Gato K – Capítulo 14

Traducido por Shisai

Editado por Nemoné


Mi nombre es K.

En el mundo del que era originario, tenía el nombre「Park」. La bruja que me convirtió en gato me llamó 「Blackie」, y los humanos en este lugar principalmente me llamaron 「Mariposa」, o simplemente 「Gato」. A veces incluso me llaman con 「tch, tch, tch」. Eran nombres de mal gusto y poco elegantes, pero no les hice caso. Mi nombre era K sin importar cómo me llamaran.

No pensé que los nombres fueran tan importantes. Incluso si alguien me llamara por el nombre de ese gato orco, 「Ruby」, no me convertiría en un gato orco. Además, si me llamaran 「Simon」, no me convertiría en un humano con una constitución tosca. Por lo tanto, el nombre por el que me llamaron en particular no era importante.

Por supuesto, solo porque dije que el nombre no era importante no significa que no sean útiles. Porque, inevitablemente, habrá una situación en la que necesitarás llamar a alguien, o tú mismo serás llamado. Podrías llamar a tu amigo caminando delante de ti con un “¡Oi!” u “¡Oye!”, tal vez incluso “¡Amigo!”, pero llamar el nombre de tu amigo es más conveniente. Y cuando estás pensando en alguien, en lugar de “Esa persona hizo eso”, pensar “X hizo eso” es mejor. O no.

Y por eso, di mi nombre.

—…

Sugar Prince guardó silencio. Un sentimiento de impotencia me invadió. Entrecerre mis ojos y aumente la presión sin palabras.

Vamos, di mi nombre. Venga.

Pero incluso conmigo presionando, no sabía cómo abrir la boca de Sugar Prince. Siempre me había entendido como un fantasma, pero esta vez no lo entendió en absoluto. Sentí frustración y aparté la cabeza de Sugar Prince.

Chico malo. Chico inútil. Chico sin derecho a ser un sugar daddy.

Tenía la idea equivocada de este tipo hasta ahora. Alguien como él no tenía derecho a ser el Sugar Prince de un gato hermoso y superior como yo. No tenía derecho a acariciar mi pelaje sedoso, ni a jugar con mi cola. Llamar a ese estudiante de primaria tan fácilmente, Rosemary, Rosemary. Pero no dice mi nombre, hmph. Hmph, cabeza de caca.

— ¿Hay algo que no es de tu gusto?

Sugar Prince preguntó esto en voz baja. En lugar de responder con un “Nyaong”, aparté la mano que me acariciaba la espalda. Un tipo sin derecho a tocarme se atreve a tratar insolentemente de acariciar mi pelaje. ¡Absurdo!

Expresé mi furia hacia Sugar Prince, quien estaba mirando su mano rechazada con una mirada endurecida. Le silbé y comencé a alejarme. Mis entrañas estaban hirviendo mientras daba vueltas alrededor de Sugar Prince, y con cada paso que daba, mi frustración se acumulaba aún más. No importa cuánto trate de calmarme, no pude lograr mi objetivo en lo más mínimo.

Sugar Prince me observaba atentamente mientras daba vueltas alrededor de él. Caminé, fingiendo que no me daba cuenta cuando nuestras miradas se encontraban ocasionalmente. ¡Mostré mi enojo lo mejor que pude y siseé!

En realidad, esto no fue particularmente culpa de Sugar Prince. Yo también lo sabía.

No importa cuán bien pudiera comprender mi estado de ánimo, no era razonable que entendiera el significado de las palabras “Mi nombre es K, date prisa y llámame por mi nombre”. Aunque sabía esto, me sentí herido y triste. Como estaba herido y triste, me sentí frustrado. Como me sentía frustrado, también me enojé.

Me detuve momentáneamente y estudié los collares extendidos en el suelo.

Como había estado malhumorado todo el día, estos artículos fueron distribuidos por el comerciante que Sugar Prince había llamado. Normalmente, me habrían puesto de buen humor, y habría elegido uno que me gustara. Sin embargo, no había forma de que pudiera ver ese tipo de cosas ahora. Más bien, simplemente me hizo sentir más frustrado. Y así, como si tratara de callar los ruidosos collares, los pateé con los pies. Cuando siseé y tiré los collares, la cara del comerciante se volvió rápidamente de un tono azul oscuro.

En este momento, mientras miraba a mi alrededor, también podía ver varios bolígrafos completamente destruidos.

Una vez que la operación del collar había fallado, eran los bolígrafos que Sugar Prince había sacado y movido delante de mí. En lugar de perseguirlos con entusiasmo, los aparté de inmediato y saqué mi frustración sobre ellos. Solo cuando rasgué las plumas con los dientes mientras miraba a Sugar Prince, el chico se dio cuenta de la gravedad de la situación.

Salté a un sofá a un lado de la habitación y me acurruqué en una bola.

Cuando abrí los ojos a escondidas, Sugar Prince me miraba tranquilamente. Al ver su expresión ligeramente tensa, me sentí un poco mal por él. Pero ya había endurecido mi corazón. Si todavía estaba medio dormido después de despertar de una siesta con él o completamente alerta, no había duda de que iba a destrozar su pecho en harapos.

Silbé.

Hasta que digas mi nombre, dormiremos en habitaciones separadas, ¡así que no te acerques!

Lancé una advertencia salvaje y cerré los ojos. Estaba entre cojines suaves, así que no hacía frío ni era incómodo, pero sin el calor corporal de Sugar Prince y el sonido de los latidos de su corazón, me vino a la mente la idea de que estaba solo con indiferencia. Moví mi cola mientras pensaba en cómo todo esto fue culpa de Sugar Prince.

¿Eh?

Abrí los ojos rotundamente ante la escena que vi tan pronto como desperté. Claramente me había quedado dormido en el sofá anoche, así que no sabía por qué estaba viendo la cara de Sugar Prince justo enfrente de mí. Levantando la cabeza y mirando a mi alrededor, encontré que estaba acostado en el pecho de Sugar Prince como siempre.

¿Por qué estoy aquí?

Estaba tratando de pensar en lo que había sucedido cuando Sugar Prince abrió los ojos lentamente. Estaba nervioso y rápidamente cerré los ojos y fingí estar dormido.

Incluso era posible que me hubiera subido a la cama y luego al pecho de Sugar Prince inconscientemente mientras dormía. Incluso si no fuera así, todo el tiempo antes de quedarme dormido, estaba dando vueltas porque echaba de menos el pecho de Sugar Prince. Si por casualidad realmente me asustara y lo dejara solo para que volviera a dormir, sería muy vergonzoso. Bueno, no tenía que pensar en eso de forma tan negativa. Quizás Sugar Prince me había movido en secreto. Sí. Eso es probablemente lo que sucedió.

Me estaba devanando los sesos sobre esto cuando una mano grande comenzó a cepillarme la espalda. Cada vez que me acariciaba, era la sensación de mi frustración derritiéndose felizmente como la nieve. Fue peligroso. De esta manera, podría terminar perdonando a ese tipo limpiamente. Como si acabara de despertar, iba a abrir los ojos lentamente. Después de mirarlo y pestañear una o dos veces, hacer un movimiento de sorpresa y saltar al suelo. Entonces, silbaría una amenaza a Sugar Prince, continuaría haciendo un escándalo y mostrando mi enojo como ayer. Incluso si me hubiera arrastrado aquí solo mientras dormía, no me vería tan fácil. Este fue mi proceso de pensamiento cuando abrí los ojos. Pero los ojos dorados que enfrenté se relajaron suavemente y se impregnaron con una sonrisa.

—Te has despertado.

Mientras miraba distraídamente esos ojos dorados bellamente sonrientes, inconscientemente solté un maullido ante esas palabras susurradas.

—Nyaang.

Unos segundos más tarde, cuando mis sentidos volvieron a mí, mi garganta ya retumbaba con un ronroneo. Pensé que esto era solo una parte de mi plan mientras ronroneaba a la mano que me acariciaba la cabeza y el cuerpo. Nunca me rendiría para que llamara mi nombre, ni aunque sus ojos sonrientes me hubiesen conquistado por completo.

Bueno… en cualquier caso, esto y aquello había sucedido, y renuncié a mis planes de usar habitaciones separadas.

A decir verdad, pensar en ello ahora, usar habitaciones separadas no era una buena idea en primer lugar. ¿No decían eso? No importa cuán grande sea la pelea entre un esposo y una esposa, aún debes dormir en la misma cama. Resulta que todas esas palabras tenían un profundo significado dentro de ellas. Decidí seguir agresivamente ese consejo.

—Nyaang.

Definitivamente todavía estoy enojado contigo, ¡así que no lo olvides!

Dije esto con una cara malhumorada, pero sus ojos dorados sonrieron maravillosamente una vez más. Realmente no podía entender por qué ese tipo sonrió con sus ojos así. ¿A quién estaba tratando de seducir? Bueno, ya que solo sonríe frente a mí, está bien.

Pero, ¿qué podría hacer para que Sugar Prince sepa mi nombre?

Mirando la personalidad de Sugar Prince, no parecía que fuese a inventar el nombre que quisiera para mí. Cuando me trajo aquí por primera vez, había una criada que me preguntó si debía nombrarme. En ese momento, Sugar Prince acababa de mirarme tranquilamente y sacudió la cabeza sin decir nada. A decir verdad, me había preocupado que me llamaran algo como 「Sebastián」 y dejé escapar un suspiro de alivio.

Recordando aquello, mi Sugar Prince era un tipo con bastante sentido común. Quiero decir, mirando cómo no me dio un nombre extraño sin pensar. ¿Cómo era tan amable, gentil y capaz, pero también cargado de sentido común? Era un poco tímido, pero ¿y qué? Todos tienen sus puntos débiles.

Quería volver rápidamente a ser humano. Entonces incluso podría decirle a Sugar Prince mi nombre.

¿Qué diría Sugar Prince si me convirtiera en humano? ¿Se sorprendería y huiría corriendo? Tal vez incluso se enojaría conmigo y me diría que le devolviera al gato. Incluso podría ser atrapado por los soldados y encarcelado. ¿Quién creería que un humano había sido puesto bajo una maldición y convertido en un gato?

… De todos modos, no pensé que fuera necesario tener prisa por volver a ser humano. No era malo estar un poco más de tiempo cerca de Sugar Prince, esta persona solitaria. De todos modos, un poco más.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *