No es mi guardia sombra, es mi amante – Capítulo 6: Sal del camino

Traducido por Shisai

Editado por Shiro


La conciencia de Xia Qian’an estaba borrosa, aún no se había despertado. Subconscientemente movió su mano hacia un lado y no tocó nada. Después de unos segundos, recuperó sus sentidos y abrió los ojos abruptamente.

—¿An Jiu? —dijo con voz suave y temblorosa, con cierta cautela e incertidumbre en su tono.

—Maestro, ¿está despierto? —An Jiu apareció al lado de la cama después de escuchar a su Maestro llamarlo.

—Mn, despierto —respondió, aliviado. Afortunadamente, no fue un sueño.

Después de levantarse y lavarse, An Jiu ayudó a su amo a atar su cabello. Xia Qian’an no estaba acostumbrado a estar cerca de los demás. Después de aprender a vestirse, no necesitaba de una criada que lo esperara para vestirse, pero sólo podía hacer cosas simples con su cabello. Las cosas más elegantes le quedaron a su guardia sombra.

Posterior al desayuno, Xia Qian’an regresó al pequeño estudio para leer. Aunque esta vez no leyó ningún libro, en cambio, estudió varias partituras.

Estaba estudiando las nuevas partituras musicales de la mañana a la noche. Había tocado música antigua moderna antes, o la había escrito él mismo. Ahora que tenía la oportunidad de aprender la música clásica con gran encanto antiguo, no la dejaría ir.

Aunque no sabía por qué tenía prohibido entrar al palacio imperial, también era consciente de que no estaba en peligro por el momento. Sólo esperaba poder irse de allí rápidamente. Después de todo, el palacio era un lugar peligroso. Sin embargo, pasó medio año en el Palacio Imperial, durante el cual, el príncipe vino varias veces para escucharlo tocar el guqin.

A primera vista, Xia Qian’an supo que el hombre que vio en el pequeño bosque de bambú hacía medio año era el príncipe. No sentía mucho por él, pero cada vez que éste lo miraba, sus ojos lo incomodaban, ya que sentía que lo observaban con profundidad.

Estudió durante medio año y dominó cinco o seis canciones, que eran todas canciones clásicas. Cuando se cansaba, leía algunos libros de medicina para matar el tiempo. Ahora conocía la mayoría de las hierbas y había dominado algunas recetas. No tendría problemas para tratar lesiones y ayudar con la desintoxicación, lo cual también fue una cosecha de venir a la antigüedad.

—Maestro, el palacio ha sido ocupado. Este subordinado le sacará del palacio. —An Jiu apareció de repente en el pequeño estudio. Xia Qian’an se sorprendió por la noticia.

—¿Estás herido?

El joven olió un aroma sangriento que provenía del cuerpo del otro, se levantó y fue hacia él en un instante. Frunció el ceño con fuerza y ​​sus ojos estaban llenos de impaciencia y afecto.

—Este subordinado estaba peleando con una gente cuando llegaron aquí. Son los guardias sombra que monitorean al Maestro. Tenemos que irnos rápidamente antes de que reaccionen. —An Jiu dijo tantas palabras por primera vez, con una mirada digna, lo cual mostraba que el problema era un poco complicado.

—Está bien, vámonos ahora —asintió.

—Sí, señor.

Después de eso, An Jiu recogió a su Maestro, cargándolo como a una princesa, y salió corriendo del estudio. Xia Qian’an puso sus manos alrededor del cuello del hombre para reducir el esfuerzo que sus brazos hacían, y enterró su cabeza en el pecho del otro para evitar que el viento soplara en sus ojos.

No podía ver, sólo oía el viento zumbar en sus oídos, además de sentir lo rápido que corría An Jiu. El guardia sombra eligió una parte remota del palacio para escapar. Cuando el príncipe no lo envió de regreso a su Maestro, escuchó en secreto que el príncipe Jing iba a buscar el poder y usurpar el trono.

Después de regresar con su amo, buscó en secreto la mejor manera de escapar del palacio, se preparó temprano y se llevó al joven del palacio al mismo tiempo que el príncipe Jing usurpó el trono.

Su Maestro era inocente, no merecía morir.

Como era un lugar remoto, nadie los detuvo, pero cuando estaban a punto de abandonar el palacio, una gran cantidad de guardaespaldas los rodearon de repente. Probablemente habían estado esperando desde temprano esa mañana.

An Jiu continuó acelerando. En medio del proceso, usó un arma oculta bañada en veneno. Si sólo fuera él, no habría problemas para matar a estas personas. Pero con Xia Qian’an, su velocidad se ralentizaría, además que tenía algunos escrúpulos en mente.

Aunque el guardia sombra también sufrió algunas heridas, al final ambos escaparon del palacio. Aceleró para dejar atrás a los perseguidores y huyó al exterior de la ciudad imperial con su Maestro. Después de un día de escape, y con su velocidad, no había peligro por el momento.

Los dos escaparon a las profundidades del bosque, y el cielo gradualmente se volvió oscuro. Xia Qian’an no se atrevió a quedarse en la ciudad. Había mucha gente que quería atraparlos. Si los encontraban, no podrían escapar. Este lugar era el mejor escondite.

Encontraron una pequeña cueva, sin bestias en ella.

—Maestro, necesito encontrar algo para que coma, por favor, quédese aquí. Es seguro por el momento.

—Iré contigo. Voy a encontrar algunas hierbas. —Xia Qian’an extendió la mano y agarró la mano de An Jiu. Sus ojos estaban llenos de tensión. Temía que éste abandonara su vista. La fuga de este día le hizo saber que la muerte era inevitable.

Por fin, el hombre decidió salir con su Maestro a buscar comida. Atrapó un conejo y un faisán, encontró un pequeño río, arrancó el pelo y limpió los órganos internos. Mientras que Xia Qian’an encontró algunas hierbas que podrían usarse para la hemostasia y condimentos en las proximidades, además recogió algunas frutas comestibles en el camino de regreso.

Después de buscar cosas, volvieron a la cueva. An Jiu borró con especial cuidado sus huellas. Para cuando llegaron a su destino, estaba completamente oscuro. Xia Qian’an metió las hierbas limpias en la barriga del conejo y el faisán, y luego dejó el resto del trabajo al otro. Él nunca había trabajado en la cocina en las dos vidas que llevaba, mucho menos en la naturaleza.

—An Jiu, quítate el abrigo. Te pondré un poco de medicina. —Xia Qian’an se puso la medicina herbal en la boca y la masticó. El jugo de ésta era un poco amargo, lo que hizo que frunciera el ceño, pero continuó mordiendo con expresión agria, y escupiendo después de masticarlo.

—Maestro, estas son sólo heridas menores. —El cuerpo de An Jiu estaba rígido, y sus ojos se volvieron profundos al instante, pero en el momento en que se relajó, dejó escapar un ligero aliento y la presión en su corazón se adormeció.

Luego volcó la carne sobre el fuego para evitar que se quemara, para después extender el jugo de fruta sobre la superficie, haciendo lo que su Maestro le había dicho. El olor a carne y jugo de frutas se extendió lentamente por el aire.

La superficie de la carne asada gradualmente se volvió dorada, y el aceite salió y comenzó a gotear en el fuego, haciendo que se avivara de forma un poco más brillante.

—Mastiqué muy fuerte y mi boca todavía está amarga —Xia Qian’an miró a An Jiu sin pestañear, y dijo esto con una expresión molesta. Había estado con este hombre durante casi dos años. Sabía cómo hablar para que no lo rechazara.

Al escuchar a su Maestro decir eso, tampoco se negó más. ¿Cómo podría rechazar la solicitud de su amo? Además, éste lo hizo por él.

Después de que An Jiu se quitó la camisa exterior y expuso la parte superior de su cuerpo, Xia Qian’an vio la llamada herida pequeña, la cual era un corte de espada. Parte de la sangre ya se había coagulado, mientras que las zonas más profundas todavía estaban sangrando un poco.

Al ver esto, el corazón de Xia Qian’an estaba en conflicto, y sus ojos se pusieron rojos al instante. Se mordió el labio inferior y levantó la vista ligeramente para reprimir las lágrimas. Afortunadamente, An Jiu estaba de espaldas a él, y no lo vio. Después de ajustar su estado de ánimo, comenzó a aplicar medicamentos en la espalda del hombre. Preocupado por la falta de medicamentos, siguió masticando mientras los aplicaba.

No trajeron nada mientras escapaban para ahorrar tiempo, pero él no salió de su patio sin heridas. Los guardias esperaban que escapara temprano en la mañana, pero debido a que Xia Qian’an permaneció en sus brazos en el momento de la fuga, salió ileso.

Cuando terminó de aplicar el medicamento, la carne también estaba ya lista. An Jiu cortó la barbacoa para su amo. Después de que los dos comieron, Xia Qian’an le dio un poco de fruta para eliminar la grasa de su boca.

Era otoño y, por lo general, Xia Qian’an dormía bajo las sábanas por la noche, pero ahora corrían por sus vidas.

Finalmente, ambos hablaron sobre muchos grandes principios, y luego el joven se anidó en los brazos del otro, manteniéndose calientes juntos.

El guardia sombra estaba rígido.

¿Qué debo hacer en el futuro?

Xia Qian’an estaba muy molesto, por lo que lo abrazó a pesar del otro estar rígido debido a la tensión, acercando ambos cuerpos en el proceso.

Sintiendo que el aliento de su amo caía sobre su pecho, y la temperatura de su cuerpo extendiéndose constantemente hacia él, An Jiu sentía que el deseo en su corazón se liberaba lentamente de su jaula.

Era la segunda vez que su Maestro estaba tan cerca de él estando despierto. Aunque había estado enfatizando que el propósito de su amo era sólo mantenerse caliente, no pudo evitar pensar más allá de eso en su mente. Además de su actitud habitual, pensó que el joven podía albergar sentimientos por él.

De esta manera, ambos estaban secretamente enamorados el uno del otro. A uno lo restringía la profundamente arraigada relación de amo y sirviente, mientras que el otro dudaba por sus propios motivos.

—An Jiu, estarás a mi lado, ¿verdad? —Xia Qian’an levantó la vista en los brazos del hombre, pero sólo vio su firme mentón.

—Sí, señor —dijo después de inclinar su cabeza. Por el rabillo del ojo, el guardia sombra vio la dependencia en los ojos de su Maestro, así como un rastro de amor que no conocía.

La respiración de An Jiu era lenta. Rápidamente levantó la cabeza y no miró más a los ojos de su amo. Su corazón latía violentamente. Como estaba en los brazos del otro, Xia Qian’an también escuchó sus latidos anormales. Sus ojos brillaban y estaba seguro de que éste le tenía cariño.

Por primera vez en sus dos vidas, Xia Qian’an dependía de alguien. Se sentía a gusto con An Jiu. Incluso escapando por su vida como ahora, mientras él estuviera a su lado, no tendría miedo. Incluso si muriera, no tendría miedo.

No era difícil entender por qué Xia Qian’an se enamoraría de una persona tan leal a él.

—An Jiu, inclina tu cabeza.

—Sí… ¡Mn!

En el momento en que éste lo hizo, Xia Qian’an también levantó la cabeza y besó sus labios. Sus manos rodearon el cuello del otro. Los ojos de An Jiu estaban ligeramente abiertos, llenos de incredulidad. Para evitar ser empujado, el joven se sentó directamente sobre sus piernas.

Xia Qian’an no sabía nada sobre besos. Trató de besarlo como había visto en algunas películas en los tiempos modernos.

—Mn… An Jiu, bésame… —murmuró con la boca ligeramente abierta; sus ojos estaban más oscuros que nunca.

—Maestro…

—Mn… Mn~

Después de la medianoche, An Jiu abrazó a su Maestro para asegurarse de que no tuviera frío.

Maestro, después de este paso, no puedes retroceder, porque has liberado el amor que tu subordinado por ti siente, y éste ya no se puede volver a encerrar.


Shisai
Owwww ♥

| Índice |

2 thoughts on “No es mi guardia sombra, es mi amante – Capítulo 6: Sal del camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *