Todos creen que él me gusta – Capítulo 15

Traducido por Bee

Editado por Sakuya


Ye Zhou estaba mentalmente incómodo con el cambio repentino a un entorno completamente nuevo, especialmente mientras arrastraba una pierna lesionada.

Tenía una buena relación con los compañeros de su clase, pero “buena” todavía estaba dividida en relaciones cercanas y distantes, sin mencionar que los nuevos compañeros de cuarto no tenían la obligación de cuidarlo.

Después de que terminara el fin de semana, las clases comenzarían mañana. Ye Zhou se preguntó si sus compañeros de habitación originales lo ayudarían a ir a clase. Antes de irse a dormir, Ye Zhou envió un mensaje de texto a Zhou Wendao.

Después de mucho tiempo, Zhou Wendao devolvió un mensaje de texto.

[Zhou Wendao: ¡No te preocupes, lo hemos organizado correctamente!]

¿Por qué no se sintió aliviado al verlo decir esto…?

El sexto sentido de Ye Zhou siempre había sido preciso. Se despertó a la mañana siguiente y vio un dormitorio vacío. Su corazón latía con fuerza.

Mirando su teléfono, Zhou Wendao había enviado un mensaje.

[Zhou Wendao: Fuimos a clase primero~ ¡te guardaremos un asiento!]

¿Tenían la intención de dejarlo saltar al aula con una pierna?

La cama crujió. Ye Zhou de repente miró hacia el lugar de donde provenía el sonido. Shang Jin se frotó los ojos, como si acabara de despertarse.

Ye Zhou se sintió aliviado de que todavía hubiera una persona más… incluso si esta persona era Shang Jin. Recordando su comportamiento en los últimos dos días, no debería ser una persona que “ignore a una persona en apuros”.

Shang Jin abrió los ojos y miró a Ye Zhou frente a él. Se congeló por un momento, como si pensara por qué Ye Zhou aparecería en 405.

Ye Zhou abrió la boca y dijo: —No habrías olvidado los cambios de ayer, ¿verdad?

Shang Jin entendió claramente. Se sentó y miró a su alrededor. Preguntó con voz ronca: —¿Y los demás?

—No lo sé. Me acabo de despertar.

Shang Jin miró a su alrededor y no se movió. Recordando de repente que Ye Zhou parecía tener dificultades para moverse, cortésmente le preguntó: —¿Quieres levantarte de la cama?

Antes de que Shang Jin pudiera tomar medidas, Ye Zhou se apresuró a decir apresuradamente: —¡Puedo hacerlo yo mismo!

No sabía qué comportamiento dudoso sacaría el cerebro de la otra persona.

Shang Jin declinó hacer comentarios. Se apoyó en la cama y saltó, caminando hacia el lavabo. Al regresar de exprimir la pasta de dientes en su mano, tomó la silla junto al escritorio de Ye Zhou y la colocó al lado de las escaleras. Después de hacer esto, regresó tranquilamente al lavabo.

Ye Zhou se sentó en el borde de la cama con las piernas colgando en el aire. Miró hacia abajo y la silla estaba a solo diez centímetros de los dedos de sus pies. En silencio, aceptando las buenas intenciones de Shang Jin, Ye Zhou se levantó cautelosamente. La hinchazón en su pie derecho no se había reducido. Su rodilla izquierda estaba un poco mejor. Si no lo tocaba, no sería doloroso. Se apoyó contra la cama y lentamente se dirigió al baño.

En comparación con estar protegido por sus compañeros de cuarto como un niño frágil, Ye Zhou prefería la actitud menos preocupada y relajada de Shang Jin.

Por supuesto, esta actitud solo se limitaba al dormitorio.

Después de lavarse con dificultad, Ye Zhou, con una zapatilla de deporte en un pie y una zapatilla en el otro pie, se sentó en la silla y recogió los libros de texto que necesitaba. Ye Zhou estaba un poco indefenso cuando quería ir al aula. Este tipo de sentimiento de solo poder confiar en los demás era demasiado malo, y la persona de la que tenía que depender era en la que más no quería confiar. Además, la otra persona puede no estar en absoluto dispuesta a dejar que confíe en ella.

La siguiente fue la tarea más ardua para Ye Zhou ahora.

La Universidad A, como una escuela de prestigio, tenía su campus a la altura de su reputación. Desde el dormitorio hasta las aulas donde a menudo asistían a clases, tomaba veinte minutos en bicicleta, sin mencionar que después de dos clases, tendrían que andar en bicicleta para cambiarse a otro edificio escolar para las dos clases restantes.

Veinte minutos en bicicleta… dejando de lado sus heridas, incluso cuando estaba sano, le tomaba casi media hora caminar. A medio día igual tenía que girar en otro camino para comer en la cantina.

¡Ye Zhou no pudo evitar arrastrar nuevamente a su grupo de ex compañeros de cuarto poco confiables y secretamente los maldijo cien veces!

¡Anoche acordaron dejar que no se preocupara!

Shang Jin sacó los libros de texto necesarios para las clases matutinas de su estantería y mesa, insoportablemente desordenadas. Al verlo ponerse los zapatos para irse, Ye Zhou no pudo evitar decir:

—¿Tu bicicleta tiene un asiento trasero?

—No.

¡Realmente el cielo quería que muriera!

—De lo contrario, preguntaré…

Las palabras falsas aún no se habían dicho, el teléfono celular en la mesa parpadeó.

[Zhou Wendao: El viaje está todo listo. En la planta baja del dormitorio, una grulla entre una bandada de pollos, se puede ver de un vistazo.]

Ye Zhou era extremadamente desconfiado de Zhou Wendao ahora. Sin embargo, no tenía otra opción. Miró a Shang Jin y, enredado, dijo: —Shang Jin… esto…

Shang Jin escaneó la información en la pantalla en la mano de Ye Zhou. Se puso en cuclillas sin expresión frente a Ye Zhou y dijo: —Entonces vámonos.

De todos modos, los rumores sobre él y Shang Jin no pudieron ser limpiados temporalmente, por lo que simplemente dejó de preocuparse. Ye Zhou no dudó más y se recostó directamente sobre la espalda de Shang Jin.

¡Qué los rumores lleguen más violentamente!

Una de las manos de Ye Zhou sostenía los libros de las dos personas, y la otra mano estaba sobre el hombro de Shang Jin, tratando de sostener la parte superior de su cuerpo lo más posible para que no se apoyara demasiado cerca de la otra persona. Cuando bajaban las escaleras, siempre estaba imaginando qué emoción tendrían esos compañeros de clase chismosos cuando llegaran al aula.

Cuando bajaron, Ye Zhou miró alrededor del cobertizo de estacionamiento una vez y realmente no sabía cuál era el viaje del que hablaba Zhou Wendao.

Había varias bicicletas con asientos traseros. ¿Dónde estaba “una grulla en una bandada de gallinas” que podía ver de un vistazo?

—Al final, ¿son confiables o no? No nos dan la llave, ¿podrían ser que quieren que abramos la cerradura?

Ye Zhou le dio unas palmaditas en el hombro a Shang Jin, indicando que lo bajara.

Shang Jin colocó a Ye Zhou en el taburete frente a la puerta y pensó por dos segundos en los escalones.

—Si no me equivoco, al que se refieren debería ser este.

Ye Zhou siguió la dirección hacia donde Shang Jin estaba apuntando y fue alcanzado instantáneamente por un rayo.

—No me jodas…

Entre las bicicletas, había un triciclo eléctrico, pero no era cualquier vehículo. Parte de la piel de PU en el asiento delantero se había caído, y tenía colocado un pequeño banco detrás en el compartimento vacío.

Shang Jin bajó y caminó frente al auto. Golpeó el manillar y dijo: —Mira, hay una llave en la cerradura.

—Si no me equivoco, este debería ser el bicitaxi que usa el abuelo de la tienda para hacer compras. —Ye Zhou simplemente estaba incrédulo. —¡Algo como esto y todavía tiene el descaro de decirme que nuestro transporte ha sido preparado!

Shang Jin recogió el banco en la parte de atrás, lo miró y dijo: —El banco está limpio. Te puedes sentar.

—¡Este es un scooter para ancianos! ¡No quiero sentarme!

Ye Zhou estaba deprimido por dentro. No importa qué, Shang Jin seguía siendo la figura famosa de la escuela. Aunque aceptó fácilmente el bicitaxi eléctrico ofrecido por Zhou Wendao, ¡estos eran dos estilos completamente diferentes!

Shang Jin tampoco lo persuadió, sino que simplemente dijo un hecho.

—Mi bicicleta no tiene un asiento trasero, ¿tu bicicleta tiene un asiento trasero?

Ye Zhou estaba sin palabras. Pero sentarse en el automóvil eléctrico para dar la vuelta al campus realmente exigía demasiado coraje.

—De todos modos, no me sentaré.

Shang Jin miró la hora y dijo: —Ahora tienes dos opciones. Primero, voy al aula en mi bicicleta y tú saltas hasta ahí tú mismo. En segundo lugar, usaré este vehículo de tres ruedas para llevarte.

La gente debajo del alero tuvo que inclinar la cabeza.

Cinco minutos después, Ye Zhou se acurrucó en el carro “convertible”. Las cuatro patas del banco debajo de su trasero no tenían la misma altura. Ye Zhou agarró cuidadosamente las barandillas de ambos lados e incluso sus piernas no podían extenderse en línea recta.

Shang Jin miró el mecanismo en frente y dijo: —Tenemos un problema.

Ye Zhou levantó la vista y preguntó: —¿Qué?

—¿Cómo conduces este auto?

Ye Zhou: —… ¿Es demasiado tarde para que me baje?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *