabatos como quisiera.

Dejando de lado que a veces bloqueaba los trozos de papel arrugado que arrojaba hacia otras personas, era un excelente lugar para estar. Sin embargo, poco después, Lan QiRen se dio cuenta de este truco, por lo que cambió de asiento. Desde entonces, cada vez que la postura sentada de Wei WuXian se inclinaba un poco, podía sentir una mirada fría y aguda que miraba su espalda. Lan QiRen también le lanzaría una mirada ceñuda. Era extremadamente incómodo para él ser monitoreado por el viejo y el joven todo el tiempo. Además, después del caso de pornografía y el caso del conejo, Lan QiRen estaba seguro de que Wei WuXian era una cuenca llena de tinte negro azabache, y temía que su alumno favorito se manchara, por lo que se apresuró a decirle a Lan WangJi que dejara de ir a las lecciones Y así, Wei WuXian se recostó en su antiguo lugar y le siguió medio mes de paz.

Desafortunadamente, las cosas buenas nunca duraban mucho para alguien como Wei WuXian.

En Descanso en las Nubes, había un muro largo. Cada siete pasos, habría una ventana hueca con diseños intrincados. Todos los diseños eran diferentes: tocar un instrumento en medio de montañas altas, volar en el aire con una espada, luchar contra monstruos y bestias, etc. Lan QiRen explicó que los diseños de cada ventana hueca en esta pared eran sobre la vida de cada antepasado del clan Lan. Las cuatro ventanas más antiguas y famosas cuentan la vida del fundador, Lan An.

Él nació en un templo. Creció escuchando el canto de sutras, y así se convirtió en un famoso monje a una edad muy temprana. A la edad de veinte años, utilizó el “Lan” de “qielan” [2] como su apellido y reanudó la vida mundana, convirtiéndose en músico. Durante su camino de cultivo, conoció a la “persona destinada” que encontró en Gusu, se convirtieron en compañeros de cultivo y fundó la secta Gusu Lan. Después de que su compañera falleció, regresó al templo y terminó su vida allí. Las cuatro ventanas eran “qielan”, “xiyue”, “daolu” y “guiji” [3] [4] [5].

Durante estos últimos días, las lecciones rara vez involucraron un tema tan interesante como este. Aunque Lan QiRen lo introdujo con plazos aburridos, Wei WuXian absorbió el conocimiento por una vez. Después de la clase, se rio.

—Entonces, el fundador de la secta Gusu Lan fue un monje, ¡no es de extrañar! Se aventuró en el mundo mortal para encontrarse con una persona, y, mientras ella iba, él también fue, sin dejar nada en esta tierra. ¿Pero por qué una persona como él produciría descendientes tan poco románticos?

Como nadie esperaba que la secta Gusu Lan, famosa por ser ortodoxa, tuviera un fundador así, comenzaron a conversar entre ellos. Mientras hablaban, el centro de la conversación se inclinó hacia la dirección de los “compañeros de cultivo”, y comenzaron a discutir los compañeros de sus sueños, evaluando a las chicas conocidas en las diferentes sectas. En este punto, alguien preguntó:

—ZiXuan-xiong, ¿quién crees que es la mejor chica?

Cuando Wei WuXian y Jiang Cheng escucharon esto, ambos miraron hacia un chico en las primeras filas del aula.

El chico tenía rasgos orgullosos y hermosos, con una marca bermellón en la frente. Su cuello, puños y cinturón tenían la peonía blanca llamada Estrella Dorada cosida. Este era el joven maestro enviado a estudiar en Gusu por la secta Lanling Jin: Jin ZiXuan.

—Es mejor que no le preguntes a ZiXuan-xiong sobre esto —habló otra persona—.  Él ya tiene una prometida, por lo que su respuesta es clara.

Al escuchar la palabra “prometida”, los labios de Jin ZiXuan parecieron contraerse, mostrando una ligera expresión de disgusto. El discípulo que preguntó estaba bastante ajeno, continuando con una cara alegre.

—¿En serio? ¿De qué secta? ¡Ella debe ser extremadamente talentosa!

Jian ZiXuan levantó una ceja.

—Olvídalo.

—¿Qué quieres decir con “olvidarlo”? —preguntó de repente Wei WuXian.

Todos en la sala lo miraron con sorpresa. Por lo general, Wei WuXian siempre sonreía. Nunca se había enfadado realmente, incluso cuando era regañado o castigado. Sin embargo, en este momento, había una evidente racha de hostilidad en su rostro. Jiang Cheng tampoco criticó a Wei WuXian por causar problemas de la nada, como solía hacer. Simplemente se sentó a su lado con una cara oscura.

—¿Es la frase” olvídalo” demasiado difícil de entender? —dijo Jin ZiXuan con tono arrogante.

Wei WuXian sonrió sardónicamente.

—La frase no es difícil de entender. En cambio, es difícil entender cómo demonios no estás satisfecho con mi shijie.

Todos susurraron el uno al otro. Solo entendieron después del intercambio de palabras que habían despertado por accidente un nido de avispas: la prometida de Jin ZiXuan resultó ser Jiang YanLi de la secta Yunmeng Jiang.

Jiang YanLi era la hija mayor de Jiang FengMian y la hermana mayor de Jiang Cheng. Su personalidad era suave, sin nada demasiado notable; su voz era suave, sin nada demasiado memorable. Su apariencia era sólo superior a la media, y sus talentos tampoco eran sorprendentes. Entre las chicas de los otros clanes prominentes, era natural que pareciera un poco promedio. Por otro lado, su prometido, Jin ZiXuan, era exactamente lo contrario. Era el único hijo oficial de Jin GuangShan, con una apariencia sobresaliente y talentos excepcionales. Según el sentido común, con las condiciones de Jiang YanLi, era cierto que no coincidían entre sí. Ni siquiera estaba lo suficientemente calificada para competir con las otras chicas. La única razón por la que Jiang YanLi pudo entablar un compromiso con Jin ZiXuan fue porque su madre era de la secta Meishan Yu, la cual era bastante amigable con la secta de la cual era madre la madre de Jin ZiXuan. Las dos señoras crecieron juntas y tenían una relación cercana.

Los caminos del clan Jin eran orgullosos, y Jin ZiXuan heredó cada gota de esto. Con sus altos estándares, había estado insatisfecho con este compromiso desde hace mucho tiempo. No solo estaba insatisfecho con el candidato, sino aún más con su madre tomando la libertad de decidir por él, haciéndolo crecer más y más rebelde de corazón. Hoy, aprovechó la oportunidad para salir.

—¿Por qué no me preguntas cómo demonios puedo estar satisfecho con ella? —preguntó en respuesta.

Jiang Cheng se puso de pie al instante.

—Seguro que crees que eres bastante satisfactorio, ¿no? ¿De dónde sacaste las agallas para ser tan selectivo aquí? —se burló Wei WuXian frente a él luego de empujar a un lado a Jiang Cheng.

Debido a este compromiso, Jin ZiXuan no tenía impresiones positivas de la secta Yunmeng Jiang, y desaprobaba el comportamiento de Wei WuXian desde hace algún tiempo. Además de eso, como no tenía rival entre los juniors, nunca había sido menospreciado así. Toda la sangre en su cuerpo se le subió a la cabeza.

—Si ella no está satisfecha, ¡dile que se deshaga de este compromiso! En conclusión, no me importa tu shijie. ¡Si te preocupas por ella, pregúntale a su padre! ¿No te trata mejor que a su propio hijo o algo así? —espetó.

Al escuchar la última oración, los ojos de Jiang Cheng se pusieron rígidos. Con ira incontrolable, Wei WuXian se apresuró y envió un puñetazo. Aunque Jin ZiXuan estaba preparado, no esperaba que Wei WuXian atacara tan rápido, incluso antes de terminar su oración. Habiendo sufrido un golpe, la mitad de su rostro se entumeció. Él inmediatamente respondió sin decir una palabra.

Esta pelea sobresaltó a las dos sectas prominentes. El mismo día, Jiang FengMian y Jin GuangShan se apresuraron a Gusu desde Yunmeng y Lanling.

Después de que los dos líderes de la secta fueron a ver a los dos que fueron castigados por arrodillarse, y recibieron un severo regaño de Lan QiRen, se limpiaron el sudor de la frente y comenzaron a conversar. Jiang FengMian pronto planteó la idea de cancelar el compromiso.

—La madre de A-Li fue la que insistió en tener este compromiso, en primer lugar, y no estuve de acuerdo —dijo Jiang FengMian—. Mirándolo ahora, como ninguno de ellos está interesado, es mejor si no lo forzamos.

Jin GuangShan se sorprendió. Se sintió un poco vacilante, ya que nunca era bueno terminar un compromiso con otra secta prominente, sin importar cómo lo mirara.

—¿Qué saben los niños? Pueden jugar como quieran. FengMian-xiong, usted y yo no necesitamos prestarles ninguna atención.

—Jin-xiong, aunque podemos establecer el compromiso para ellos, no podemos llevar a cabo el matrimonio en su lugar. Después de todo, ellos serán los que pasarán el resto de sus vidas juntos.

Este compromiso nunca había sido la intención de Jin GuangShan. Si quería fortalecer el poder de su secta mediante un matrimonio con otra secta, la secta Yunmeng Jiang no era la única opción ni la mejor opción. Era solo que nunca se había atrevido a ir contra la señora Jin. De todos modos, esto fue inicialmente propuesto por la secta Yunmeng Jiang. Como la secta Lanling Jin era el lado del esposo, no tenían tantas preocupaciones como el lado de la esposa, entonces, ¿cuál era el punto de preocuparse por eso? Además, sabía que Jin ZiXuan siempre había estado resentido por tener a Jiang YanLi como su prometida. Después de cierta consideración, Jin GuangShan conjuró el coraje y aceptó este asunto.

En este momento, Wei WuXian aún no sabía a qué había dirigido la pelea, ya que estaba arrodillado en el camino de piedra al que Lan QiRen le asignó. Desde la distancia, Jiang Cheng se acercó con una sonrisa burlona.

—Mira lo bien que te portas, arrodillado tan bien.

—Por supuesto, me arrodillo todo el tiempo —se regodeó Wei WuXian—. Pero Jin ZiXuan es un mocoso mimado, por lo que definitivamente nunca se arrodilló antes. Si no lo hago arrodillarse hasta el punto de que llore por sus padres, mi apellido ya no será Wei.

Jiang Cheng bajó la cabeza, haciendo una pausa por unos momentos.

—Padre vino —dijo en voz baja.

—Shijie no vino, ¿verdad?

—¿Por qué vendría? ¿A ver cómo perdiste la cara por ella? Si viniera, ¿no vendría a tu lado y te traería medicamentos?

Wei WuXian suspiró.

—Sería… bueno que viniera Shijie. Es una suerte que no lo hayas golpeado.

—Iba a hacerlo. Si no me presionas, el otro lado de la cara de Jin ZiXuan también se arruinaría.

—Nah. Se ve más feo en este momento, con una cara asimétrica. Escuché que valora mucho su rostro, como un pavo real. ¡Me pregunto qué pensaría después de mirarse al espejo! —se rio. Después de rodar por el suelo con la risa, Wei WuXian habló de nuevo—. En realidad, debería haber dejado que lo golpearas, y debería haberlo observado a un lado. De esta manera, tal vez el tío Jiang no habría venido. Pero no había otra opción. ¡No pude evitarlo!

Jiang Cheng emitió un ligero resoplido.

—Lo deseas.

Aunque solo fueron las palabras casuales de Wei WuXian, tenía sentimientos encontrados, porque sabía que no era una mentira.

Jiang FengMian nunca se había apresurado a otra secta en un día por algo relacionado con él, sin importar si el problema era bueno o malo, grande o pequeño.

Nunca.

Cuando Wei WuXian vio su rostro melancólico, pensó que todavía estaba molesto por las palabras de Jin ZiXuan.

—Deberías irte. No necesitas quedarte conmigo. Si Lan WangJi viene de nuevo, serás atrapado por él. Si tienes tiempo, ve a visitar a Jin ZiXuan y mira lo idiota que se ve arrodillado.

Jiang Cheng estaba algo sorprendido.

—¿Lan WangJi? ¿Por qué vino él? ¿Todavía se atrevió a venir a verte?

—Sí, también pensé que debería ser alabado por tener el coraje de venir a verme. Probablemente su tío le dijo que viniera a comprobar si estaba arrodillado.

Jiang Cheng instintivamente sintió una sensación premonitoria.

—¿Estabas arrodillado?

—Lo estaba. Después de que él estuviera a cierta distancia, encontré un palo y comencé a cavar en la tierra. La pila al lado de tu pie. Hay un agujero de hormigas allí que pasé por muchos problemas para encontrar. Cuando volvió la cabeza, vio que me temblaban los hombros, y definitivamente pensó que estaba llorando. Incluso volvió a preguntarme. Deberías haber visto su expresión cuando vio el agujero de la hormiga.

—¡Deberías volver a Yunmeng lo antes posible! No creo que quiera verte nunca más —gritó Jiang Cheng después de un largo silencio.

Y así, esa noche, Wei WuXian empacó sus cosas y regresó a Yunmeng con Jiang FengMian.


[1] XiChen-ge: Esto es lo mismo que “XiChen-xiong”.

[2] Qielan: Esto viene de la palabra para “templo” en sánscrito. Esto se ha dejado sin traducir porque los tres últimos (xiyue, daolu y guiji) tampoco se han traducido.

[3] Xiyue: Aprendiendo música.

[4] Daolu: convertirse en socios de cultivo.

[5] Guiji: volviendo a la nada.

Maru
Oh, parece que nuestro prota sí que tenía algunos puntos sensibles... Quitando eso, me hizo bastante gracia lo de los conejos.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *