El Perseguido – Capítulo 62: Un lugar al que no debería haber ido.

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Después de que Chi Yan y Jiang Tian entraron al lugar, no pudieron encontrar a Alex, Emily, ni siquiera vieron caras conocidas, por lo que solo pudieron aferrarse a su copa de vino y deambular por el lugar.

El lugar de la fiesta era más grande de lo que Chi Yan había imaginado. Después de entrar por la puerta, había una gran sala de banquetes en el medio con cuatro salas laterales a ambos lados de la sala principal.

En la esquina de la sala principal, había una banda tocando música relajante. Al otro lado, una mesa de comedor. De vez en cuando, había camareros que traían nuevos platos, frutas, postres y bebidas. Los caballeros y las damas, con sus apariencias bien vestidas, deambulaban perezosamente y casualmente por esta fiesta… como si estuvieran familiarizados con todos los presentes. También había algunos niños y niñas de alrededor de la edad de Chi Yan. La mayoría de ellos estaban parados juntos en su propio círculo social en una esquina.

Cuando llegaron a la fiesta, eran las 7 p.m., Chi Yan y Jiang Tian deambularon por el lugar aburridos hasta que fueron más de las 8 p.m. y descubrieron que lo único que los atraía era la mesa del comedor. Sin embargo, estaban avergonzados de tomar constantemente la comida.

Jiang Tian puso la copa de vino vacía a un lado de la mesa del comedor, señaló el pasillo lateral a la derecha y le dijo a Chi Yan: —Chizi, iré a buscar a Alex y al resto. No sé cuánto tiempo se llevará a cabo la recepción y cuándo es el momento de ingresar al evento principal. —No podría ser así durante toda la noche, donde los participantes solo podían sostener su vino y hablar entre ellos.

—Ok, te espero aquí. Si sucede algo, contáctame por mensaje de texto. —Chi Yan vio como la espalda de Jiang Tian desapareció. Sacó su teléfono y jugó con él. Nadie lo notaría de todos modos.

Pero estaba equivocado. Justo después de jugar un juego durante diez minutos, un hombre se le acercó y le preguntó: — ¿Por qué estás aquí solo? ¿Quién te trajo aquí?

El hombre parecía muy joven, quizás no mucho mayor de veintisiete a veintiocho años. Como Chi Yan no conocía la identidad y la intención de la otra parte, solo pudo mantener cortésmente su teléfono y le devolvió una sonrisa. —Soy estudiante de AHU, mis compañeros me pasaron una invitación y me trajeron aquí.

—Ya veo, así que eres un estudiante… Si tus compañeros de clase no te van a llevar a jugar, ¿te gustaría unirte a mí esta noche? —El hombre sonrió y le ofreció una invitación.

Chi Yan sintió que las palabras y el tono de voz del hombre eran algo extraños, por lo que se negó con una sonrisa rígida. —Está bien, no podría quedarme demasiado tiempo, mis compañeros de clase nos llevarán de vuelta juntos.

Actuó para sacar su teléfono y miró la hora, asintió con la cabeza y dijo: —Ya veo que es casi la hora, necesito encontrarlos.

Después de eso, Chi Yan guardó su teléfono y se volvió hacia la dirección que dejó Jiang Tian. Si su amigo regresara y no pudiera encontrarlo, definitivamente lo llamaría o enviaría un mensaje, por lo que no tenía que preocuparse por no encontrarlo.

El hombre no lo detuvo, sino que sonrió a su espalda… ¿Regresar temprano? Me temo que este niño encantador no sabe qué es exactamente este lugar…

Tan pronto como se había ido por ese camino, fue agarrado por la muñeca. Alex lo palmeó como si estuviera aliviado y dijo: —Gracias a Dios, finalmente te encontré. ¿Dónde está Kevin?

Chi Yan preguntó: —Fue a buscarte, ¿no lo viste?

—Entonces es así… —Alex murmuró y sacudió la cabeza. —No te preocupes por él. Eres suficiente. Lo encontraré más tarde. —Luego lo llevó a uno de los pasillos laterales.

Chi Yan trató de recuperar su mano, pero por la vida de él, no pudo decir por la apariencia de Alex que en realidad era tan fuerte. No lograba liberarse. Afortunadamente, Alex se dio cuenta de su lucha y lo liberó.

Chi Yan se frotó la muñeca izquierda. — ¿Por qué dijiste que soy suficiente? ¿Qué quieres hacer?

—…Jugar a las cartas. —Alex volvió la cabeza para mirarlo. —Estamos jugando a las cartas, ¿sabes cómo? Si no sabes, podemos enseñarte.

—Sí, no necesariamente según tus reglas habituales, pero debería poder aprender bastante rápido. —Chi Yan siguió a Alex al pasillo lateral y se sentó en un sofá redondo de color rojo oscuro en la esquina.

Además de los dos, había otras cinco personas, incluidos Simón y Judy, quienes estaban más o menos familiarizados entre sí. Todos eran amigos con los que Alex jugaba a menudo.

Chi Yan envió un mensaje a Jiang Tian. Le pidió que fuera al sofá en el pasillo lateral a la izquierda. Luego levantó la vista y preguntó: — ¿Qué pasó con Emily? ¿Por qué no está aquí?

—No te preocupes por ella. —Alex se rio casualmente. —Debería estar familiarizada con este tipo de ocasiones. Déjala jugar sola.

Este pasillo lateral estaba muy tranquilo. Después de que se cerró la puerta, toda la ruidosa conversación, música y pasos afuera quedarían completamente cortados. Solo unos pocos jóvenes en el frente se reunirían para hablar en voz baja.

Después de jugar las cartas, el tiempo pasó muy rápido. Después de tres rondas, tocó su teléfono y vio que eran las 9:58 p.m. en la pantalla.

—Ya pasó una hora, ¿por qué Kevin no ha venido aquí? ¿Se enamoró de una belleza? —Bromeó y puso las cartas en la mano sobre la pequeña mesa frente al sofá. —Saldré a buscarlo —dijo mientras se levantaba y estaba a punto de salir, pero las otras seis personas se pusieron de pie en ese momento y le bloquearon el paso. — ¿Qué pasa? Voy a buscar a Kevin… Simón. ¿Podrías disculparme por un momento? —Chi Yan no había comprendido lo que estaba sucediendo en el momento, y no entendía por qué se levantaron.

Simón no se movió ni habló, solo se quedó ahí y lo miró. Las luces en los pasillos laterales eran muy oscuras, la mitad de su rostro estaba oculto en la sombra, delineando una mirada extraña casi como una sonrisa.

En este momento, finalmente se dio cuenta de que algo andaba mal. Miró a las personas frente a él y confirmó cada vez más que estaban bloqueando deliberadamente el camino, al igual que algunos gatos malos bloqueando el camino de los pequeños ratones que no tenían forma de escapar.

Chi Yan miró a Alex, su garganta se movió un poco, fingiendo sonreír y dijo: — ¿Estás jugando un juego? ¿O algún tipo de broma que no conozco?

Alex miró su reloj en su muñeca izquierda y le sonrió: —Jerry, gracias a tu advertencia, me di cuenta de que es hora.

Chi Yan inconscientemente siguió su movimiento y echó un vistazo a su teléfono. Habían pasado tres minutos desde entonces y eran las 10:01 p.m. ahora.

La frase de Alex “se acabó el tiempo” fue como el gatillo de un interruptor, desde entonces, nadie dijo nada, pero los seis usaron una expresión ferviente anormal para mirar a Chi Yan, quien estaba en el centro siendo rodeado. Miró por el rabillo del ojo a las dos personas cuyos nombres no recordaba y vio una visión extremadamente horrible: dentro de las sombras, el color de sus caras se había desvanecido en una especie de color pálido y sin vida. Lo que era aún más aterrador eran los dos colmillos que sobresalían de sus labios.

En ese instante, Chi Yan estaba tan asustado que su corazón casi se detuvo, y rápidamente cambió su línea de visión. Afortunadamente, Alex, Simón y el resto todavía tenían su aspecto habitual, es solo que su piel parecía haberse vuelto más pálida de lo habitual… Pero esto también podría ser un producto de su imaginación, al igual que esa vista de hace un momento, era nada más que una ilusión causada por la iluminación y las sombras.

La atmósfera de repente se volvió extremadamente silenciosa, como si incluso sus latidos se hubieran detenido.

No tengas miedo, no tengas miedo. Pueden estar creando deliberadamente una atmósfera extraña para asustarte, quieren verte orinar aterrorizado y avergonzarte. Chi Yan estaba estimulando su coraje interiormente cuando de repente se dio cuenta de una anomalía en esta atmósfera silenciosa y subrepticia: incluso se movió imperceptiblemente hacia la dirección de Alex y lo sintió con cuidado.

No pudo evitar tragar su saliva, no fue su error, porque desde entonces, el corazón de todos había dejado de latir. En este mismo momento, en este mismo lugar, solo podía sentir sus propios latidos.

De las siete personas presentes, él era el único ser humano.

Las pupilas de Chi Yan se contrajeron de inmediato.

Como si Simón hubiera obtenido un enorme placer al ver su aspecto horrorizado después de descubrir la verdad, abrió la boca y comenzó a sonreír. Se lamió los dientes con satisfacción: esos colmillos largos y afilados brillaban con una luz fría.

Alex lo tranquilizó con un tono fuerte y relajante: —Ten la seguridad, Jerry, de que no tienes que tener miedo, no será demasiado doloroso y tampoco queremos quitarte la vida. Tal vez, incluso llegarás a amar este tipo de sentimiento. Muchos humanos disfrutan la sensación de que les chupen la sangre, como Emily, por ejemplo.

La mente de Chi Yan procesaba rápidamente las palabras que escuchó, “dolor”, “humano”, “chupen sangre”… En realidad no eran humanos si no… ¿los vampiros de las leyendas?

Esta respuesta había invadido por completo su idea de la palabra real y no pudo aceptarla momentáneamente.

Los vampiros reprimidos durante mucho tiempo no le dieron más tiempo para responder y se acercaron a él poco a poco bajo la dirección de Alex, reduciendo gradualmente el círculo.

Chi Yan se quedó ahí y estaba demasiado nervioso para hacer algún movimiento. No podía imaginar lo que iba a enfrentar en absoluto y ninguno de los conocimientos de autoayuda, que había leído antes, podría utilizarse en esta situación.

*Toc, toc, toc*

En este momento, una serie de golpes sin prisa salieron de la puerta.

Y cuando quien tocaba no recibió ninguna respuesta abrió la puerta por iniciativa propia.

Acompañados por el crujido de la puerta, Chi Yan y los vampiros volvieron la cabeza para mirar al hombre que apareció de repente en este momento crítico.

Era un hombre de mediana edad con cabello gris. Estaba vestido con un traje de tres piezas con el pelo peinado cuidadosamente. En su pecho había un reloj de bolsillo dorado de estilo antiguo grabado con espinas y rosas.

Miró la escena con calma y dijo en el mismo tono pausado: —Lo siento, jóvenes caballeros y damas. Su Alteza me ha ordenado que vaya y le lleve a este caballero.

Usó oraciones declarativas y no había ninguna intención de pedirle a nadie su opinión, como si estuviera respaldado por la voluntad suprema del mundo.

La mirada del hombre estaba dirigida a Chi Yan. No hace falta decir que los vampiros en la habitación sabían a quién se refería.

Había dos vampiros mirando a Alex mientras que el otro miraba a Simón como si esperaran su decisión. Judy quería decir algo, pero Simón sostuvo su mano firmemente.

—Por supuesto. —Alex retiró sus colmillos y sonrió con gracia al hombre de mediana edad. —Espero que Jerry pueda satisfacer a su alteza real.

Estiró la mano y empujó a Chi Yan.

El hombre asintió, indicando a Chi Yan que se fuera con él.

Shisai
¿Salvado?

 

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *