Prevenir un Harem – Capítulo 37: El príncipe frío y su esposa tsundere

Traducido por Akirie

Editado por Sakuya


La explosión rápidamente atrajo la atención del ejército. Lei Baofei se apresuró montado a caballo, con un aspecto serio y peligroso.

La calle era caótica, llena de pedazos de piedras y tierra que se habían dispersado por la explosión. La cabeza de Ye Zhizhou estaba cubierta de sudor mientras se agachaba al otro lado de la acera mientras vendaba a un niño herido por la explosión. Yan Mingyong estaba junto a él, dándole instrucciones sobre algo a De’an.

— ¡Su alteza!

Lei Baofei desmontó de su caballo y se acercó. Realizó un saludo formal con las manos ahuecadas, —Solicitando a su alteza que retire inmediatamente. Generalmente ocurre otro terremoto después del primero, no es un lugar seguro.

Yan Mingyong observó a Ye Zhizhou, quien estaba concentrado en vendar la herida del niño, y sacudió la cabeza.

—No hay necesidad. No fue un terremoto. Primero, traslada a los heridos y a los doctores a la posada más cercana, limpia la calle, y luego rodea el restaurante Chuan Yue. La medicina está en camino y estará aquí pronto.

Lei Baofei frunció el ceño, confundido, — ¿No fue un terremoto?

—Hablaremos en detalle más tarde, primero mueve a los heridos.

Yan Mingyong giró su silla de ruedas hacia la dirección de Ye Zhihzou y se agachó un poco para tocar su cabeza, —Le’er, los doctores estarán aquí muy pronto. Dejaré que alguien lleve al niño a la posada, deberías descansar un momento.

Mientras trataba de amarrar la gaza en su lugar, volteó a ver a Yan Mingyong y a Lei Baofei, luego se detuvo un momento, limpió su sudor y asintió —De acuerdo, nosotros también iremos a la posada.

Miró a Lei Baofei cuando habló. No estaba de humor para completar la misión en este momento, por lo que habló brevemente, —Solicitando a lord Lei que maneje los asuntos aquí. Su alteza y yo nos retiraremos primero.

Esta era la primera vez que Lei Baofei se encontraba con el compañero de estudio del octavo príncipe. Al ver su cara tranquila y estable, completamente diferente a la repulsiva apariencia descrita por An Chengjie, sintió una compleja emoción en su corazón que cambió su actitud. Ahuecó sus manos y respondió, —Joven señor An no necesita ser cortés, tenga cuidado.

[La probabilidad de que Lei Baofei se enamore del protagonista se ha reducido a un 5%, por favor mantenga sus esfuerzos persistentes, Anfitrión.]

Ye Zhizhou se quedó boquiabierto, después miró a Lei Baofei sin saber si reír o llorar. Su estado de ánimo pesado se aligeró un poco y una sonrisa apareció en su rostro —Nos vemos luego, lord Lei.

Este Lei Baofei, cada vez que aparece, su probabilidad de amor se reduce un poco más, es como un pequeño y generoso ángel.

—Le’er —Yan Mingyong agarró su mano con fuerza y observó profundamente a Lei Baofei. —Regresaremos al palacio en breve, me temo que no veremos a lord Lei otra vez.

Solo eran unas cuantas palabras de cortesía, ¿por qué recayó? Ye Zhizhou pellizcó su mano infelizmente y luego empujó la silla de ruedas para retirarse. Le asintió a Lei Baofei y caminó hacia la posada, esperó hasta que estuvieran fuera del alcance de la audición de Lei Baofei antes de golpear la cabeza de Yan Mingyoong. —Tú, pequeña jarra de vinagre[1]. Con tu actitud malcriada, ¡si no fuera yo, nadie te querría!

Yan Mingyong estaba indignado. — ¡De todas maneras no quiero a nadie más!

—Pero definitivamente habrá otras personas para mí.

— ¡Quién se atreve! —Yan Mingyong golpeó con fuerza el reposabrazos, apunto de explotar. — ¡Volveremos a la villa Wen Quan[2] ahora! ¡Inmediatamente! ¡De’an, diles a los sirvientes que preparen el carruaje! ¡Volveremos y nos casaremos ahí!

Solo los fantasmas querrían volver a esa villa. Solo hay una persona con la cual hablar ahí: ¡Yan Mingyong! Y, ¿matrimonio? Ye Zhizhou tiró de las orejas mientras rechinaba los dientes, —Abandona la vara y mima al niño[3]. ¿Todavía estás pensando en el matrimonio? ¿Has crecido ahí?

Yan Mingyong se aferró a las insolentes manos en sus orejas, con el rostro sonrojado, habló con los dientes apretados, —Ya no soy un niño pequeño.

— ¿Es así? —Ye Zhizhou comenzó a alejarse, pero descubrió que no podía separarse. Él resopló, —Con tu pequeño cuerpo, ¿puedes actuar en la cama?

Yan Mingyong se puso rígido y guardó silencio. Satisfecho, Ye Zhizhou pellizcó su cara, finalmente dejó de molestarlo y se alejó con él. De’an, quien seguí a las dos personas caminando pacíficamente, observó a Ye Zhizhou con una mirada profunda antes de bajar la cabeza silenciosamente. Como la persona que servía al Octavo Príncipe desde que era joven, podía asegurar que, aunque el cuerpo del Octavo Príncipe no estaba sano, ya era un adulto en pleno derecho…

Después de establecer a los heridos y a las familias afectadas en la posada, ambos se dirigieron al palacio. Yan Mingyong se reunió con el emperador mientras Ye Zhizhou cerraba el portón del palacio. Luego sacó la pequeña bolsa de explosivos que había hecho mientras estaba en la villa Wen Quan y los dejó suavemente sobre la mesa.

Sin la red, la fuerza espiritual no podría cubrir un rango muy amplio. No tuvo la oportunidad de poner algo de su fuerza espiritual en el protagonista, por lo que ahora era difícil buscar su ubicación.

Chuan Yue era el objetivo del incendio, y la explosión estaba dirigida al carruaje de Yan Mingyong. Lo más probable es que el protagonista haya descubierto que él era la persona que lo estaba enfrentando desde las sombras. La situación estaba lejos de ser buena. Originalmente, había pensado que, si alejaba al protagonista de la capital, que era el centro de la historia, evitaría que hiciera esas bombas y se las ofreciera al séptimo príncipe; este mundo estaría salvado, pero ahora… Todavía quedaban dos banderas restantes, las bombas también habían aparecido de esta manera escandalosa, An Chengjie estaba escondido en alguna parte y las circunstancias del séptimo príncipe no estaban claras.

Yan Mingyong regresó de su visita al emperador. Vio el portón del palacio interior cerrada y giró hacia De’an, a quien había dejado para vigilar a Ye Zhizhou, — ¿Le’er se encerró ahí todo este tiempo?

—El joven lord An no ha salido desde que llegó.

Las cejas de Yan Mingyong se arquearon. Se levantó de su silla de ruedas y después abrió el portón. Deslizó su mirada por el interior. Cuando vio la figura cerca de la mesa, su corazón tenso se relajó. Yan Mingyong entró, abrazó al hombre y se frotó contra sus orejas, — ¿Todavía infeliz?

Tan pronto como habló su línea de visión cayó sobre la pequeña bolsa en la mesa y su expresión cambió. Rápidamente vertió el té sobre ella y alejó a Ye Zhizhou de la mesa mientras gritaba, — ¡Guardias, busquen por todo Yong Yan! ¡Viertan agua sobre cualquier artículo sospechoso que encuentren!

Ye Zhizhou se sobresaltó por sus movimientos. Varios guardias Zijin entraron para buscar en el interior, tomaron los explosivos empapados y estaban a punto de irse rápidamente. Él gritó apresuradamente, — ¡No lo hagan! Dejen eso aquí, ¡mi fórmula aún está ahí!

Uno de los guardias Zijin que salía, se detuvo y regresó la bomba húmeda, miró a Yan Mingyong.

Yan Mingyong, quien se aferraba fuertemente a la mano de Ye Zhizhou, asintió con la cabeza después de un momento de vacilación.

Después de que los guardias de Zijin se fueron, Ye Zhizhou se liberó del agarre de Yan Mingyong y abrió la bolsa húmeda, sacó una hoja de papel del interior; la escritura estaba borrosa por estar empapada. Se la entregó a Yan Mingyong, —Para ti, esta es la fórmula de los explosivos. Lo que pensaste que era un terremoto fue causado por esto.

Las emociones en los ojos de Yan Mingyong eran difíciles de leer. — ¿Esto es lo que hiciste? ¿Es para mí?

—Mm —Ye Zhizhou bajó los ojos para cubrir las emociones que mostraban. —La explosión de esta mañana fue porque An Chengjie usó esto. Tenemos que atraparlo. Además, es probable que aparezca en la cacería de otoño en pocos días, necesitamos mantener eso en mente.

La probabilidad de amor del séptimo príncipe no se había reducido ni un poco, así que la trama donde él se encontraba con el protagonista en la cacería de otoño no debería haber cambiado. Si no se encuentran, todo estará bien, pero si se conocen… ¡lo hará pagar caro!

Yan Mingyong tomó el papel mojado y repentinamente sus labios formaron una sonrisa, —De hecho, necesito tener esto en mente.

Ye Zhizhou sintió que su sonrisa era algo extraña, así que lo miró con dudas. — ¿Qué sucede?

—Le’er.

Yan Mingyong dejó la fórmula y se acercó para abrazarlo, la sonrisa en su rostro se hizo cada vez más amplia y brillante. — ¿Adivinaste con antelación que An Chenjie coludiría con el séptimo hermano? Cuando recién entraste al palacio, te colaste sigilosamente en su habitación para dejarle un trozo de papel, no porque estuvieras enamorado de él, sino porque querías acercarte a él y luego evitar que trabajen juntos, ¿cierto?

Qué sucede con esto… ¡No está bien! Ye Zhizhou se retiró y bajó la cabeza para mirarlo, la sorpresa coloreaba toda su cara. — ¿Tú sabías que dejé una nota en la habitación del séptimo príncipe?

—Lo sabía.

Los oscuros ojos de Yan Mingyong brillaron con una luz extraña. Sus manos se soltaron abruptamente y sacó una pequeña esfera de madera de sus mangas, agitándola con una sonrisa distorsionada. — ¿Cómo puedo permitir que otras personas reciban una carta de amor escrita por ti antes que yo?

Ye Zhizhou observó la esfera de madera que envolvía su nota en manos de Yan Mingyong, luego, miró su sonrisa torcida. Sostuvo su frente y chilló, —No es sorprendente que el séptimo príncipe nunca respondiera… ¿Has estado monitoreando a An Chengjie todo este tiempo? ¿¡No me digas que ya están juntos!?

—Le’er es realmente inteligente.

Yan Mingyong dejó de lado la esfera de madera y se acercó para abrazar a Ye Zhizhou y darle un beso en la mejilla. —Las personas con las que An Chengjie cooperó para hacer los explosivos son mis subordinados. Al principio solo tenía curiosidad por saber qué quería hacer al escabullirse en la capital. No esperaba que construyera un objeto con tal poder destructivo… A pesar de eso, creo que fue una agradable sorpresa.

¿Agradable sorpresa? ¿Todo explotó sobre tu cabeza y aún te sientes satisfecho? ¡Había estado molesto antes, pero nunca hasta este punto! ¡No era de extrañar que el protagonista terminara la bomba aún más rápido sin la ayuda del séptimo príncipe! ¡No tenía al séptimo príncipe pero aún tenía al octavo príncipe! ¡Verdaderamente genial!

Ye Zhizhou perdió los estribos. Se sentó en la silla y arrancó al chico que estaba pegado a él. —Dame una explicación clara. Ya sea de An Chengjie o el séptimo príncipe… ¿Qué otras cosas estás haciendo a mis espaldas? ¡Tú! ¡Quieres enojarme hasta la muerte!

Yan Mingyong lo abrazó con fuerza, sin soltarlo, su rostro frotó el lugar entre su cuello y hombros y cerró los ojos con satisfacción. —Le’er eres realmente inteligente. Tú también puedes hacer explosivos. Efectivamente, An Chengjie es nada comparado contigo.

— ¡Aléjate de mí!

—Le’er, casémonos.

— ¿El séptimo príncipe ha coludido con An Chengjie? ¡Dímelo claramente! ¿Cuándo comenzaron a trabajar juntos?

—Mañana le pediré al padre imperial que nos conceda el matrimonio.

— ¡Yan… Ming…Yong!

—Y después de que nos casemos, tendrás que llamarme “marido”.

—… ¡Piérdete! — ¡No puedo comunicarme con él! ¡Este mocoso debe estar haciéndolo a propósito! 

En la noche, Yan Mingyong una vez más puso a dormir a Ye Zhizhou. Salió del palacio Yong Yan con De’an y regresó al amanecer.

Al día siguiente, en la corte de la mañana, un oficial del ministerio de trabajos se presentó ante el emperador con un tipo de arma llamada “explosivos”. Él alabó desenfrenadamente el ingenio y diligencia del séptimo príncipe y reveló que el séptimo príncipe los estaba desarrollando en secreto para presentarlos en el cumpleaños de su Majestad Imperial. También mencionó que el pequeño terremoto de la calle Sur había sido ocasionado por este explosivo, fue el príncipe probando el poder del arma.

Tan pronto como dijo eso, los funcionarios se alborotaron. Las miradas que los otros príncipes le dirigían al séptimo príncipe cambiaron, la expresión del séptimo príncipe también cambio. El explosivo era un arma secreta que sólo había descubierto recientemente; era verdad que la probó en la calle Sur, pero, ¿ofrecérsela a su Majestad? ¡Esto era claramente una trampa de alguien más!

Un arma que podía producir un efecto similar a un terremoto, ¡su poder debía ser tremendo! Los príncipes intercambiaron miradas, los oficiales de la corte también calcularon frenéticamente en sus corazones. Por un tiempo, solo el flujo interminable de alabanzas de ese funcionario al séptimo príncipe sonó en el gran salón.

Sin esperar a que el séptimo príncipe encuentre una respuesta que juegue a su favor, el emperador de Yan ya había reaccionado a las palabras del oficial. Recibió los explosivos y recompensó al séptimo príncipe con varios artículos. También le dijo que le presentara al fabricante de las bombas para poder evaluarlo. No mencionó los estragos que causaron los explosivos en la calle Sur, su actitud fue muy sutil.

Con la situación habiendo llegado a este punto, el séptimo príncipe sólo podía arrodillarse y agradecerle al emperador. Sin embargo, se sentía molesto por dentro, su mente estaba trabajando sin descanso para averiguar quién podría haberlo traicionado.

[La probabilidad de amor entre Yan Mingli y el protagonista se ha reducido al 90%, por favor mantenga sus esfuerzos persistentes, Anfitrión.]

Ye Zhizhou tocaba su armónica en un pequeño pabellón del palacio de Yan Mingyong mientras su mirada recorría la pantalla de luz. Las comisuras de su boca se levantaron ligeramente. Si el protagonista quiere esconderse en las sombras, lo arrastrará para ver la luz. ¿Y ese séptimo príncipe, queriendo jugar al cerdo para comer tigres[4] mientras que otros príncipes aún son poderosos? ¡Ni lo sueñes!

Yan Mingyong notó la intención asesina dentro de su canción. Sus dedos juguetearon con la página y sus ojos brillaban fríamente. Le’er no está contento, ¿cómo debería convencerlo…? Revela a An Chengjie y mátalo, derriba al séptimo hermano, o tal vez … ¿casarse?


[1] vinagre=celos

[2] La villa Wen Quan son las aguas termales donde Yan Mingyong previamente dejó a Ye Zhihzou.

[3] Abandona la vara y mima al niño es un refrán, originalmente dice: Un niño no golpeado por tres días podría escalar el techo.

[4] Jugar al cerdo para comer tigre: Esconder su verdadera fuerza/ fingir ser débil para engañar a otros.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *