Indiferente a las arenas frías – Capítulo 14: La melodía de Xiao

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Yuwen Yuan se inclinó lentamente frente a Xiao Qinyun.

—Mi duquesa.

De inmediato, recupera la compostura y responde a su estado con una sonrisa.

—General Yuwen, eres muy dulce. No garantizo tu cortesía.

Le responde con una sonrisa que no es exactamente una sonrisa, antes de darle una carta cubierta con cera dorada.

—Esta es una carta para usted de Su Excelencia, el Ministro de Izquierda.

Ella sonríe para mostrar gratitud.

—Su trabajo duro es apreciado, general.

—Debería estar bebiendo con Su Alteza, ¿verdad? Entonces, ¿qué te trae por aquí?

Pasa los dedos sobre el sobre, pero no lo abre y se mueve un poco para señalarme.

—Yo, se lo agradezco.

Ella hace una pausa y mira en la dirección detrás de él.

—Mañana será un día ocupado y no quería olvidar el mensaje de Su Excelencia. Se lo presenté tan pronto como me fue entregado, pero me sorprendió que no estuviera en su habitación. También me sorprendió encontrarte aquí, en este espacio del campo militar.

Ella sonríe y dice:

—Estaba aburrida y salí a caminar.

Él entrecierra los ojos y me estudia, sus ojos brillantes que reflejan maldad.

—Es verdad. Puede faltar diversión en el ejército. Es normal que la duquesa se aburra. ¿Pero quién podría ser la causa?

Ella duda, pero su sonrisa regresa en un abrir y cerrar de ojos. Da un paso adelante y se vuelve hacia mí, explicando:

—Permíteme presentarte. Este es el general Yuwen de Great Yan. —Ella le mira fijamente.

—¿De verdad…?

Se detiene a mitad de la oración y me mira. Ella no sabe dónde mirar por la tensión. Aprieto los labios, pero no sé qué decir. Es cierto, mi estado aquí es muy extraño.

Lo pienso dos veces antes de elegir la explicación más cautelosa sin levantar sospechas.

—Soy un diputado general que sirve bajo el mando del general Zhou Zhenluan, de Gran Rui.

—Han Xin es mi nombre.

Zhou Zhenluan, ¿eh? Me crucé con él. Las comisuras de su boca se levantan ligeramente.

—Entonces, tú…solo eres un prisionero.

Le devuelvo la sonrisa.

—Así que no tiene que preguntar, general, ya que solo soy un prisionero.

Él junta sus manos detrás de su espalda y camina hacia adelante.

—Sin embargo, sé una o dos cosas sobre el clan Han de Gran Rui.

Sus ojos siguen mirando mi rostro

—En las familias políticas, lo único que hacen es empezar conflictos y disputas. Todo lo que saben es cómo engañar. Usted es igual o peor. Tú, no sabes que es la vergüenza, incluso después de ser capturado. Usted está completamente ileso, pero aún quiere caminar cuando su país está a punto de perecer.

Intento mantener la ira dentro de mí e ignorar sus palabras. Sus palabras de burla siguen

—Los hombres de Rui no son muy buenos para pelear, pero ciertamente son hábiles para perseguir mujeres.

Pero Yuwen Yuan mira a la Duquesa. Miro su rostro mientras él camina hacia mí.

Está tan cerca que puedo sentir el frío de su armadura de hierro. La luz de la luna ilumina su rostro.

—Le recomiendo que reconsidere su posición y no complique las cosas para Su Alteza.

Sé exactamente de qué está hablando Yuwen Yuan. Mi presencia aquí es una verdadera incógnita.

El cielo se oscurece y las tenues luces de la antorcha parpadean en la distancia.

Respiro hondo y habló con la mayor firmeza posible:

—Aprecio su consejo, general.

No estoy de humor para competir con él. Solo quiero deshacerme de esta plaga lo antes posible, me niego a meterme en más problemas.

La cara de Xiao Qinyun está roja de indignación y su cuerpo está temblando, su cabeza inclinada y sus labios fruncidos. Yuwen Yuan me mira de arriba y abajo cuando exclama:

—General Yuwen, se equivoca. ¡El me salvó la vida!

Yuwen Yuan la mira de reojo.

—Probablemente, no esté al tanto de las traiciones que la gente puede albergar, mi duquesa. Sin mencionar que está en un período crítico en este momento.

—Debo garantizar la seguridad de usted y su alteza.

De repente, Xiao Qinyun se para delante de mí y lo enfrenta directamente.

—Le agradezco su consideración, general, pero este asunto es entre nosotros. Le agradecería que no se involucre.

El ambiente cambia dramáticamente. Yuwen Yuan me da una mirada peligrosa. Ya estoy un poco sobrio con toda esta charla. Estiró su mano para alcanzar su cintura y acarició su espada por el rabillo del ojo. Mi corazón comienza a acelerarse.

—Mírate. Incluso tienes a la duquesa de tu lado.

Extiendo la mano para poner a Xiao Qinyun detrás de mí. Me río nerviosamente después de ver la cara de piedra de Yuwen Yuan.

—No existe tal cosa. Soy un prisionero indigno de los cuidados de la duquesa. ¿Es que la duquesa tiene un corazón dulce y puro?

Yuwen Yuan se burla después de un momento.

—¿Ah? ¿Dulce?

—La noble duquesa sólo nos está ahorrando su generosidad: está pensando demasiado, general.

Una señal de advertencia suena en mi cabeza tan pronto como veo su rostro tenso. Sin tiempo para pensar, giró ligeramente hacia un costado y retrocedo por impulso, evitando su ataque.

—Tu velocidad de ataque es extremadamente alta, pero puedes mejorar.

Siento una fuerte corriente de aire golpear mi cara. Si no hubiera esquivado, un daño mínimo sería la mitad de mi cara hinchada.

—Ciertamente, debes conocer las reglas como prisionero que eres, Han Xin. No te di permiso para esquivar.

Es como dicen: los que se acercan no tienen buenas intenciones; los que quieren actuar bien no se acercan.

Yuwen Yuan me mira de reojo y se ríe.

—No mucha gente puede escapar de mis ataques. No pensé en tu reacción en todo este tiempo.

—Por favor, permíteme observar tus habilidades.

¿Observar? No me tomes por un idiota.

Es por eso que esquivé usando las artes marciales que el viejo me enseñó. No creo que eso conduzca a aquello.

Te dejaría golpearme si lo hubiera leído en tu mente. No sirve de nada ahora, incluso si lo hiciera.

Sin embargo, todavía lo estoy intentando.

—Mis habilidades marciales son rudimentarias, general. No sería un oponente digno. Imploro su generoso perdón, por favor.

—¿Oh, en serio? —Una sonrisa lenta se extendió por su rostro.

¡Una mirada llena de amenaza!

Veo el resplandor blanco de una cuchilla que viene directamente hacia mí. Escucho un grito detrás de mí. Que problemático, no había pensado que sacaría su espada tan pronto y yo estoy sin un arma adecuada. Solo usé el Xiao debido a la urgencia de la situación. No hay forma de durar contra su espada.

—¡General! ¡Alto! ¡Alto, ahora! —Xiao Qinyun nos grita.

Sin embargo, ninguno de nosotros responde, ya que estamos totalmente centrados en la batalla entre la espada y el Xiao. Las maniobras de Yuwen Yuan son fuertes y feroces, un ataque seguido fuertemente por otro, mientras utilizo el Xiao y lo hago bailar ágilmente junto con la borla, dentro y fuera de la vista. Por el momento estamos en igualdad de condiciones.

Se forman gotas de sudor en mi frente.

Obviamente, no es una pelea justa. Los Xiao originalmente, son instrumentos musicales y no pueden resistir una batalla prolongada. Los movimientos de Yuwen Yuan son implacables y severos. No puedo involucrarme directamente con él, un Xiao en la mano, no puedo contraatacar.

Tengo al lobo por las orejas.[1]

Me encuentro con su espada un par de veces y me retiro si tengo oportunidad, pero él continúa atacando. La cuchilla raspa el Xiao como un sonido de arañazo en una puerta, sus ojos brillan como un depredador.

¿Qué demonios quiere de mí?

Frunce el ceño e inmediatamente se aleja, deslizándose fuera del camino. Levantando su arma larga, la deja caer con una fuerza increíble. La punta de la hoja de marfil abre la noche con la ayuda de la luna y se dirige directamente hacia mí.

Enfoco mi concentración y cambio mi posición, balanceándose hasta la mitad sin causar daño. Al perder su objetivo, la espada inclina su equilibrio, ya que no puede retraer el movimiento a tiempo.

Estoy respirando de manera irregular ya que estoy a la defensiva todo el tiempo. El alcohol que había consumido tampoco está ayudando. No hay tiempo para hablar, vi mi oportunidad. Usando el espacio que me dio su espada, golpee el Xiao exactamente en su muñeca derecha.

El Xiao no causa mucho daño por sí solo, pero había puesto toda mi fuerza en ese golpe y había alcanzado una articulación crítica. Su rostro se oscurece mientras barre hacia mí, sus labios están firmemente apretados. Me las arreglo para retroceder dos pasos, antes de que cambie la dirección de la espada y vuele hacia mí. Me giro cuando pasa una ráfaga de viento y veo un destello metálico ante mis ojos.

Es demasiado tarde para esquivar, así que interpongo el Xiao para detenerlo. Las dos armas chocan en el aire. Con un giro de mi muñeca, empujo la espada. Después del golpe en la muñeca ya no puede soportar el peso de su arma, así que aplicó más fuerza. El Xiao se aleja de mi mano y dibuja un arco en el aire antes de romperse en el suelo con su espada.

Los dos nos separamos. Ninguno de nosotros hace otro movimiento. Acabamos de jadear allí.

Apreté las manos delante de mi pecho después de componerme.

—Fuiste fácil conmigo, general.

Su expresión es solo tormentosa por un segundo. Me mira amenazadoramente. Es una mirada llena de amenaza y peligro.

Solté un suspiro.

—Dije que mis artes marciales son groseras. Por supuesto, no sería un digno oponente para ti. Tuve la suerte de recibir tu misericordia. Te debo mi gratitud, general. Los mendigos no pueden elegir. Solo digo algunas palabras bonitas, porque todavía no quiero molestarte.

El no responde.

Estamos en una situación un poco extraña aquí, cuando la voz baja de alguien la interrumpe.

—Me sorprende.

Me giro para ver a Murong Yu saliendo de las sombras.

—Su Alteza.

Yuwen Yuan se inclina y yo hago lo mismo.

—Suficiente

Dice con indiferencia. Se da vuelta y me mira, parece que me mira profundamente. Rápidamente, alejo mi mirada y la mantengo baja.

—General Yuwen, ¿el vino sigue en la mesa y usted se fue a jugar sin mi permiso?

La expresión de Yuwen Yuan es de respeto mientras responde.

—El ministro de izquierda me dio la responsabilidad de entregarle una carta a la duquesa. Solo vine a buscarla porque no quería retrasar el mensaje.

Murong Yu sonríe suavemente.

—Ya que fue entregado el mensaje, volvamos a la mesa.

Una sonrisa se desliza por la cara de Yuwen Yuan.

—Esta es una base militar, alteza, pero ¿todavía dejas que la duquesa deambule libremente?

Murong Yu echa un vistazo a la asombrada Xiao Qinyun y dice con indiferencia:

—La duquesa ya era divertida y traviesa cuando estaba en la capital. Incluso su excelencia, el ministro de izquierda, no podía controlarla, así que creo que voy a ahorrar esfuerzos en controlarla.

Luego, se vuelve hacia ella.

—¿Por qué sigues ahí parada? ¡Abandona este lugar!

Su volumen no es alto, pero su tono es terriblemente áspero.

Ella se muerde el labio, me mira y luego a Murong Yu, antes de alejarse en la oscuridad.

Yuwen Yuan levanta su espada del suelo y la envaina después de limpiarla.

—Quizás, Su Alteza está siendo muy imprudente. —Mueve la mirada de Murong Yu hacia mí. —Usted, permite que un prisionero deambule libremente como lo desee en una base militar.

—Tengo usos para él, precisamente porque es un prisionero.

La expresión de Murong Yu permanece sin cambios. Yuwen Yuan intenta hablar, pero Murong Yu lo interrumpe con frialdad.

—General, soy el Gran Mariscal de este ejército.

Yuwen Yuan se detiene y se vuelve hacia mí.

—Entiendo muy bien, Su Alteza

El ríe.

—Pero ciertamente no ha olvidado el edicto de Su Majestad. Todos los prisioneros deben ser enviados de regreso a la capital encadenados bajo la supervisión del general Tuo en el futuro cercano.

La cara de Murong Yu se oscurece y se aleja de sus mangas.

—Por supuesto que no. ¡Tu recordatorio es innecesario!

La noticia me golpea como una bomba.

¡¿Qué?! ¡¿Todos los prisioneros serán enviados a la capital encadenados?!

Nn-no… ¡de ninguna manera!

En la tradición Yan, una gran cantidad de prisioneros siempre son enviados a la capital encadenados y esto incluye a la realeza y la nobleza, es decir, los ricos y los pobres. El Emperador otorgaría prisioneros a veteranos y soldados de acuerdo con sus logros en la guerra y les permite hacer lo que quieran con los prisioneros.

No hace falta decir sobre qué me pasaría si me enviaran allí encadenado, pero no puedo hacer nada más que suspirar.

Murong Yu le da a Yuwen Yuan una mirada fría antes de irse. Yuwen Yuan me mira divertido. Puedo ver el desdén y el desprecio en tus ojos como si dijeras:

“Eres solo un prisionero. ¿Qué importa si me ganas? Puedo terminar tu vida con unas pocas palabras, si lo deseas.”

Me muerdo el interior del labio, al sentir el sudor frío corriendo por mi espalda. Ni siquiera me sentí tan molesto cuando estaba peleando con él.

Me agaché para recoger el Xiao después de verlos irse. Lo estudio cuidadosamente a la luz de la luna. El cuerpo es marrón oscuro, probablemente, era impecable y brillante antes de ser cortado por Yuwen Yuan. Incluso la borla que cuelga de él no se puede encontrar en ninguna parte. Solté un suspiro y me senté en el suelo.

Qué pena. Fue un buen Xiao y también una espada.

Le daré uno nuevo si tengo la oportunidad.

Cerré los ojos, contuve el aliento y me concentré. Coloco el Xiao ligeramente contra mis labios. Aprendí algunas de las llamadas habilidades inútiles que se extendieron por el barrio rojo.

Las notas del Xiao, lentamente, comienzan a desplegarse bajo la lúcida luna, como pájaros girando en el cálido y suave aire primaveral, jugando y persiguiendo el sol de abril. Pero luego, se sumerge bruscamente en las estaciones frías del otoño. Las notas claras flotan lentamente, girando y girando, a través de la puesta de sol y la luna, tormentas y vientos, tocando la tristeza de la despedida.

Army
-inserte voz de auronplay- Estoy llorando, mi bebe está sufriendo(╥︣﹏᷅╥)

Mi visión es borrosa y mi mente se aleja por un momento.

He estado resistiendo constantemente desde que fui capturado; sufriendo dolor físico, sufriendo el dolor de no poder regresar a mi país y soportando las miradas despectivas de quienes me rodean, todo para poder vivir.

Es fácil morir con orgullo, pero se necesita aún más coraje para superar el dolor.

El estado está a punto de colapsar sin nadie que lo apoye.

¿Realmente, se derrumbará todo el Gran Rui en un puñado de arena bajo los golpes de los cascos de Lupin Blood? ¿Debería mirar sin hacer nada, mientras mi país y su hermosa tierra están siendo estampados por personas violentas y desalmadas como Yuwen Yuan?

Veo una escena de desastre ante mis ojos: la caballería Yan, totalmente armada, corta las vidas inocentes de los ciudadanos de Gran Rui mientras galopan, dejando que la sangre fluya como ríos y cadáveres que cubren la tierra…

Clavo con mis dedos en el Xiao y una serie de trincheras afiladas rompe el chillido anterior como un metal que choca el acero, trayendo la amplitud del desierto amarillo sin límites, la audacia de los poderosos océanos que gritan y el relincho de los caballos completamente blindados. Las notas se elevan más y más, elevándose directamente hacia el empíreo[2], valientes como héroes, zumbando como una espada danzante y gritando como un caballo de guerra.

La melodía se rompe, dejando atrás débiles ecos.

Solté una respiración profunda. Siento que mi sangre está hirviendo. Mi ropa está empapada de sudor. Estoy tan cansado que ni siquiera quiero hablar.

¿Y mi corazón?

¿Puedo seguir siendo tan despreocupado como antes?

Pero el destino de un país recae en cada uno de sus ciudadanos.

Tal vez, solo me estoy escondiendo, escondiéndome de mis responsabilidades.

¿Responsabilidades?

Me burlo.

¿Cuáles son mis responsabilidades? ¿Alguien podría decirme?

Rescatar al Gran Rui es algo de lo que no soy capaz. No puedo hacer nada. Cualquier otra cosa es mejor.

Los familiares de los linajes maternos han estado acumulando poder desde la desaparición del ex Emperador, dejando al linaje paterno con poca autoridad. Los nobles y los ricos luchan entre sí por el poder y el dinero. Nadie se fija en el bienestar de las personas. Los funcionarios civiles se desvían de todos los niveles del gobierno y los oficiales marciales mantienen su fuerza, pero ​​se mantienen a sí mismos.

Los hombres capaces y talentosos no están acostumbrados a su máximo potencial. La corte ha sido corrupta por mucho tiempo. Las escaramuzas han plagado continuamente las fronteras sur y norte, pero nadie se ha movido para resolver nada

Incluso el anciano todopoderoso se emociona al hablar de eso, pero todavía no tiene nada bajo la manga. Entonces, ¿qué puedo hacer?

—¿Han Xin?

Escucho la voz de Murong Yu desde atrás.

Sonrío, no sorprendentemente.

—¿Qué puedo hacer por usted, alteza?

Su piel se ve más bella a la suave luz de la luna.

Se sienta a mi lado con una expresión de piedra y solo habla después de un rato.

—Es raro verte así

Canté descuidadamente como respuesta antes de volver a callarme.

Él espía el Xiao en mi mano.

—Dime, ¿qué otros talentos tienes que no conozca?

Giro la cabeza y suspiro.

—¿Vas a castigarme por confrontar a Yuwen Yuan de la manera incorrecta?

Él sacude su cabeza.

—La habilidad marcial de Yuwen Yuan es casi inigualable entre mis hombres, pero lo atacaste con nada más que un Xiao. No puedo evitar sospechar.

—¿Qué hay para sospechar? Solo una pelea, eso es todo. Tengo mi parte justa de ellos como Guardián. —Le dije con indiferencia. —Espera, ¿no deberías estar bebiendo con él? —pregunto después de darme cuenta.

—Hemos terminado hace mucho tiempo. —Se mueve y toma mi muñeca. —No cambies de tema. Contéstame.

Un dolor agudo aparece en mi brazo. Me acerca más a él. Me estremezco de dolor y cierro la barbilla.

—La última vez con la duquesa. Esta vez con Yuwen Yuan. ¿Cómo fuiste capturado cuando eres tan hábil? —Me mira sin dejarme escapar. —¡Respóndeme!

Los recuerdos dolorosos me golpearon como una ola rugiente. Giré la cabeza con los ojos bien cerrados, sin querer recordar los horrores.

—¡No me preguntes! ¡No es posible que tus hombres aún no te lo hayan dicho!

Sus ojos brillan con lo que puede ser furia. Me agarra el hombro con tanta fuerza que parece que mi omóplato podría romperse.

—Quiero escuchar eso de ti.

Estoy respirando con dificultad y mis labios están fuertemente cerrados.

¿Es lo suficientemente vergonzoso ser capturado por ti y ahora quieres frotar mis heridas?

La sangre fluye a través de mi visión, un color que me hace temblar de terror. Escucho los gritos de hombres y caballos, y el choque de cuchillos contra espadas, perturbando mi mente.

Empiezo a temblar por completo tan pronto como empiezo a recordar. Es como si me hubieran transportado a esos días de petrificación. Me encuentro bañado en sangre, pero no hay nada que pueda hacer.

—Estás temblando. ¿Tienes miedo?

Tomo su hombro y abro los ojos.

—No me obligues. Realmente, no quiero.

—¿Por qué?

—Porque…no es algo que llamarías memorable.

Me libera un poco de su agarre, pero sigue mirándome. Lo empujo mientras jadeo.

—Déjame tener un poco de paz.

Permanece callado durante mucho tiempo y de repente pregunta:

—¿Qué estabas tocando?

Toco el Xiao y respondo en voz baja:

—Gritos de cisnes en ascenso.

—¿Hmm?

—Es una obra de Filles de Joie que habla de su deseo por su amante.

Su mirada se vuelve oscura.

—Pero cuando lo tocaste, había un poco de nostalgia. Había un poco de espíritu de lucha en las notas al final.

Me río.

—¿En serio?

Caigo al suelo y lo empujó con el Xiao.

Army
Puedo oler Moe a la distancia(͡° ͜ʖ ͡°)

—Oye, ¿tienes alguna bebida?

Empuja el instrumento y me mira.

—Estás borracho.

No lo corrijo y solo miro los cielos despejados de la noche.

—Y qué si estoy borracho. Y qué si estoy sobrio. ¿Qué te importa que esté borracho o no?

Army
Cuando el uke no admite su borrachera, pido más Moe como este(⊙.⊙(☉̃ₒ☉)⊙.⊙)

Él no responde, pero se acerca un poco más.

—Estoy realmente impresionado de que puedas luchar contra él mientras estás tan borracho.

—Oh ¡¿Es en serio?!

Una lenta sonrisa se extendió por su rostro.

Sin embargo, todavía lo estoy intentando.

—Mis habilidades marciales son rudimentarias, General. No sería un oponente digno. Imploro su generoso perdón, por favor.

No puedo evitar reírme de sus palabras y girarme para mirarlo. Esa fue una buena imitación de mi voz.

Para ser honesto, realmente quiero estar solo ahora, pero no está tan mal con él aquí. Probablemente, sea la única persona con la que estoy más familiarizado en este lugar.

Aunque al principio no me caía bien, sin poder evitar sentirme asqueado cuando estaba cerca de él, sin embargo, después de estar con él día tras día durante tanto tiempo… Además, él no es una mala persona. A veces puede ser difícil, un poco cauteloso y le gusta molestar a los demás sin ninguna razón, pero aun así es fácil de entender.

—¡Qué desperdicio sería no admirar esta hermosa noche!

Golpeé el suelo cubierto de hierba y sentí la brisa nocturna que pasaba con los ojos entrecerrados.

Frunce el ceño y pone sus manos en las mías.

—No bebas. Deberías tener más cuidado después de meterte con Yuwen Yuan.

Me río mientras alejo su mano,

—¿Cuidado? Dame un respiro. Estuve en desventaja desde el principio.

—¿Por qué dices eso?

Lo miro con un gran signo de exclamación

—Deberías haber visto cómo me estaba mirando, como si la duquesa y yo estuviéramos cometiendo traición o algo así, como si temiera que lo engañáramos al encontrarnos en medio de la noche.

—Mírame.

Estiré mis brazos y piernas, y continúo perezosamente

—No importa. Parece muy respetuoso contigo. No es tan arrogante como dice que es.

—Claro. Ambos somos personas marciales. Pero la persona a la que es leal sigue siendo mi Padre —Explica categóricamente la situación.

Él mira hacia abajo, la luna esboza una imagen de melancolía. Veo la soledad serpenteando en sus ojos.

Un niño nacido en la casa del Emperador, indudablemente, tiene un halo de alto estatus, pero ¿cuántas personas conocerán el alma solitaria que está sombreada por ese anillo de luz? Puedo decir que después de estar cerca de él en estos días que está muy solo, pero no confía en nadie a su alrededor. Es por eso que siempre ha estado solo y, tal vez, esa soledad lo acompañe por el resto de su vida.

Por alguna extraña razón, de repente, me siento y me inclino un poco hacia él.

—¿Quieres el trono, Murong Yu?

Su expresión no cambia. Solo se da vuelta para mirarme. Siento que mi sonrisa se desmorona y empiezo a entrar en pánico.

¿Por qué dije eso? Ya sea que esté solo o no, luchando por el trono o no, esos son sus problemas. ¿Qué tiene que ver conmigo?

Estoy a punto de cambiar de tema cuando un pequeño brillo brilla en tus ojos, solo para desaparecer en el momento siguiente.

—Quiero —Lo dice con los labios en una sonrisa.

Se me corta la respiración. No esperaba que respondiera así.

—Eres la primera persona en preguntarme tan directamente.

Me mira con una sonrisa fantasmal en sus labios. Luego se ríe a carcajadas, pero fríamente, tan fríamente que ni siquiera creo que cuente como una risa.

—¿El trono de un Imperio, que hombre no querría eso?

Me mira perplejo.

¿Cuántos héroes han llegado a su fin debido a estas cinco palabras?

Esta persona frente a mí, él no es solo un héroe en el campo de batalla. Bien puede sostener el ius vitae necisque[3] y presidir la parte superior.

Somos dos tipos de persona.

—Eso es bueno…al menos, tienes la ambición, a diferencia de mí, siempre tan vago e inactivo. —Le tocó en el hombro. —No olvides a tu amigo cuando te conviertas en Emperador, está bien. No finjas no conocerme.

—¿Perezoso e inactivo? —Me pasa un brazo por los hombros. —¿Qué estás tratando de ocultar ahora?

Me toca la cara confundido. ¿Qué? ¿Qué intentó ocultar? ¿Y por qué está diciendo eso?

Suspira mientras me mira, con un toque de preocupación brillando en sus ojos. Extiende la mano y toca el punto entre mis cejas, su voz es más suave que nunca.

—¿Crees que tu disfraz es muy bueno? ¿verdad? Siempre actúas despreocupado y tranquilo. Pero puedo ver, incluso en tus momentos más felices, la miseria que se nubla aquí, como si nunca fuera a desaparecer.

—¿Oh en serio?

Él asiente con la cabeza en serio y me abraza. No puedo resistirme, en cambio, me acurruco en una posición cómoda. Solté un suspiro después de calmarme.

Siempre pensé que me escondía muy bien. ¿Quién sabía que él…?

—A veces, te veo por detrás y me pregunto por lo que has pasado, qué es tan pesado y secreto que te hace fruncir el ceño, incluso mientras duermes.

Le doy una mirada incrédula y él me saluda con el corazón. Así que me doy cuenta de que hemos dormido en la misma cama muchas veces, así que no es de extrañar que me haya visto mientras dormía. Cuando pienso en mi fea y dormida figura, me gustaría que la tierra me tragara.

—Mientras más sonríes durante el día, más apretadas son tus cejas por la noche, como si tuvieras un gran dolor. Realmente, no lo entiendo. ¿Por qué tienes que fingir que estás bien si es tan doloroso? Oh, tú… ¿No te lo estás poniendo difícil?

De acuerdo, tengo que admitir que es bastante fuerte.

Cierro los ojos sin decir nada, sintiendo su cuerpo calentarse desde atrás. Envuelvo mis brazos a su alrededor y me envuelve en su calor. Tu abrazo es muy cálido. Siento que me voy a ahogar en cualquier momento.


[1] Tengo al lobo por las orejas es un dicho que significa que estás en una mala situación, ya que no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar resistiendo.

[2] Se aplica al cielo, entendido como conjunto de esferas concéntricas a la Tierra en las que se movían los astros (según los antiguos) o como lugar en el que los santos, los ángeles y los bienaventurados gozan eternamente de la presencia de Dios (según la teología cristiana). “cielo empíreo” [Army: ¡Viva San Google!]

[3]Ius vitae necisque: Es donde el paterfamilias (cabeza de familia, padre, madre, tutor) tiene el derecho de vida y muerte sobre los hijos, es decir, puede matar al hijo que haya cometido delitos graves.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *