Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 34: Escena del jardín (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


La práctica de las líneas ese día podría considerarse un buen avance. Aunque Gino parecía que se estaba enfermando y cansando de ello, bajo la supervisión y guía de Tang Feng, aún practicó durante todo el día.

—Ahora, finalmente entiendo por qué tus fundamentos de línea son tan buenos. Dios, ¿nunca te sientes cansado y aburrido de enfrentarte al espejo y recitar tus líneas una y otra vez todo el día? —La práctica de hoy finalmente terminó a las 4 pm. Era como si la persona entera de Gino se hubiera derrumbado mientras yacía en el suelo con las extremidades abiertas.

—Arriba. Bebe un poco de agua y luego come una pastilla. Habla menos a partir de ahora si no quieres tener dolor de garganta mañana. —Tang Feng le hizo a Gino una taza de agua con miel, agarró una pastilla y colocó personalmente ambos artículos en el suelo junto a Gino. Tang Feng también estaba bastante cansado, por lo que también se dejó caer para sentarse en el suelo con las piernas cruzadas.

Todos pensaban en Fiennes como una gran estrella. La mayoría de la gente sólo vio su grandeza y éxito, pero solo unos pocos sabían de su arduo trabajo y dolor.

Fiennes a veces tenía de cuatro a cinco entrevistas por día. Algunas de sus películas solo tenían unas pocas líneas de frases, pero para prepararse, solía encerrarse en su habitación todos los días para recitar sus líneas frente al espejo…

Este tipo de estilo de vida ocupado y tedioso, una vez lo hizo sentir como si fuera imposible de soportar, pero al final, aún logró salir adelante.

—Solía ​​tener un maestro que una vez me dijo, el período de tiempo en el que sientes más dolor es también el período en el que estás más cerca del éxito. Siempre es más oscuro antes del amanecer. Si renuncias a avanzar, es lo mismo que perder todo tu trabajo anterior. Mientras pases la larga oscuridad y el período más doloroso, no estarás lejos de la luz del éxito. —Tang Feng le dio a Gino, medio muerto, una palmada en el hombro, sonriendo mientras decía: — ¡¿Escuchaste eso, niño?!

— ¡Ay! Lo escuché, lo escuché…… —Gino abrió los ojos con frialdad, luego rodó suavemente sus pupilas mientras revelaba una boca de dientes blancos perfectos en una sonrisa. —Todavía eres más joven que yo. ¿Por qué hablas como un profesor universitario?

Tang Feng no respondió verbalmente. Un puño repentinamente se alojó en el estómago de Gino, aunque la fuerza era naturalmente bastante débil, y no era muy diferente de un masaje.

Gino se agarró exageradamente el estómago, dando la impresión de estar gravemente herido. Además de rodar por el suelo, agregó gemidos sin parar: —Ah, me duele mucho. Me lastimaste.

—Espero que te mate. —No había forma de que Tang Feng estuviera cayendo en ese acto.

Gino continuó gimiendo de dolor por un tiempo. Su cuerpo se acurrucó como una gamba con la espalda hacia Tang Feng. Los continuos gemidos hacían que pareciera que realmente dolía.

Realmente no había lastimado a Gino, ¿verdad?

—Gino, ¿estás bien? —Tang Feng estaba un poco asustado por las acciones del otro. Se dio la vuelta apresuradamente para verificar si Gino estaba realmente herido en alguna parte, pero el escenario en el que Tang Feng pensó sucedió rápidamente: el de si Gino lo estaba engañando intencionalmente.

La respuesta fue obviamente sí. Gino repentinamente abrazó al hombre y, usando la velocidad más rápida, sujetó a Tang Feng debajo de su cuerpo, riendo encantado como un niño pequeño que logró una broma. —Jajaja, te engañé, Tang.

—Esto no es divertido en absoluto, Gino —La cara de Tang Feng se enfrió bastante significativamente.

—No seas así. Solo bromeaba. —Al ver a Tang Feng enojarse, Gino inmediatamente suavizó su tono. Es solo que no podía entender por qué estaba tan molesto por una broma tan pequeña.

—Realmente eres un niño pequeño, Gino. Nunca juegues este tipo de broma a quienes se preocupan por ti. —Tang Feng había dicho palabras similares innumerables veces. Suspiró y lo apartó de sí mismo. Este tipo de broma no era divertido en absoluto; Gino le había asustado mucho antes.

Una vez que alguien cayera enfermo, nadie sabría lo que sucedería después.

Gino suspiró también. —Está bien, nunca volveré a jugar este tipo de broma. Deja de llamarme niño. Soy mayor que tú por dos o tres años.

Solo en apariencia, Tang Feng pensó para sí mismo y no dijo nada más. Sabía que era demasiado sensible sobre este tema, pero no creía haber dicho nada malo.

Tang Feng llamó a Lu Tian Chen un poco más tarde y los tres decidieron salir a comer. Aunque Gino tenía muchas cosas que discutir con Tang Feng en privado, parecía que Tang Feng estaba haciendo todo lo posible para minimizar el tiempo que los dos tenían para interactuar solos.

Aunque Gino todavía encontraba a Lu Tian Chen desagradable a la vista, la comida fue inesperadamente pacífica ya que Lu Tian Chen no había peleado con él antes, y no era tan ruidosamente irritante como Charles.

Después de la cena, Lu Tian Chen fue a buscar el auto, mientras que Tang Feng se quedó para esperar a que lo recogiera. Gino se acercó a Tang Feng con una solicitud: —Tang, ¿por qué no tenemos nuestras prácticas en mi casa de ahora en adelante? Me siento más cómoda en casa.

—Bueno. —Tang Feng lo pensó. Como el hotel no era tan conveniente, tampoco le importaba ir a la casa de Gino.

Las dos personas llegaron rápidamente a un consenso. En realidad, Gino realmente había querido pedirle a Tang Feng que viviera con él, pero no estaba seguro de si era demasiado imprudente, por lo que no dijo nada por el momento.

Llegó el auto de Lu Tian Chen. Gino estuvo atento mientras Tang Feng subía al auto antes de girar y salir.

♦ ♦ ♦

Tang Feng no se había tomado muy en serio la supuesta divagación de “belleza británica” de Charles. Después de todo, ese tipo nunca da una impresión seria cuando habla. Su enfoque más inmediato en ese momento fue la película.

Aunque es un poco divertido, pero cuando Tang Feng y Gino actuaron uno frente al otro, solo Tang Feng grabó sus líneas en vivo, mientras que Gino hacía los movimientos de la boca la mayoría de las veces, aunque la boca aún debe coincidir con la otra, de lo contrario sería difícil sincronizar el audio más tarde.

Hoy, la escena que se rodará es aquella en la que Chris trae al monje fugitivo Tang a Inglaterra para hacer turismo. Pasaron mucho tiempo admirando el hermoso paisaje, experimentando la cultura local y descubriendo un mundo completamente nuevo con sus propios ojos.

Las escenas no se filmaron necesariamente en la misma secuencia que la película. Esta mañana, Tang Feng y Gino jugaron mientras filmaban. El director consideró que esto les permitiría relajarse porque esta noche tendrían que realizar una apasionante escena dramática en el jardín del baile.

Por la tarde, Tang Feng y Gino realmente no comieron mucho; mordisquear al azar algo para reponer su energía fue suficiente. Muy conscientemente se cepillaron los dientes y se lavaron, luego cada uno se retiró a sus propias casas rodantes para maquillarse.

Tang Feng estaba bastante feliz de que Charles no estuviera cerca ahora. Si ese tipo estuviera presente, seguramente habría otro alboroto. Lu Tian Chen era mucho más racional en comparación con Charles, incluso si a ese hombre tampoco le gustaba esta escena, pero aún respetaría la elección de Tang Feng la mayor parte del tiempo.

La escena que se filmará esta vez podría decirse que es la escena apasionada ‘real’ en comparación con la anterior. Antes, él y Gino estaban en el campo de hierba simplemente haciendo movimientos casualmente; lo que pudiera estar oculto estaba oculto. Esta vez, tanto él como Gino tendrían que exponer su trasero, que no se consideraba un gran problema para las estrellas masculinas en Hollywood.

Sin embargo, debido a la interferencia de Charles, Tang Feng usaría un doble de cuerpo para esta escena para ayudarlos a terminar algunas maniobras de alta dificultad, incluida la espalda.

♦ ♦ ♦

PELÍCULA: EL CALLEJÓN DE SATANÁS

ESCENA 57

LOCACIÓN: JARDÍN FUERA DEL BAILE, INGLATERRA

TIRO AL AIRE LIBRE, TARDE

— ¡Acción! —el director gritó en la noche. La filmación de la apasionante escena comenzó oficialmente.

La escena esta vez continúa desde la última vez: los monjes Tang y Chris usaron trajes europeos por primera vez para asistir a un baile. Chris corrió hacia la fiesta desde la puerta de atrás sobornando al portero. Disfrutaron audazmente los manjares de la pelota y saborearon el sabor del vino nunca antes probado. Atravesaron la multitud con las manos entrelazadas y se miraron a los ojos bajo las luces deslumbrantes.

Después de vivir durante muchos años, parecía que esta era la primera vez que realmente podían relajarse y ser libres. Como si hubieran sido genios atrapados en una botella que finalmente se liberó y vio las bellezas que el mundo tenía para ofrecer.

Así era una vida de libertad…

En el momento en que el monje se despojó de su túnica, parecía haber descartado los lazos que lo habían restringido durante la mitad de su vida, y al mismo tiempo, entre las elecciones de uno mismo y de Dios, decidió creer en la primera.

Chris y él llegaron al jardín aislado de la fiesta, el cielo iluminado por la brumosa luz de la luna, sin una sola alma a su alrededor. El jardín era grande, pero seguían corriendo hacia la parte más profunda.

Ya no podían escuchar las débiles melodías de la música. En cambio, estaban rodeados de grillos y ranas chirriantes; parecía que había un pequeño estanque cerca.

Caminaron de la mano a las orillas cubiertas de hierba del lago. El área estaba llena de enormes árboles y flores florecientes. Bajo la fresca luz de la luna, se quedaron frente a frente, mirándose el uno al otro.

No se necesitaban palabras, el monje oriental tomó la iniciativa de besar al hombre de cabello dorado frente a él. Este es su mayor y más directo agradecimiento.

Chris se quedó quieto, cerrando lentamente los ojos.

El monje sintió un gran cambio en sus creencias. Sintió que su cuerpo era ligero y limpio de adentro hacia afuera. Levantó ambas manos hacia su propio pecho, desabrochando los botones uno por uno. Se quitó rápidamente la chaqueta y la arrojó a un lado, la prenda emitió un sonido cuando aterrizó en la hierba.

En este momento, la cámara se acercó a cada acción de las manos del monje mientras le quitaban la ropa de su cuerpo. La escena parecía no tener nada que ver con las emociones. Más bien, era más como un ritual solemne y sagrado. Cuando el monje se quitó la última prenda de vestir, el cuerpo del hombre bajo la luz de la luna parecía brillar con una luz interior como perlas preciosas y estaba claro como una pieza de jade.

La espalda mostrada, era la espalda de Tang Feng. La próxima vez que la lente se aleje, se convertirá en la espalda desnuda del doble.

— ¡Corten! ¡Muy bien! —En el momento crucial, el director lo detuvo. —Un descanso de diez minutos. Retoque de maquillaje.

La noche era bastante fría. Tang Feng, quien acababa de filmar la escena, rápidamente se envolvió en un abrigo largo. En realidad, todavía no se había desnudado, pero en un tiempo, realmente necesitaría hacerlo.

El personal ya comenzaba a llevar a la gente fuera del set.


Shisai
Osea, va a haber un desnudo, así que sacan a toda la gente que está de más

| Índice |

One thought on “Una Verdadera Estrella – Volumen 2 – Capítulo 34: Escena del jardín (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *