Legendaria Esposa – Capítulo 140: El Pabellón de Diez mil Tesoros de la Ciudad de Qing

Traducido por Kuro-Neko

Editado por Ayanami


Después de dejar la ciudad HePing, XiaoMo fue confinado por Ling Xiao y disciplinado. —Simplemente, creyendo en los extraños. ¿Qué pasa si esa persona tiene algún otro motivo? Después de ser vendido, ¿vas a ayudar a contar el dinero?

Así que Ling Xiao hace uso de esta oportunidad para enseñarle a XiaoMo una lección. El contenido de la lección es no confiar en nadie que sea bueno con usted sin ninguna razón. Eso es porque están obligados a tener un motivo ulterior.

You XiaoMo está poco convencido. Pero sabe que esto es debido a que los dos mundos son diferentes. Pero lo que no entiende es, ¿por qué tiene que estar en guardia cuando la gente está siendo amable? En su mente, no todo el mundo es necesariamente malo. Así que lanza esta pregunta en Ling Xiao.

—Hermano menor, los artistas marciales pueden tener el poder de borrar el cielo con una mano y tener poderes extraordinarios porque van en contra de las leyes del cielo, pero debido a que desafiar las leyes del cielo es un camino muy peligroso, el mejor método es aumentar su poder continuamente. Sin embargo, el poder no es algo que se puede aumentar sólo porque usted quiere que aumente. La capacidad de cada artista marcial es un poco diferente. Aquellos que no tienen talento o mala condición, sólo pueden confiar en el saqueo continuo de todo tipo de recursos.

A Ling Xiao no le gusta recurrir a la predicación, porque en sus ojos, el puño es más claro. Pero si él puede conseguir que XiaoMo entienda, no le importa decirlo una vez.

Con estas palabras, You XiaoMo más o menos logra entender. En pocas palabras, cuando los medios de supervivencia difieren, las reglas del mundo también serán diferentes.

El mundo en el que vivió antes es un mundo común. La humanidad sólo buscó vestirse y comer. Probablemente, hay quienes valoran el poder y el dinero, pero debido a las limitaciones de ese mundo, estas personas sólo pueden escalar hasta el punto más alto de la pirámide humana y nada más.

Si utilizamos un ejemplo, si la pirámide para la Tierra es sólo un metro de altura, la pirámide para el continente Long Xiao sería de mil metros o diez mil metros de altura. Ambos son, fundamentalmente, diferentes.

Por lo tanto, los deseos de la gente se encuentran en diferentes escalas. El mundo es más complejo, causando la erosión de la humanidad.

Pero…

—Hermano mayor Ling Xiao. Hablar de eso es una cosa, pero ¿no puedes mantener tus manos en tu ropa?

You XiaoMo rechina sus dientes cuando él habla.

Están discutiendo las grandes verdades del mundo. Un ambiente tan serio y aun así este tipo es tan descarado que pone sus manos y le frota el pecho. En realidad, él realmente quiere llorar la muerte de su visión del mundo en este momento, pero Ling Xiao simplemente no le da la oportunidad. Es claramente el momento más adecuado para estar lleno de tristeza.

—No lo puedo hacer.

Ling Xiao baja la cabeza y lo mira, con una sonrisa en los labios. No importa cómo XiaoMo luche y lo empuje, esa mano bajo su ropa se niega a salir. En su lugar, incluso le da unos cuantos golpes malvados, mientras le da unos pequeños pellizcos a sus pequeños frijoles rojos sobresalientes.

You XiaoMo toma una respiración profunda y lo mira con odio. Sintiendo que esto no es suficiente para aliviar su ira, levanta su pie y le da unas patadas en la pierna. Lo que sucede a continuación es ‘yo yo’, un chillido miserable. You XiaoMo abraza su propio pie, su rostro distorsionado con dolor. Dos lágrimas de cocodrilo salían de sus ojos.

—Tú, tú… ¿De qué están hechas tus piernas?

En realidad, se siente como si estuviera pateando una pared de cobre o hierro. Este bastardo. No sólo son los labios y las manos, incluso la pierna lo está intimidando.

Ling Xiao está tan divertido, que casi tiene dificultad para respirar de reírse tanto. Abrazando su cuerpo, le dice con alegría desenfrenada, —En realidad está hecha de carne.

You XiaoMo lo mira, como si dijera “no te creo”.

—Entonces, deja que el hermano mayor te ayude a frotarlo. —Ling Xiao sonríe, mientras habla.

—Claramente, es mi pie el que me duele, ¿por qué me frotas el pecho? …Mi pecho no está herido.

Ling Xiao actúa inmediatamente, como si tuviera una repentina realización. Se disculpa sinceramente, —lo siento, me olvidé, definitivamente no lo haré la próxima vez.

¿Habrá una próxima vez? ¡No te daré la oportunidad! Mirando su sonrisa perversa, es odioso no importa cómo lo mires. You XiaoMo se resuelve a nunca confiar en algo que él diga.

Acompañado de ráfagas de maldiciones susurradas, el carruaje de caballos se apresura de una manera animada hacia la ciudad de Qing. You XiaoMo no se da cuenta en absoluto de que esta vez no está sufriendo de mareo por movimiento.

La ciudad de Qing es una gran ciudad que el líder de la secta QingCheng quiere desarrollar. Puede clasificarse entre las tres primeras en la región sur.

El carruaje se sacude alrededor de medio día antes de que XiaoMo finalmente no pueda soportarlo más. Ling Xiao tampoco planea llevar el caballo de fuego Raging hasta el final. A mitad de camino, envía el caballo y convoca al pájaro alado para llevarlos a la ciudad de Qing.

La velocidad del pájaro alado es mucho más rápida que el caballo de fuego Raging. Llegan a la ciudad de Qing, menos de medio día después. Mirando desde lejos, el área de la ciudad de Qing es más grande que la ciudad de HunJi. El imponente y gran esbozo de la ciudad es extremadamente impactante. Aún mirando desde arriba, uno no puede ver el final de la ciudad de Qing. No es de extrañar que la secta QingCheng pueda estar de pie hombro con hombro con la secta TianXin. Esta pantalla de poder es realmente impresionante.

Debido a que tienen poco tiempo, no pueden dar un paseo por la ciudad. Ling Xiao deja que el pájaro alado los coloque en un bosque fuera de la ciudad. A continuación, lleva al tambaleante You XiaoMo a la ciudad. Pero antes de entrar, Ling Xiao cambia sus caras.

Puede que no fuese necesario el cambiar su apariencia cuando fueron a la ciudad de HunJi, ya que está realmente muy lejos de la secta de TianXin. La información puede no necesariamente viajar a la secta. Pero no es lo mismo en la ciudad de Qing.

La Ciudad de Qing es territorio de la secta QingCheng. Hay muchos discípulos de QingCheng defendiendo la ciudad. Hay guardias patrullando todos los días. La seguridad no se puede describir como laxa, aun así es un lugar donde la gente va y viene. Si la noticia sale, le sería fácil llegar a los oídos de la secta TianXin. Así que no tienen más remedio que tomar precauciones al hacer las cosas.

La Ciudad de Qing es famosa por su Pabellón de Diez mil Tesoros. Este Pabellón tiene una subasta cada mes. Pero, generalmente, los artículos superiores son subastados una vez cada tres meses.

La subasta de este mes es, coincidentemente, la subasta de artículos Premium de cada tres meses.

Pero, no es lo mismo que la Casa de Subastas de Siete Estrellas ya que ésta es una casa de subastas regulares. Por lo general, está abierto al público y cualquiera puede entrar. El Pabellón de Diez mil Tesoros es una casa de subastas privada y no se permite la entrada sin una invitación especial de la secta QingCheng.

—Hermano mayor Ling, ¿cómo vamos a entrar sin invitaciones?

En cuanto se enteró, You XiaoMo le preguntó a Ling Xiao acerca de las invitaciones. Mientras se pregunta, ¿por qué Ling Xiao lo trajo aquí si no tienen una invitación? También, si incluso él no tiene una, él apenas la conseguiría.

Ling Xiao le dice: —Aunque la facción de Tang Hun no se considera de primera clase, todavía se puede considerar como un poder de segunda clase. También, tiene una amplia gama de empresas con una influencia considerable. Más importante, tiene dinero. Por lo tanto, la secta QingCheng, definitivamente, le enviará una invitación.

Después de enterarse de que Ling Xiao quiere participar en la subasta en el Pabellón de Diez mil Tesoros, el Gerente Qi buscó la información y le entregó una invitación de inmediato. Ling Xiao está muy contento por su actuar directo y eficiente.

A pesar de haber cambiado sus apariencias, aún se destacan. Debido a que Ling Xiao está llevando a XiaoMo. Si llevara una mujer, tal vez no atraería tanta atención. Pero la cosa es que él lleva un hombre.

You XiaoMo no tiene la piel tan gruesa. Después de ser mirado fijamente de manera continua, no puede soportarlo más, esforzándose para bajar. En realidad, su pie ya no duele tanto.

Ling Xiao sabe que es de piel delgada, por lo que no insiste. Después de ponerlo abajo, quiere tirar de él hacia el Pabellón de Diez mil Tesoros, pero You XiaoMo está arraigado en el lugar. Ling Xiao gira la cabeza para verlo mirar con entusiasmo una tienda. Esa tienda vende píldoras mágicas.

—Hermano mayor Ling, quiero entrar a vender algunas pastillas mágicas ¿Qué tal si me esperas aquí?

You XiaoMo gira su cabeza y le habla a Ling Xiao. Si no vislumbrara esta tienda de píldoras mágicas, se habría olvidado de lo que debía hacer. De lo contrario, éste sería un viaje perdido, en caso de que la subasta comenzara sin tener suficiente dinero.

Ling Xiao alza las cejas, adivinando lo que está en su mente. Simplemente, lo arrastra lejos diciendo, —No hay necesidad de vender pastillas mágicas, tengo monedas de oro.

You XiaoMo está atónito, preguntando, — ¿Cómo las conseguiste?

En su mente, Ling Xiao es más pobre que él. Así que cada vez que se encuentran en un lugar donde tienen que gastar monedas de oro, nunca contó con Ling Xiao para liquidar la cantidad. Así que es muy consciente de lo mucho que tiene en su bolsillo.

—Tang Hun. —Ling Xiao ni siquiera se da la vuelta cuando le dice las palabras con lentitud

Al oír ese nombre, XiaoMo se siente profundamente celoso. Algunas personas sólo tienen que actuar una vez para obtener una enorme mina de oro (las posesiones de Tang Hun). En cuanto a él, cada vez que vende píldoras mágicas, consigue sólo unas diez mil piezas de oro. A lo sumo, es sólo cerca de dos millones a la vez e incluso entonces, él gastaría cerca de un millón después de eso. ¡La comparación entre los dos realmente, lo enoja hasta la muerte!

Pero, al final, XiaoMo intercambia las píldoras mágicas que planeaba vender por las monedas de oro de Ling Xiao. La bolsa mágica, no es demasiado grande, pero está llena de monedas de oro. Hace una cuenta aproximada. Es varias veces más que la su…

¡Mirando a este montón de monedas de oro, sólo tres palabras permanecen en la mente de You XiaoMo -envidia, celos y odio!

Media hora más tarde, finalmente, llegan a la puerta del Pabellón de Diez mil Tesoros.

Contrario a las expectativas, el Pabellón no es tan conspicuo como la Casa de Subastas de Siete Estrellas. Su entrada esta, más bien, oculta. Las personas que no están familiarizadas con ella, probablemente, caminarían al lado sin darse cuenta. Por lo cual, no hay mucha gente caminando por aquí.

No hay guardias en la entrada del Pabellón. Sólo una cortina negra colgando sin moverse. Ling Xiao no duda, trayendo a XiaoMo con él, mientras camina derecho hacia adentro.

En el interior, no es tan oscuro como You XiaoMo lo había imaginado. En cambio, es muy brillante. Además, finalmente ve a los guardias. Custodian la entrada del pasadizo. Cuando se acercan, uno de los guardias les pide su invitación.

Ling Xiao saca la invitación y se la entrega.

El guardia echa un vistazo hacia él, antes de devolverla a Ling Xiao. Luego les pregunta si quieren capas.

Ling Xiao pide dos capas negras. Luego toma una de ellas y la envuelve alrededor de You XiaoMo porque todos los que participan en la subasta del Pabellón de Diez mil Tesoros, estarán reunidos dentro de un gran salón. Así que, al parecer, todo el mundo será capaz de ver todo lo que sucede dentro de ese gran salón. En ese momento, si uno no quiere dejar que otros vean su verdadero rostro, la capa se vielve un elemento necesario.

Después de ponerse las capas, Ling Xiao lleva a XiaoMo a la sala de subastas.

Debido a que llegan muuy tarde, en este momento, el gran salón ya se encuentra lleno de gente. Pero, debido a que la secta QingCheng está detrás del Pabellón de Diez mil Tesoros, nadie se atreve a actuar de la mano. El ambiente es menos caótico que en la Casa de Subastas de Siete Estrellas. La mayoría de la gente está en sus asientos, pintando una escena de conversación cordial.

Cuando los dos entran, Ling Xiao de inmediato, siente unos cuantos barridos mentales sobre ellos. Las sondas mentales vienen de algunas direcciones en el Pabellón de Diez mil Tesoros, mismas que coinciden con las posiciones de los guardias del Pabellón. Hay una sonda más que viene de detrás de la plataforma de la subasta. Esta sonda mental, es un poco más fuerte que el resto de ellas.

Pero Ling Xiao ni siquiera arruga la frente. Incluso una persona más fuerte, sería sólo una pulga en sus ojos. Es imposible penetrarlo a él y a la barrera que puso alrededor de You XiaoMo.

Por lo general, las personas más fuertes elegirían sentarse al frente pero, Ling Xiao no decide sentarse ahí. Elige un asiento vacío en la parte de atrás y se sienta con You XiaoMo a su lado.

Como él ya participó en una subasta antes, esta vez, You XiaoMo no actúa como la última vez, siendo un novato por completo. En realidad, no tiene otra opción, ya que su capa parece cubrir toda su cabeza. Incluso caminar es un poco difícil.

Los dos parecen haber llegado justo a tiempo. No mucho después de sentarse, la subasta comienza.

La sala principal que se encuentra bastante calmada, se vuelve aún más tranquila. Todo el mundo se gira a mirar la plataforma de subastas.

Un anciano vestido con túnicas verdes sale de detrás de la plataforma de subastas. Sin decir muchas palabras innecesarias, rápidamente llega al evento principal. El primer artículo de la subasta es, precisamente, la carne de la oveja milagrosa que todo el mundo está esperando. Pero no es como la información que Ling Xiao recibió. Al parecer sólo hay carne de una oveja.

No hay necesidad de que nadie se preocupe. El error, definitivamente, será enmendado más tarde.

♥ ❤ ♥

| Índice |

One thought on “Legendaria Esposa – Capítulo 140: El Pabellón de Diez mil Tesoros de la Ciudad de Qing

Responder a Nemoné Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *