El Perseguido – Capítulo 42: Eliminando males

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


El corazón de Chi Yan se acomodó por completo en su pecho, a pesar de que había elegido inconscientemente creerle a Ye Ying Zhi antes.

Volvió a mirar la estantería y, efectivamente, Hu Xing ya no estaba ahí.

Chi Yan mantuvo su teléfono y vio que Ye Ying Zhi ya había empacado sus libros, la caja de pastel en la mesa y los había guardado en su mochila.

Levantó la vista, algo sorprendido. — ¿Nos vamos ahora? ¿No vas a estudiar más?

Ye Ying Zhi asintió. —No, no hace falta. Vamos a casa. Todavía es temprano. No hay atascos en este momento. Tenemos tiempo para comprar comida y cocinar.

—Oh. —Chi Yan lo siguió aturdido, sintiéndose de alguna manera como si fuera una especie de belleza de campo que había desconcertado al emperador de asistir a sus cortes matutinas.

Cuando subió al auto, se quitó la mochila y la sostuvo en sus brazos. El pequeño zorro negro que no estaba dispuesto a quedarse afuera estiró la cabeza y lo miró.

Ye Ying Zhi lo miró con indiferencia. — ¿Qué es eso?

Chi Yan recordó que Hu Xing había enviado al viejo Yuan lejos deliberadamente para que no se involucrara con todo el tema de poderes extraños y asuntos caóticos, diciendo que no era bueno para la gente común. Él no sabía sobre estas cosas antes. Cada vez que veía un fantasma, llamaba a Ye Ying Zhi y le contaba al respecto. Ahora que lo sabía, naturalmente ya no quería involucrar a la otra parte. Entonces, dejó escapar su propia historia inventada: —El viejo Yuan ha estado persiguiendo a una niña recientemente. Así que le confió el zorro porque ha estado saliendo mucho. Pero debido a que tiene que salir a practicar todos los días, no podía cuidarlo, así que me confió el zorro. La razón principal para invitarme a cenar hoy es esta. Me encargaré de él por el momento.

Había todo tipo de mascotas ahora. Los zorros eran raros, pero no tanto.

Cuando Chi Yan habló hasta este punto, le preguntó cuidadosamente a Ye Ying Zhi: —…Me olvidé de preguntarte, ¿puedo llevar a este zorro a tu casa? —Recordó que le había dicho que estaba alquilando la casa.

Ye Ying Zhi no se molestó y respondió con indiferencia: —Está bien, mi casa no tiene prohibido tener animales pequeños, pero los animales pequeños me tienen miedo.

Lo trató como si estuviera haciendo una broma, por lo que no le prestó atención.

Después de regresar a la casa de Ye Ying Zhi, Chi Yan preparó un nido para el pequeño zorro en la cocina. Como dijo antes, tan pronto como Ye Ying Zhi fue a la cocina a cocinar, el pequeño zorro “se frotó” y salió corriendo. La apariencia perezosa que tenía se había ido, parecía un rayo negro, haciendo reír a Chi Yan al ver esta vista.

Ya eran las cinco de la tarde cuando volvieron a casa. Ye Ying Zhi se sentó en la silla después de preparar lo que tenía que preparar en la cocina. Puso el pastel en un plato, tomó un pequeño tenedor plateado, cortó un trozo pequeño y se lo metió en la boca. Lo probó con la cabeza inclinada hacia un lado.

Chi Yan se sentó frente a él y lo miró con impaciencia antes de preguntar: — ¿Sabe bien?

Ye Ying Zhi sacó una pequeña pieza y se la entregó a Chi Yan. Lo vió comer antes de decir sin prisas: — ¿Te gusta esto? —Metió el pastel con el tenedor y comió el resto sin dudarlo. —Sé cómo hacer esto también ahora. Lo haré para ti otro día.

—Bueno. —De hecho, aunque el pastel era delicioso, el sabor también era común; Si comieras demasiado, te cansarías fácilmente. Todavía creía que la olla caliente que Ye Ying Zhi preparaba era más deliciosa. No importa cuánto comiera, no se cansaría de eso.

Pero estaba avergonzado de admitir eso porque parecía que deseaba su olla caliente todos los días.

Como antes, en la noche después de bañarse, Chi Yan anidó en el rincón de la cama de Ye Ying Zhi que ya le pertenecía y estaba listo para dormir. Cuando Ye Ying Zhi salió del baño, estaba casi dormido.

Su compañero se acostó y apagó la lámpara. Tomando prestado la luz de la luna, lo miró con los ojos entrecerrados durante mucho tiempo. Luego extendió la mano, tocó su cabello y dijo suavemente: —Considérate obediente, no abandonaste a tu esposo porque tienes la protección de esa zorra hembra. —Su voz era profunda, conteniendo un toque de burla.

Luego se inclinó, apartó el cabello y lo besó en la frente antes de acostarse a su lado y sostenerlo firmemente en sus brazos.

Chi Yan tarareó suavemente dos veces, luego se acomodó en el hombro de Ye Ying Zhi y durmió profundamente.

No pasó nada esa noche, al día siguiente estaban juntos en la sala de estudio. Ye Ying Zhi estaba sosteniendo una libreta, haciendo algo. Chi Yan se sentó a su lado sosteniendo su propio cuaderno, organizando datos. Aunque su tutor estaba fuera temporalmente, debía mantener informado a la otra parte por correo. Naturalmente, no se atrevió a aflojar demasiado.

Las dos personas estaban sentadas juntas, prácticamente como estudiantes de primaria sentados en la misma mesa.

Cuando era hora de comer, los dos salían a comer juntos. Cuando era hora de bañarse y acostarse, descansan juntos. Su trabajo y descanso fueron muy sincronizados.

No fue hasta la medianoche que de repente escuchó los débiles gritos de un animal fuera de la puerta. Chi Yan yacía ahí y discernió los sonidos con cuidado. Se dio cuenta que parecían ser los gritos del pequeño zorro, Ah Sheng. Los zorros no eran más comunes que los perros y los gatos, y esta fue la primera vez que escuchó los gritos de un zorro.

El corazón de Chi Yan dio un vuelco por un momento. Recordó a Hu Xing diciendo que el pequeño zorro podía reprimir el mal y adivinó vagamente que algo andaba mal. Echó un vistazo a Ye Ying Zhi, quien dormía a su lado, en silencio giró la luz de la mesilla a su lado, levantó el teléfono, salió suavemente de la cama, y ​​abrió la puerta del dormitorio.

Los humanos también estaban cambiando con los tiempos. En el pasado, las personas salían con antorchas y candelabros para sentirse seguras. Más tarde, los humanos tomaron teléfonos, y ahora los teléfonos se han convertido en lo más seguro para ellos.

Podría dar iluminación, y lo más importante, significaba la posibilidad de contactar al mundo exterior y a otros. Quizás el mayor temor al hombre no eran los monstruos y los desastres, sino la desesperación del aislamiento y la impotencia, la desesperación de saber que estaban en una situación desesperada e incapaz de escapar sin nadie que pudiera salvarlo.

La voz vino desde las escaleras. Chi Yan llegó al borde de las escaleras y miró hacia abajo. El pequeño zorro miraba fijamente con su par de ojos naranja amarronados mientras bloqueaba la escalera. Cuando escuchó el ruido, miró hacia atrás y vio a Chi Yan. Subió dos escalones y se paró firmemente frente a él. Sus extremidades estaban en el suelo, el pelo de su cuello erguido y su cabeza inclinada hacia abajo y hacia adelante, como si estuviera lista para atacar en cualquier momento.

Chi Yan encendió las luces del pasillo del segundo piso, y podía ver vagamente dos figuras pálidas en las sombras de la esquina en el primer piso, de pie ahí, una sin nariz y otra sin orejas.

Esta vez, dos víctimas aparecieron al mismo tiempo.

El pequeño zorro mostró sus dientes, gruñó y presentó un gesto amenazador, pero las dos cosas parecían no verse afectadas, moviéndose rígidamente escaleras arriba, paso a paso.

Chi Yan involuntariamente retrocedió un paso, inesperadamente, el pequeño zorro también lo siguió y retrocedió un paso.

Miró la cosita debajo de sus pies y dijo internamente: Señorita, te ves poderosa, y tu maestro te elogió por tu habilidad para ayudarla. Pero, de hecho, ¿eres un zorro que solo puede parecer feroz pero en realidad es débil por dentro y solo sabe fingir?

Su corazón estaba dando saltos mortales por dentro. Mirando a las dos figuras en las escaleras, resistió el impulso de huir, cerrar la puerta de la habitación, retirarse a la colcha y esconderse junto a Ye Ying Zhi.

El corredor de repente se iluminó en este momento, y Chi Yan miró hacia arriba. Ye Ying Zhi abrió la puerta de la habitación de la que acababa de salir, y estaba apoyado en la puerta, mirándolo. Su rostro estaba tranquilo, con un toque de calma y elegancia relajantes.

La luz del techo de la habitación era brillante y fluía por la puerta abierta, iluminando los pasillos tenues.

En ese momento, Chi Yan de repente no se sintió asustado. Volvió a mirar las escaleras y las dos figuras ya habían desaparecido.

Ye Ying Zhi lo miró con una ligera inclinación de cabeza. — ¿Por qué no estás durmiendo? Es medianoche.

Chi Yan rápidamente levantó al pequeño zorro e inventó una razón. —No es nada… solo escuché al zorro gritar y temía que pudiera estar hambriento o enfermo. —Después de escuchar a Hu Xing decir que la gente común no debería involucrarse en este tipo de cosas, intencionalmente quería que Ye Ying Zhi lo evitase. No se atrevió a hacerle saber lo que vio justo ahora.

Su compañero lo miró de nuevo antes de decir: —No lo alces. Este animal es diferente de los perros y gatos domésticos ordinarios. Puede transportar más gérmenes o parásitos. Además, los hombres y las mujeres no deben acercarse entre sí. Escuché que los zorros son espirituales. Esta es una pequeña zorra hembra. No es muy bueno para ti sostenerla en tus brazos.

La primera oración era razonable, pero la segunda oración era pura tontería. Sin embargo, Chi Yan de inmediato y obedientemente puso al zorro en el suelo.

Ah Sheng en seguida corrió escaleras abajo, parecía que había regresado a su nido.

Chi Yan se sintió secretamente aliviado, después de haber visto esas dos cosas al pie de las escaleras, no se atrevió a llevar al pequeño zorro a su nido en este momento.

Ye Ying Zhi lo miró en silencio, quien aparentemente estaba demasiado asustado para hablar, no pudo evitar mostrar una pequeña sonrisa y lo saludó con la mano. — ¿Por qué sigues ahí parado y no vuelves pronto a dormir?

Chi Yan lo siguió hasta la puerta y la cerró cuidadosamente antes de subir y apagar la luz de la mesita de noche a su lado. Después de mucho tiempo, echó un vistazo a su compañero de cuarto que parecía haberse quedado dormido nuevamente antes de acercarse silenciosa e inconscientemente a donde este estaba.

En la oscuridad, la esquina de la boca de Ye Ying Zhi se inclinó hacia arriba casi de manera invisible.

Al día siguiente, Chi Yan se escondió en el balcón y llamó a Hu Xing para informarle sobre lo que había sucedido la noche anterior.

La voz de Hu Xing sonaba muy cansada. —No pudo reprimirlo y esta vez hay dos víctimas… Eso realmente se está poniendo ansioso.

Chi Yan sabía que Hu Xing había estado ocupada con este asunto durante dos días. Todas las noches intentaba atrapar las huellas del demonio, pero no encontraba nada.

—Por cierto, hermana Hu, hay otra cosa. Después de ayer, el pequeño zorro estuvo un poco deprimido. No comió mucho esta mañana. ¿Qué está pasando? —Chi Yan no tenía experiencia en criar animales pequeños, y mucho menos zorros. Cuando se trataba de problemas, tenía que consultar al propietario lo antes posible.

Hu Xing estaba muy ansiosa cuando escuchó esto. Pidió la dirección de la casa de Ye Ying Zhi y dijo que vendría de inmediato.

Efectivamente, llegó más de una hora después. Chi Yan le mintió a Ye Ying Zhi diciendo que la chica que el viejo Yuan estaba persiguiendo vino recientemente a buscar al zorro y salió con Ah Sheng en sus brazos.

Hu Xing sostuvo la pequeña cosa en sus brazos con ternura y le acarició las orejas. El pequeño zorro se acostó sobre ella y gimió, frotándose los brazos.

Miró a Ah Sheng en sus brazos y suspiró. —Afortunadamente, no es un gran problema, pero es una reacción violenta debido a la energía maligna.

— ¿Reacción violenta por la energía maligna? —Chi Yan preguntó con curiosidad. — ¿No dijiste que el pequeño zorro puede suprimir los espíritus malignos? ¿Todavía puede recibir una reacción violenta de la energía malvada?

Hu Xing asintió con la cabeza. —Ah Sheng es mucho más sensible a este tipo de cosas que los humanos, y también puede sentir el mal que no puedo detectar. Mirándolo así… Debería ser que estos dos últimos días, has estado expuesto a algo muy malvado. No me di cuenta de que el espíritu maligno de esa cosa es tan fuerte, que la energía maligna de las personas asesinadas por él era tan fuerte que podría regresar rápidamente a Ah Sheng. Si es así, tendré que llevar a Ah Sheng de vuelta para el autocultivo. No puedo dejar que se quede aquí por más tiempo. Tienes que tener más cuidado —Hu Xing lo instó.

Chi Yan por dentro se dijo que estaría bien. No podía soportar ver al pequeño zorro sufrir con él. Además, para decir la verdad, sentía que el pequeño zorro aún no era tan efectivo como su compañero de cuarto.

No pudo evitar preguntarle a Hu Xing: —Hermana Hu, ¿qué está pasando con mi compañera de cuarto? Dices que es una persona común, pero parece que cada vez que aparece, los fantasmas desaparecen.

Hu Xing sacudió la cabeza y dijo con una leve sonrisa: —No sé. El hombre es un espíritu vivo muy complicado. Algunas personas están llenas de suerte, otras tienen mala suerte y otras nacen con la capacidad de conducir el mal. Todo esto no se puede definir claramente. El Tao es el que estudia al hombre y al cielo. Aprendí el arte de la supresión del demonio y la eliminación del mal desde la infancia. Lo que aprendí son solo hechizos, así que no puedo estar segura acerca de temas sobre otras ramas de estudio.

| Índice |

One thought on “El Perseguido – Capítulo 42: Eliminando males

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *