La Legión del Unicornio – Tomo II – Capítulo 18: Héroe del pasado

Traducido por Kavaalin

Editado por Meli


—¡Ya recuerdo dónde había escuchado el nombre de Rowena! Este mundo no es tan grande como para tener a dos semi elfas con el mismo nombre y que ambas sean conocidas de la reina, ¿verdad?

Después de que Caín y Ellen salieron de la casa de Cavendish, el caballero habló de repente.

—Bueno, no.

—Rowena Silva debe ser la princesa Rowena Grecia. La única hija del difunto rey y su primera esposa y, la media hermana de la reina actual.

—No es de extrañar que luciera familiar. —Ellen asintió pensativamente—. ¿El rey Allen se casó con una elfa?

—Escuché que era una aventurera proveniente de otro continente —explicó Caín—. No se trató de un matrimonio político, solo estaban profundamente enamorados; fue todo un escándalo. Todavía no había nacido, así que todo esto lo sé por cosas que me contaron.

—Dijiste que era la hija de la primera reina…

—Sí, la primera reina murió hace muchos años. El rey permaneció viudo durante medio año antes de casarse con la segunda reina, quien dio a luz a la reina actual.

—Ese no debió ser un buen ambiente en el cual criarse. —Suspiró el elfo.

—Probablemente fue en ese momento cuando se dio cuenta de que ella era diferente de los humanos que la rodeaban y eso debe haber deteriorado su relación con su padre. Incluso cambió su apellido para separarse de él. No esperaba que la «Princesa Feroz» estuviera viviendo anónimamente en la academia de magos.

—¿Princesa Feroz?

—Sí, ese apodo suyo se hizo muy conocido hace unos años. En ese momento, el rey estaba muy enfermo y la nación vecina de Keygen aprovechó la oportunidad para anexarse tierras a lo largo de la frontera occidental de Sistar. Presentaron muchas demandas a cambio de las tierras, una de las cuales era que la princesa se casara con el rey de Keygen. La corte se dividió y ​​mientras las diferentes facciones luchaban entre sí, la princesa tomó la iniciativa de aceptar el matrimonio y pronto partió hacia Keygen. Orgullosos de su fácil victoria, los soldados de Keygen bajaron la guardia. Cuando se dieron cuenta de que la princesa no estaba acompañada por una guardia de honor, sino por tropas de élite, ya era demasiado tarde. En ese momento, no tenía más de veinte años, pero logró lo que los generales veteranos no pudieron, recuperando limpia y rápidamente la frontera occidental de Sistar. Por supuesto, fue muy criticada por ser demasiado imprudente; después de todo, si su plan hubiera sido expuesto, las consecuencias habrían sido desastrosas.

—Sí, pero con poco esfuerzo por parte de Sistar y sin sacrificar a la gente, la princesa resolvió el problema de manera bastante eficiente —Ellen se rió—. En realidad, creo que Keygen se habría negado a retirarse y la habría mantenido como rehén.

—Después de ese incidente, Sistar permaneció en paz durante más de una década. Incluso durante la reciente guerra civil, ninguno de los reinos vecinos aprovechó la oportunidad para invadir. La impresión dejada por la Princesa Feroz jugó un papel en eso. Pero después de ese incidente, ella desapareció del ojo público. Se rumorea que murió, porque el difunto rey nombró a la princesa más joven, Amelian, como su heredera.

—Entonces, de ahí proviene la confianza para rebelarse. Mientras la reina tuviera a su hermana apoyándola, el archiduque Crane no se atrevería a actuar precipitadamente.

—No necesariamente. —Caín sacudió la cabeza—. El archiduque Crane había estado tratando de atraer a la iglesia a su lado, pero no sé por qué se negaron… ¡Ah, sé por qué Rowena odia a los paladines! En esa época, cuando Keygen invadió, el Papa se puso de parte de los nobles de la facción contraria.

—Es decir que la iglesia tenía la intención de venderla a cambio de la paz nacional.

—En ese momento, apenas podía levantar una espada, mucho menos pelear como paladín de la iglesia y ahora ya no estoy afiliado a ellos. Pero al final, el resultado es el mismo, y luzco como un villano a sus ojos.

—No llores, Caín. —Ellen lo miró, este parecía más deprimido que nunca.

—En realidad no tenía ganas de llorar hasta que dijiste eso. —Caín suspiró.

—¿Debería prestarte mi hombro? —preguntó Ellen con una expresión muy seria.

—¡No te tomes mis palabras tan en serio! No soy un niño, ¿recuerdas?

—Como era de esperarse, incluso después de recibir un golpe como ese, tienes adaptabilidad y resistencia. En verdad, ese es el rasgo racial de la humanidad.

El elfo sonrió y extendió la mano para acariciar la cabeza del caballero.

—Ellen —Caín lo agarró de la muñeca—, ¿has estado burlándote de mí todo este tiempo?

—Vaya, me descubriste. —El elfo sonrió, sus ojos se entrecerraron felizmente.

—Devuélveme a mi puro y directo capitán…

—Bueno, debería ir a practicar tiro con arco por un momento. ¡Hasta luego, Caín!

El elfo sonrió y se alejó, dejando al caballero solo. Caín no estaba seguro de cómo reaccionar.

Para un elfo de trescientos años de la antigua Era Legendaria, ¿no se estaba adaptando demasiado rápido? Por otra parte, no había nada de malo en eso.

Mirando al elfo que se alejaba rápidamente, Caín no pudo evitar sonreír.

Por favor, persevera, capitán.

Algún día recuperarás la felicidad que debería haber sido tuya todo el tiempo.

En ese momento, te sentirás como parte de este mundo y no volverás a mostrar una expresión de tristeza.

♦ ♦ ♦

La academia de magos no tenía campo de tiro con arco, pero había un campo para magos de nivel medio. Esto era para que pudieran practicar varios hechizos a distancia, algunos de los cuales requerían un cierto grado de precisión. La academia había organizado un área dedicada para estos hechizos, rodeada por un poderoso encantamiento. Dentro del campo, el daño se reducía para que aquellos que eran golpeados por accidente estuvieran a salvo o, al menos no muertos.

Cuando el elfo entró en el campo, había pocos magos presentes. Se sorprendieron al ver a Ellen con su equipo, pero pronto se vieron inmersos nuevamente en su propia práctica.

Ellen seleccionó un rincón remoto y se tomó un momento para observar los alrededores.

Además de varios objetivos humanoides apuntalados en un extremo, el suelo en sí estaba pintado con una variedad de marcas. Similar a un campo de tiro con arco, un mago estaba parado en el otro extremo con un hechizo listo. Cuando se lanzaba, el hechizo era sólo una explosión de energía mágica, el cual surtiría efecto después de un período de tiempo. Practicaban para refinar su puntería y fuerza para asegurar que el hechizo fuera más efectivo al alcanzar el objetivo. Pero mirando el campo, parecía que varios de los magos no podían apuntar demasiado bien y la mayoría de sus hechizos aterrizaban lejos del objetivo designado.

Una vez, un hechizo disparado por el mago más cercano casi golpeó a Ellen, quien gritó y se apartó para evitar que se le quemara el rostro.

El mago que había disparado el hechizo corrió con su amigo, ambos disculpándose profusamente. Ellen sólo pudo asentir con la cabeza impotente.

Los dos magos continuaron disculpándose, obviamente un poco consternados. Para expresar su arrepentimiento, los dos invitaron con entusiasmo al elfo a tomar un descanso y conversar con ellos.

Parece que venir aquí fue una pérdida de tiempo…, pensó mientras dejaba escapar un suspiro.

—Aunque no soy un mago. —Apuntó una flecha y la disparó hacia arriba en un ángulo pronunciado—. El problema no es la magia.

La flecha golpeó el primer objetivo en la distancia.

—Es un problema físico.

Otra flecha aterrizó profundamente en el segundo objetivo.

El elfo apartó su arco y se volteó hacia los dos magos.

—Esto se llama arco recurvo. La mayoría de los hechizos son más lentos que esto, por lo que son más fáciles de apuntar. Es posible que deseen considerar estudiar los conceptos básicos del tiro con arco.

Después de decir aquello, Ellen se volteó y abandonó el campo de tiro, dejando a los dos magos boquiabiertos.

Según el reloj de sol en el jardín, eran alrededor de las diez de la mañana y todavía era demasiado temprano para tomar un descanso.

¿Qué hacer…? tal vez podría correr por el perímetro de la academia como ejercicio

El elfo se paseó pacientemente mientras miraba a su alrededor, pero cuando miró hacia un bosquecillo, vio la luz reflejada en una hoja de metal.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *