Prevenir un Harem – Capítulo 32: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


Los médicos imperiales volvieron al Palacio Yongyan una vez más. Afortunadamente, Yan Mingyong no se había desmayado en está ocasión. El joven había tirado de las manos de Ye Zhizhou, observándolo con los ojos inyectados de sangre, silencioso pero perspicaz.

Ya familiarizados con esta serie de eventos, los médicos imperiales rápidamente checaron su pulso y prescribieron el medicamento correcto. No sabían cuántas veces lo habían dicho ya, pero tenían que decir las mismas palabras cada vez que venían. —Su majestad, por favor evite cualquier cosa que pueda alterar sus emociones; debe reposar en cama el resto del mes. El consumo de comida debe ser ligero, y lo mejor sería que…

—Cállense. —Yan Mingyong finalmente abrió la boca, únicamente para echar a las personas de la habitación. —Todos váyanse. Nadie tiene permitido quedarse. De An, cierra la puerta del palacio, ¡no veré a nadie más!

Los médicos fueron silenciosos mientras apresuradamente empacaban su equipo médico y se iban.

Solamente quedaron Yan Mingyong y Ye Zhizhou en el palacio. Ye Zhizhou, al ver la apariencia pálida y débil del más joven, no pudo evitar sentirse preocupado. Caminó hacia adelante, ayudó a levantar la colcha y extendió su mano. —No te dejaré. Solo, descansa bien, no pienses mucho acerca de eso. —Viendo que su amante casi moría por enojo excesivo poco después de que lo encontró, Zhizhou estaba secretamente asustado en su corazón.

Yan Mingyong continuó mirándolo fijamente, labios pálidos y azules. La expresión distorsionada de su rostro emitía un aura malvada. — ¡An Chengle! ¡Este príncipe puede ignorar tus imprudentes acciones previas, pero recuerda que vivirás aquí toda una vida! ¡Si te atreves a irte, te llevaré al infierno!

Esta era la primera vez que Yan Mingyong había utilizado su título imperial frente a Ye Zhizhou. Después de descubrir que el más joven era su amante, Ye Zhizhou no podía sentir miedo o celos hacia él. No pudo evitar revelar una sonrisa ante la amenaza. — ¿Entonces? Seguramente me seguirías, y probablemente me reconocerías a primera vista. —A pesar de que su amante no conservaba sus memorias del pasado, por lo que parecía a primera vista, él podía reconocerlo por propio instinto. Él creía que si hubiera una próxima vida, esta persona sería capaz de reconocerlo una vez más.

Yan Mingyong estaba estupefacto por la gentil e íntima respuesta. Pero poco después, su rostro se volvió oscuro y continuó con su amenaza. —Entonces, no serás solamente tú; tu hermano, tus padres y también tus familiares. Es posible que no estés asustado de ir al infierno, pero ¿qué hay con tu familia? ¡Si no quieres que resulten heridos, solo quédate conmigo!

—Sí, sí, sé que eres poderoso. Ahora, solo duerme. —Ye Zhizhou palmeó su cabeza como si se tratara de un cachorro, acariciando su largo cabello poco después. —El médico imperial dijo que tenías que recuperarte; así que duerme, ¿de acuerdo?

Yan Mingyong frunció el ceño rígidamente, secretamente satisfecho con la intimidad. Quería abrir la boca para continuar con sus despiadadas palabras, sin embargo, Ye Zhizhou rápidamente cubrió sus labios con una mano. —Tus ojos claramente están rojos e inyectados de sangre, ¿aún no vas a dormir? —Impotentemente pellizcó el rostro demasiado hermoso de su amante. Sintiendo la mirada asesina, Zhizhou simplemente se quitó los zapatos y se subió a la cama; rápidamente deshaciéndose de sus ropas exteriores para levantar la colcha y abrazar a la otra persona. —Duerme, te protegeré.

— ¡Tú! —Dijo Yan Mingyong con enojo, pero se detuvo a medio camino, entrando al abrazo de la otra persona por reflejo. Su rostro se volvió inexpresivo y melancólico, y su boca se abrió con sorpresa, pero no pronunció ni una sola palabra.

Ye Zhizhou encontró las ridículas acciones del menor, lindas, besó la frente de Mingyong y elevó su mano para cubrir los ojos del otro. —Vamos a dormir. Es tarde.

Al tener los ojos cubiertos, los instintos de Yan Mingyong se tensaron, y solo se relajaron gradualmente debido a la calidez de la persona a su lado. No pudo evitar sostener más fuerte el cuerpo de la otra persona, enterrando su cabeza en el cuello del otro. El joven príncipe, en una muestra de debilidad, a pesar del tono malvado, dijo, —Esta vez tu tomaste la iniciativa de venir, y luego te negaste a irte. Así que no puedes dejarme de ahora en adelante.

—Sí, sí. No te dejaré. —Acarició a su amante, suspirando en su corazón: al final, qué tan poco amor recibió este chico en su infancia para desarrollar este tipo de personalidad. Además, esta terrible enfermedad física… Le dio un golpecito al sistema y lo cuestionó, después de reconfortar su corazón, abrazó a su amante y cayó en un sueño profundo.

La relación entre Yan Mingyong y Ye Zhizhou creció con el tiempo. A pesar de que Yan Mingyong aún se enojaba rápidamente, Ye Zhizhou también era rápido para calmarlo. Mientras más se fortalecía la relación entre ambos, la cantidad de médicos imperiales que visitaban el Palacio Yongyan disminuía gradualmente, la mejora de la salud de Yan Mingyong sorprendió a todos. El emperador Dragón Yan estaba muy satisfecho, premiando a An Chengle y a Zhengou Gongfu con una pila de tesoros; además de darle a An Chengsheng el puntaje más alto en los exámenes de la corte y elogiar continuamente a los educados niños de Zhenguo Gong en la corte.

Zhengou Gong y su esposa se sentían aliviados por el transcurso de los eventos. An Chengseng también había calmado su corazón poco a poco, pero aún estaba asustado por las palabras del octavo príncipe ese día. De vez en cuando hallaba una excusa para ir al palacio y ‘accidentalmente’  encontrarse con su hermano; no tenía tiempo para prestarle atención a An Chengjie.

Los dos hijos de la familia An eran tenidos en alta estima por el emperador, llenando de placer a Zhengou Gongfu. An Chengjie, que aún no había sido atacado por An Chengle, finalmente tuvo tiempo suficiente para prepararse para la apertura de su restaurante. Ese día, finalmente se reconcilió con Lei Baofei, intentando llevar al otro a probar la olla caliente y el vino que había hecho como medio para redimir su amistad. Desde el día en el que el “Pabellón del Tesoro” fue destrozado por An Chengle, la otra persona había comenzado a alejarse de él. A pesar de que Baofei no rechazó sus pedidos de ayuda con la tienda, no estaba tan cerca como antes. Chengjie sentía vagamente que después de que terminara de ayudar, Lei Baofei marcaría una clara línea entre ambos. Si ese fuera el caso, su situación en Zhengou Gongfu, que aún tenía que ser establecida y estabilizada, estaría en grave peligro.

Abrir una tienda no solo requería ideas innovadoras y excelente mercancía, también era necesaria una fuerte red de contactos y un buen respaldo. El padre de Lei Baofei era el Gran General, y Lei Baofei por sí mismo era un prometedor joven general. La razón por la que el “Pabellón del Tesoro” pudo crecer tan rápido antes, fue porque tomó prestados los contactos del otro. Como su nuevo restaurante iba a abrir, es natural que él quiera el apoyo de la otra parte. Adicionalmente, necesita la protección de la otra persona para evitar que la gente de Zenguo Gongfu descubra de sus negocios demasiado pronto.

Todo tipo de planes e ideas giraron en su mente, y pensando que no había tiempo para la gran apertura de su restaurante, un plan completo para reconciliarse con Lei Baofei y desarrollar su negocio, había tomado forma, esperando poder ser ejecutado el día de hoy.

Lei Baofei aún no había llegado. El tendero que colgaba el cartel en la entrada de la tienda vio a An Chengjie y se apresuró a saludarlo. —Jefe, los ingredientes y las hierbas medicinales que pidió han sido procesadas, el vino también ha sido preparado en la cocina. Ahora solo estamos esperando a los clientes.

An Chengjie estaba muy satisfecho con el tendero que fue contratado por su administrador. Sonriendo, le palmeó el hombro y elogió sus esfuerzos. —Me siento aliviado por la forma en que manejas las cosas. Vamos, primero, llévame a la cocina.

Los ojos del tendero brillaron tan pronto como se adelantó para guiar el camino.

En una habitación privada en el segundo piso de la casa del té cruzando la calle, Ye Zhizhou bajó su taza y le sonrió a Yan Mingyong que estaba leyendo un libro frente a él.  Dijo, sonriente: —Mingyong, voy a salir a arreglar unos pequeños asuntos. Volveré pronto, así que solo continúa leyendo tu libro, ¡te llevaré a comer una deliciosa comida después!

Yan Mingyong dejó de pasar las páginas, mirando hacia el frente con el ceño fruncido. —Media hora como máximo.

Después de calcular el tiempo necesario para la apertura del restaurante, Zhizhou sacudió su cabeza como asentimiento. —Bien, volveré en media hora.

Después de que el otro se había ido, Yan Mingyong dejó su libro y suavemente golpeteó sus nudillos en la mesa. De An abrió la puerta y rápidamente caminó hacia la ventana, soplando algo similar a un silbato. Fuera de la casa del té, una figura encapuchada salió de las sombras y siguió a Ye Zhizhou.

♦ ♦ ♦

En una de las mejores áreas de la Calle Sur, un nuevo restaurante, Chuan Yue, abrió: El plato principal era algo llamado olla caliente. Varios días antes de la apertura, el tendero había entregado muestras gratis en un puesto frente a la entrada del restaurante. El puesto en sí mismo era muy simple; solo había una mesa, una estufa y una olla. Una variedad de ingredientes procesados estaban sobre la mesa, y sobre la estufa había una gran olla con dos diferentes bases de sopa. Cuando se encendió la estufa, las bases de las sopas comenzaron a hervir, emitiendo un aroma atractivo que se extendió rápidamente.

[E/N: Clarificación rápida, Chuan Yue no es el restaurante del protagonista; el de él se llama Xi Zi. Chuan Yue solo es otro restaurante recién abierto.]

En solo tres días, el restaurante Chuan Yue, que aún no abría, ya había ganado fama en la Calle Sur. Los residentes cercanos eran tentados por el aroma de la olla caliente todos los días, y la ansiaban tanto que no podían comer o dormir; esperando el día en el que el restaurante abriera.

La residencia del Gran General Lei estaba a la vuelta de la esquina de la calle Sur, y también necesitaba soportar la tentadora fragancia de la olla caliente. Ese día, Lei Baofei salió para encontrarse con An Chengjie, y mientras caminaba por la Calle Sur se sorprendió al descubrir que el restaurante Chuan Yue había abierto de manera silenciosa. No invitaron a un grupo de danza del león, ni tampoco tocaron tambores; solamente colgaron una tela de seda roja y abrieron la tienda.

Las personas que oyeron las noticias corrieron a visitarlo, en fila fueron recibidos por un apasionado mesero. Lei Baofei se detuvo un momento por curiosidad, y rápidamente fue descubierto por el mesero. —Honorable huésped, nuestro restaurante acaba de abrir hoy, y para celebrar, los primeros 100 visitantes son gratis. ¿Quiere entrar y probar?

Recordando la cita con An Chengjie, sacudió la cabeza con arrepentimiento. —Tal vez la próxima vez, hoy ya tengo compromisos previos. A pesar de eso, gracias por la cálida bienvenida.

Escuchando esto, el mesero también expresó su pena. Entró a la tienda y le indicó a otro camarero que saliera corriendo con una pequeña cesta en la mano. Se la entregó a Lei Baofei: —Un pequeño regalo para nuestro invitado. Estaremos esperando tu próxima visita. —Después, los dos camareros rápidamente regresaron al edificio, sin darle la oportunidad de rechazar.

Lei Baofei rio y sacudió su cabeza, su buena opinión de la tienda creció. Con este tipo de evento, su estado de ánimo no tan brillante mejoró levemente. Metió la mano en la cesta de bambú y miró su contenido: en su interior había una pequeña olla y una carta. Levantando la tapa de la olla, pudo ver una pasta roja similar al ungüento. Y sin entender su uso, cerró la tapa y tomó la carta.

Pensó que la carta tendría oraciones y buenos deseos, pero inesperadamente, realmente era una receta detallada, especificando el procedimiento y las formas de usar los ingredientes para mejorar el sabor. Al final, se dio cuenta de que la pequeña olla estaba llena del ingrediente base para preparar una olla caliente, permitiéndole al huésped ir a casa para comer con su familia.

Verdaderamente… él nunca había visto un restaurante tan generoso antes.

Para cuando guardó la carta, el restaurante de An Chengjie, Xi Zi, estaba al frente. Recordando las frecuentes citas que An Chenjie había organizado entre ellos, su expresión relajada y feliz desapareció, siendo sustituida por un ceño fruncido.

A pesar de que estaba muy agradecido por los esfuerzos del otro al rescatarlo, su personalidad y carácter eran… sacudió la cabeza y suprimió las crecientes emociones negativas de su corazón. Observó las maravillosas puertas de Xi Zi, y tomó una decisión en su corazón: Después de ayudar al otro a establecerse en la capital, cortaría su relación. Dos personas con principios diferentes y opuestos, era imposible para ellos trabajar juntos.

[La probabilidad de amor entre Lei Baofei y el protagonista se ha reducido a un 50%. Por favor mantenga sus esfuerzos persistentes, Anfitrión.]

No muy lejos de Lei Baofei, Ye Zhizhou, quien estaba comprando una fruta confitada, miró de reojo hacia la dirección del restaurante Xi Zi. Entrecerró los ojos y sonrió. Incluso antes de que el hombre haya entrado al restaurante, su probabilidad de amor había bajado un 20%. Lei Baofei, un hombre honesto, realmente podría sorprender a las personas, ¡ah!

♦ ♦ ♦

En el segundo piso de la casa del té, Yan Mingyong bajó su libro y miró a Lei Baofei, quien estaba parado frente al restaurante. Luego, le echó un vistazo a Ye ZHizhou, que estaba mirando a Lei Baofei desde la distancia. Apretó su puño y tosió, sacando una píldora para tomar.

¿A Le Er le gustaban los hombres altos como el joven Lei? Tocó sus propias piernas delgadas y débiles, su expresión levemente distorsionada.

¡No! ¡No permitiría que a Le Er le guste otra persona además de él mismo!

| Índice |

One thought on “Prevenir un Harem – Capítulo 32: El príncipe frío y su esposa tsundere

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *