La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 34: Cumpleaños

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


[POV: Shane]

Mi cumpleaños es la próxima semana, pero mi relación con Leo-sama todavía es incómoda. Desde que tomé conciencia de mis sentimientos, cada vez que lo miro, me frustra el hecho de comportarme de manera tan sospechosa.

Cada vez es más difícil pretender ser indiferente.

Mis únicos momentos de paz fueron cuando estaba bebiendo té con Elias.

—Shane-sama, ¿has decidido qué vestido usarás para la fiesta?

—Ah, estaba pensando en usar el vestido lila claro que Su Majestad me regaló el otro día. ¿Sería raro?

—No, porque estoy seguro de que Su Majestad estará contento, ¿verdad?

Me siento aliviado de que esté de acuerdo conmigo. Cuando estaba en Japón, escuché que los hombres les daban ropa a las mujeres porque querían quitárselas; recordar algo así me hizo sentir un poco avergonzado. De ninguna manera deseaba hacer tal cosa…

Era mi primer cumpleaños desde que llegué a Caspar, así que se decidió que sería una gran fiesta de cumpleaños. Urie también asistirá porque se superpone con la entrega de la poción mágica.

Naturalmente, habría oportunidades para bailar en la fiesta. Creo que practicaré un poco más para, al menos, no pisar los pies de Leo-sama.

No me sorprendió que mis acciones fueran por su bien.

♦ ♦ ♦

Y así como así, llegó el día de la fiesta. Cuando llegó la noche, la gente comenzó a inundar la gran pista de baile del Castillo Real una tras otra.

Esperé detrás de la puerta antes de entrar junto con Leo-sama. Ha pasado mucho tiempo desde que estamos solos, así que me sentí un poco tenso.

—El vestido te queda bien.

—Gracias, estoy feliz de poder asistir a una fiesta tan grande en este hermoso vestido.

Estoy feliz de haber sido elogiado por él y me alegro de que podamos hablar. Miré hacia abajo para que no pudiera ver mi cara toda roja.

Parece que será muy difícil reprimir mis sentimientos.

     ♦ ♦ ♦

Cuando los dos entramos a la pista de baile, muchos invitados nos recibieron con un aplauso. Después de felicitarme, como resultado del brindis de Leo-sama, la música tocada por la orquesta comenzó a resonar en todo el salón de baile.

Como el actor principal, saludé a muchas personas, y cuando comencé a sentirme un poco cansado, finalmente había llegado el momento de bailar. Me sentí aliviado de poder mover mi cuerpo.

Por supuesto, Leo-sama fue mi primer compañero de baile. Como si fuese natural, su brazo rodeó mi cintura e inconscientemente miré hacia arriba. Quedé fascinado por sus hermosos ojos.

—Es agotador estar en la misma posición durante mucho tiempo. ¿Estás bien?

—Sí. Ha pasado mucho tiempo desde que bailé, así que me siento un poco nervioso —susurré, mientras caminábamos hacia el centro de la pista de baile.

Los otros invitados naturalmente se apartaron del camino para mirarnos. En el momento en que comenzamos a bailar me sentí un poco avergonzado, pero con la suave guía de Leo-sama, el tiempo pasó en un abrir y cerrar de ojos. Cuando la canción terminó, todos a nuestro alrededor aplaudieron.

Después de eso, Leo-sama estuvo naturalmente rodeado por mujeres. Su deber como el anfitrión era bailar con ellas.

No es que no tuviera que bailar, pero al parecer nadie tenía la posición o la confianza suficiente suficiente para invitar a la esposa del Emperador, a mí, a un baile, frente a Su Majestad, así que me convertí en un alhelí.

Sin embargo, Urie me llamó.

—Princesa, si no le importa, ¿le gustaría bailar?

—Si, con gusto.

Eché un poco de menos esa voz bromista.

Con gracia, agarró mi mano y me llevó al borde de la pista de baile, tomando en consideración no destacar demasiado.

Como Urie fue quien me enseñó a bailar, nuestra respiración armonizaba perfectamente.

Cuando terminamos, el alcohol que estuve bebiendo me empezó a afectar y me hizo tambalear un poco.

—Deberías tomar un respiro afuera. Vamos a la terraza.

Urie, quien estaba preocupado, salió conmigo.

—Lo siento Urie, y gracias.

—Está bien, también tenía algo de lo que quería hablarte —dijo un poco avergonzado. Y cuando confirmó que no había nadie cerca, se inclinó para susurrarme al oído. —Quería decirte que decidí casarme con el amante del que estaba hablando antes. En realidad, quería que Haruto asistiera a la boda también, pero sé que eso es imposible, así que quería decirte al menos. Aún así te enviaré una invitación.

—¡Felicidades! ¡Eso es realmente genial!

Inconscientemente tomé la mano de Urie y lo felicité por la inesperada noticia.

—¡Oh, gracias!

La mirada de Urie que parecía conmovida mientras movía la cabeza hacia mí, de repente se abrió de par en par.

—¿Puedes soltar a mi esposa?

Cuando miré hacía atrás a la voz que sonó repentinamente, Leo-sama estaba allí con una expresión fría que nunca antes había visto.

Smacc
Me disculpo por no subir este capitulo ayer (_ _|||)

| Índice |

6 thoughts on “La Reina que pretende ser independiente – Capítulo 34: Cumpleaños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *