Legendaria Esposa – Capítulo 141: Ding Shi, Enojado Hasta la Muerte

Traducido por Kuro-Neko

Editado por Ayanami


Una oveja milagrosa, al quitar los cuernos, la piel, el esqueleto y otras cosas no comestibles, dejará unas doscientas libras de carne.

Pero, de acuerdo con la información del Gerente Qi, no habría una sola oveja milagrosa en esta subasta. En su lugar debería ser un total de tres, es decir, seiscientas libras. Si todo es subastado en un lote, el precio de la licitación, definitivamente, llegaría tan alto como el cielo.

Sin embargo, debido a que hay muchas fuerzas que se precipitaron aquí por la oveja milagrosa, muchos de ellos tienen una actitud decidida a ganar, así que, para evitar el caos, el Pabellón de Diez mil Tesoros, decidió dividir a las ovejas milagrosas en tres lotes.

Después de que el hombre vestido de verde anunció la oferta mínima, todo el mundo empezó a ofertar.

Una libra de carne de oveja milagrosa vale veinte mil monedas de oro. Doscientas libras son cuatro millones. Este precio no es realmente bajo. Veinte mil por una libra es el precio regular del mercado.

Pero todos los que vienen a la subasta saben que, normalmente, las cosas que se subastan no tendrán un precio final bajo. Especialmente, un artículo raro como las ovejas milagrosas.

Poco después de que el hombre vestido de verde terminó su anuncio, el número de personas que se apresuraron a hacer sus ofertas son más de veinte. Pero, con el aumento de los precios, el número de licitadores es cada vez menos. Al final, como se esperaba, sólo las fuerzas de la primera fila permanecen en la licitación.

Algunas personas tienen dinero, pero optan por renunciar de buena gana debido a que, después de esto, hay dos oportunidades más.

En este momento, todo el mundo cuenta con muchas monedas de oro, por lo que los precios que pujan son un poco extravagantes pero, más tarde, las carteras de todos estarán vacías y la ferocidad de la licitación será menor de lo que es ahora. Así que algunos eligen dejar ir, mientras les queda la esperanza de obtener alguno de los otros dos lotes.

En este momento, un viejo de cara roja en la primera fila, de repente, se levanta. Esta persona no está usando una capa negra por lo que todos pueden ver su apariencia, claramente. Con esta acción, el ambiente ruidoso en la sala principal se calmó por completo.

El viejo de cara roja parecía haber esperado esto. Tiene una ligera y gentil sonrisa en su cara. Echa un vistazo a las pocas personas que estaban haciendo una oferta contra él, luego dice: —Este viejo ofrece seis millones. Este, es el precio final de este viejo. Si mis queridos señores y señoras pueden pujar más alto, este viejo se separará de esta ronda.

Después de hablar, el anciano de cara roja se sienta de nuevo.

Las personas a las que se dirigió, de repente, empiezan a verse inciertas.

You XiaoMo ve que el ambiente es extrañamente silencioso, por lo que se inclina cerca de Ling Xiao y susurra con curiosidad: —Hermano mayor Ling, ¿qué está pasando? ¿Qué pasa con ese viejo?

Ling Xiao explica: —Él es Ding Shi, un anciano del grupo XingLuo, cuya fuerza es del nivel Celestial, siete estrellas, apenas se puede considerar alguien de fuerza por aquí.

Hablando del grupo de XingLuo, su reconocimiento al parecer es más bajo que el de la secta de TianXin y la secta de QingCheng. Aunque, de hecho, son una secta de primera clase cuya fuerza está a la par con ambas sectas. Es sólo que la gente del grupo XingLuo siempre ha sido discreta y reservada, por lo que la mayoría de las personas sólo ha oído hablar de su nombre, además de que los rumores sobre ellos son muy pocos y distantes entre sí.

Sin embargo, a pesar de su bajo perfil, hay un buen número de miembros que son conocidos por todos, tal es el caso de Ding Shi. No se deje engañar por su manera amable. En realidad, los trucos de esta persona son más despiadados que nadie. Su fuerza no es tan famosa como lo es su tortuosidad.

Así que, por eso, cuando se levantó, algunas caras se oscurecieron de inmediato al reconocer al viejo de cara roja como Ding Shi del grupo XingLuo. Aunque sus palabras no son explícitas, todo el mundo escuchó la amenaza que llevan. Claramente, está usando su posición para amenazar a otros, al decir estas palabras demuestra que está seguro de que los demás no se atreverán a ir en contra del grupo XingLuo.

Esas pocas personas, a pesar de que no se sienten bien por dentro, no pueden negar que, definitivamente, no vale la pena ofender a un poder de primera clase sólo por doscientas libras de carne de oveja milagrosa, por lo que, después de unos momentos de lucha interna, no tienen más remedio que renunciar.

Al ver esto, una sonrisa satisfecha aparece en la cara del viejo Ding Shi, como si estuviese esperando esto. Después, mira al anciano vestido de verde de la casa de subastas, levantando la barbilla y diciendo: — ¿Puede declararlo ya?

El anciano de túnica verde, sutilmente, arrugó la frente. Esta suma es dos millones bajo la estimación del Pabellón de Diez mil Tesoros. Aún cuando lo esperaban, el experimentarlo en la realidad, lo deja un poco molesto. Justo cuando trata de levantar el martillo en su mano para golpearlo, una voz lánguida llama desde atrás.

— ¡Siete millones!

En el momento en que realiza la puja, todo el mundo, conmocionado, se vuelve y mira hacia atrás a la persona que hizo la oferta.

Es una persona que lleva una capa negra. La cara no se puede ver, pero la voz, de hecho, vino de él. Lo más sorprendente es que justo delante de todos, se atrevió a ir en contra del grupo de XingLuo. Es por eso que todo el mundo se muestra curioso.

Cuando Ding Shi escucha esta voz, su rostro se oscurece. Su mirada penetrante cae como un cuchillo, sobre Ling Xiao. No esperaba que alguien se atreviera a levantarse en contra del grupo XingLuo en público.

Pero como este es el dominio de la secta QingCheng. No importa lo infeliz que este, no puede romper las reglas. De lo contrario, le estaría dando a la secta QingCheng una excusa para lanzar un ataque preventivo.

Pensando así, Ding Shi cambia su mirada hacia Ling Xiao en la fila de atrás y de manera  aparentemente cortés dice, —Mi amigo, el viejo yo es Ding Shi del grupo XingLuo. ¿Sería posible darme un poco de cara y ceder el artículo a este viejo?

Escuchando estas palabras, los labios de Ling Xiao se curvan bajo el manto, escupiendo lentamente las palabras: — ¡No es posible!

El rostro de Ding Shi se oscurece de inmediato. A sus ojos, le está haciendo un gran favor adoptando una actitud humilde y hablándole de una manera amistosa. Pero esta persona, no sólo no sabe lo que es bueno para él, sino que tampoco acepta sus palabras. Además de eso, mostró un rechazo demasiado franco. Claramente, menosprecia al grupo XingLuo. Ya que las cosas son así, no se detendrá más.

Ding Shi dice en voz alta una nueva oferta y se vuelve a sentar.

Sin embargo, en este momento, Ling Xiao no carece de monedas y no vacila ante Ding Shi, por lo que hace otra oferta sin mostrar vacilación alguna, aumentando el precio hasta los nueve millones en un abrir y cerrar de ojos.

Ding Shi está tan furioso que su vieja cara es completamente roja. Al final, tiene que darse por vencido. Este precio ha sobrepasado el valor de las ovejas milagrosas y ofrecer más sería una pérdida. Después de todo, aún hay muchos tesoros por venir. Debe reservar algunas monedas de oro para más tarde.

Al final, las doscientas libras de carne de oveja milagrosa fueron ganadas por Ling Xiao al alto precio de nueve millones.

El primer artículo fue vendido a un precio muy alto. Así que los tesoros que siguen sólo pueden valer más que eso y no menos. Inmediatamente, se muestra la expectativa de todos. El desagrado que sintieron antes desaparece en un instante. Con el fin de ganar lo que cada uno quiere, todos parecen estar llenos de emoción.

Sin embargo, hay una cosa que vale la pena mencionar, aunque las cosas en la subasta se pueden considerar mercancías superiores, al mismo tiempo no se les puede llamar mercancías de primera, debido a que éstas ya han sido tomadas por la secta de QingCheng desde hace tiempo.

Debido a que el respaldo del Pabellón de Diez mil Tesoros pertenece a dicha secta, algunas personas sospechan que el Pabellón fue creado por la secta QingCheng. Pero al no haber pruebas, sigue siendo una mera especulación.

Con el artículo que se subastó después y fue pagado, Ding Shi no levantó su mano una sola vez. Fue sólo hasta la aparición de la segunda oveja milagrosa que, los ojos parcialmente cerrados de este anciano se abrieron de par en par, los rayos de determinación para ganar, hacen explosión en sus ojos. Ahora quiere ver quién más se atreve a competir con él.

Pero está destinado a perder. Justo cuando el precio se eleva a siete millones, Ling Xiao hace su movimiento y, otra vez, como un grito que sacude a todo el mundo, salta directamente a diez millones. A la luz de esta situación competitiva, el precio está destinado a subir más y más.

Este movimiento hace que las pocas personas que querían añadir cien o doscientos mil escupan un bocado de sangre. Incluyendo a Ding Shi. Su rostro parece haberse vuelto de un color verde grisáceo con llamas de furia en sus ojos, como si no pudiera esperar a quemar un agujero a través de Ling Xiao.

A pesar de que XiaoMo sabe que todo el mundo está mirando a Ling Xiao como si quisiera que sufriera la muerte por mil cortes y, sintiéndose demasiado incómodo bajo esas miradas, no quiere dejar ir esta oportunidad. Siente que es mejor si ganan las seiscientas libras de la carne de oveja milagrosa. De esta manera, no tendrá que preocuparse de qué hacer en el futuro, cuando las raciones de Xiao Piqiu se agoten.

—Mi amigo, a veces es mejor no tomar un patio después de conseguir una pulgada.

Ding Shi aprieta los dientes, mientras habla con Ling Xiao. Si las miradas pudieran matar, él habría matado a esta persona mil o diez mil veces desde hace mucho tiempo.

— ¿Cómo es tomar un patio después de obtener una pulgada aplicable en una competencia justa?

Ling Xiao se ríe en tono burlón de sus palabras. La ira de Ding Shi vuelve a su rostro una sombra más oscura.

Las palabras de Ling Xiao les dejan claro que él no dejará ir esta oveja milagrosa. Ding Shi aumenta su oferta una vez más después de eso pero, de nuevo es superada por Ling Xiao. Al final, la segunda oveja milagrosa aterriza en las manos de Ling Xiao con un precio de once millones.

Para la última oveja milagrosa, la competencia es mucho más feroz que para los dos anteriores. Los poderes que no actuaron antes hacen su movimiento. Esta vez, el precio aumenta más y más, hasta el precio tan alto como el cielo de quince millones.

Este precio supera lo que la mayoría de la gente puede soportar. Además, la carne de una oveja milagrosa no vale mucho. Los que hicieron una oferta hasta ahora no sólo están en ella porque desean tenerla sino porque simplemente, están empeñados en salvar la cara, al igual que Ding Shi.

El grupo XingLuo, definitivamente, no esperaba este resultado. En ese momento, dada su reputación, pensaban que nadie se atrevería a pelear con ellos. Así que sólo le dieron a Ding Shi el número estimado de monedas de oro y nada más. Quince millones es precisamente lo más que puede ofertar.

Mirando los ojos de Ding Shi rojos y llenos de furia, algunas personas dejan de hacer ofertas por su cuenta, para evitar incurrir en la ira del grupo XingLuo.

Pero, aún hay algunas personas que anticipan con emoción, una atmósfera cada vez más tensa. De modo que todos miran hacia Ling Xiao con la esperanza de que haga otra oferta. Ding Shi claramente, también anticipa esto, haciendo que su rostro se torne tan sombrío que casi puede gotear agua.


[Nemoné: Pueden encontrar sus capítulos 142 y 143 en Kovel Times ediciones 12 y 13 (respectivamente)]

♥ ❤ ♥

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *