El Perseguido – Capítulo 56: Sophus

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Sabía que fuiste tú quien lo hizo, pero ¿por qué lo dices en ese tono? Chi Yan se enfureció, y finalmente, terminó mordiendo a Ye Ying Zhi en el cuello.

Hu Xing tosió y Chi Yan miró hacia atrás solo para ver que todas las personas en la mesa lo miraban a él y a Ye Ying Zhi.

Aunque ya no era un joven con una cara delgada, todos los amigos que estaban presentes lo conocían bien. No pudo evitar sonrojarse de inmediato.

¿Por qué siempre pierde su racionalidad cuando se trata de Ye Ying Zhi? Como era de esperar, él realmente era un hombre fatal.

Hu Xing todavía lo estaba consolando con una sonrisa amistosa. —Xiao Chi, está bien. Todos estamos acostumbrados a eso desde hace años.

Chi Yan no se consoló en absoluto.

Ye Ying Zhi incluso susurró a un lado: —Mira, Ah Yan, todos saben que me has estado intimidando.

La respuesta del viejo Yuan fue más lenta por un latido, por lo que dijo directamente: —Eso no está bien. Chizi me dijo que en esos años en que no te conocía, ibas a su habitación para asustarlo mientras estaba oscuro con la cara cubierta.

Xiao An se sorprendió al escuchar esto. — ¿Cómo puede ser? ¿El hermano Ye hizo tal cosa?

Ye Ying Zhi comprendió de inmediato a qué se refería el viejo Yuan, y una dulce sonrisa apareció en su rostro. —Sí, le he hecho daño a Ah Yan, aunque lo haya pensado ahora, sigue siendo uno de mis recuerdos más felices. Sobre todo, porque conocí a Ah Yan en ese momento.

Chi Yan conocía la historia interna, así que cuando escuchó una declaración tan descarada, estaba tan enojado que quería morderlo nuevamente. Se dio la vuelta y vio a Ye Ying Zhi sonriéndole. Sus ojos negros eran profundos, como la primera vez que los había visto.

En ese momento, cuando los estudiantes graduados comenzaban la escuela, jadeaba mientras cargaba su maleta y abría la puerta del dormitorio. Cuando vio que ya había alguien adentro, esa persona estaba mirando por la ventana dándole la espalda.

Cuando el hombre escuchó el sonido, se dio la vuelta y rápidamente lo ayudó con su maleta. Luego le entregó una toalla y dijo con una sonrisa: —Mi nombre es Ye Ying Zhi. —Un par de ojos negros y sin fondo lo miraban.

Indudablemente parecía distante, pero fue inesperadamente gentil.

En ese momento, Chi Yan pensó que Ye Ying Zhi era realmente un nombre hermoso. El nombre más hermoso que se le ocurrió.

Su resentimiento se convirtió de repente en una sensación de ternura que le calentó el vientre. Chi Yan no pudo evitar verlo mientras la comisura de sus labios se alzaba. Entonces, resultó que en realidad habían estado juntos durante tantos años.

Ye Ying Zhi había dicho que probaría que nunca lo lastimaría. Ahora Chi Yan quería que lo probara toda su vida, no porque no creyera o porque tuviera miedo, sino porque quería estar con él toda la vida.

Por la noche, se fueron a casa, y antes de quedarse dormido, Ye Ying Zhi tocó las marcas de dientes en su cuello y se quejó suavemente: — ¿Desde cuándo adquiriste la costumbre de morder a la gente? Muerdes cuando estás enojado y feliz. —Esa marca de dientes no era la que dejó en el restaurante, sino una nueva. —Esto no servirá. Siempre me muerdes, haciéndome ver como si no fuera lo suficientemente bueno. Quiero vengarme.

Chi Yan estaba demasiado cansado para abrir los ojos y solo lo miró en silencio.

Ye Ying Zhi cambió inmediatamente sus palabras. —Me vengaré en la próxima vida.

Chi Yan también vio la marca de dientes en su cuello y al instante se sintió algo avergonzado. —…Ye Ying Zhi, apresúrate a borrar esa marca. ¿Y si tus colegas lo ven mañana?

Ye Ying Zhi era un demonio que congeló su propio cuerpo. Fue fácil para él quitar una marca de mordisco.

Pero Ye Ying Zhi no le hizo caso. Tocó la marca de la mordida felizmente y cerró los ojos con la intención de dormir. —No quiero hacerlo. Quiero mantenerlo.

Chi Yan lo mordió porque estaba insatisfecho. En realidad, recibió un mordisco de él, pero estaba muy feliz por eso, tocándolo con cariño y se negó a quitarlo.

Lo empujó dos veces, pero Ye Ying Zhi fingió estar dormido mientras yacía inmóvil. Chi Yan estaba indefenso ante su comportamiento desvergonzado, por lo que solo podía levantar la manta y dormir en silencio. En este momento, Ye Ying Zhi se movió. Estiró los brazos para abrazar a su amante.

♦ ♦ ♦

Tres años después de la graduación, Chi Yan y Ye Ying Zhi compraron su nuevo hogar y se mudaron de la casa “alquilada”.

Como la pareja más común en el mundo, se despertaban todos los días, encontraban ropa y se ataban las corbatas. Salieron a trabajar y luego regresaron a la misma casa después de un día ocupado para comer, lavar y dormir.

También harían todo lo posible para ajustar sus vacaciones anuales y encontrar un lugar al que hubieran estado o no hubieran viajado juntos.

Si Ye Ying Zhi quisiera, podría obtener fácilmente todo tipo de cosas con las que la gente común soñaba usando su habilidad, pero preferiría fingir ser un humano común, luchar por sus vidas con Chi Yan en el suelo, pagar el préstamo de su casa juntos y compartir una taza caliente de té negro en las noches de invierno. Todo lo que le dio a su amante, se lo ganó honestamente.

Después de mucho tiempo, incluso Chi Yan ocasionalmente olvidaba el hecho de que su amante en realidad no era un ser humano, incluso si lo recordaba, no le importaría.

Cuando vio por primera vez un cabello blanco en la cabeza de Ye Ying Zhi, se sorprendió. Sostuvo el cabello en sus dedos y dijo: —Ying Zhi, ¿también envejecerás?

Ye Ying Zhi bajó un poco la cabeza y dejó que le arrancara el pelo. Él sonrió casualmente. —Por supuesto. No creas en esos mitos e historias. Todos están hechos para engañar a las personas y violar las leyes de la ciencia.

Lo que no dijo fue que cuando se despertó hace tres días, vio un pelo blanco en la cabeza de Chi Yan, por lo que lo sacó en secreto mientras su amante aún dormía.

Si pudiera, quiero envejecer un poco más rápido que tú, para que siempre seas mi bebé, para que siempre puedas jugar delante de mí. Para que seas voluntarioso conmigo, actúes coqueto conmigo y hagas lo que quieras. Las entidades malvadas nunca envejecerían o morirían, pero yo envejecería contigo, te acompañaría hasta el final de esta vida. De lo contrario, ¿no sufriría una gran pérdida si fueras secuestrado por otros demonios, monstruos o humanos en tu próxima vida cuando ya te he malcriado tanto?

Después de eso, salió a comprar comestibles con Chi Yan como de costumbre, pero nunca le diría algo así a su amante. Al igual que tenía un poco de amor escondido en lo profundo de su corazón, pero no estaba dispuesto a sacarlo.

Con las vicisitudes de los acontecimientos, los años pasaron rápidamente. Solo se sentiría efímero cuando uno mirara hacia atrás en las décadas del pasado.

Cuando era viejo, le gustaba leer libros en la pequeña mesa de cristal en el balcón de su casa, sosteniendo la mano de su amante en silencio y usando sus gafas. Le costaba concentrarse cuando era viejo. Siempre pensó que era bueno conocer a Ye Ying Zhi, de lo contrario, no podría imaginar enamorarse de otra persona, y probablemente se quedaría solo durante toda su vida.

En los días siguientes, se sentaría en el balcón por un tiempo antes de que Ye Ying Zhi lo llevara a su habitación a descansar.

Ye Ying Zhi estaba al tanto de la llegada de su tiempo más que el propio Chi Yan. No había mucha tristeza en su corazón. De todos modos, no importaba lo que sucediese después de su muerte, lo acompañaría.

Por fin, Chi Yan no tenía más fuerzas para hablar, solo lo miraba todo el tiempo con una expresión suave adornando su rostro. Su mano derecha luchó y tembló lentamente hasta que logró tocar los dedos de Ye Ying Zhi.

Luego miró a su amante y cerró los ojos.

♦ ♦ ♦

Chi Yan podía sentir que caía desde una gran altitud, parecía estar cayendo hacia una amplia e ilimitada y centelleante vía láctea.

De repente, su corazón se llenó de gran tristeza, como si fuera reacio a separarse de algo. En un trance, se sintió familiarizado con esta escena, pero no podía recordar cuándo la había visto antes.

De repente, una mano lo atrapó.

Entonces, el dueño de la mano dio un suave suspiro y lo abrazó con fuerza. —…Te atrape. Debería haberte atrapado antes…

—Ye Ying Zhi… —Inconscientemente, el nombre apareció en su mente, seguido de una gran alegría que casi lo hizo llorar.

Su amante lo miró mientras caían. Lo abrazó, y sus ojos negros eran profundos como si sostuvieran todo el universo. Poco a poco le sonrió.

En el momento siguiente, ambos cayeron al río de las estrellas.

♦ ♦ ♦

Shisai
Bienvenidos al arco 3, Clan de Sangre, se vienen las mordidas

En otro mundo.

Año 201X, Aeropuerto Internacional Kingsford Smith, Sydney, Australia.

Tan pronto como se bajó del avión, sintió las olas de calor. Hacía mucho frío en el norte de su país de origen, pero aquí, en realidad, era pleno verano. Chi Yan se apresuró al baño con su mano izquierda llevando la chaqueta que se había quitado, mientras que su mano derecha tiraba del equipaje. Se puso la chaqueta de verano antes de soltar un suspiro de alivio.

Tendrá que esperar otras tres horas antes de poder volar directamente desde aquí a Sophus, su destino.

La totalidad de la sala de espera estaba muy vacía. De un vistazo, se notaba que había menos de diez personas ahí. El vuelo a Sophus salía cada dos horas, y todo el viaje fue de menos de una hora. Sin embargo, la persona que lo ayudó a reservar el boleto, claramente le había reservado un amplio tiempo para enfrentar emergencias. En este momento, solo podía sacar su tableta y ponerse los auriculares para ver películas que ya hubiese descargado.

La señal de la red inalámbrica del aeropuerto era intermitente, todos sus grupos de chat en su teléfono seguían con mensajes de saludos de año nuevo porque hoy era el primer día del año nuevo lunar.

Una niña sentada frente a él lo miró durante mucho tiempo y finalmente se atrevió a saludarlo, —Hola, ¿cómo estás?

Chi Yan se quitó los auriculares, sonrió y asintió con la cabeza a la otra parte. Él también respondió con un —Hola.

El coraje de la niña comenzó a crecer. — ¿Tú también estás solo? ¿Estás aquí para la escuela? ¿Eres estudiante de pregrado o posgrado?

—Soy un estudiante de intercambio. Solo me quedaré aquí por un semestre. ¿Qué pasa contigo?

Su escuela tenía muchos programas de intercambio, los estudiantes de tercer año tenían la opción de ir al extranjero para sus programas de intercambio. La mayoría de la gente todavía prefería ir a América del Norte, mientras que algunos estudiantes que habían elegido ir a Europa, generalmente tenían la intención de viajar por todo el continente. En comparación, Australia era una elección minoritaria. En cuanto a Chi Yan, originalmente había solicitado una escuela en América del Norte, pero de alguna manera, estuvo dispuesto a venir aquí al final.

No fue tan malo. Al menos el aire aquí era bueno, el cielo era lo suficientemente azul y, como país de habla inglesa, el acento no era tan extraño como el de los habitantes de Singapur.

—Estoy aquí para la escuela de posgrado. —La chica se había presentado como Bai Qiu y ya no era tan incómoda. Ella comenzó a conversar con Chi Yan. Aunque ella y Chi Yan iban a Sophus, no estaban en la misma escuela.

El tiempo pasó mucho más rápido cuando comenzaron a conversar, y pronto llegó el momento de abordar el avión.

Esta fue la primera vez que Chi Yan tomó un avión tan pequeño. Solo había cuatro asientos en cada fila y podía sentir cada turbulencia que sucedía en el aire. No tenía más remedio que agarrarse con fuerza al reposabrazos del asiento y cerrar los ojos para resistir la sensación de mareo e ingravidez que le llegaba tan repentinamente cada vez. Pero afortunadamente, el tiempo de vuelo fue muy corto. Desde el ojo de buey, podía ver la costa y los frondosos árboles a lo lejos.

Cuando el avión despegó, la única azafata le dio a cada uno un pequeño pan y bebida y se llevó la basura cuando el avión estaba a punto de aterrizar; era un vuelo realmente corto. Tan pronto como Chi Yan se acostumbró a la turbulencia del pequeño avión, ya estaba a punto de bajar del avión.

—Bienvenido a Sophus. —Esta fue la última frase que escuchó en el avión.

La escuela de Bai Qiu había enviado un automóvil para recoger a los estudiantes en el aeropuerto, pero Chi Yan había perdido la fecha en que la escuela enviaría un automóvil para recogerlos, por lo que tuvo que tomar un taxi hasta el dormitorio.

El aeropuerto no era grande, pero no había casi nadie. Chi Yan arrastró su equipaje durante casi diez minutos antes de ver a una persona.

—Hola, lamento molestarte. Me gustaría preguntar dónde puedo esperar un taxi —le preguntó a la persona.

La persona levantó la cabeza cuando escuchó su voz. Parecía tener treinta o cuarenta años. Su cara estaba cubierta de tierra, su barba completa parecía no haber sido cuidada por mucho tiempo, llevaba un chaleco negro de manga corta y pantalones cortos del mismo color con un par de sandalias negras en sus pies.

Levantó la vista hacia Chi Yan y murmuró algo. Chi Yan trató de discernir sus palabras, pero aún no podía entender lo que estaba diciendo.

Pero podía decir que estaba preguntando a la persona equivocada.

Dándose la vuelta, vio un cartel azul con el logotipo de un taxi.

—Lamento molestarte —dijo apresuradamente, luego tomó el equipaje y fue al punto de espera del taxi.

El hombre miró a su espalda y siguió cantando:

—…Ten cuidado con las garras y los dientes en la oscuridad, te destrozarán, te morderán en pedazos y devorarán tu sangre… Inocente e ignorante extraño, ten cuidado o podrías perder tu vida aquí…


Shisai
Y aquí termina el segundo arco y comienza el tercero, ¿recuerdan que dijo que se va a vengar por las mordidas? ¡En serio lo hará! (㇏(•̀ᵥᵥ•́)ノ)

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *