La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 21: Despedida

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


El rey declaró un día festivo cuando en salí de Orania, y todos los habitantes del país tenían el día libre.

Incluso los involucrados en negocios financieros y la industria de servicios dejaron de trabajar por ese día. Esa gente hizo un camino de flores en la carretera principal del país por mi bien.

En el Palacio Real, los únicos que quedaron atrás fueron quienes administran el país, los Caballeros de Caspar que vinieron a recogerme y las jóvenes asistentes que les dieron la bienvenida.

El rey, Su Alteza Alfred, Alex y yo, junto con la delegación de Caspar, esperábamos el tiempo señalado.

Las criadas también tenían el día libre, así que Alfred-sama sirvió el té.

—De aquí en adelante, Haruto va a soportar dificultades extraordinarias. Sin embargo, por el bien de todos en Orania, espero que por favor lo soportes como un miembro de la Familia Real. También tenemos la intención de hacer todo lo posible. Te lo pido.

—Sí. Haré lo que sea que pueda hacer con lo mejor de mis habilidades.

El rey y yo confirmamos una vez más nuestras intenciones y estrechamos las manos.

—Piensa en mí como tu verdadero hermano mayor, y si algo difícil pasa, por favor, póngase en contacto conmigo en cualquier momento, ¿de acuerdo? Mis mejores deseos.

—Sí. Muchas gracias.

Le pedí a Su Alteza Alfred que me instruyera sobre la esgrima.

Intercambié palabras con él mientras recordaba su figura inestable en ese momento.

—Haruto, puedes regresar en cualquier momento. No hagas lo imposible. Y asegúrate de llevar a cabo la estrategia de la que hablamos.

—No sé si va a salir bien, pero voy a darle una oportunidad. Estoy muy agradecido por todo hasta ahora. Lo haré lo mejor que pueda.

Los recuerdos que pasé con Alex durante 5 años se desbordaron, pero las lágrimas no fluían más.

Llegó el momento y el Primer Ministro vino a llamarnos.

—Muy bien, ¿nos vamos? ¿Has terminado con los preparativos, Shane?

—Sí, tío.

A partir de este momento, me convertí en “Shane”.

Urie vino cuando salí de la habitación.

Utilizó hábilmente la confusión y logró convertirse en el amante de la persona que amaba, al fin.

—Por lo tanto, puedes casarte libremente sin tener que preocuparte por mí.

Las palabras que recibí de Urie todavía está fresco en mis recuerdos.

—Urie-sama, viniste. Muchas gracias.

Como era de esperarse, cuando hablaba como Shane Urie me miró cariñosamente, como si estuviera algo triste.

—No, Shane-sama. Hoy te ves aun más hermosa.

—Gracias. Es algo así como un vestido de batalla.

Mientras sonreía con ironía, tendí una mano para dar un último apretón de manos.

Urie, que tomó mi mano, me tomó en sus brazos y susurró cerca de mi oído.

—Ten cuidado, Haruto. Iré a visitarte, así que da lo mejor.

—Gracias. Me voy —respondí, y ambos nos fuimos a la audiencia con el Rey.

Durante la audiencia, ya había dos personas presentes.

Allí nos presentaron a dos personas.

—Nos reunimos por primera vez. Tengo la responsabilidad de actuar como ayudante del Emperador de Caspar. Mi nombre es Kristoff. Hemos recibido un buen partido esta vez, la gratitud de Caspar nunca se terminara.

La apariencia de Kristoff-sama lo hace parecer metódico, pero probablemente todavía tiene unos 20 años.

Así que Caspar es un país con un principio de méritos [1]. Mientras que yo sentía admiración, otra persona se adelantó.

—Me desempeño como el Comandante de Caballeros de Caspar. Mi nombre es Eckart. Nosotros, la Orden Caballeresca de Caspar, somos los encargados de escoltar a la Princesa, así que por favor, siéntase tranquila.

El Comandante que dijo aquello tiene alrededor de 40 años, y de hecho tiene el aire de un hombre militar. Su aspecto no refinado inspira una sensación de seguridad en su lugar.

Así, después de algunas discusiones con el Rey, salimos del Palacio.

Era un tiempo claro, el cielo estaba despejado.

Es del mismo color de mi vestido hoy.

El presente transformado yo, usando la poción mágica que Alex hizo, tiene pelo gris esponjoso y ojos púrpuras, y llevaba un vestido azul cielo. Un adorno floral, que cada uno de mis compañeros de trabajo del jardín hizo, fue atado en la parte del pecho del vestido.

Alex, el rey, Su Alteza Alfred, Urie y la gente que quedaba en el Palacio salieron a vernos.

—¡Nos vemos! —les grité e incliné mi cabeza.

Podría ser impropio como la Princesa de un país, pero por favor permítanme esto en este momento final.

Entonces, tomé prestada la mano del Comandante de Caballeros y subí al carruaje.

Kristoff-sama estaba sentado enfrente en diagonal.

Cuando pasamos por las puertas del Palacio, todos en el jardín estaban alineados a lo largo del camino.

Agité la mano inevitablemente.

Incluso después, una cantidad increíblemente grande de gente formó fila.

Kristoff-sama, que observó esa situación conmigo, dijo:

—Es un buen país.

—Sí. Es un país hermoso y amable.

Apenas respondí.

Lloraré si hablo demasiado.

Me preparé para llevar a cabo la “estrategia independiente” de Alex.

♦ ♦ ♦

Así, después del largo viaje en un largo carro, llegué a Caspar.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *