El Perseguido – Capítulo 36: Sin posibilidad de resistir

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan, aturdido, giró la cabeza hacia atrás para echar un vistazo. Sin embargo, no vio a nadie a pesar de que la sensación de frío que sentía en este momento era muy real.

Recibió educación materialista desde joven. Siempre consideró los asuntos de fantasmas y monstruos como trucos sin sentido. Naturalmente, su línea de pensamiento no se dirigiría inmediatamente hacia la dirección sobrenatural, sino que lo trató como si fuera delirante o confundiera sus sueños con la realidad debido a su estado medio consciente. El calor lo hizo sentir tan terriblemente incómodo que se sentó y tocó el control remoto del aire acondicionado. Lo encendió y volvió a dormir. Alguien parecía abrazarlo y tocarlo mientras dormía, pero lo consideró un sueño y no le preocupó. Siguió durmiendo profundamente.

Al día siguiente, su abuela lo buscó nuevamente para pedirle que leyera los textos con ella.

Su tío y tía solían estar ocupados con su trabajo, mientras que su primo se burlaba de la tendencia de su abuela de creer en “supersticiones feudales”. La abuela también estaba muy sola ahora que el abuelo había muerto. Aunque Chi Yan no creía en ningún tipo de religión, no rechazaría a los ancianos por cuestiones tan triviales. Consideraba que esto era una forma de hacerle compañía a su tía abuela para aliviar su aburrimiento. La anciana también estaba muy contenta, como si fuera raro encontrarse con una generación joven y paciente, que fuera complaciente y dispuesta a acompañarla. Cuando se despertó temprano en la mañana, su mente estaba decidida a encontrar a Chi Yan y preguntó tentativamente: —Xiao Yan, ¿podrías ayudar a tu abuela a leer los textos?

Chi Yan estuvo de acuerdo con una sonrisa. Después de desayunar, acompañó a su tía abuela al Salón Budista en el tercer piso. Había un amplio mapa colocado en el lado izquierdo de la habitación, su abuela y él se sentaron ahí. Sostuvo el libro de textos budistas y los recitó para su abuela. La anciana escuchaba con los ojos entrecerrados.

Después de almorzar al mediodía, jugó baloncesto con este primo. Y así pasó otro día.

No fue hasta la medianoche cuando Chi Yan sintió una vez más que el aire circundante se estaba volviendo pesado y espeso. Había alguien abrazándolo y la temperatura corporal de esa persona era más baja que el promedio, pero en realidad se sintió cómodo en su abrazo.

Durante dos días consecutivos, tuvo el mismo sueño y se sintió extremadamente real. No importa cuán lento fuera Chi Yan, todavía podía sentir que algo andaba mal. Se obligó a despertarse de su sueño profundo y miró hacia atrás. No había nadie. Luego tanteó su almohada y presionó el botón de su teléfono; eran las 3 a.m.

Cerró los ojos, pero se mantuvo alerta y no se durmió. Siguió presionando sus uñas sobre sus palmas y el dolor sordo lo mantuvo despierto. Después de alrededor de diez minutos, una vez más sintió a esa “persona” rodeando su cintura e incluso dejando besos fríos en su nuca… La sensación de esos besos era demasiado obvia, incluso lamía y chupaba ligeramente…

Chi Yan ya no podía consolarse diciendo que era un sueño. Inmediatamente abrió los ojos y se sentó. Examinó la habitación vacía, encendió la luz de la mesilla de noche y bajó de la cama. Primero revisó la puerta del dormitorio y la puerta de vidrio que conectaba la habitación con el balcón: esas dos puertas estaban bien cerradas.

Tenía algo de miedo y ya no se atrevía a dormir. Después de regresar a su cama, se sentó y jugó con su teléfono con la luz encendida hasta las cinco de la mañana. Fue solo cuando vio el color blanco emergente del amanecer que volvió a acostarse. Todavía faltaba una hora más para que la abuela despertara y se dirigiera hacia el Salón Budista. Este pensamiento lo hizo sentir un poco más tranquilo, se acurrucó en la manta y se durmió.

Esta experiencia fue similar al término “parálisis del sueño” que circulaba entre la gente. Aunque era extraño, no creó suficiente miedo sustancial para Chi Yan.

Como dice el dicho: “Una vez mordido, dos veces tímido”, nunca antes había encontrado incidentes sobrenaturales y esto era equivalente a ser mordido una vez. También fue educado por su padre para ser un hombre valiente. Estas dos noches se estaba comportando demasiado temeroso, pero no fue suficiente para asustarlo.

Por lo tanto, en la cuarta noche, Chi Yan no estaba demasiado asustado para dormir ni encontró una excusa para dejar que su primo lo acompañara. Sin embargo, fue más cauteloso, en la mañana después de leer los textos budistas a su tía abuela, tomó prestado uno de los libros y lo colocó debajo de la almohada. Por la noche, deliberadamente no se quitó la camisa ni los pantalones y se dirigió a la cama completamente vestido. Como la ropa de verano era delgada, no se sentía demasiado incómodo.

En primer lugar, tenía muchos pensamientos en mente, por lo que estaba medio despierto, medio dormido y no podía conciliar el sueño por completo. Después de un largo rato, sintió que la habitación estaba muy tranquila. Su somnolencia aumentó gradualmente y finalmente no pudo mantener su conciencia y, naturalmente, se durmió…

En medio de la noche, en su estado semiconsciente, sintió una mano desabrochar su camisa. Chi Yan extendió su mano para presionarla, pero no tocó nada más que su propio pecho.

De inmediato despertó. Se sentó y encendió la luz al lado de su cama. Los tres botones superiores de su camisa blanca de manga corta habían sido desabrochados.

Sacó cuidadosamente el libro de textos budistas debajo de su almohada y lo sostuvo en sus brazos. Utilizando la iluminación naranja de la luz de la mesilla de noche, miró a su alrededor con vigilancia.

Estaba vacío, excepto por los muebles que estaba acostumbrado a ver durante el día.

En este momento, la luz de la mesilla parpadeó y con un repentino “pop”, se apagó. La habitación estaba nuevamente inmersa en la oscuridad.

Chi Yan se sorprendió y aún no había reaccionado cuando sintió que algo le arrebataba los textos budistas. No lo entendió bien y el libro cayó al suelo con un “golpe”.

Quería agacharse y levantarlo, pero antes de que pudiera extender su mano, sintió algo que lo sujetaba por la cintura y lo arrastraba hacia atrás como si quisiera presionarlo sobre la cama.

Se aterrorizó. Intuitivamente sintió que esta cosa se había estado reprimiendo durante mucho tiempo. Fue incluso más agresivo que hace dos días.

Una idea repentinamente brilló en su mente e hizo todo lo posible para liberarse de lo que lo sujetaba. Sin molestarse en usar sus zapatos, corrió directamente al Salón Budista de al lado, empujó la puerta y entró. Luego cerró firmemente la puerta y se encerró.

Después de hacer todo esto lo más veloz posible, se apoyó contra la puerta mientras jadeaba. Podía sentir su corazón latiendo vigorosamente y la fría humedad en sus palmas. Las tenues luces de la calle entraban a través de las pequeñas ventanas de la habitación, reflejando vagamente la visión indistinta de este Salón de adoración a Buda.

Pensó que esos demonios y fantasmas no se atreverían a entrar en esta habitación.

Después de un rato, con la intención de encender la luz de la habitación, Chi Yan extendió la mano y buscó a tientas. Sin embargo, no tocó el interruptor, pero sintió un frío cuerpo “humano”: esa cosa estaba a su lado, quién sabía cuánto tiempo había estado ahí.

Se sorprendió al instante, volvió a sus sentidos y quiso abrir la puerta, sin embargo, se encerró en la habitación justo ahora y ahora no podía abrirla sin importar lo que hiciera.

Después de girar la perilla violentamente por un minuto, finalmente se rindió, desesperado, estremeciéndose mientras retrocedía poco a poco.

Como si fueran gato y ratón, esa cosa se acercó sin prisa poco a poco.

Chi Yan se retiró lentamente. De repente se encontró con algo a sus pies. Miró hacia atrás y vio que había llegado al sofá y ya no podía alejarse más.

En ese momento, el miedo y la desesperación que sentía eran indescriptibles. Estaba tan asustado que ni siquiera podía hacer un sonido. Sus piernas se suavizaron y cayó de espaldas en el sofá. Su centro de gravedad era inestable y cayó de espaldas.

Esa cosa lo estaba presionando desde el frente.

En el Salón del Buda, todo estaba a oscuras, Chi Yan no podía ver nada, pero podía sentir claramente la presión de la cosa presionándolo. Uno por uno, desabrochó la camisa… La mano fría la abrió y le acarició el pecho…

Chi Yan tembló ante esa estimulación. Sollozó y no pudo producir ningún sonido aparte de un gemido pequeño y silencioso.

Levantó la vista y, desde ese ángulo, pudo ver las luces naranjas de la calle penetrando a través de las ventanas, reflejando puntos de luz rectangulares en la pared de la habitación. Con esa tenue luz, podía ver la estatua de porcelana de Buda en el nicho.

La cara del Bodhisattva estaba llena de misericordia.

Cerró los ojos y sintió besos aterrizando sobre él. Sus lágrimas se escaparon incontrolablemente de las esquinas cerradas de sus ojos.

No tenía fuerzas para luchar, ni fuerzas para resistir.

…Incluso sintió labios fríos besando la esquina de sus ojos húmedos continuamente.

Debido a que estaba demasiado tenso y asustado, Chi Yan finalmente perdió el conocimiento y se desmayó.

Luchó por abrir los ojos antes de darse cuenta de que ya era de mañana.

Le dolían los ojos y sabía que deberían estar completamente hinchados incluso sin mirarlos. Recordó que había estado llorando de miedo hasta que se desmayó ayer.

Chi Yan se levantó, recogió su ropa y se la puso lentamente. Todavía no podía dejar de temblar.

Su primer pensamiento fue que su tía abuela debía venir a adorar al Buda pronto. No podía dejarla ver su apariencia actual.

Fue hacia la puerta. La puerta que no pudo abrir anoche de ninguna manera, se abrió con un giro de la perilla. Volvió silenciosamente a la habitación de invitados y se miró en el espejo del baño: no había rastros en su cuerpo. Todo anoche fue como un sueño histérico.

Por la mañana, su tía abuela todavía lo llamaba para que la acompañara a recitar los textos budistas, pero cuando Chi Yan pensó en la sala del Buda, no pudo evitar sentirse asustado. Con la cabeza baja, le dijo una excusa —No descansé bien, tengo dolor de cabeza.

Sus ojos rojos e hinchados, como los de un conejo, no podían ocultarse. Su tía abuela lo miró con los ojos entrecerrados durante mucho tiempo y finalmente le dijo que descansara de buena manera.

La historia de los fantasmas y dioses era tan misteriosa que era difícil creer en ella. Además, también fue difícil para él contarle a alguien su propia experiencia.

Chi Yan no sabía cómo contarle a su tío y a su familia lo que le había sucedido ayer. Dudó durante mucho tiempo y finalmente decidió no mencionar nada: su tío y su familia eran personas comunes. Una cosa era creer en sus propias palabras, incluso si creían que había problemas de dirección de cuerpos sobrenaturales, no había nada que pudieran hacer al respecto. Por ahora, parecía que la cosa solo estaba enredada con él y no parecía haber dañado al resto de la familia. Quizás, incluso fue él quien provocó esa cosa.

Mañana era el día oficial para informar a la escuela. Chi Yan hizo una excusa para ir temprano a la escuela para informar después del almuerzo, pero fue rechazado por la familia de cuatro. Su tío, tía, tía abuela y primo le aconsejaron que no estuviera ansioso, lo enviarían a la escuela mañana ya que su tío tendría su día de descanso. También podría aprovechar la oportunidad para hacer un recorrido con su primo por la universidad.

En ese momento, Chi Yan estaba en trance. No pudo resistir el entusiasmo y la amabilidad de sus familiares y aún más, no se atrevió a decir la verdadera razón por la que estaba tan ansioso por salir de aquí. Al final, solo pudo comprometerse y quedarse por otra noche.


Shisai
No me gusta que se aprovechen de Chi Yan

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 36: Sin posibilidad de resistir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *