El renacimiento de una estrella de cine – Capítulo 24: Cereza Negra

Traducido por AlbaAVD

Editado por Ayanami


Qiu Qian, que estaba junto a Bai Lang, pareció notar como su mirada se detuvo en alguien.

Siguió su mirada y, al mismo tiempo, Su Quan también los miró a los dos.

Inmediatamente, Su Quan sonrió de una manera familiar. Después de sonreírle a Qiu Qian, su mirada recorrió a Bai Lang y, como por coincidencia, su sonrisa se desvaneció con naturalidad, como si el saludo hubiera sido completado. No había nada inusual, pero, al mismo tiempo, Bai Lang sintió como una frialdad lo invadía.

Sin embargo, eso también fue normal. Bai Lang no tenía ninguna relación con Su Quan, por lo que también miró hacia otro lado y continuó observando su entorno. Fue justo como Qiu Qian le había dicho. Rong SiQi no parecía estar aquí.

Qiu Qian se acercó a él y dijo con una sonrisa burlona: 

—¿Qué estás mirando? Su Quan nos acaba de saludar.

Hoy, Qiu Qian, por fin, se vistió formalmente. Llevaba un traje tradicional de tres piezas. El color predominante era un gris oscuro combinado con una camisa negra y una corbata púrpura oscura. Quizás, debido a que no estaba acostumbrado, actualmente, el nudo de su corbata ya había sido torcido por Qiu Qian.

—Solo a ti, no a nosotros —Bai Lang miró a su alrededor. Después de confirmar que estaban en un rincón tranquilo, extendió la mano y ayudó a Qiu Qian a enderezarse la corbata y, al mismo tiempo, acomodar el cuello de su camisa.

Qiu Qian cooperó alzando la barbilla. Miró a Bai Lang de manera complacida.

—Si quieres saber sobre Su Quan, solo pregunta y te responderé. Sin embargo, si no preguntas, creeré que no quieres saberlo.

Bai Lang siguió ayudando a suavizar los hombros del traje de Qiu Qian. Este movimiento fue algo que había aprendido cuidadosamente en “The Regal Suit”. 

—Todavía confío en ti.

—¿Todavía? —Qiu Qian agarró la mano de Bai Lang —¿Eso significa que las cosas pueden cambiar?

Bai Lang solo respondió vagamente. 

—La confianza es algo muy simple. Si está ahí, está allí. Si no lo está, entonces no está.

AlbaAVD
Si hay confianza perfecto, si no la hay, pues no se puede hacer nada más

Bai Lang, claramente, se estaba distanciando deliberadamente, al usar esta forma de hablar. Al igual que antes, sin importar cuánto investigó, Qiu Qian sintió que no tenía la capacidad de ver a través de él. Era como un espejismo, cerca y, al mismo tiempo, lejos. Es por eso que sintió que necesitaba romper la barrera entre ellos lo más rápido posible, de lo contrario no tendrían ninguna posibilidad de un futuro juntos.

Qiu Qian apretó firmemente su mano con la de Bai Lang. En este momento estaba haciendo todo lo posible para aferrarse a él.

—Muy bien. Entonces, saludemos al anfitrión.

Bai Lang asintió con la cabeza. Qiu Qian no soltó su mano, continuó sosteniéndola mientras caminaban hacia el otro lado de la habitación.

Durante los primeros pasos, Bai Lang titubeó y caminó lentamente, pero luego comenzó a seguirlo con grandes pasos.

Después de todo, ¿no era este el tipo de relación pública que murió tratando de lograr en su vida pasada? En esta vida, no necesitaba hacer nada y, en cambio, casi se le imponía. Pensarlo de esta manera realmente hizo reír a Bai Lang sin poder hacer nada.

♦ ♦ ♦

El formato de la cena de esta noche fue el de un buffet.

Los invitados iban a buscar su propia comida y bebida, y se estableció un área de comedor cerca con asientos libres.

La ventaja de este formato era que los invitados podían moverse libremente y mezclarse sin las restricciones de los asientos formales. Sin embargo, si uno no podía encontrar a alguien con quien quisiera hablar o a quien quisiera hablar con ellos, entonces, solo podían sentarse solos y aburrirse. Es por eso que la invitación establecía claramente que los invitados podían traer un acompañante. Bai Lang había visto varios artistas en la multitud y, por lo tanto, sabía que no había nada de malo en su asistencia. Sin embargo, en cuanto a la naturaleza de la compañía que traía cada persona, dependía de ellos decidir. 

[Nota Traductor Inglés: es decir, si quieren traer a su amante o su esposa, depende de ellos.]

El anfitrión del cumpleaños fue sénior Rong Ai. Estaba acompañado por varios ancianos de la familia Rong para recibir las felicitaciones de cada invitado. Justo antes Rong Ai había subido al escenario para dar un simple agradecimiento e iniciar formalmente la fiesta. Luego de eso no hubo otros discursos organizados porque había tanta gente importante en la fiesta que no era apropiado elegir a quién poner en el escenario y a quién dejar de lado. Así que solo el anfitrión del cumpleaños pronunció un discurso. Y como el líder del negocio de aviación número uno del país, definitivamente, tenía ese derecho.

Esta noche Rong Ai llevaba un abrigo Tang dorado. Su figura era delgada y baja, sin embargo, todavía parecía muy animado.

Cuando Bai Lang y Qiu Qian se acercaron, Rong Ai acababa de terminar de hablar con Hong Yu, quien estaba sentado en una silla de ruedas. Para hacer que el jefe de la familia Rong venga a hablar con él personalmente, quedó en claro que la identidad de esta persona era de gran importancia, incluso entre este grupo de invitados de honor.

Rong Ai lució una sonrisa alegre toda la noche. Cuando vio a Qiu Qian, extendió la mano.

—Oh, ¿no es este Xiao Qiu? Bienvenido, bienvenido. Cuando una persona tan joven está dispuesta a asistir a la fiesta de cumpleaños de este anciano, realmente me hace sentir como un joven de nuevo.

La familia Qiu controla el negocio del transporte marítimo y la familia Rong controla el negocio del transporte aéreo. Desde hace mucho tiempo tenían muchos negocios en común. En estos dos años, cuando Qiu Qian había comenzado a representar a la familia Qiu en su negocio de envío, naturalmente, tuvo mucho contacto con la generación más joven de la familia Rong y ya estaban familiarizados entre sí.

Qiu Qian sonrió y le devolvió el apretón de manos cálidamente. 

—Felicitaciones al élder Rong. Que tu vida sea larga y próspera.

—Gracias por las palabras y también por las ollas de kumquats[1]. Se ven muy frescos y llenos de fortuna. Nos encanta tanto el cómo se ven que no puedo comérmelos —Rong Ai sonrió alegremente. Pudo recordar con precisión el regalo que Qiu Qian le había enviado por adelantado. Esto demostró que su capacidad para tratar con extraños y que su atención al detalle era muy buena.

—Si al élder Rong le gusta, me complace enormemente. —Qiu Qian sonrió. —No solo los mires. Cómelos, son buenos para el cuerpo. En cuanto al método de alimentación, ¿quizás, Bai Lang le pueda dar algunas sugerencias al élder Rong? —Esto, naturalmente, le dio a Bai Lang una oportunidad para hablar.

—Feliz cumpleaños al élder Rong. Le puedo sugerir que además de comer, también puede lavarlos y si seca la piel puede preparar un té. Es bueno para la digestión y para aliviar la flema —Bai Lang no necesitó detenerse mucho para pensarlo. Después de todo, este regalo fue elegido por él. —Sin embargo, una hora antes y una hora después, no debe comer ningún tipo de productos lácteos.

Un destello de sorpresa se mostró en los ojos de Rong Ai. Después de todo, a muchas personas les gustaba traer celebridades a este tipo de eventos. Era como si las mujeres llevaran un bolso de diseñador para presumir. Él estaba acostumbrado. Sin embargo, dado que la mayoría de estos socios eran solo temporales, generalmente, no se les daría la oportunidad de conversar con nadie importante. Anteriormente, cuando Qiu Qian había venido, a menudo había traído algunas pequeñas celebridades con él y había seguido esa regla. Pero ahora…

—Entonces, es así —Algunos pensamientos giraron dentro de la cabeza de Rong Ai y le sonrió a Bai Lang. —Es bueno que haya venido, señor Bai. He oído que anteriormente ayudó mucho a nuestro SiQi y no he tenido la oportunidad de agradecerle —Después de hablar, extendió la mano y estrechó la mano de Bai Lang, claramente, también lo trataba como un invitado adecuado.

—No hay necesidad. Es solo mi trabajo. —Bai Lang aceptó el saludo. 

—Muy bien. Está bien que los jóvenes hagan lo que quieran, sin embargo, no importa lo que elijan, siempre deben hacer lo mejor en lo que hagan —Rong Ai asintió y sonrió. Miró a su alrededor y dijo: —Hijo, ¿SiQi no vino hoy?

Junto a él apareció un hombre serio de mediana edad. 

—No. Él tiene lecciones esta noche.

—Está bien tomarse un descanso de vez en cuando. Dígale que venga y acompañe al Sr. Bai a conversar. —Rong Ai instruyó. —No hay tantos jóvenes en la fiesta. No sería bueno que el Sr. Bai se aburra.

Después de que expresó sus intenciones, una mujer, a pocos pasos de distancia, vestida con un traje color crema de aspecto profesional se acercó y dijo con una sonrisa: 

—Abuelo, probablemente no lo sepas, pero, en realidad, el Sr. Bai también conoce a nuestro Xiao Zan. Anteriormente vino a visitarnos con algunos postres caseros. Después de eso, aunque Xiao Zan no hable mucho, puedo decir que le dejó una fuerte impresión positiva.

Rong Ai estaba realmente sorprendido esta vez. 

—Vaya, dejar una fuerte impresión en Xiao Zan. Eso es realmente extraordinario.

Cuando el tema se dirigió a los niños, Bai Lang de inmediato se sintió mucho más relajado. 

—Resulta que somos vecinos. Xiao Hai siempre está haciendo un escándalo por querer jugar con Xiao Zan, así que no tuve más remedio que molestarlos.

Rong Ai se sintió un poco perdido. 

—¿Xiao Hai?

Qiu Qian sonrió e intervino: 

—Es mi hijo, Qiu XiaoHai. Está en la misma clase que tu nieto, Rong Zan.

—¿Qué coincidencia? ¿Cómo es que nadie me lo dijo? —Rong Ai estaba sorprendido y alegre a la vez. —Esto es realmente el destino. La próxima vez todos deberíamos comer juntos y familiarizarnos. Si el Sr. Bai realmente puede hacer que ese nieto mío, que siempre tiene una cara inexpresiva, muestre algunas expresiones, entonces, es algo que tengo que ver. 

Como la conversación se había convertido en asuntos familiares, la atmósfera se volvió mucho más íntima. Hasta que una voz elegante los interrumpió.

—¿De qué estás hablando tan felizmente, octavo hermano? —Era un hombre de mediana edad, ligeramente regordete pero culto. A su lado estaba la elegante emperatriz cinematográfica Fei Hong. Ambos sonrieron cuando se acercaron.

Bai Lang lo reconoció. Era uno de los rivales de Qiu Qian en la generación más joven de la familia Qiu, el tercer hijo, Qiu Kuo. Unos años más tarde, Qiu Qian lo pisotearía sin piedad. El evento incluso había llegado a las noticias. 

[N/T: No sé si es confuso, pero en este momento QQ no ha sido declarado oficialmente como el heredero de la empresa familiar Qiu, es solo que su abuelo le ha estado dando más poder y parece que esto va a ser así a futuro.]

Qiu Kuo dijo gentilmente: 

—En una ocasión como esta, no es bueno ocupar demasiado el tiempo del anfitrión. Como soy tu hermano mayor, es mi trabajo darte un pequeño recordatorio. De lo contrario, los extraños podrían pensar que nuestra familia Qiu no te crió bien.

La sonrisa no abandonó la cara de Qiu Qian, pero sus ojos se volvieron significativamente más fríos. La forma de hablar de Qiu Kuo dejó en claro que les estaba diciendo a todos que Qiu Qian no había sido criado bien.

Si uno quisiera hablar sobre el padre de Qiu Qian, Qiu EnXin, además del hecho de que era un magnate del transporte marítimo y el juego de azar, entonces, su logro más notable hasta la fecha sería la toma abierta y pública de cuatro esposas. Y Qiu Qian ni siquiera era el hijo de alguna de estas cuatro “esposas”, sino sólo una hierba salvaje nacida en el exterior. No fue llevado adecuadamente a la casa familiar hasta que se hizo mayor. Las historias sobre la desordenada vida privada de esta gran familia también eran famosas en todo el país.

Por lo tanto, Qiu Qian tampoco lo disimuló, solo respondió a la ligera: 

—Puede recordar el tener, pero no puede recordar el criar. Ese viejo también debe estar muy ocupado.

En pocas palabras, colocó un sombrero de “exponer la fealdad familiar a terceros” sobre la cabeza de Qiu Kuo.

La cara de Qiu Kuo se congeló. Solo podía aclararse la garganta y darse la vuelta para presentar sus respetos a Rong Ai. 

—Perdón por hacer reír al élder Rong. Soy un joven de la familia Qiu, el tercer hijo Qiu Kuo. Esta vez represento a mi padre para presentarle mis respetos al élder Rong en su cumpleaños. Deseo que su fortuna sea tan amplia como el mar del este y la longevidad tan larga como la montaña del norte. Este joven ha acompañado a mi padre a estudiar y aprender durante mucho tiempo. A menudo lo escucho hablar sobre sus logros y le he admirado durante mucho tiempo. Esta vez también espero tener la oportunidad de aprender del élder Rong y le agradecería de antemano su orientación. 

[N/T: No sé si lo aparece, pero Qiu Kuo está hablando de una manera muy obsequiosa y demasiado —culta—.]

Rong Ai continuó sonriendo. También estrechó la mano de Qiu Kuo de la misma manera que al resto. 

—Así que eres otro descendiente de la familia Qiu. Bienvenido, bienvenido.

Qiu Kuo sostuvo su mano y también inclinó su cuerpo 75 grados. El movimiento fue muy humilde y respetuoso.

Sin embargo, cuando Rong Ai ni siquiera había tenido la oportunidad de retirar su mano, otra mano como el jade se estiró.

Fue Fei Hong quien sonrió bellamente. 

—Esta joven es Fei Hong. También quiero desearle al anciano un feliz cumpleaños y una larga vida tan brillante como el sol y la luna.

Aunque sus palabras fueron muy amables y según las tradiciones occidentales, estrecharle la mano a una mujer no era grosero, sin embargo, la gente de aquí era vieja y tradicional. A los ojos de la gente que rodeaba el movimiento de Fei Hong, claramente demostraba que no conocía su lugar. Por un momento, Rong Ai no dijo nada ni extendió la mano.

El hijo mayor, Rong, dio un paso adelante y extendió su mano. 

—Bienvenida. El nombre de la Sra. Fei es muy famoso.

Dado que fue felicitada de esta manera, la alegría cruzó por la cara de Fei Hong. Rápidamente, olvidó el momento de incomodidad.

Los dos apretones de mano se completaron y la incomodidad del rechazo de Rong Ai se disolvió. Sin embargo, cuando Rong Ai vio que Qiu Kuo no parecía entender este asunto en absoluto y, en cambio, parecía complacido, su sonrisa se desvaneció ligeramente. Al mismo tiempo, Qiu Qian se despidió. Estaba claro que no quería pasar mucho tiempo con ese hermano suyo. Rong Ai hizo algunos comentarios corteses sobre pasar un buen rato y luego vio a Qiu Qian alejarse sosteniendo la mano de Bai Lang.

Este par de espaldas eran rectas y elegantes, ni muy humildes ni demasiado orgullosas, su comportamiento ha sido natural y agradable. Rong Ai quería suspirar. A pesar de que dos hombres juntos, claramente, no eran nada tradicionales, en comparación con la pareja masculina y femenina frente a él en este momento, de alguna manera, le hicieron sentir mucho más cómodo.

No mucho después, Rong SiQi entró con un traje y produjo un pequeño alboroto en los invitados dentro de la fiesta.

Hasta ahora, pocas personas en el exterior conocían la relación entre Rong SiQi y la familia Rong. En banquetes de negocios o formales, incluso si vinieran otros miembros de la familia Rong, Rong SiQi nunca aparecería. Pero esta vez lo hizo y, bajo la mirada de la mitad de las personas en el salón, vieron que después de hablar con Rong He por unos momentos, de inmediato se dirigió directamente hacia Bai Lang.

—Hermano Lang, hola —dijo Rong SiQi de inmediato. —Lo siento por llegar tarde.

Bai Lang sostenía un plato de fruta. Él sonrió.

—Yo soy el que debería disculparse. No pensé que harían que tuvieras que venir. ¿Has comido?

Rong SiQi, muy sinceramente, sacudió la cabeza. 

—Aún no.

En este momento, ya eran las siete u ocho de la noche.

Bai Lang preguntó con curiosidad: 

—Dijeron que tenías lecciones. ¿De qué tipo?

Una expresión frustrada apareció en la cara de Rong SiQi. 

—Clases de inglés.

—¿Es difícil?

Rong SiQi asintió con la cabeza, malhumorado.

Bai Lang quería reír. Estaba a punto de compartir algunas técnicas de estudio que tenía cuando, de pronto, su boca estaba llena con una cereza negra muy grande.

Qiu Qian apareció a su lado. Su plato estaba lleno hasta el borde con carne. Alzó una ceja. 

—Habla después de comer. ¿Por qué tienes prisa?

Bai Lang se sintió impotente. Era muy difícil hablar con una cereza en la boca. Solo podía señalar un asiento, indicándole a Rong SiQi que deberían sentarse allí.

Después de que Bai Lang se alejó unos pasos, Qiu Qian miró a Rong SiQi y le dijo de manera algo acusadora.

—Hablar está bien, pero Bai Lang ya tiene novio.

Todavía estaba un poco descontento con la fiesta de fin de año donde Bai Lang había pasado toda la noche hablando con Rong SiQi. Aunque claramente no hubo fuegos artificiales entre estas dos personas.

Sin embargo, inesperadamente, Rong SiQi lo miró a los ojos, sin miedo, antes de decir.

—La hermana Fang me dijo que el hermano Lang le debe dinero. ¿Cuánto le debe?

La ceja de Qiu Qian se alzó más. 

—¿Por qué quieres saber?

—Se lo devolveré.

—¿Pagarás por él? —Qiu Qian entrecerró los ojos. ¿Estaba equivocado acerca de este niño? —¿Y luego qué?

Rong SiQi guardó silencio por un momento. Luego, respondió: 

—Entonces, el hermano Lang puede pagarme lentamente.

Qiu Qian no pudo evitar estallar en carcajadas. De alguna manera, entendió por qué a Bai Lang le gustaba hablar con este chico.

—Está bien pequeño hermano, ve a buscar tu comida. Come más para que puedas crecer más rápido.

Rong SiQi no entendió. Él frunció el ceño. 

—No me has respondido.

Qiu Qian dijo alegremente: 

—En este momento no me debe dinero. Me debe algo más —Tomó su plato y se fue.

Su Quan estaba parado al otro lado de la habitación, observándolos sin perderse ni un solo momento de lo que acababa de ocurrir.

[1]El naranjo enano, naranjo chino o kumquat, llamado quinoto en Paraguay y Argentina, muy frecuentemente confundido con la variedad de naranja llamada «quinoto», es un género de árboles y arbustos frutales de la familia de las rutáceas, estrechamente emparentados con los cítricos, con los que son capaces de hibridarse.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *