El Perseguido – Capítulo 40: Demonio

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Como Chi Yan estaba asustado, no se detuvo a pensarlo y se puso el conjunto de pijamas que Ye Ying Zhi le había pasado. Ahora se sentía avergonzado. Actualmente, solo tenía tres opciones: la primera era ponerse la ropa húmeda que usaba antes; el otro es ir al armario de la habitación contigua para recoger la ropa que esa cosa podría haber tocado; y el tercero, era no usar nada.

Ye Ying Zhi lo vio de pie, angustiado. Cerró la “Teoría de la justicia” y le preguntó qué estaba mal. Luego presentó la cuarta solución solemnemente: —Puedes usar la mía, no me importa. —Lo pensó y agregó —Pero no parece que tenga un nuevo conjunto de ropa interior para que te pongas. Igual, lo que llevas puesto está limpio… no te importa, ¿verdad? —Luego sonrió y dijo con dulzura —En realidad, no me importa si te pones un conjunto limpio de mi ropa interior.

De hecho, después del lavado, podría secarse rápidamente con un secador de pelo, sin mencionar que incluso tenía una secadora en casa. Ye Ying Zhi silenciosamente puso “Teoría de la justicia” al lado de la cama, fingiendo que se había olvidado de todos los electrodomésticos modernos en su hogar.

Al día siguiente, lo primero que hizo Chi Yan después de despertarse fue enviar un mensaje al viejo Yuan y preguntarle sobre los asuntos relacionados con su amigo de la escuela secundaria. Estos últimos días le resultaron demasiado estimulantes y horribles, y no siempre podía aferrarse a Ye Ying Zhi, ¿qué debería hacer si estaba solo?

Esperó ansiosamente las noticias, solo cuando pensó en cómo el viejo Yuan normalmente no se levantaría tan temprano en domingo, apenas podía tener más paciencia.

Inesperadamente, el viejo Yuan se levantó muy temprano esta vez. Después de ver su mensaje, lo llamó directamente.

—Chizi, ¿estás solo ahora? —Preguntó el viejo Yuan por teléfono.

Chi Yan echó un vistazo a Ye Ying Zhi, quien estaba ocupado preparando el desayuno en la cocina, y dijo: —No, estoy con mi compañero de cuarto.

La voz del viejo Yuan llegó a través del teléfono —Está bien, te diré algo, no deberías tener miedo. Será mejor que te quedes siempre cerca de alguien.

—Habla.

—Recordé lo que me dijiste ayer, luego recibí un mensaje que decía que la policía encontró dos cuerpos más en las casas de alquiler cerca de nuestra escuela, uno sin piernas escondido debajo de la cama, y el otro estaba desollado… escondido en el armario… Se dice que el hombre sin piernas ha estado muerto durante casi una semana. ¿No coincide con el que dijiste que viste? El sin piel acaba de morir ayer, así que solo digo, estos incidentes están relacionados con tu visión de fantasmas o eso parece…

La voz del viejo Yuan todavía resonaba desde el teléfono. Chi Yan estaba tan asustado que no pudo sujetarlo adecuadamente y el teléfono cayó sobre la mesa del comedor.

Ye Ying Zhi escuchó el ruido y se volvió para mirarlo. — ¿Qué pasa? ¿Qué te dijo tu compañero de clase?

—No, está bien… te diré después. —Chi Yan estaba temblando cuando le dijo a Ye Ying Zhi, a pesar de que estaba diciendo que estaba bien, sus ojos mostraban claramente lo asustado que estaba.

Ye Ying Zhi apagó la estufa y se sentó a su lado con dos huevos fritos, consolándolo en silencio.

Chi Yan reunió el coraje para volver a levantar el teléfono y escuchó al Viejo Yuan preguntando al otro lado: — ¿Hola, Chizi? ¿Qué pasa? ¿Qué pasó justo ahora?

—Nada, me dio miedo de repente y dejé caer el teléfono. —Chi Yan trató de responderle con la mayor calma posible.

El viejo Yuan lo consoló con unas pocas palabras antes de decir nuevamente: —Le pregunté a mi amigo de la secundaria y simplemente le conté sobre tu situación. Tuvo problemas con algo y dijo que sentía que tu situación era más complicada. Es posible que no pueda resolverlo. Sin embargo, dijo que su hermana mayor ha venido a Ciudad A hace dos días debido a algunos asuntos. Su hermana mayor es especialista en este tipo de situaciones y es mucho más hábil que él. Le pedí que hiciera una cita con ella. Deberías poder verla pronto. Persevera por otros dos días más.

Después de agradecer al Viejo Yuan, colgó y miró a Ye Ying Zhi, informándole las noticias que acababa de recibir del Viejo Yuan. Golpeó los huevos fritos en el plato, sin sentir ningún apetito.

A estas alturas, estaba seguro de que había sido golpeado por algo malvado, pero no sabía a quién había provocado en absoluto.

De repente, se le ocurrió que el asesino podría tener algo que ver consigo mismo.

¿Pero cómo fue posible? Tenía una red social muy estrecha en Ciudad A. Solo se mantenía en contacto con su tío, maestros y compañeros de clase. No parecían estar relacionados con tragedias tan brutales.

Después de enterarse de las noticias, Chi Yan no se atrevió a volver solo a su dormitorio. Ye Ying Zhi no tenía la intención de volver tampoco. Fue a la escuela el lunes y regresó a la casa de Ye Ying Zhi después de la clase. Como le daba vergüenza quitarle comida y bebida todos los días, fue al supermercado y compró muchas bebidas y alimentos para llevarle.

El martes por la noche, Chi Yan recibió un mensaje del Viejo Yuan, diciendo que había logrado concertar una cita con esa hermana mayor, la ubicación sería en la nueva tienda de hot pot afuera de la puerta este el miércoles por la tarde.

Después de escuchar esto, Ye Ying Zhi dijo que también era hora de que regresara a la escuela el miércoles, podría llevar a Chi Yan ahí.

Chi Yan y Ye Ying Zhi durmieron muy bien esa noche. Ambos se levantaron tarde en la mañana. Cuando Chi Yan abrió los ojos, solo sintió la brillante luz del día. Tomó el teléfono celular para ver que ya eran las 10:15 am. Rápidamente se sentó y abrazó el brazo de Ye Ying Zhi para sacudir a la otra persona. Los dos hombres se apresuraron a lavarse, ni siquiera desayunaron y para cuando salieron de la casa, ya eran las once menos cuarto.

Afortunadamente, no se podía considerar que estuviera congestionado en el camino hacia ahí, pero cuando Chi Yan llegó a la tienda de hot pot acordada, salió corriendo, despidiéndose de Ye Ying Zhi y entró, el viejo Yuan y la hermana mayor ya habían llegado.

Esa hermana mayor dijo que su apellido era Hu, se llamaba Hu Xing. Tenía el cabello corto y negro, parecía muy joven y a la moda, como si no tuviera más de 30 años. Tenía una imagen bastante diferente de la del Maestro Emei imaginada por Chi Yan.

El viejo Yuan los presentó y les pidió a todos que comieran primero.

El restaurante de ollas calientes, en las afueras de la puerta este, era famoso por su forma única de preparar platos de carne, como poner rodajas de cordero en una tabla de medio metro de largo para satisfacer visualmente a las personas; por ejemplo, poner rebanadas de carne de res y de cordero en muñecas barbie como si fueran ropa y luego posarlas, etc. Después de probar, Chi Yan sintió que, aunque sabía bien, todavía se quedaba corto con lo que Ye Ying Zhi cocinaba en casa. Como tenía algo cargado en su corazón, no tenía mucho apetito para comer más.

Cuando las tres personas comieron casi lo suficiente, Hu Xing comenzó a hablar de negocios. Miró a Chi Yan y dijo: —Xiao Chi, ¿no? ¿Puedo llamarte así? He escuchado a Yuan Bo contarme tu situación y es bastante complicado. Te hablaré en detalle más tarde. —Luego, se volvió hacia el viejo Yuan y le dijo —Xiao Yuan, este asunto no tiene nada que ver contigo. Si es posible, no debes involucrarte en ello. Es mejor no estar al tanto. No tienes que preocuparte por mí. Vuelve a la escuela primero.

Chi Yan también pudo escuchar el significado de las palabras de esta hermana mayor Hu y asintió con la cabeza al viejo Yuan, diciendo: —Viejo Yuan, puedes estar seguro. Regresa primero, ¿qué pasa si algo te sucede y nos arrastra a los dos? Ni siquiera habrá alguien que pueda llamar a la policía por nosotros.

El viejo Yuan murmuró: —No puede ser tan terrible. —Pero obedientemente agarró su bolso y se fue.

Hu Xing luego le dijo a Chi Yan: —La mayoría de las razones por las que vine a Ciudad A esta vez se deben a los casos que sucedieron en sucesión en estos días. No esperaba oír, de mi hermano menor, acerca de sus asuntos tan pronto como llegué… Casi puedo concluir que este crimen no es causado por un hombre en absoluto, sino por un demonio.

A través del vapor que se elevaba sobre la olla caliente, Chi Yan notó que la mujer de enfrente tenía un par de ojos largos, estrechos y encantadores, pero la declaración silenciosa de la otra parte lo sorprendió.

— ¿Demonio? —Lo repitió incrédulo. Aunque se había enfrentado a sucesos inimaginables en sucesión, no podía creer que hubiera tantos demonios y fantasmas en el mundo.

Hu Xing continuó: —Sí, pero puede ser diferente del tipo de demonios y mitos que imaginas. Déjame darte un ejemplo. Durante la época de la República de China, estalló la guerra en todas partes y el mundo no fue pacífico. Ya sea bueno o malo, todo tipo de energía se entrelaza. Hay una estatua salvaje en las montañas de la provincia D. Nadie quiere saber cuándo fue construida y tampoco fue adorada durante la agitación. El templo gradualmente se volvió decadente y abandonado. Más tarde, cuando se derramó sangre frente a la estatua, recibió una influencia maligna y así nació un monstruo malvado dependiente de la estatua. En ese momento, un grupo de transeúntes, que huyeron al templo en ruinas después del anochecer para alojarse en medio de la noche, vieron los ojos de la estatua sangrando, sonriendo con la boca abierta, dentro de esa boca había un largo colmillo. Uno por uno, el grupo fue absorbido y comido por la estatua. Solo uno escapó cuando vio una oportunidad y huyó rápidamente. Después de escapar, se lo contó a las personas cercanas. Posteriormente, ocurrieron varios incidentes más, y solo cuando se puso serio, se invitó a un Maestro a ahuyentar al monstruo malvado. Esos casos de asesinato son similares a la naturaleza de la estatua de la que te hablé. Ahora que cuatro personas están muertas, probablemente pueda adivinar qué quiere hacer con su muerte. Quiere reunir un cuerpo para sí mismo.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 40: Demonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *